hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 30 de enero de 2012

Entrevista ambiental con el Sr. Candidato

Lenin Cardozo

Comienza la rueda de prensa con el Sr. Candidato, se levanta el primer periodista y pregunta: ¿Señor Candidato, a que atribuye usted que a pesar del gran debate electoral sobre aspectos fundamentales del acontecer nacional, el tema ambiental es el gran ausente?
Agradezco profundamente tu inquietud al plasmar esa reflexión, por demás profunda y de un alto contenido humanista. Valoro mucho, el coraje, el arrojo de tus palabras, sé que ejercer el periodismo muchas veces va en contra de principios personales porque cuando se trabaja para entes privados o del estado, hay veces que no se puede ser totalmente imparcial en las cosas, pero veo en ti, una real decisión en la búsqueda de la verdad y eso hay que admirarlo. Sigue así hijo, seguro que vas a llegar muy lejos. Y seguidamente el Sr. Candidato dice, la siguiente pregunta:
El segundo periodista, según la lista hecha por el orden de llegada expone: ¿Señor Candidato, que piensa usted que hay que hacer con la disposición de la basura en el país?
Déjame decirte que esa pregunta es muy importante. Hay personas que no entienden lo trascendente de esta materia y pareciera que le restan importancia. Que equivocados están. Ese es un asunto muy significativo y te agradezco de verdad habérmelo planteado. Todos los que me conocen saben que en mi tienen además de un excelente gerente publico, un amigo, un hermano y que nadie nunca tenga temor en preguntarme nada. Y el Sr. Candidato vuelve a indicar con cierta autoridad, la siguiente pregunta: Toma la palabra otro periodista: ¿Candidato los lagos cada vez están mas contaminados y estos a su vez por la sedimentación están desbordándose o subterráneamente se están comunicando con los embalses de agua potable, poniendo en alto riesgo la salud de la población, que tiene planeado al respecto?
Menos mal que me estas preguntando eso, porque ya es hora de decir las cosas bien claras y sin tapujos. Nosotros tenemos que hablar con sinceridad y decir verdades duélale a quien le duela. Yo siempre he dicho, que aquí no se trata ni de colores ni de credos, esto es algo serio, realmente circunspecto que todos debemos entender. Estoy abierto a trabajar con todos en la búsqueda de la mayor felicidad posible, ese es mi gran compromiso.
El siguiente, ordena el Sr. Candidato: Otro osado periodista pregunta: ¿Candidato que acción piensa tomar contra las personas que están invadiendo los parques nacionales y /o reservas naturales con la excusa de que no tienen terreno para construir sus viviendas?.
Te agradezco mucho que traigas esa idea para que lo conversemos. Si no lo planteaba algunos de ustedes aquí, yo mismo lo iba hacer. No pensaba irme sin explicar bien esto. Uno en la vida tiene que ser responsable y la familia es la célula fundamental de la sociedad. Y sin sociedad no hay progreso. Lo digo ahora y lo diré siempre, así esto no le guste a todos, pero como dicen por ahí, por la verdad murió Cristo. Bueno muchachos, lamento decirles que con esta respuesta, cierro ya el ciclo de preguntas, debo marcharme de inmediato porque me espera otra rueda de prensa de temas tan relevantes como este. No dejen de votar y recuerden siempre que yo soy el camino de la esperanza futura utópica Acto seguido, el equipo del candidato hizo los aplausos de rigor y se levantaron de sus asientos. Muchos periodistas se quedaron con preguntas por hacer. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 27 de enero de 2012

Si son chimbos los títulos entregados a los pueblos indígenas Yukpa y Barí

Sociedad Homo et Natura

Al caérsele por “culpa” de la organización no gubernamental Sociedad Homo et Natura la primera actuación de entrega de títulos de propiedad colectiva del hábitat y tierras indígenas de la última comisión nacional vicepresidencial y ministerial de demarcación del hábitat y tierras indígenas recién nombrada por Decreto Presidencial, los jefes del Gobierno pusieron a correr a la cuestionada Ministra Nicia Maldonado y ésta a su vez a sus caciques mayores Yukpa y al presidente de la Asociación de Comunidades Indígenas Barí de Venezuela (Asocbariven) para atacar mediáticamente sin fundamento alguno a su coordinador profesor Lusbi Portillo (con más de 26 años de convivencia con los pueblos amerindios de la Sierra de Perijá) por el canal del Estado gobierno Venezolana de Televisión (VTV) en su noticiero del mediodía del jueves 26 del presente mes y año, así como por www.minpi.gob.ve., y el diario La verdad (26/01/12: a7).
La preocupada ministra al ver en peligro su cargo se traslada de inmediato al Zulia a ofrecer misiones, viviendas entre otras dádivas; se reunió con los llamados caciques mayores y publica en la página web del ministerio indígena un artículo titulado “Caciques de la Sierra de Perijá rechazan escrito de Lusbi Portillo” y en un pase dado por el Presidente Chávez insinuando ya su preocupación por los que ella denomina los “ataques despiadados de la contrarrevolución” se le ve en VTV otorgando los beneficios de las Misiones Hijos de Venezuela y en Amor Mayor. Sin perder tiempo alguno se lleva por avión y al hotel Alba Caracas a sus Caciques Mayores para que la defiendan a ella y a los títulos chimbos otorgados el 15/12/11 montándoles una gira en los medios de comunicación del Estado gobierno y titula por su web ministerial el artículo “Caciques Mayores de los pueblos Yukpa y Barí viajaron a Caracas en rechazo a intento de división”.
De esta manera se monta de nuevo desde los ministerios la criminalización de nuestra organización social y ecológica Sociedad Homo et Natura y de su Coordinador General profesor Lusbi Portillo por defender los derechos humanos de los pueblos indígenas del Zulia y los ecosistemas del Sierra de Perijá amenazados por la política extractiva del Gobierno y de los proyectos imperiales de la IIRSA a través del Eje de Integración Andino o Eje de Desarrollo Occidental como fue denominado en el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez.
En honor a la verdad debemos aclarar que no hemos sido los únicos en cuestionar públicamente este segundo hecho de titularidad simulada que vulnera los derechos reconocidos de los pueblos y comunidades indígenas respecto a sus expectativas de recuperar sus espacios de vida. También Vladimir Aguilar Castro del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de la Universidad de los Andes en su artículo “Sombras chinescas en los títulos de propiedad colectiva sobre los hábitats y tierras indígenas en Venezuela” donde afirma: “Los supuestos títulos de propiedad colectiva otorgados recientemente por el Ejecutivo Nacional sobre los hábitats y tierras indígenas en Venezuela constituyen una nueva afrenta a los pueblos y comunidades indígenas del país. Son títulos donde la propiedad colectiva, en el mejor de los casos, es compartida, pues siguen teniendo el mismo componente de los títulos anteriores: el reconocimiento de intereses (derechos según el titulo otorgado) a terceros.
Se trata de títulos donde no hay propiedad colectiva pues se comparten derechos (intereses decimos nosotros) con terceros que, como ya lo hemos advertido, en el “mejor” de los casos constituyen derechos indígenas amenazados. Estos supuestos títulos no hacen ningún avance con relación a lo que ya había sido otorgado en el 2005, 2006 y 2007. Por lo tanto, el Estado venezolano sigue en mora con los pueblos y comunidades indígenas del país y los derechos territoriales reconocidos en el artículo 119 de la Constitución Nacional siguen pendientes de materialización.
Ya no sólo lo que aparece en el titulo como lindero y comunidad (es) (para el caso del pueblo indígena Yukpa) es insuficiente. El contenido del título mismo adolece del derecho sustantivo (territorio). La noción del territorio como lugar de derechos se difumina en coordenadas geográficas que aparecen de manera desordenada en el titulo mismo.
El titulo deja abierto, mediante Reglamento, la posibilidad de ordenar el territorio ocupado de manera ancestral y tradicional. Pero lamentablemente el ordenamiento no se sostiene en Planes de Vida elaborados por los propios sujetos de derechos para que se constituyan en el fundamento, ya no sólo del derecho territorial reconocido, sino principalmente del espacio de ejercicio (goce) de derechos territoriales. Definitivamente en el Estado no hay creatividad jurídica (tampoco política) para echar a andar la norma constitucional. La anticipación del derecho mediante la promulgación del mismo en el máximo contrato social no tiene desarrollo jurídico alguno, y mucho menos político, en los títulos otorgados.
Resultaba curioso pensar que el Ejecutivo Nacional en un lapso (electoral) de 12 meses, pudiera demarcar una extensión de territorios indígenas los cuales no había podido deslindar en un lapso (político) de 12 años de consagración constitucional”. Son Chimbos por reconocer en los títulos de tierras indígenas los intereses o derechos de otros, incluidos parceleros y mineros, por encima de los derechos originarios de los grupos. El periodista Boris Castellano inicia la entrevista de casi media hora al recién nombrado Cacique Mayor del Centro Piloto del Tukuko Alfonso Itnopa leyendo el título y las primeras líneas del artículo de la Sociedad Homo et Natura publicado en Aporrea, la Clase.Info, La Guarura el día 10/01/12: “Crece el descontento del pueblo Yukpa con el entaparado título de tierra otorgado por el Gobierno el 15 de diciembre del 2011 (Parte I)”.
Lo que no lee el periodista las dos razones por la cual nuestra organización califican de “entaparado” o “chimbo” a dichos títulos de propiedad de 143.610,50 hectáreas; razones estas expuestas en la última reunión de Caciques en el Centro Piloto del Tukuko en presencia de un Defensor del Pueblo del Zulia. El discurso de la Sociedad Homo et Natura resume sin temor alguno a decirlo, las aspiraciones históricas que han acompañado de siempre las luchas por los territorios indígenas que habitan Perijá. Callan el descontento indígena que no puede tener media hora en VTV y llevan a traicionar las aspiraciones de un pueblo a sus autoridades más inmediatas.
Sin embargo, la estupidez de la cosa comunicacional y la mala voluntad del funcionariado traidor no puede silenciar verdades tan claras: El mismo Cacique Yukpa entrevistado, encomendado para hablar contra Homo et Natura y los grupos sociales, en el Noticiero de VTV el mismo jueves 26/01/12 manifestó que no aceptan derechos de terceros y ni de las empresas mineras en su territorio reconocido por el Estado gobierno el pasado 15 de diciembre (este ha sido en único reclamo que la Sociedad Homo et Natura le ha hecho al Estado, es la síntesis más precisa de los comunicados de prensa que generaron la ira del funcionariado mediocre que una vez más empantana al Estado en el reconocimiento de los derechos más legítimos y urgentes de los pueblos indios de este país. Ojalá Pudiéramos tener media hora en VTV y que hablaran de su indignación los todos los indígenas.
La manipulación mediática de este hecho es vergonzante, más allá del asunto de apagar incendios generados por patéticas gestiones). Reconocer derechos o intereses de terceros y de explotación minera en territorio indígena es denominado por los grupos sociales y por los propios indígenas: títulos chimbos; y lamentablemente no puede sonar bien, es decir reconocer derechos a otros no-indígenas en territorio indígena, es no sólo no reconocerles nada, es también negarles la posibilidad de ser. Los vulnera y legitima el etnocidio histórico. Es racista, y es inhumano. Los expone al eterno conflicto, a sus guerras intestinas, a las masacres que la prensa no publica.
Estos títulos condenan al pueblo Yukpa y al Barí a una suerte de destino incierto e inseguro, mucho más que si no hubiera intentado el Estado reconocerles algunas cosas. Estos títulos agrarios que nada tiene que ver con reconocimientos de derecho a la vida, entregados bajo estas condiciones tan mezquinas y vergonzosas para cualquier Estado que se supone socialista, sólo legitima la tragedia etonocida de apenas hace unas décadas. Nos hace cómplices de aquel daño al que acudimos la sociedad civil en acción o en silencio bajo los principios más racista. Una vergüenza de la que aún no nos libramos y que bien debiera seguirnos pesar. Y estas son las razones que no quiso leer Boris Castellano ante el país, explicado en nuestro artículo. Allí está la manipulación de la información. La fe de los traidores.
Son Chimbos porque además de otorgarles también derechos en los territorios indígenas a los hacendados, parceleros, mineros, madereros, constructores de vías ferroviarias, carreteras, etc. son títulos para campesinos, no para indígenas, pues el Procurador Carlos Escarrá en nombre de la República no les entregó la propiedad de la tierra a los pueblos originarios Yukpa y Barí. El Procurador no desafecta estas 143.610,50 hectáreas al Estado nacional y se las traslada en propiedad colectiva a las naciones indias Yukpa y 231.570,10 Barí según al artículo 126 de la CRBV para que estos puedas ejercer sus otros derechos fundamentales ya reconocidos en la Declaración de las Naciones Unidas de los Derechos de los Pueblos Indígenas, a saber el derecho a la libre determinación, a la autonomía o al libre gobierno, a la aplicación y ejercicio de sus derechos consuetudinarios, al uso y disfrute de los recursos naturales existentes en dichos territorios, entre otros derechos.
Y esta es la verdadera lucha de fondo de hoy en día de los pueblos indígenas de América toda, con los pueblos indígenas de México, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Colombia a la cabeza. Y los dirigentes socialistas y capitalistas en gestiones de gobierno en los Estados Nacionales coinciden en esta negación a tan legítima aspiración de los primeros pobladores de estas tierras no descubiertas.
Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 20 de enero de 2012

