hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

martes, 18 de diciembre de 2012

LA JOYA DE LA CORONA

 Carlos J. Acosta

Un nuevo proceso electoral ha concluido, una nueva victoria del chavismo ahora sin la presencia física del comandante, nuevas decepciones en la oposición, euforia en las filas del gobierno. Parece que nada ha cambiado y que todo sigue igual que en los últimos 14 años. Será verdad? Veamos.
El psuv gana 20 gobernaciones entre ellas 4 que estaban en manos de la oposición, todo un éxito ciertamente. Sin embargo Aristóbulo flamante sucesor del físicoculturista en Anzoátegui asoma que no fue una victoria perfecta. Que vaina con el negrito, siempre de aguafiestas.
Pero esta vez comparto su opinión porque en revolución no hay victoria perfecta, sino que hay que vencer diariamente ya que una sola derrota puede acabar con lo logrado de un plumazo. Claro que Aristóbulo se enfoca en lo ocurrido en Miranda y nuevamente acierta aunque creo que hay otros detalles a tomar en cuenta.
Quienes son los electos gobernadores? Debe uno alegrase por sus triunfos? Ante el recuerdo de El Amparo, tenemos que emocionarnos con el premio a Rodríguez Chacín? Toca a los mineros, indios y trabajadores de Guayana estallar de júbilo por la reelección de Rangel Gómez? En verdad la conquista de la gallina parlanchina en el Zulia, es un triunfo de la revolución? Será que Vielma Mora y su gusto por la empresa privada y los impuestos impulsará las comunas? Preguntas que solo el tiempo responderá, pero no deja de ser interesante que el Tachira un mes antes derrotara a Chávez y ahora se vuelca masivamente por el gerente de la revolución.
En lo que corresponde a la ínsula donde pasamos gran parte de nuestra vida, la verdad es que cualquier personaje que aparezca así sea un milico de dudosos antecedentes reconforta a los margariteños cansados de Morel y su combo. Seguramente los carabobeños dirán lo mismo. Pero de ahí a hacer fiesta porque se eligieron 11 militares hay un gran trecho. Eso de que entre los ladrones de ellos y los nuestros, me quedo con los nuestros nos iguala con Roosevelt y no nos gusta colocarnos a esa altura.
Ahora bien, estas elecciones dejaron algunas cosas buenas como el triunfo de Erika Farías, ojalá se lleve a todo su Frente Francisco de Miranda para Cojedes y no salgan en los próximos 20 años. Otra para celebrar es la salida de Maestre con su nefasta herencia.
Un aspecto interesante es el espectacular triunfo de la abstención. Lo de la oposición se veía venir por la variedad de intereses que la mueven y ahí cada uno jala brasa pa su sardina, pero del lado de acá casi 4 millones de los que votaron por Chávez no fueron ubicados por la mentada operación remolque.
Para nada sirvieron ni la desesperación de los anclas del SNMP ni los cuentos del primer yerno de la república. Lo cual deja al chavismo como la mayor de las minorías.
Evidentemente, Chávez sigue ganando y demostró que puede transferir votos a sus ungidos, pero Reyes Reyes y la alegremente olvidada verduga de Sabino demuestran que no puede transferir todos los votos ni a todos los candidatos.
Y entonces tenemos que se eligieron los gobernadores, y ahora qué? Que puede esperarse de unos tipos y tipas cuya campaña fue vota por mí para que Chávez no deje morir de mengua al estado. Nosotros no esperamos mucho, estaremos pendientes de las primeras medidas de Aristóbulo que sirvan de ejemplo para empezar a esfaratar las gobernaciones.
Por ahora, solo ha dicho una gran verdad la victoria no fue perfecta porque lo que algunos llamaron la joya de la corona no se obtuvo. Muchos comentarios hemos escuchado y leído sobre lo sucedido en Miranda, ataques indiscriminados que señalan un supuesto aburguesamiento de los barrios mirandinos y que son unos traidores los que no votaron por Elías Jaua.
Nosotros pensamos que cada quien tiene derecho a ver la vida a su manera y si buena parte del pueblo, recuérdese que los abstencionistas fuimos mayoría, decidió que Elías no era un buen candidato para dirigir una gobernación pues debe tener razón, o en qué quedamos no y que la voz del pueblo es la voz de Dios.
Claro está que ante la actual situación de salud del presidente, las molestias del chavismo se entienden porque una derrota de Capriles dejaba sin candidato visible a la oposición ante una probable nueva elección presidencial.
Ahora, la derrota de Pablo Pérez y la escasa votación hacia el partido de Leopoldo López deja a Capriles el camino allanado para volver a postularse, de ahí que se le siga atacando porque si no se gana la presidencia las 20 gobernaciones seguramente pasarán trabajo con un presupuesto reducido, por aquello de la salsa buena para el pavo…
Ante ese escenario logrará el chavismo consolidar una candidatura, aceptará Diosdado la orden del líder, probablemente lo hará por supervivencia. Pero se podrá confiar en el compromiso revolucionario de Arias Cardenas, Vielma Mora y Rangel Gómez luego de la salida del escenario político de Chávez.

No se por qué, pero no les creo.

Otra política es necesaria Si te interesa el artículo...Pincha aquí

lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Crítica a la autocrítica o crisis de la autocrítica?

Grupo Macarapana

Colectivo de Análisis Transdisciplinario

Tras leer un artículo de Miguel Ángel Pérez Pírela, publicado en su columna Cayendo y corriendo ¿será cayendo de la mata o del pedestal? del diario Ciudad Caracas, referente a la autocrítica del Presidente Chávez, no podemos dejar de aventurarnos en adelantar unos cuantos desquicies de cosecha propia, que no serias, académicas y acartonadas reflexiones, sabiéndonos expuestos a las in-merecidas y académicas (des)calificaciones de parte de aquellas lumbreras y atalayas del conocimiento que no toleran que su sabiduría y academicismo sea cuestionado, léase criticado, por gente de a pie o sin los pergaminos académicos que los avalen y permitan chapear como críticos autorizados. Cuando Pérez Pírela en su escrito habla de hacer autocrítica sin reflexión, sin estudio o sin investigación y sin conocimiento de causa, nos está diciendo, antes que nada, que esta actividad no es para seres humanos ordinarios, pareciera que en un arrebato de reduccionismo, alumbramiento loco, redujera y privilegiara con esta actividad intelectiva, común a todo “ser humano” común y ordinario (discúlpennos la reiteración), a aquellos escogidos endiosados, que privilegiados a su vez por pertenecer a ese Olimpo, han tenido la fortuna de ser recibidos en los vetustos aposentos de la empolillada y olorosa a formol Academia. ¿En qué recodo del camino arrojaría nuestro marabino filósofo el cartesiano Cogito ergo sum: Pienso luego existo? En su programa de televisión cita a Hegel y habla de los tres momentos de la crítica: Tesis, antítesis y síntesis, como si fueran tres momentos estancos, separados. No le dice a sus televidentes que reflexionar es un proceso continuo e indetenible que solo cesa con la muerte y que todo ser humano es humano por eso mismo, porque vive en continua reflexión, por tanto la crítica y la autocritica a nadie está vedada. Con esa actitud, nuestro Carla Angola, nuestro porque está de este lado de la contienda política, y Carla Angola porque si no lo sabía, el analista del discurso se ha convertido en eso, alguien semejante a la citada ancla de Globovision. Nos preguntamos ¿Cuál de los dos será más pernicioso con sus actitudes y aptitudes a cuestas, aquella por su docta ignorantia o éste por su summa sapientia? Al parecer se cumple una vez aquello de que los extremos se tocan. No se da cuenta Pérez Pírela que con esa actitud él también se convierte en un hegemon del conocimiento y que en sus actuaciones desprecia de manera olímpica (Endiosada) la Episteme Popular, aquella de donde en cualquier época histórica que él tenga a bien revisar han tomado su caldo nutricio todos los saberes académicos habidos y por haber. Pide que para criticar se debe tener un conocimiento de causa. Qué más conocimiento de causa que aquel que tienen los ciudadanos ordinarios victimas de los atropellos de funcionarios rojos rojitos (de la franela para afuera) que de manera prepotente y pletóricos de ignorancia y malos modales los maltratan a diestra y siniestra cada vez que deben realizar un obligatorio trámite en cualquier oficina gubernamental. Qué más conocimiento de causa que el de quien transita por las inseguras carreteras venezolanas temeroso de caerse por un puente o barranco o devolverse por causa de un derrumbe o sino de ser asaltado y secuestrado en cualquier momento como si se tratara de un actante en una Opus Magna de terror donde se dan loas a la ineficiencia y a la corrupción dizque revolucionarias. Decimos a Pérez Pírela: la autocrítica no es aquella que se queda colgada en lo abstracto (nos hace recordar aquel juvenil artículo de Hegel de Quién piensa abstractamente y el ejemplo del reclamo de los huevos podridos), ni es tampoco un mea culpa (evidenciando su talante al martirio de esa fe tan vaciada hoy en día). La apelación a la autocrítica no puede convertirse en una nueva operación de manipulación a la población para así borrar o desvanecer en un todo homogéneo las responsabilidades que nada de homogéneas tienen. Las responsabilidades son concretas, localizadas y si no lo están entonces pueden ser localizables. Es crítica a los que mayor responsabilidad tienen. Vuelven a querer manipular, desvanecer, las contradicciones, las prácticas contrarrevolucionarias de los que hoy tienen bajo su responsabilidad la toma de decisiones en los grandes asuntos nacionales. Este maracuchito (grilluo por cierto), cree que con su doctorado obtenido en Europa ¡lo felicitamos! tiene el supremo juicio para calificar lo que pueden ser verdaderas críticas y autocriticas. En su encandilamiento no se percata que está siendo víctima de una suerte de eurocentrismo epistemológico