Venezuela: 2012, año electoral sin propuestas ambientales


Lenin Cardozo

En Venezuela el año 2012 es un muy importante electoralmente. Se elige presidente y gobernadores. Los candidatos tanto del gobierno como los de la oposición, muestran sus mejores propuestas, ofertas y compromisos. Existe un elemento común entre todos ellos.
El tema ambiental es el gran ausente. Si usted no es pobre, desplazado o damnificado, resígnese entonces porque las “buenas intensiones” no incluyen otros sectores.
En base al interés de insertar en el debate político electoral venezolano, un mensaje ambientalista y conservacionista, capaz de generar reflexión e inspiración entre los universitarios, intelectuales, profesionales, jóvenes, empresarios, religiosos, ambientalistas y otros excluidos del debate nacional, hacemos las siguientes propuestas a los candidatos: Disponibilidad de Agua potable para todos. Se hace necesaria una Ley de Protección de Lagos, Ríos y Reservorios de Agua, para regular el uso eficiente de los recursos hídricos su distribución equitativa, especialmente en el sector agrícola, industrial y comercial.
Venezuela requiere implementar e implantar una política de conservación y uso sustentable de sus cuencas hidrográficas. Fomentar y preservar Parques y bosques para la recreación, no para solventar los requerimientos de los problemas habitacionales. Necesitamos con urgencia una Ley de Recuperación de Parques y Bosques. Debe ser un mandato, detener el rancherismo (oficio inescrupuloso de hacer ranchos en cerros, montañas y cordilleras) carcomiendo internamente todos nuestros parques y bosques.
El país adolece de una política clara contra la impunidad de invasores de las reservas de flora y fauna silvestre. Energías limpia y a bajo costo. Implementar incentivos, préstamos, financiamientos, para que la población se dote de fuentes de energía renovables no convencionales, tales como biomasa, geotermia, eólica, solar, etc. Venezuela requiere una política energética no convencional. Reciclaje, reutilización y reducir para frenar el sobreconsumo
El reciclaje no puede seguir siendo una campaña solidaria, debe transformarse en una política de estado. Es prioritaria una Ley nacional de Reciclaje. Se deben regularizar los lugares de disposición final de los residuos sólidos domiciliarios a lo largo del país a fin de garantizar la salud de las personas, el cuidado del ambiente, disminuir la cantidad de residuos que llegan a los rellenos sanitarios y de ampliar su vida útil. Ministerio para el Cambio Climático. Crear del Ministerio para el Cambio Climático, que absorba instituciones como Defensa Civil, Bomberos, Instituto de Meteorología, Guardia Costera entre otros, con el objetivo de ser una autoridad única a la hora de prever y tomar medidas de acción inmediata ante las múltiples contingencias que vive el país productos de los desarreglos climáticos. Ser el ente responsable o cuentadante de poblaciones desplazadas y aquellas que actualmente habitan en refugios.
La Defensoria del ambiente. Crear la Defensoria del Ambiente, como figura encargada de resguardar los derechos ciudadanos frente a acciones arbitrarias del Estado o de privados en materia ambiental. Mediación de conflictos ambientales. Denuncias sobre el maltrato animal y venta de fauna silvestre. Poner a disposición de la ciudadanía la información ambiental producto de estudios y monitoreos existente en los organismos públicos. Empleo y divisas con el Ecoturismo. Declarar el Ecoturismo como política nacional. Crear circuitos turísticos en las ciudades y áreas naturales. Capacitar a la ciudadanía para su inserción en la industria del turismo. Incentivar, financiar posadas, centros artesanales, transporte terrestre y acuático para turismo. Construir módulos de información y baños públicos en cada uno de los circuitos. Crear la Ecopolicía. Señores candidatos queremos ser incluidos en el debate político. Esperamos sus propuestas. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 12 de enero de 2012