que lo hace imaginar (alucinar) que puede pensar nuestra realidad desde los filosofemas aprendidos o en ellos adiestrado por allá. ¡Se equivoca! Lo invitamos a bajarse de la tarima, del escabel (semblant diría Lacan…!jajaja!.. Una Perezpirelada) y hacer crítica y autocrítica con el Poder Popular, allí donde se construyen saberes, conocimientos desde la praxis real, al calor de los espacios en pugna, reticular, barricadas tras barricadas, palmo a palmo. Es fácil dárselas de alumbrado, de operar desde la Ratio moderna o modernosa y desde la tan querida Fashion política televisada (la Revolución si es trasmitida o tan sólo ha sido trasmitida) y descalificar las críticas sentidas y vividas que emergen desde lo popular. Le decimos que esa Ratio moderna, eurocéntrica a estas alturas del juego apenas le servirá para dar clase de mundos congelados, petrificados, pero que nunca le servirá para producir saber, conocimiento real. Le invitamos por su salud mental (Bateson nos advertía ya de las epistemologías patológicas, sobre todo las de cartesiana abolengo) a que se baje de esa tarima y discuta de autocrítica y crítica, con la gente de Tiuna El Fuerte, los colectivos zamoranos, colectivos obreros, comités de agua, de tierra, con las víctimas de los ecoccidios con la gente de Perijá , las paraguas, las cooperativas en PDVSA, a ver como sale con su doctorado debajo del rabo ante tanta claridad, coherencia política , práctica y teórica. Invite a Roland Denis, Lorena Freitas, Carlos Lanz, critique con los compas de Radio Perola, de la Coordinadora Simón Bolívar, busque, como decía el Inventor del chavismo, el eterno panita Alí Primera, al obrero en la fábrica,... al cura de parroquia. Creemos camarada, compañero y hermano, usted no entendió a Marx, a Gramsci, Althusser, Fanon, Freire, ni a Mariattegui. Hermano usted en su afán de vedettismo intelectual, es víctima de una maquina epistémica que le roba su propia voz y lo convierte en un muñeco de ventrílocuo. Maquina inconsciente que lo usa para reproducir y ejercer el saber y el discurso desde una relación de dominio, de poder y por eso nunca desde quien habla desde la verdad que se construye al calor de las luchas. Hermano, la verdad no es una fabricación individual (mucho menos televisada en ese formato) sino que surge de actos de comunicación horizontal, democrática y sobre todo franca y sincera. Usted no se da cuenta que en su programa habla desde una autosuficiencia despótica y hogeneizante (rima con homeostasis) que cancela, anula la emergencia de las otras voces, muchas de ellas disidentes, críticas a situaciones que juzgan como contradictorias, ambiguas, paradójicas, nefastas para nuestro proceso revolucionario. Por lo demás, no es cierto que el camarada Chávez inventó la autocrítica y autocrítica desde el proceso. Permítenos decirte que pecas por tu espíritu adulador en otra equivocación. Recuerda a Muller Rojas, a Douglas Bravo, a Ceresole, Acosta Chirinos, a Elichiguerra FGR, cuando este acusó de corrupción a Miquilena y Chávez se opuso e influyó en la sentencia, exonerándolo de la acusación. ¡Ah! recuerda al camarada del Consejo Comunal del Barrio Isaías Medina Angarita, al que Chávez aplastó llamándolo mentiroso cuando éste públicamente alertó sobre el engaño del ministro Carrizales. Te lo decimos por toda la línea hermanito, Chávez, el PSUV, y camaradas como tú, tienen Catorce (14) años anulando no solo la autocrítica sino la crítica. Te decimos más: Con todo el amor y admiración (no adulación) que le tenemos a Chávez, pensamos que en él se encarna el gran impasse para la crítica revolucionaria. Si bien ha empujado como nadie las transformaciones, también ha frenado su movimiento de cualificación. No digas que Chávez inventó la crítica y autocrítica, más bien ha sido un saboteador o enemigo de ella. De paso la crítica no es abstracta, pretendiendo desvanecerla nuevamente en sólo un fashion show televisado. El comandante es experto en gestos teatrales (Teatro, puro teatro cantaba la Lupe). A 14 años de su arribo al poder se da cuenta que la única relación que hay entra la Revolución y la masa es electoral y clientelar. Otra no podría ser la relación de la estructura esquizofrénica del discurso y que revolucionario, del estado burgués y del partido único electorero con la masa emotiva (Psicología de las masas y Freud nos pudieran orientar). No nos damos cuenta que sólo atacando las causas de los impasses reales es posible un empoderamiento que vaya más allá de lo clientelar hacia formas de auto organizaciones conscientes. El Comandante sino ve lo real de estas causas sólo estará gritando desde Miraflores al vacio, hablando a solas o sino en un diálogo de sordos. No termina de entender la política ni lo político. Debe salir de esa fashion politik patológica y enfrentarse con lo real, no eludir televisivamente ni tratar de escapar de las contradicciones