Poder, Presidencia y Equivocaciones

Roland Denis

Simplemente hay cosas que obligan al menos a fijar posición, en este caso toca hacerlo a todo riesgo de fallo o estupideces. Lo cierto es que el propio presidente introdujo en estas semanas tanto en una reunión cerrada del Polo Patriótico como en su última alocución de Aló Presidente del 8 de enero, la reiterativa crítica respecto a las posiciones que defienden la tesis del antipoder, y el anti Estado y a las tendencias crecientes que las defienden, dicho así en sus propias palabras según entiendo.
Soy el menos indicado para responder a estas posiciones ya que no estuve presente personalmente ni en la reunión cerrada del Polo –creo que tampoco estaba invitado- ni estaba delante de televisor alguno este domingo, y por tanto no sé exactamente cuales son uno tras otro los argumentos expuestos. Pero el hecho obliga por dos cosas: primero porque mi nombre según tengo entendido en algún momento salió a la palestra de “la crítica contra la crítica” por parte del presidente y por otra porque ojalá hubiese un mejor testigo que responda con palabras escritas y públicas a este tipo de posturas pero no lo hay, hasta donde sé. Lástima porque además -y eso hay que agradecerlo a Chávez al asumir que el debate existe y es real- son a mi parecer debates claves dentro de toda esta enredadera que constituye la revolución bolivariana y hasta socialista.
Lo que puedo relatar como persona presente dentro de una situación por tanto es muy pobre. Lo que sí puedo confirmar es que este asunto que gira alrededor del poder, de dónde está el poder y en definitiva el lugar de la política revolucionaria como tal, no es para nada, para nosotros los que nos llamamos venezolanos y venezolanas –para no herir a nadie- un tema de la fantasmagoría teórica sino una realidad central al menos en lo que corresponde a estos años donde se ha querido poner en marcha una revolución, es decir, un cambio radical de las relaciones de poder.
Existe una tensión tremenda, vivida en cada rincón de nuestro país entre un poder instalado, llamado igualmente constituido (seres muy bien arrimados al “partido”, a los “jefes” de la revolución, seres igualmente muy bien instalados en sus cuotas de riqueza ya sea por herencia burguesa o por tratarse de uno de los lugares donde los entramados de lo que llaman “boliburguesía” se ha afianzado) y un poder revolucionario, llamado también constituyente, con muchos matices, confusiones y angustias en su seno pero que en definitiva es el poder del pobre, del que no cuenta con acumulados materiales ningunos, salvo su propia memoria, pasiones y situación, pero además entre ideas y haceres es un poder que se materializa en Otra Política fuera del Estado. Si hay algo que hemos logrado en estos años es el convertir esta tensión en una realidad absolutamente verificable, cosa que nada tiene que ver con controversias metafísicas.
Es una pelea cuerpo a cuerpo que le toca asumir hasta al propio presidente porque es parte de ella, porque si llegó hasta donde llegó lo hizo, más allá de las virtudes personales de liderazgo, porque hubo un acuerdo que se hizo política, y si fue así es porque se convirtió en decisión colectiva (victoria del 98). De muchas maneras y procedimientos allí se produjo un acuerdo fundamental entre El y Nosotros, es decir, el que encarnaba un movimiento histórico de revuelta y los simples militantes del mismo, el cual fue totalmente Político, es decir, se hizo en función de transformar una realidad y nada más (de sentimental no tuvo nada para responder a los que les gusta decir que la relación del “pueblo” –tratado como una masa estúpida- y Chávez es meramente afectivo). Por ello nuestro agradecimiento a que doce años después desde sus propios malestares o críticas no importa, sea el mismo asunto el que sea reconocido por parte del jefe del Estado como uno de las controversias importantes de nuestra historia.
En otras palabras, para no complicarlo mucho, de alguna manera estamos metidos en el mismo rollo: El y Nosotros (pueblo en lucha). Esto ya es una ganancia, poquita pero maravillosa. Quizás aún podemos decir que la presidencia Nos pertenece. Sobre el asunto del “antipoder” Ahora vamos al asunto. Una y otra vez, hasta el cansancio, se han tratado a todas las expresiones políticas que reniegan de alguna manera -fuera o dentro del mando burocrático o partidista- como “anarquistas”. Esto cuando la crítica es franca (aunque ojalá alguien entre nosotros tuviese la moral, la práctica y los principios para llamarse de verdad anarquista que no es cualquier cosa: examinen nada más la historia de personajes como Durruti o Malatesta y vean lo que es un auténtico anarquista).
Pero seremos, de contrarrevolucionarios y “quita columnas” para abajo, cuando se trata de seres desesperados por quedarse con sus cuotitas de poder y verse cuestionados por alguno que le pega el grito y la denuncia que se merece. Primera equivocación del presidente: mimetizarse con estos rincones oscuros, mediocres, improductivos, desleales, de lo que plaga hoy en día su partido y el Estado en general. Tengo entendido que la “crítica a la crítica” que hace el presidente él mismo se ubica desde el lugar “del poder” y reniega de los que claman por un supuesto “antipoder” que además de ser “antiestado”, “zapatistas”, “utópicos”, etc.
Hermano, por decirlo como si se tratase de una conversación de iguales cara a cara, si no me equivoco nadie más “pro-poder” que muchos de los que hemos asumido esta historia, con una sola diferencia que no situamos “el poder” por el cual luchamos en los cargos burocráticos por los cuales miles se pelan a estas alturas casi hasta la muerte y que solo la ficción democrática del régimen representativo pacifica hasta ciertos límites (o su decisión de jefe de que este va y este no va, que también pacifica al interno del partido a pesar de lágrimas de muchos).
Si hay algo que de alguna manera dejó en claro las luchas posteriores a la rebelión guerrillera, o de los partidos armados de los sesenta y los setenta, fue el hecho de que allí donde es posible transformar una realidad nada tiene que ver con los manejos monopólicos de los cargos públicos, sino la fuerza y la potencia que demuestren a través de su organización y definición política y programática, los que nada tienen que ver con esos “poderes” ni lo que “representan”: sus leyes, su jueces, sus armas, sus gerentes. Por ello, el Estado claro que es muy importante, una máquina determinante para la vida y destino de todos, también un asunto clave si quiere en algún momento como lo fue el 98 (de hecho sacar a la basura adeca y copeyana del Estado propiamente era un asunto por demás de importante), pero nunca el lugar concreto y afirmativo para el ejercicio del poder revolucionario necesario.
Si asumimos que con esa victoria “tenemos el poder”, como de hecho muchos lo hicieron por intereses muy utópicos o de otra índole menos romántica, hasta yo mismo me sumo a la lista por ingenuo, sencillamente ya tienen o tenemos estos doce años de prueba para comprobar lo contrario. El Estado en ese sentido, ese Estado que conocemos y del cual usted es presidente, para un movimiento revolucionario y libertario es un poder por negación, es un polo de fuerza estructurado e impositivo cuya gerencia se la quitamos al enemigo al menos en parte, pero cuya lógica y origen jamás nos servirá de instrumento positivo a la transformación revolucionaria.
Nada más absurdo que haber llamado a cosas tan grotescas como el Ministerio de la Salud o del Trabajo (pero son todos como lo sabemos), “ministerios del poder popular…”. Allí lo que probamos es una inmensa burla para ser más claros, ejercida por un poder negativo (se asume para negarle a un enemigo real la posibilidad de seguir gerenciando a placer la esfera de lo público) que en algún momento se ha creído con la facultad de manipular lo que le da la gana gracias “al poder” virtual que maneja y convertirse en el lugar “virtualmente real” desde donde se dirige el proceso revolucionario. Llegando a la siguiente ecuación: “como lo llamemos eso es o eso queremos que crean que es”. Es decir se creyó y se cree –o quiere hacer creer, no importa si es de buena o mala fe- el lugar donde se afirma el poder revolucionario. Entra entonces en la misma lógica de todo régimen burgués y representativo. Lo cierto es que la equivocación del presidente, si se trata de tal (al menos en cuanto a sus críticas a los supuestos utópicos, anarciodes y vaya a saber que otra palabra ha utilizado) no es gratuita.
No es un problemita que el compañero tiene con algunos descarriados que fastidian y sabotean, aunque en muchos casos así se quiera ver, y a lo mejor lo sea en su apreciación. Es el fruto de un proceso regresivo desde el momento en que se “perdió la brújula” en cuanto al lugar de una política, es decir, el lugar desde donde se materializa un pensamiento político y una praxis política como tal en su sentido afirmativo y revolucionario.
En mi consideración, en el 98 se “tomó el poder” del Estado, en su sentido negativo para sacar y acabar políticamente sabemos a quien, y afirmativamente para desatar un movimiento que superaba ampliamente lo que supone cualquier gerencia burocrática estatal-representativa, cuyo norte se centraba en la realización de justicia y en el quebrantamiento de los viejos lazos de dominio: la “refundación de la república” se dijo. Entre otras palabras inventadas a eso llamamos el “proceso popular constituyente” “democracia revolucionaria”, principios muy repetidos por el propio presidente.