reales y ayudar a construir una ética política, esto es empoderar a la masa de responsabilidad y compromiso ético. Te invitamos a criticar en lo real, concreto, pletórico de determinaciones (palabra muy querida por los hegelianos de la praxis): Critiquemos al Poder Judicial en sus prácticas contrarrevolucionarias, critiquemos las actuaciones y las fortunas reales pero mal habidas de psuvistas, militares y civiles, critiquemos los atropellos de CORPOZULIA, critiquemos al gobernador del estado Bolívar (hoy candidato impuesto), critiquemos las practicas de la Fiscalía General de la Republica. Pregúntate y reflexiona cómo es que un Pran desde una cárcel del estado Bolívar manda más que el gobernador Rangel Gómez y Chávez lo dice públicamente como si fuera algo normal o poca cosa. Critiquemos como el Estado se pone de rodillas ante los pranes y envía sus mejores hombres a negociar de tú a tú. ¿Esa circunstancia no hace llegar hasta tus neuronas olfativas el tufillo de que cada cárcel venezolana es en sí misma un Estado dentro del Estado Bolivariano? Hay más de qué criticar pero concluyamos diciéndote que critiquemos en lo concreto, allí donde están las contradicciones, impasses reales, no hagamos críticas ni autocríticas abstractas ni mucho menos las televisadas y vaciadas para encumbrarse en ese medio. Ustedes con su praxis han anulado, hasta censurado las críticas reales, concretas durante estos catorce años. Pregúntale a los ministros y diputados psuvistas, a los militares, al mismo Chávez, si pertenecen a alguna comuna o consejo comunal. ¡Ninguno pertenece a ninguna de esas figuras! No creen en la nueva geometría mucho menos en la Explosión del Poder Popular. Solo explotan políticamente a la masa una y otra vez en los largos y sucesivos torneos electorales que cada vez se parece más a los realitys shows con los que el imperio y su corporación trasnacional comunicacional nos acogota diariamente, todo un Fashion politik. Cuando hablas de convertir la autocritica en una moda viertes sobre tu discurso (no sabemos si en inconsciencia o en tu autoconciencia) todo lo fashion de lo que está recargado tu pensamiento revolucionario. Pérez Pírela no se da cuenta que cuando el Presidente hace su regañona y televisada autocritica acompañado de su gabinete ministerial convierte lo que puede ser un ademan serio de corrección y enmienda de una mala e ineficaz gestión gubernamental en un gesto teatral, en un reality show político más. Si él es Doctor en filosofía y analista del discurso este pueblo tiene un Post Doctorado jodidamente obtenido en más de 50 años viendo telenovelas y cuanto programación basura con la que nos han bombardeado y continúan bombardeado los medios oligárquicos sin que hasta los momentos los órganos de la Revolución involucrados con el asunto no hayan rozado ni con el pétalo de una rosa tan aberrantes programaciones. Este pueblo sin estudios ni pergaminos académicos para hacer autocrítica sabe mucho de gestualidad y es experto en leer las expresiones de los politiqueros de oficio y de cualquiera que funja o finja como ministro. No es la primera vez que El Presidente regaña pública y televisivamente a sus ministros, gobernadores y funcionarios del Alto gobierno, sin que estos tengan el menor gesto de vergüenza o de dignidad renunciando a sus cargos por ineficientes, mientras los elementos de la masa seleccionados para asistir como publico de relleno aplauden y vociferan… ¡Así, así así es que se gobierna! Por eso pensamos que el gesto es uno más dentro de la gestualidad gubernamental. En un país serio y menos novelero como el nuestro ya el Gabinete Ministerial en pleno habría puesto sus cargos a la orden. Que sepamos el único ministro que ha asumido una actitud digna fue Jesse Chacón cuando renunció, no por ineficiente sino por causas ajenas a él o a su gestión pero que lo salpicaron directamente. Acaso hay que tener altos estudios filosóficos para darnos cuenta que catorce años han sido suficientes para ver más que algunos gestos y ademanes que indiquen la existencia de voluntad política para acabar con la chatarra burocrática gubernamental que solo sirve para estorbar el verdadero avance de la revolución. ¿O piensa Pérez Pírela que creando nuevos ministerios y panoptikones de control de gestión es como se abrirán los cauces a la democracia participativa y protagónica? No hay que estudiar ni investigar mucho para darnos cuenta que en todo este tiempo además de haber corrido mucha agua bajo y sobre los puentes y techos de los desamparados pobladores de nuestra nación, lo que ha ocurrido es una petrificación de la crisis gramsciana y aquello que aun no termina de nacer y lo otro que no termina de morir permanecen abrazados como inseparables hermanos siameses, generándose lo que algún pensador llamara una monstruosidad. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 18 de noviembre de 2012

El voto que fue, desde la razón de todos

Palabra Colectiva

Una vez consolidado el triunfo electoral del Presidente de la República en las elecciones del 7 de octubre de este año, un número significativo de colectivos sociales nos dimos cita para elaborar desde la razón de todos, algunas lecturas necesarias en torno al proceso electoral y el escenario de profundización de nuestras luchas sociales. Conscientes de que el debate no gira en torno a un escenario meramente electoral sino político y estratégico del proceso bolivariano, iniciamos nuestros diálogos preguntándonos sin embargo por la orientación que se le confirió a la campaña presidencial del 7-0 para destacar en ella la participación activa de los colectivos sociales en función de otorgarle una lógica distinta y de ruptura con la abanderada por el Comando Carabobo. Mientras la campaña oficialista se abría paso bajo el tema de la canción Chávez, corazón del pueblo apelando a argumentos sentimentales y superficiales, y en abierto llamado a la conciliación entre los venezolanos, con miras a sumar el voto de la población joven y la incorporación de los votos de la clase media; en distintos espacios comenzó a emerger una campaña de abierta consciencia clasista que rescató la imagen combativa e insurgente del ideal revolucionario, y que de una u otra forma, impactó en la recuperación del voto joven, aunque continuó guardando distancia con el arisco voto de la clase media inconforme con la gestión gubernamental. De acuerdo a los datos aportados por la gran mayoría de las salas situacionales activadas por los colectivos sociales a lo largo y ancho de nuestra geografía nacional, así como por las de los partidos afectos al proceso, el triunfo electoral del 7-0 fue garantizado a última hora, en el momento en el cual el chavismo se manifestó desde las bases reales que lo constituyen como movimiento popular, es decir, rompiendo con toda la lógica aparatera y electorera que había dirigido la campaña y que colocó la contienda electoral a punto del fracaso. Voto clasista, entusiasta, reivindicativo de lo que realmente importa: la continuidad de una gran esperanza condensada en el significante de la revolución socialista. De allí que el tema de la conciliación sea percibido con cautela por muchos colectivos sociales para quienes los acuerdos que se establecen con fundamento en intereses y concesiones político-económicas para la preservación del poder por el poder mismo, no son más que expresión de nuevos pactos que asfixian y cercenan cualquier posibilidad de transformación de las estructuras capitalistas. Cada vez más el pueblo exige la participación prometida. Entiende que las grandes dificultades por las cuales atraviesa nuestro territorio no se circunscriben solamente a un problema de gestión, sino que descansan sobre un sistema injusto y corrupto que definitivamente debemos destruir para encarnar el verdadero espíritu de la democracia participativa y protagónica. Y por ello también ese pueblo ha venido sintiéndose defraudado frente a un conjunto de acciones políticas que insisten en tratarlo como beneficiario, y que no alcanzan siquiera a ser eficientes en el cumplimiento de su papel gerencial. Este descontento, por supuesto, tiene su indicador en cifras: A pesar de que el voto chavista resultó numéricamente suficiente para garantizar el triunfo, revela en la mayoría de los Estados una tendencia al estancamiento; en abierto contraste con el voto opositor, el cual muestra un crecimiento gradual de sus fuerzas electorales. No obstante, los colectivos sociales no nos llamamos a engaños: una cosa es el proceso de lucha del pueblo venezolano que ha demostrado ser históricamente invencible, y otro