Muchas cosas bellísimas, una victoria maravillosa, se lograron con esto, pero algo pasó, debe ser un poder que no consumamos después de derrotada la conspiración fascista 2001-2004 por estúpidos y creyentes, que de pronto nacieron por todos lados señores del Estado y luego del partido (por un lado tenía que aparecer) que dejaron muy en claro que fuera de ellos solo habían saboteadores y contrarrevolucionarios. Desaparecieron aquellas palabras originales (que casi se convirtieron en conceptos políticos) y en su lugar fueron sustituidas por una que ciertamente puede ser mucho más radical pero que a la vez conviene bastante a los menos interesados en el desarrollo de la revolución como verdadero movimiento del pueblo. Porque aún es inmensamente hegemónica la memoria stalinista y revisionista que gira alrededor de su significación; esta palabra es ¨socialismo¨.
El cacique Sabino y Maria Corina Machado, los Sin Techo o Antonio Ledezma, son más o menos lo mismo a la final, seres opuestos a la revolución y al socialismo que estas cortes burocráticas personifican sencillamente porque los niegan, no importa desde que lugar de la realísima lucha de clases lo hagan. Pero lo más triste es que no hubo una réplica corajuda y multiplicada a esta locura interesada, más bien se manifestó una tendencia masiva hacia el acomodamiento y luego por evolución casi mecánica, un proceso rápido de burocratización, despolitización, clientilización y corrupción de muchísimos cuadros y movimientos populares.
El socialismo, amparado por sus interpretaciones más pesadas y desvanecidas en lo que fue su historia en el siglo XX, aunque parezca una locura termina a través de estas mentes confirmándose como un modelo de mando único y estatizante e interpretando su posibilidad solo desde esa condición. Hasta llegar a lo que se tenía que llegar: la consolidación de un aparato de gobierno que se hace Estado donde lo único que cabe, aparte de las almas utópicas que sobreviven dentro de él, es una visión totalmente corporativa y unicentral del poder, virtualmente afirmado revolucionario y socialista.
Aparece por otro lado la necesidad urgente de institucionalizar todo lo que en realidad le pueda dar una cara vital y creadora. Entre tantos fenómenos tenemos a las benditas leyes del poder popular que al definirlo y normarlo legalmente, independientemente de los buenos corazones, lo que se manifiesta es la necesidad de capturarlo y desarmarlo por completo, como debe ser dentro de un Estado burgués e inteligente. Luego, si hay alguna equivocación es estar tratando toda esta crítica de base, cada vez más desplegada y furiosa, de sectores utópicos, anarcoides, antipoder, antiestado, o en último término manipulados por estas posiciones ideológicas. Aquí, desde hace más de veinte años definitivamente nos estamos jugando el poder, y esto no es manipulación de nadie, es una voluntad política si no mayoritaria al menos masificada: “lo queremos todo”, dicen algunos, ¿pero en qué términos y desde qué lugar nos afirmamos poder o se afirma el poder revolucionario como tal?.
Es allí donde podemos decir que la equivocación, más allá de las calificaciones justas o no y del asunto de los juicios políticos y morales, por otro lado contrae consecuencias reales que la misma “critica a la crítica” denota, y que no tengo ni idea si Chávez está conciente o no de ello, o al menos que piensa de ello. Pero lo cierto es que indirectamente se conjuga en un gigantesco problema que comienza a atravesar todos los laberintos de la gobernabilidad y mucho más allá, atraviesa la posibilidad misma de la revolución en cualquiera de sus versiones y radicalismos. El problema se manifiesta a mi parecer al menos en tres puntos. Primero: La lealtad como valor de primera importancia en cualquier movimiento revolucionario se va convirtiendo en servilismo. Si el poder revolucionario se afirma en el Estado mismo y en último término, para salvarlo del propio Estado, en la figura de Chávez que es a la vez jefe de Estado pero también un comandante del proceso revolucionario y cuyas decisiones no se discuten, es imposible la formación de cualquier expresión de dirección colectiva, muchos menos en el sentido policéntrico que ha de tener cualquier movimiento revolucionario en el mundo de hoy.
Por el contrario, van verticalizándose las relaciones al interno de la relación pueblo-gobierno hasta el punto de solo aceptar actitudes acríticas y serviles como prueba de lealtad. El movimiento mismo se hace servil y homogéneo, desaparecen la pluralidad de liderazgos y voces que hablan por una lucha común y Chávez termina obligado a hablar horas diarias por televisión como único vocero (no sólo el máximo y más importante sino el único) del proceso revolucionario (¿quién no se enferma así?).
Se reproducen y multiplican las tarimas donde uno habla y el resto aplaude, las manifestaciones unicoloras, sin aquellas bellas pancartas y cuerpos rabiosos y expresivos como ha de ser un pueblo en lucha, sino constancias de servidumbre y ausencia de autonomía en su pensar y su reclamo. Cada encuentro público con figuras de Estado tiende a ser así, nadie interpela y recuerda al menos dónde está la rendición de cuenta de su gestión. Todo el mundo aplaude y calla, hablar desde la verdad da miedo, se oscurece el pueblo y brilla una burocracia donde sabemos que no les queda ni velitas donde encontrar luz: y si te alzas estas botado. La impunidad se generaliza, regresa “el hacerse rico” desde el Estado como prueba de inteligencia y éxito personal, el siervo es a la vez “el que se las sabe todas”, el más oportunista, el ser más admirado (¿esto nos recuerda algo no?).
Aparecen los “movimientos sociales” consentidos por el poder, gracias a su reflejo servil. Ni locos se nos pasa por la cabeza que desde PDVSA hasta los militares -a sus soldados, a sus trabajadores, a la asamblea popular- tienen que rendir cuenta antes que todo a su propia base, y vaya que la tienen que rendir. En fin toda esta conversión de la lealtad por el servilismo poco a poco se va haciendo cultura dentro del chavismo, y si sigue va a terminar por desmoronarlo. A mi criterio, hay dos pequeños ejemplos, entre muchos, que sin ningún tipo de razones personales vale la pena puntualizar porque constituyen al menos dos de los puntos climax de esta actitud. Por un lado está el caso de Arias Cárdenas, No voy a recordar la tamaña traición en que este hombre cayó en plena batalla antifascista que muy bien la conocemos. Pero bueno, Chávez por decirlo de alguna manera “lo perdonó”. Perfecto, está en su derecho a riesgo de él mismo.
Ahora el problema no está allí por más discusión que pueda haber (además ya sabemos que la decisión no se discute). El problema está en el propio Arias Cárdenas que de perfecto traidor pasó a ser el perfecto siervo. Eso es mucho más peligroso. El amigo que yo sepa ni siquiera se dispuso a dar explicación y disculpas públicas algunas. Sencillamente Arias Cárdenas como sujeto político no existe, ni le interesa existir y mil veces menos como militar del pueblo y militante revolucionario. Existe como perfecto oportunista y servil interesado. Todo pasó perfecto, no se explica nada, y detrás regresan los regalos de poder que apetecen al individuo gris, y ni tan siquiera una respuesta a tales ofrecimientos donde lo menos dentro de una condición ética mínima es que los rechace y solo acepte, por decir, la dirección de una escuelita en el Táchira. Cosa que pudiese redimirlo y hasta convertir el desastre en un ejemplo constructivo del derecho a renacer que tenemos todos, y por supuesto de moral revolucionaria. Nada de nada, ahora hasta candidato a gobernador “por la revolución y el socialismo”, es el indiscutido señor que es una nada pero a la vez es un ejemplo para todos de éxito político. Ustedes dirán, ¿qué poder revolucionario sobrevive así?…
El otro caso es esa patética dirección de la autonombrada Central Socialista de Trabajadores o algo así. Cuatro de sus cinco principales directores todos ex adecos y copeyanos, entre ellos, nada menos que su cuadro principal, quien fue mano derecha de Carlos Ortega en Fedepetrol. Todos firmaron la llamada “traición de las prestaciones”, ahora son los líderes de su reconquista. Nadie dice nada, y que me perdonen los compañeros de la UNETE, sin embargo aunque separados de este espectáculo tampoco manifiestan su esperado rechazo claro y tajante a semejante cinismo. Nada pasa porque el servilismo es cultura y no solo una conducta particular o una posición personal o grupal específica. Este se hace regla inviolable para todos. Con la anuencia de Chávez y con estos señores a la cabeza se declara que ha renacido el cuerpo organizado de la clase trabajadora revolucionaria… hasta el teatro es de mentira. Segundo: Este sería un problema mucho menos subjetivo pero más grave aún. La afirmación del Gobierno-Estado como sujeto único, central y estratégico del proceso revolucionario a la final y de manera inevitable nos lleva a reestablecer en la práctica la simbiosis fracasada entre Estado-partido-pueblo: el triángulo maldito del stalinismo. Un triángulo tan indicado para tantas estructuras de dominio que hasta los actuales dirigentes capitalistas de la China resolvieron conservarlo con mucho éxito en sus planes.