muy distinto el destino del proceso político del partido de gobierno, contra el cual ya comienzan los colectivos a manifestar la natural repulsión que producen sus prácticas clientelistas, triunfalistas, corruptas y caudillistas, así como la “diversidad” de métodos de ejercicios “democráticos”, entre los cuales incorporan la cooptación. Una compañera militante levanta su voz para afirmar: “Esta revolución se truncó, se desfiguró, cuando el poder se erigió por sobre todos nosotros y decidió el rumbo del proceso sin nuestra participación, pero somos responsables de eso como movimiento popular porque entregamos una vez más al poder constituido, el logro de nuestras luchas como poder constituyente”. Bajo la conciencia de estar frente a una realidad ineludible e impostergable, de la cual somos corresponsables, nos planteamos la necesidad de una organización sólida para profundizar el ejercicio de la democracia participativa y protagónica que reza nuestra Carta Magna, y que bien pudiera expresarse y articularse a través de una amplia jornada asamblearia o a través de vinculaciones orgánicas entre los colectivos. Lo urgente, en todo caso, es que asumamos los siguientes objetivos como acciones concretas en nuestros espacios de lucha: 1. Vencer la batería mediática oficialista que desmoviliza a los colectivos sociales y que intenta crear las bases de un movimiento popular en permanente silencio o autocensura, que disuelve nuestra palabra y la mimetiza con el discurso propagandístico del sistema público y quiebra nuestra propia libertad, nuestra verdad y nuestra razón de lucha. 2. Revertir a partir de una articulación real, la acción de “letargia localista” que ha absorbido a muchos movimientos que se supeditan al desarrollo de una presencia local sin articulación alguna con ninguna totalidad horizontal, situación que impide cualquier mediación orgánica entre la “acción local y la visión global” que tanto reivindicamos discursivamente, pero que en la práctica no consolidamos obviando las nocivas consecuencias de su ausencia, en la medida en que facilita enormemente el cerco dentro de las líneas burocráticas de conducción vertical institucional (movimiento popular administrado), la apropiación de su producción política (explotación de la plusvalía política del colectivo), y beneficia en último término todas las formas de corrupción del mismo movimiento popular que conocemos, condenándonos a existir en una eterna “táctica de sobrevivencia” que embasura nuestros principios y lo despolitiza para finalmente quedar como suplemento de los aparatos desmovilizantes del partido-gobierno. 3. Rescatar la autonomía del movimiento revolucionario popular, secuestrada por el Estado-gobierno que pretende dirigir y administrar consejos comunales, organizaciones obreras, campesinas, indígenas… delimitándolas territorialmente e impidiendo su confederación propia y horizontal, sus manifestaciones como verdadero poder popular distinto y contrario a la lógica del Estado capitalista y corporativo. Comprometidos en continuar los debates, los colectivos sociales nos llevamos varias tareas importantes que tienen que ver con la revisión de nuestras prácticas y la estructuración de mecanismos de articulación de nuestras luchas; pero por sobre todo nos despedimos con la firme convicción de que en este rincón caribeño, desde donde aún se oxigena la rebelión de Nuestra América, no nos está permitido el cansancio, la frustración o la derrota. Estamos obligados por el terreno abonado de nuestra historia a responder certeramente al inmenso, duro y bellísimo reto que tenemos por delante. Contenido completo Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 11 de octubre de 2012

HUGO, POR QUE NO NOS PARASTE A LOS DE A PIE

Ana Teresa. La Guara

Querido Hugo:

Estoy segura de que no le vas a parar a esta carta porque está escrita por una mujer que es parte del “público de galería”; pero yo soy terca, Desobediente y tengo mucha arrechera por la designación de tus candidatos a Gobernadores.
Disculpa si esta última (la arrechera) se deja colar en lo que sigue. No puedo evitarlo. Quien te escribe es una mujer que no ha tenido cargos públicos, ni aspira a tenerlos; quien te escribe creció militando con y por la vida, con las esperanzas de los descalzos como morral al hombro. Así que no vale la pena descalificarme diciendo que quiero un carguito.
Ya desde una trinchera comunitaria hago lo que se hacer, no me hacen falta curules. Muchas voces te dijimos, a través de medios como Aporrea, lo que pensábamos de la dictadura del PSUV. Ayer se consumó lo que creíamos iba a ser superado una vez vistos los resultados de las elecciones presidenciales. Aunque much@s te digan que no retrocedimos, que crecimos tanto como los nuevos electores, te tengo por un hombre muy inteligente que sabe leer los números, las tendencias y los votos castigo que hicieron crecer –por lo menos artificialmente- a pequeños partidos que te acompaña(ron) (PCV, UPV, Redes, Podemos, MEP).
Hoy, quienes sumaron a tu candidatura –estos pequeños partidos- desaparecieron, se esfumaron, como si el 8 de octubre hubieran pasado a ser desechables. Pero bueno, que se quejen ellos, porque no pertenezco a ninguno. Ver que insistes en ratificar o reutilizar a personajes como el zar de las mafias y trasnacionales mineras en Bolívar; a Necia Maldonado, la muy bien bautizada “payasa” por el Cacique Yukpa Sabino Romero, que ha jugado el papel de malinche de su propia gente; a Castro Soteldo en Portuguesa; a la dama de Falcón, quien ostenta tantas denuncias como silicona tiene en el cuerpo; al convicto y confeso asesino, compañero de Henry López Sisco, Rodríguez Chacín y a la gran mayoría de bates quebraos que nombraste, para asombro de quienes alguna vez creímos en las cien mil R que prometes cada vez que nos convocas a apoyarte.
Te voy a hablar del estado Lara, una tierra en la que vivimos, soñamos y luchamos. Acá tuviste el descaro de reutilizar a Reyes Reyes (3R en Lara: Reutilizar a Reyes Reyes) a pesar de que te hemos alertado, no sólo del tenebroso grupo policial que creó en su gobierno y del que puede hablarte el viejo camarada Iván Pérez, a quien le asesinaron 2 hijos. Tú sabes que su gestión es una de las más grises de este período. Pero nosotr@s, terc@s hasta la muerte, te queremos recrear la memoria: - El elefante blanco de FUNDAESCOLAR. Donde se manifiesta la antítesis rotunda de lo que debe ser un gobierno para los más vulnerables. En este monstruo se consagró como nunca la figura del tercerizado; especie de trabajadores sin ningún derecho. - Obras inconclusas a lo largo y ancho de la geografía larense: gimnasio cubierto de Quíbor, Escuela Técnica de Palo Verde, en Sanare; ambulatorio rural tipo I de Manzanita, en Buría; no contemos el desastre de nuestras mal queridas carreteras. Estas perlas bastan. - Fue Reyes quien creó, amamantó y destetó a ese bichito salta talanqueras llamado Henri falcón (quien hoy debe estar muerto de la risa por tan hermoso gesto de tu parte); además de cobijar bajo sus alas a una serie de alcaldes incompetentes, ineptos, corruptos en nuestro estado. Ya ayer se reunió con estos especímenes y dictaminó quien repite y quien no… Dios nos coja confesados en Andrés Eloy Blanco, porque están sonando nombres sin probidad y sin que sepamos l@s habitantes el porqué de su elección a dedo. -
A lo mejor ese personajillo llamado “gordo Zerpa” ya está preparándose para “ascender”, visto que su padrino será gobernador. Revisa, comandante, la gestión de este ahijado al frente de Agropatria-Lara. ¡Síguenos premiando con este tipo de ejemplares! - Te vamos a dar, como primicia, cuál va a ser el gabinete de este rayado personaje: Los tres generales (Padrón, Peñuela y González) responsables del proceso de “reingeniería” que botó de la Alcaldía de AEB a 159 padres y madres de familia. Nelson Torcate, eterno Orlandista, eficiente padre de FUNDAESCOLAR y de la no menos eficiente CORPOLARA y, sorpresa, Iver Gil, magnate de la medicina privada que pretendió expulsar de su clínica al camarada Pastor Sequera, una vez que le jodieron la salud y no tenía como pagar los servicios de una mala praxis médica. Comandante, sugiérele a triple R que le levante de nuevo la mano a Amalia; es excelente propagandista… pero de ella misma. ¿Sabías tú que mientras nosotros (incluido tú) nos partíamos el alma en la campaña, la muy sacrificada catira estaba en China comprando juguetes para los niños pobres? Ahhh, cómo quisiéramos equivocarnos. Cómo quisiéramos creer que los votos que te dimos se van a repetir en las elecciones a Gobernadores. Pero no podemos olvidar los comentarios de los votantes del 7-O en la cola: por Chávez si; por Reyes no. Bueno, Hugo, buena suerte en esta nueva contienda. Lamentamos decirte que aquí si no te vamos a acompañar. Se lo debemos al viejo Iván, quien todavía no se recupera de la pérdida de sus hijos gracias a 3R. Se lo debemos a quienes todavía creen en la democracia participativa y protagónica.

SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 9 de octubre de 2012

POR AHORA CHÁVEZ, Y LUEGO QUÉ?

  