Pero en el caso nuestro donde afortunadamente –y gracias a la revolución que sobrevive- no hay dictadura a pesar de la llorantina escuálida, este esquema por el contrario lo que hace es descomponer progresivamente los dos entes en juego, tanto al pueblo como al propio gobierno. Al pueblo, más o menos militante y organizado, lo contrae cada vez más en su autonomía, le revienta sus deseos y espacios autogobernantes, lo delimita dentro de un poder popular encajonado y legalizado, y en definitiva no solo le impone un mando externo que por lo general tiene tanto de revolucionario como mi abuela de negra, sino que le impide su crecimiento formativo; un problema terrible. Y es que da risa cuando algunos dicen que todo esto pasa porque el pueblo “no tiene formación”, y así lo justifican todo, si es precisamente esta pesadumbre encima lo que impide que se forme en el único lugar donde la verdadera formación revolucionaria es posible: la dirección propia, colectiva y autónoma de los procesos transformadores, allí donde somos los responsables de nuestro sueño y destino y sobretodo del cómo realizarlo; es el momento en que tenemos que aprender y entender cómo y porqué hacerlo.
Es un problema vital no académico; la formación y la conciencia se da cuando nos convertimos en artesanos de nuestra propia condición política. Las masas movilizadas de Mao, la alianza soviética obrero-campesina de Lenin, fueron para estos máximos maestros el único lugar de formación y afirmación del sujeto revolucionario, siendo el lugar de materialización de la revolución misma; unos perfectos “antiestado” si se quiere pero consecuentes comunistas. Por muchas y terribles razones el horizonte que trazaron falló por completo, pero el axioma político que dejaron no, por el contrario ya en el siglo XXI se confirma como nunca. La prueba está en el “somos el 99%” de los “Ocuppy Walt Street”, repetido por los “indignados” europeos o los rebeldes egipcios, que en sus dispersas declaraciones y manifestaciones no hacen sino confirmar a Lenin y a Mao. Para nuestro caso, más humilde quizás, empezando por Chávez llegamos a hablar y todavía se hace de un “pueblo gobernante y constituyente”. Ahora lo rebajaron a “pueblo legislador”.
Dejemos de lado las hipocresías evidentes o el caso del viejo Soto Rojas que una y otra vez, creyendo al menos en esta premisa, insistió que la nueva Ley del Trabajo ha de ser discutida ampliamente por los trabajadores. Resultado: fin de su mandato en la Asamblea Nacional.
¿Habrá manera de que brote por completo ese pueblo gobernante y constituyente?. Al gobierno: Vamos ahora con el otro polo afectado que es el mismo gobierno. La afirmación del Estado como mando y protagonista central del proceso no siendo esto una dictadura obliga al gobierno, más allá de las posiciones ideológicas netamente corporativas, a tomar las riendas de un propósito justiciero y transformador que lo exceden por completo y lo convierten necesariamente en un híbrido contradictorio que además de corromperlo aún más lo llenan de una burocracia inútil, que succiona y explota todo el quehacer político de una masiva militancia convirtiéndola en masa de funcionarios “contratados por la revolución”.
La revolución de los funcionarios no solo “no funciona” sino que le impide al mismo gobierno jugar el mínimo rol de gerente eficiente de los asuntos públicos, a distancia de todo populismo demagógico y cualquier neoliberalismo privatizante; es decir, lo caotiza. El gobierno además de ser el gerente de un plan interno y externo de gobernabilidad, lo es todo.
Es la revolución, es la propaganda permanente y fastidiosa de él mismo en sus redes mediáticas, es el lugar único desde donde se dirige la redistribución de la riqueza, mesías de grandes planes justicieros (salud, vivienda, educación, producción) que desesperan al presidente al constatar su fantasía, es un empleador imparable que rebaja el desempleo pero a la vez redobla presupuestos improductivos del gasto público, es el gran expropiador y estatizador de medios de producción monopólicos y no monopólicos, por tanto es el nuevo propietario de tierras y empresas cuya mayoría hace de todo menos producir, es el gerente centralizado de todos los servicios públicos cuya situación la conocemos, es el constructor de una nueva legalidad progresista pero hasta donde se lo permite su propia naturaleza de poder y el sistema capitalista del cual es parte, es el “creador del hombre y la mujer nueva” pero repleto de desaforados consumistas, es el fomentador de alianzas y novedosas instancias tendientes a un nuevo orden mundial pero que también es el que se ajusta a sus actuales normas e imposiciones imperiales, a la vez es el defensor de la soberanía y un controversial antimperialista pero lleno de transnacionales que lo rodean y nos hacemos dependientes, con grandes negocios y negociantes de por medio que nos llenan de deudas externas.
Y además por debajo, desde sus zonas “no públicas”, es también el lugar de nuevos focos de concentración de riqueza, es un explotador que no tiene fondos para poder dar seguridad laboral y salario justo a sus trabajadores burocráticos o productivos, es un vigilante paranoico –y también un represor por obligación- de las manifestaciones populares, es un negociante del equilibrio entre intereses (mafias, tribus de poder, aristocracias corporativas, personajes de influencia interna, burguesías amigas viejas o nuevas, etc), es un gobierno obligado a mantener el control de todos los poderes del Estado si no quiere que caigan en manos de la derecha (muy fracasado en ese sentido, además rojos o blancos ya son casi todos igualitos a la hora de ejercer su función en estos lugares), es un paralizador estratégico de importantísimos derechos conquistados como es el caso de la territorialidad indígena, etc.
En fin, un ente que al querer acaparar el todo revolucionario se condena a sí mismo no solo a ser esencialmente un generador de desigualdad (que en tanto Estado siempre lo será) sino el enemigo inmediato de los procesos efectivos de liberación. Probablemente cualquier gobierno revolucionario o progresista tenga de alguna manera que pasar por esta agenda hibrida y contradictoria al menos mientras exista Estado y por tanto capitalismo.
Nuevamente el problema no es moral. El problema en el caso venezolano es que se trata de una agenda tan absorbente que se ha ido agigantando de tal manera que lo carcome al interno. Se muestra así por la ausencia al interno de lo que supondría ser una dirección revolucionaria con un plan real y no demagógico o ideológico de desplazamiento hacia las “masas movilizadas” -por tomar otra vez a Mao- de la decisión y quehacer revolucionario, cosa que a la final lo termina de caotizar y desbordar por completo. Si sigue así, a mi parecer, esto lo va a llevar irremediablemente a tener que conciliarse enteramente con la derecha, en un plan de desconcentración del poder estatal pero hacia los intereses privatizantes de la burguesía y las transnacionales, esté Chávez o Carlos Marx en la presidencia.
El proyecto corporativo del Estado-Gobierno es absolutamente inviable hoy en día. Pero entonces ¿esto es solo un desastre?, ¿viva cualquiera de la basura escuálida o un nuevo mesías revolucionario que nos saque de esta tragedia? No la pregunta debería hacerse al contrario: ¿cómo dentro de semejante caos y vagabunderías generalizadas todavía ha sido posible algún avance cierto en cuanto a reformas justicieras y derechos adquiridos protagonizados por el Estado?. Es que Chávez debe ser un genio, pero tan obligado a serlo que terminó enfermándose (ojalá el genio físico interno que todos tenemos lo termine de sanar). Además es por esa ganancia “inexplicable” que va a ganar las próximas elecciones presidenciales aunque por otro lado muchos de sus candidatos a gobernadores van a perder como expresión del desencanto innegable que se va a situar allí y no en la estratégica presidencia “que nos pertenece” (hay un pueblo político no “sentimental”). Esto hace que siga siendo válida dentro de “otra política”, aquella consigna hermosísima del 2004 cuando se forzó desde abajo la decisión de ir a referendum: “así pierda comandante usted se queda”. Consigna para aclarar, totalmente antigolpista y absolutamente insurreccional. Por lo tanto, a mi parecer la decisión de apoyo no necesita ninguna discusión, sea cual sea el cuadro de gobierno que queramos hacer, bonito o feo.
El problema se presenta por el lado de la tendencia, siendo el verdadero problema político que nada tiene de electoral. Es decir, más allá de las elecciones ya se está manifestando una tendencia hacia un fenómeno de implosión de la propia revolución, cosa que se va a ir agudizando en mi criterio si esta situación sigue como está y esta doble contracción sobre el pueblo y el gobierno que produce la afirmación estatista del sujeto revolucionario y la delegación unipersonal de la palabra y la decisión política-revolucionaria, se mantiene sin cambio.
Tercero:
Este tercer punto que me gustaría tratar lo veo también como el más complicado y donde de verdad “inventamos o erramos”, y esta vez de manera mucho mas creadora y política que nunca. Ojalá ahora el que está totalmente equivocado sea yo, pero en mi criterio la posición del presidente Chávez es a estas alturas irreversiblemente contraria a toda modificación a fondo de esta situación de afirmación estatista y centralidad unipersonal del mando, y por ser quien es entendemos lo que implica.
Se condena a ella obviamente por ser una posición ideológica pesornal, pero también estimo que tiene mucha importacia otra equivocación muy reiterada: es el hecho de que cualquier critica o confrontación que se sitúe desde dentro de las relaciones de poder que se han desarrollado entre mando estatal y movimiento popular, un cuestionamiento a las políticas de gobierno, al manejo orgánico de la revolución, y mucho más si se incluye directamente su persona, es tomada como un cuestionamiento a su liderazgo y no a la política o la relación misma.
Una actitud muy llanera por cierto y que se entiende por la inmensa presión de lo que supone no solo ser presidente sino comandante de un proceso revolucionario, pero equivocada. Cosa que ha tenido consecuencias generales de inmenso peso. Por nombrar una sola: la desaparición progresiva y poco a poco absoluta de lo que es una línea de comunicación realmente informativa y polémica, sustituida por la propaganda y la declamación servil (se diría que una verdadera información y crítica equivale a negación) donde están vetadas no menos de la mitad de las voces militantes de este proceso. Eso le quita de manera bestial oportunidad y fuerza al sistema público de comunicaciones. Si no lo quieren ver, “suave camaradas” de todas formas sabemos que esto ya es un asunto “indiscutible”.
Luego, si todo esto que estamos exponiendo y lo digo en plural porque de ninguna manera soy el único loco que lo hace, recoge algún nivel de verdad y necesidad y no es una simple “opinión democrática” tan válida como inútil y risible (que también lo puede ser), el problema planteado nuevamente no es el de estar negando liderazgos o la importancia central de la continuidad del comandante Chávez en la presidencia.
El problema a mi entender es ¿cómo hacemos para que la presidencia, al menos ella, “siga siendo nuestra” y por tanto se pueda seguir desplegando el proceso revolucionario sin la necesidad por un buen tiempo al menos, de una confrontación abierta, general y definitiva con el Estado?. Asunto crítico que también conocemos muy bien lo que implica y el riesgo de que todo eso sea alimento perfecto para las apetencias imperialistas sobre nuestro territorio: Libia ensena.
No estamos por tanto intentando convencer a nadie, ni aspiramos a un debate a esos niveles que no se va a dar. Hay posiciones tomadas y modelos políticos de mando incuestionables y muy probablemente inalterables; el problema es de fuerza no de argumentos. El reto se centra en este caso desde dentro del “nosotros”, desde dentro del campo militante y de base a nivel comunal, obrero, campesino, indígena, etc. Es decir, desde el auténtico lugar desde donde se afirma un proceso revolucionario y se constituye el sujeto colectivo para el mismo. Es entonces el reto de “otra política” que se pone a distancia del Estado, confrontando su lógica y estructuras sin decretar guerras o divisiones, pero a la vez no desecha en absoluto la lucha por el poder, por el contrario, lo afirma y constituye desde fuera del Estado y “negativamente” a su interno.
Asumiendo toda la dialéctica concreta de lo que esto implica, desde la creación de consejos populares y territoriales de gobierno, auténticas comunas autogobernantes, consejos revolucionarios de trabajadores, hasta la necesidad en muchos casos de ocupar, porque lo indica la situación misma y así lo decide el colectivo, espacios de representación (alcaldías por ejemplo) o de función pública. Horizontes mínimos No soy nadie para estar indicando líneas políticas específicas.
Pero hay horizontes que sí podemos puntualizar que sirvan a la diversidad de líneas de acción. -El primero tiene que ver con que ese “otro poder” (poder popular en su versión original y no la que corre actualmente legalizada e institucionalizada) pueda forzar una situación de “equivalencias de poderes” (Estado y no-Estado), desde donde, la presidencia en particular, se sienta en la obligación no solo de reconocerlo sino de “pensar” y decidir la revolución de manera común y conjunta (la única manera de seguir haciéndo de la presidencia algo “nuestro”).
No hay posibilidad de una dirección colectiva, al menos que este totalmente equivocado repito, pero sí hay posibilidad de hacer brotar fuerzas que impidan la autodestrucción del proceso que se está promoviendo desde la burocracia servil e impongan con su fuerza la “desestatización” de la construcción socialista. Esto pudo haber empezado a brotar desde el Polo Patriótico pero según entiendo, una vez rechazada -¿o no?- la propuesta hecha por Carlos Carles de asambleas de discusión y consenso programático cuyas resultantes se ”negocien” con Chávez, se firmen por todos incluido él y sirvan de norte a lo que va a ser el programa del próximo período presidencial, me pregunto, ¿cuál es la condición política de ese Polo si no emplaza a nadie y no dirige nada, salvo una parte limitada de la campaña electoral?.
Tampoco creo que hay mucha voluntad desde dentro de él –en la mayoría de los movimientos y colectivos presentes- para darse esa condición política, nuevamente ojalá me equivoque. El lugar está entonces en las mismas bases que han ido politizando su lucha, construyendo su espacio y tomando conciencia del inmenso problema en que estamos metidos, estén en el Polo, el partido, por fuera o lo que sea. -Además, ese “otro poder” de alguna manera ya ha empezado a existir, y es por ello mismo que esta revolución hay que defenderla así sea con la vida.
La misma dinámica movimiental y libertaria de este proceso y la incapacidad de ese monstruo burocrático de acapararlo y corromperlo todo, no solo ha dejado espacios que lo exceden y lo niegan, sino que empiezan a reconocerse como “el legítimo lugar” de la transformación revolucionaria. Por tanto, y si no me equivoco, hay un proceso de liberación cierto y en marcha cuya tarea más importante es su organización masiva y de base además de verse a sí mismo como una república autogobernante en construcción. Algunos llaman esto “república comunal” (¿porqué no le decimos de una vez “comunista”, no es lo mismo pero mas claro?).
En otras palabras, aquí es donde se refunda la república realmente y de nuevo se promueve el proceso popular constituyente, solo que a estas alturas, con muchos acumulados consagrados de alguna manera, es posible acelerar pero además ir materializando sistemas de comunicación, producción, defensa, educación y hasta salud (conquistados por la toma o la creación de los mismos) que vayan creando nervios comunes en todo el país y se sinteticen en espacios de gobernabilidad popular territorialmente definidos.
Pero aquí el gran problema son los recursos que como sabemos están en manos del Estado o la burguesía, o cuando los bajan “al poder popular” ya están predestinados, limitados y a los que se “porten bien”. -Nuevo horizonte entonces: la tarea fundamental de sacar ya sea de los medios de producción que se tomen (fábricas, tierras, etc) o se fabriquen, no solo el control sino una base estratégica de recursos que sirva a proyectos más allá de ellos. Allí es donde podemos abrir la base de “otra economía”.
En esto es fundamental el papel que puede jugar toda esa tendencia por el control obrero, ya que si ponemos realmente esas fábricas a producir y desplazamos a la tecnocracia inútil y ladrona, entonces podemos generar controlar un excedente cada vez más importante que puede servir a otros en relaciones directas y multiplicadas de pueblo a pueblo, movimiento a movimiento.
Por otra parte, es imprescindible “llegar hasta el subsuelo”. Siendo Venezuela la que es: un país de economía extractiva, ¿quién dijo que no podemos al menos forzar la socialización de una parte al menos importante de la producción de petróleo, oro, minerales, y en general los productos de la naturaleza y convertirlos en base estratégica de esta “república autogobernante”?. Este es otro punto fundamental también en la línea de “otra economía” y otros modelos de vida y producción.
Y finalmente esta la propia negociación con el Estado pero donde valga la “equivalencia de poderes” y no el “portate bien, pasame algo y te daré tu regalito”. La muerte del servilismo y la reafirmación autónoma es la condición. -Termino reafirmando el punto de siempre: la movilización creadora y permanente, firme y combativa donde se esté muy consciente que, en la medida en que vamos avanzando es posible que logremos ir derrotando “al Estado burgués” por decirlo en términos clásicos e incluso a muchos sectores de la burguesía, pero nos espera un gran problema ya que este avance es al mismo tiempo un peligro latente y será cada vez más real para el criminal imperio que se ha ido formando desde hace veinte anos.
No vamos a decir que vamos a crear un “ejército propio” paralelo al existente, pero hay que prepararse. Quizás ni siquiera sea un problema el de las armas en sí y del cuerpo armado en sí, pero si lo es una subjetividad organizada para lo que toca y no digo más. Si hay un “ejército de multitudes” por fabricar este corre en muchos sentidos y allí hay que inventarlo todo, “volviendo por todos los caminos” como dice la consigna e inventando nuevos. A lo mejor hasta nos ganemos muchos oficiales que les gustaría ir más allá de la cuadratura de sus cuarteles y su vertical y sospechoso mundo.
La “diplomacia de los pueblos”, el encuentro nuestramericano, también se ha ofrecido como campo de notable importancia en este asunto. En todo caso son simples evidencias que a mi parecer ninguna “democracia” y su conducción por un gobierno revolucionario resuelven de suyo ni muchísimo menos. Solo el pueblo salva y emancipa al pueblo.
Esperando que estas letras al menos hayan aclarado algo e invalidado ciertas acusaciones absurdas, regreso a la ficción de la carta o del cara a cara, me despido con afecto comandante, salud y cuidado con todas esas medicinas químicas que a la largo mucho es lo que malgastan y poco curan. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 5 de enero de 2012

Bucares y Apamates, árboles monumentales del Trópico. Juan Calzadilla nos los comenta en su poesía

Lenin Cardozo / Lubio Cardozo Juan Calzadilla

(Altagracia Orituco. Guarico. 1.931) es un intelectual venezolano contemporáneo quien merecidamente ocupa un nivel dignísimo en la historia cultural de este País: Su pintura, su poesía así lo corrobora.
¿Por qué lo traemos acá, a este espacio dedicado al ambientalismo?
La lírica de Calzadilla, surgida con fuerza a partir de la explosión política, de los años sesenta recogen buena medida los planteamientos éticos, humanísticos, estéticos, que nacieron en esa década pero su convulsión existencial-espiritual arrastro los cuarenta años finales del siglo veinte.
Nutren las tensas odas de Calzadillas en su relieve mas destacados la tragedia cotidiana del hominis urbani, del habitante de Caracas, la ciudad paradigma de sus composiciones, aunque sus revelaciones dramáticas pueden extenderse por las arterias volcánicas de cualquier megalópolis del mundo.
Sus versos sacan a la luz la disimulada miseria, en su enredijo anímico, del vivir del hombre-mujer de la calle; en la polis de Calzadilla andan desde los alucinados artistas embriagados en sus espejismos, los soberbios quien solo poseen migajas de poder (pero creen lo contrario), los desheredados de cualquier destino, en fin. Todo ello expresado en versos brillantes, elaborados con sorprendente lucidez “cartesiana”, sobre el carril de un permanente humorístico muy fino, muy agudo, a veces sarcástico.
Esa risa interior, lunar, teje la fabula de sus composiciones rítmicas. Pero, curiosamente, hay un poema de Calzadilla, publicado por la revista colombiana Golpe de Dados (Bogota, 1.995. p.93), donde pareciera cual si este poeta abriera una ventana en su exigente y comprometida creatividad, a la ecología: Esa oda se titula “ESTOS ALEGRES BUCARES…” Más antes de reproducir esas hermosísimas estrofas se quiere dar algunas referencias a nuestros lectores para iluminar el entorno en el que se insertan los versos de Calzadilla.
Bucares es la palabra con la cual se nomina una variedad de árboles del genero Eritrina (de la familia Leguminosae Papilionatae), vocablo muy eufónico, lleno de sugerencias indescifrables por cuanto nunca remitirá a una etimología de ascendencia descifrables por su procedencia indígena, significado hoy perdido, según lo afirma Lisandro Alvarado en su Glosario de voces indígenas de Venezuela (Caracas 1.984. v.I, pp.72-73).
Los otros términos con los cuales en el sermo rurales se le designa, “ceibo”, “gallito”, no poseen el encantamiento, la sugestividad de la palabra bucare, árbol gigante de los bosques tropofilos, esplendoroso siempre, ya en la plenitud del verdor de su follaje en la época de lluvia o así su eclosión floral –roja, carmín, escarlata, anaranjada, carmesí – durante el reino del verano, la nominada sequía.
Procedente de la lengua de los indígenas cumanagotos la voz apamate (L. Alvarado, Op. Cit., p. 46) designa un árbol príncipe de la flora venezolana. Con buena fortuna mas de veinticinco metros de alto alcanza. Cubren sus flores un abanico cromático desde el blanco hasta el violeta claro, se hallan entre esos limites el rosado, el solferino (morado rojizo), hasta el azuloso matizado de franjas. Representante altivo del genero Tabebuia de la familia botánica de las Bignoniácea, compartido este espacio taxonómico con otros monarcas de las selvas tropofilas: el araguaney, el araguan, la gurupa, el abey, el acapro.
Resulta difícil capturar mediante la red de las voces la inquietante belleza del bucare, del apamate, en inefable intento se torna.- Tal vez la alta música pueda su policromía montaraz, selvática, convertir en aproximada polifonía evocativa. Hay, no obstante, un poema donde la encantatoria sugestividad de estos reyes de la floresta, se sugiere, insinuase con muy sutiles versos mediante los cuales se hilvana una oda casi transparente, casi en silencio, en la rítmica de un adagio sublime.
De Juan Calzadilla:
“ESTOS ALEGRES BUCARES...
Estos alegres bucares, estos apamates
en general hablan poco.
¿Por qué tendrían que hablarnos ?

Lo que tienen que decir ya lo han dicho
con sus follajes con sus flores rojas
y moradas, con las vocales tiernas

de sus hojas frotadas por el viento
y hasta que mueran lo seguirán
diciendo de una vez todos de la misma manera.

Basta mirarlos para que se agote en ellos
toda probabilidad de elocuencia
y su existir es reposada

presencia que en el sólo
mirarlos se agota.
Si algo tuvieran que decir
                                             no nos lo dirían a nosotros.
Se lo dirían a los astros
o a algún dios oculto en sus frondas”. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 3 de enero de 2012

Manifiesto ambientalista

Lenin Cardozo / Lubio Cardozo

La época de los "sistemas" ha pasado. La época de la construcción de la forma esencial del ente a partir de la verdad del ser no ha llegado aún... M. Heidegger, Aportes a la filosofía.

A los siete mil millones de seres humanos, contabilizados por la Organización de las Naciones Unidas al inicio de la segunda década del siglo XXI, a los que nacerán en el transcurso de los próximos años, a todos los seres vivos distintos a la raza humana, a quien a partir de ahora “apellidaremos”: los humánidos, que siendo del reino animal o vegetal, nos acompañan de manera esencial – por eso le damos nuestro apellido - en la fantástica aventura sobre el planeta Tierra.
Somos categóricos al definir al ambientalismo de hoy como el sagrado respeto al don de la vida, el legado para quienes vendrán. Es la retribución con el más profundo amor a nuestras dos madres, a la biológica y a la natural (La Madre Tierra). El reconocimiento a quienes han sido nuestros padres: árboles, montañas, ríos, lagos, cielo. Es proteger a los hermanos los no humanos: invertebrados, vertebrados, anfibios, el reino vegetal. Es pedir perdón por quienes han sido sacrificados o robados para prolongarnos la vida. Es la lucha por la vida que le da sentido a la vida. Es lo opuesto a la crueldad, a la codicia. Es el camino de la paz espiritual, sin culpa. Es la última utopía.
Un ambientalista tiene como misión de vida re-imaginarse el mundo, entender y hacer entender que todas las especies que lo habitan tienen derecho a la vida, y aun en el último segundo o latido, tenazmente debemos defender. Aceptar la existencia del “otro”, es el primer compromiso. La cual debemos comprender y respetar. El “otro” puede ser una persona que piense distinto a nosotros, con diferentes religiones, posición social, razas. Pero también allí van incluidas, por supuesto, las distintas especies animales, vegetales, ecosistemas, habitas, las aguas, el aire, la tierra sobre la que andamos todos los días.
El pensamiento ambientalista se creo en América, América lanzo al mundo el S.O.S del ambientalismo. América como continente, trae en sus genes una cosmovisión ambientalista, que viene de sus ancestros indígenas, y en el siglo XX, las primeras acciones que interpretan con valentía la defensa de la naturaleza, surgen de la zaga del Greenpeace, en Vancouver, al oeste de Canadá. Hippies ecologistas, llamaron la atención del mundo al protestar con independencia, sin compromisos partidistas ni vinculaciones con las ideologías existentes, las pruebas nucleares en el pacifico. Luego la intolerancia y el hostigamiento, de quienes gobernaban ese país para la época, obligo a la mayoría de sus fundadores a refugiarse en Europa. Era demasiado sospechoso, en plena guerra fría, protestar para defender el planeta. La propuesta ambientalista, no es la tercera vía, ni es el nuevo traje de una izquierda o de una derecha que ven disminuidas sus ofertas electorales. Tampoco, es una secta o alguna nueva religión. Hoy es la única vía, para valorar la vida. Vivimos nuevas realidades que exigen a gritos nuevas estrategias. Es replantearse un cambio en nuestro contrato social sectario por un contrato natural incluyente. Requerimos códigos de ética globales. Cambiar ese conservador “sentido común”, por un sentido ambientalista. El ser humano, tiene la capacidad de reinventarse así mismo y el planeta requiere esa metamorfosis, la inteligencia para sumar esfuerzos y saberes específicos, generales, propios, aprendidos o empíricos, pero todos con una meta común, preservar la Tierra. Ser ambientalista es una postura comprometida, firme y activista. Es no actuar como el avestruz, que ante la incomprensión o el peligro mete su cabeza en un hueco, para eludir la realidad. Proteger las especie (humanus y humànidos) en la naturaleza, es el desafío.
La vieja contienda entre la civilización y la Tierra, ya debe desaparecer radicalmente, sustituirla por la convivencia amorosa, equivalente, mutuamente aportativa entre la Tierra y la civilización (la paz fértil) para salvaguardar el milagro mayor del Planeta Azul: la existencia. En este esfuerzo titánico de los mejores hombres y mujeres para cambiar el rumbo del destino del mundo, para apartarlo del futuro desastre al cual lo ha llevado la insensatez humana, confluyen - a nivel científico, artístico, poético, filosófico, humanístico - los conservacionistas quienes se ocupan de proteger la naturaleza, entendida como la diversidad de flora y fauna (la defensa de una especie en vías de extinción, por ejemplo), la belleza de los parajes naturales, como un privilegio del que disfruta la especie humana, como un lugar de esparcimiento, recreo y contemplación que debe ser respetado tal y como ha sido heredado a lo largo de la historia; los ecologistas que profesa la ecología como ciencia, los científicos de las ciencias naturales que estudian los habitas, ecosistemas, biomas, etc. Los ambientalistas como activistas que exigen una reciprocidad activa, fecunda entre el ser humano y el ambiente, una relación generacional, que no esté basada en un modelo de explotación de los recursos irracional y destructivo. Radicales en la defensa del derecho al disfrute de la vida de todas las especies.
Este manifiesto concluye con la proposición de los cinco haceres primarios generales para materializar la acción del ambientalista: 1. Liberar el espacio donde habitamos: la casa o apartamento en lo posible de las contaminaciones ambientales (preparar la basura para el reciclaje, ahorrar energía, administrar bien el agua, mantener el ornato, etc.) 2. Vigilar el sector urbano donde vivimos: vitalizar los espacios verdes (jardines, islas de avenidas, plazas, parques, etc). Denunciar los botes de aguas blancas y servidas. Atacar la contaminación sonica, etc. 3. Presionar: todo ambientalista tiene suficiente perfil ciudadano para llevar a las instancias de gobierno (alcaldías, consejos municipales, consejos legislativos estadales, gobernaciones, ministerios, etc.) sus proposiciones, denuncias, sugerencias etc. 4. Divulgar: todo ambientalista debe usar los medios divulgativos a su alcance (prensa escrita, radio, televisión, redes sociales, aulas escolares, espacios universitarios, etc.) para llevar a cabo todo lo que se ha señalado en los acápites anteriores y así como nuevos aportes e ideas, en fin. 5. La herramienta política: el ambientalista asumirá si fuere necesario, funciones políticas firmes para defender el ambiente. Sin miedo. Los ambientalistas del mundo, nos comprometemos a través de este manifiesto a cumplir las siete acciones sacras para salvar la Tierra: Siembra árboles, protege los animales y la flora silvestres, goza el placer del aire, respeta el agua, administra el fuego, ama la tierra y a la Madre Tierra, valora la vida.
Defendamos con toda la fuerza de nuestros músculos, de nuestro pensar, de nuestro sentir a la patria donde nacimos y a la Madre Patria donde retornaremos para el viaje por el avismo de la eternidad, el Planeta Azul, la Tierra. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 1 de enero de 2012

Sabino crece y los enemigos de su pueblo y de los campesinos pierden credibilidad

Sociedad Homo et Natura

La oscura dirigencia “campesina” enquistada entre los campesinos que tienen sus parcelas dentro del territorio Yukpa demarcado y ahora reconocidos por el Estado venezolano, vinculada sin duda alguna a intereses oscuros del paramilitarismo colombiano uribista, al partido de Leopoldo López y a políticos ganaderos de la rancia ultra derecha ganadera del Zulia Gadema y la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago (Fegalago), nunca en verdad han trabajado por la defensa de los intereses y derechos de estos campesinos, todo lo contrario los han utilizado para intereses electorales políticos para cabalgar a través de guarimbas oposicionistas al Gobierno de Chávéz.
Dicha estrategia uribista vinculada al Plan Colombia contra Venezuela se monta para tener altura su nefasta política en criminalizar al reconocido líder Sabino Romero Izarra y a su comunidad Chaktapa, y por ende al profesor universitario Lusbi Portillo y a la organización no gubernamental que coordina Sociedad Homo et Natura, una de las principales organizaciones vinculadas desde mayo de 1985 a las luchas por los derechos humanos de los pueblos indígenas del Zulia, muy en especial al derecho a poseer un territorio autónomo regido por sus propias leyes dentro del respeto a la Constitución y apegado a la defensa de la soberanía nacional. Ayudada por el diario La Verdad y de páginas Web de gremios ganaderos y sectores de la oposición, esta dirigencia han salido con las tablas en la cabeza en su errada estrategia política de enfrentar a los líderes Yukpa entre sí, a los parceleros contra el Gobierno, a crear falsas contradicciones entre los parceleros wayuu y los Yukpa, en especial contra la gran familia de Sabino esparcida por todo el territorio Yukpa de la Sierra de Perijá, y ahora contra las familias Wayuu/Yukpa de Anita Fernández cacique de la comunidad Kuse y de su marido Wayuu.
Ahora vienen los insultos a la dignidad humana, la criminalización y el estimulo al odio contra estas humildes familias por parte del diario ganadero La Verdad, tal como de manera grotesca lo viene haciendo contra Sabino y su familia. Este es el método que se aplicó en Uganda, tal como lo señaló una periodista amiga. Continúa aclarándose la situación y el vínculo guarimbero/parcelero/ganadero oposición cuando aparece en escena es el señor abogado de Gadema Alfonso Chacín quien pretende con artificio jurídico y su amistad con la fiscal de Machiques Johanna Prieto Bozo obtener la libertad del wayuu asesino de un sobrino de Anita “Alfonso Chacín, abogado defensor del imputado, dijo al salir del Juzgado de Control de La Villa del Rosario que se le pidió una medida sustitutiva de libertad bajo fianza para su defendido en caso de que no se le otorgue la medida de libertad plena. Manifestó que sería la medida más sensata, porque el expediente tipifica que González Arrieta se defendió.
“No estamos de acuerdo con lo del exceso de defensa que habla la fiscal, porque Jesús se enfrentó con una escopeta de fabricación casera a cuatro personas armadas”” (La verdad, 24/12/11). Según información emitida por las víctimas y sus familiares a los funcionarios del CICPC el sobrino de Anita y sus hijos iban pasando sin arma alguna a las 8 de la noche por la parcela vecina como siempre lo hacen para salir o entrar a su comunidad cuando de repente fueron agredidos por dos hombres fuertemente armados, sin percatarse los agresores que eran sus vecinos wayuu/yukpa familia de la señora Anita y el señor José.
Esta situación ocurre en el marco del estado de zozobra y el nerviosismo a la que han sido sometidos los parceleros ante el robo de ganado en la zona, el odio y la violencia estimulada entre los parceleros por estos dirigentes opositores guarimberos de Carrillo y Betty Fernández. Se dice desde la suposición del adivino que el día antes le habían robado 25 animales y que ahora venían a robarse la motobomba de agua que habían dejado floja, esto luce como una de las típicas cuartadas fabricadas por el abogado Chacín en el Circuito Judicial de Trujillo durante el juicio contra Sabino; por dios si habían robado 25 vacas la noche anterior en qué cabeza cabe inventar que la noche siguiente se iban de nuevo Si te interesa el artículo...Pincha aquí