Carlos J. Acosta                              


No es fácil realizar análisis políticos en la Venezuela actual. En primer lugar porque uno no es de esos que llaman politólogos que en verdad no sabemos qué significa pero suena bonito y por otra parte se corre el riesgo de recibir varios recuerdos a la progenitora por parte de fanáticos de alguno de los bandos que intentan convertir la vida del país en una nueva cuarta república con solo 2 partidos.
Sin embargo, como estamos acostumbrados a eso y alternativamente en nuestra cotidianidad pasamos de ser un escuálido, infiltrado y conflictivo a un chavista de mierda al momento de emitir una opinión que contradiga el pensamiento implantado en la mente de los interlocutores de turno en la conversación,  y como pensamos que la vaina no es de 2 sino que el pueblo tiene muchas voces, nos atrevemos a dar nuestra visión sobre la faena electoral que acaba de finalizar.
Como siempre pasa, hay que esperar a que se decanten los números  y navegar por las opiniones de los enjundiosos analistas de ambos lados que inmediatamente salen a demostrar porque se ganó o perdió según sea el caso. Por supuesto, la mayoría de las veces la derrota es huérfana y la victoria es asumida por los “lideres” de los partidos políticos y en nuestra realidad por los conductores de los programas de televisión.
Ya se escucha a la dirigencia del PSUV exponer que ganaron por el extraordinario 1x10 que implementaron, como si uno no anduviese pateando calles y viéndolos actuar. Añaden que el triunfo se debió a la gran sincronización del Polo Patriótico, vaya Ud. a saber si esa vaina alguna vez existirá.
En la otra acera, aunque muchas veces parece la misma, aparecen los canta fraude sin más pruebas que su decepción y frustración por la derrota, con unas extrañas matemáticas que denotan los problemas de nuestra educación básica que no permite resolver con éxito una sencilla regla de 3. Son los mismos que como estrategia electoral victoriosa se les ocurrió convocar un cacerolazo la noche anterior a las elecciones y que como colofón a su faena se lanzan a la heroica tarea de tomar Plaza Altamira como quien toma una Bastilla cualquiera.
Hasta aquí todo normal, es una de esas malas películas que repite Venevisión todos los domingos para torturar a quienes no tienen cable. Sin embargo, la jornada trajo algo novedoso   que creemos es para preocuparse. Capriles sale reconociendo temprano su derrota sin poner excusas de mal perdedor, sin acusar al árbitro por no pitar un penalti  o no haber expulsado un jugador, lo cual desde nuestra opinión que no es humilde para nada, creemos que lo posiciona como un rival a tomar en cuenta;  Chávez con su llamada ya lo ha hecho, y habrá que hilar fino si se quiere continuar con el proceso de cambios en el país.
Cuando Capriles se demarca de quienes gritan fraude se coloca como líder de casi 6.500.000 venezolanos que seguro estamos no son en su inmensa mayoría burgueses, oligarcas, vende patria. Así mismo, al no servir de vocero de quienes piensan que todo el que simpatice con Chávez es un loco, mendigo y vividor que no le gusta trabajar, sino por el contrario se plantea que es hacia ese sector donde debe dirigir sus planteamientos para erosionar esa imponente base chavista, pasa a ser un referente electoral en el país al cual no se podrá seguir combatiendo con simples argumentos sexistas o clasistas, sino que se tendrá que enfrentar con resultados claros que resuelvan más temprano que tarde los graves problemas que afronta la mayoría de los venezolanos.
Ciertamente no le va a ser para nada fácil quebrar la relación emocional que el pueblo llano tiene con su líder, algunos dicen y seguramente con mucha razón que es algo que raya en lo religioso, pero no es una situación que permita al gobierno relajarse en su obligación de satisfacer el derecho de toda la población a tener vivienda, seguridad, salud, educación y recreación.
Ahora bien, así como la oposición no ha logrado conectar con esa parte del pueblo el chavismo tampoco, esa sinergia solo la tiene Chávez. Nadie pone en duda que es el mejor candidato del chavismo, pero acá surge una pregunta: Hasta cuándo se podrá seguir ganando?
La historia enseña que ningún sistema paternalista sobrevive al líder, y ese sí que es un nudo gordiano. Si bien es cierto que el pueblo ahora está más atento a reclamar sus derechos y no será sencillo quitarle sus conquistas, una sociedad más justa  como se anhela en el país pasa por contar con una base de por lo menos el 80% de la población para hacerla irreversible, misión que un Estado corporativo, burócrata, corrupto e ineficiente ha convertido en imposible.
Al contrario, los números que dan una victoria inobjetable al presidente Chávez permiten apreciar algunos otros detalles, entre ellos: Chávez  desciende 8 puntos porcentuales después de 6 años; en casi todos los estados se baja el porcentaje con respecto al 2006, inclusive en Portuguesa donde 70.68% luce como una cifra astronómica se coloca por debajo del 77,06%  de las últimas elecciones presidenciales. Además se sigue perdiendo en Petare,  y en sitios emblemáticos como Catia y el 23 de enero el descenso ronda el  10%.
No entraremos a profundizar la próxima cita electoral ante la convicción que le será muy difícil a Chávez endosarle  votos a personajes como Mata Figueroa, Maestre, Tarek, Rangel Gómez o Arias Cárdenas, sino que vamos directamente al quid de la cuestión: POR AHORA Chávez ajá y luego quién?
En verdad existirá alguien en este país que crea que si Chávez sacó 55%, Diosdado, Maduro, Jaua o cualquier otro pueda sacar una votación que se le aproxime. Y si no está Chávez y se pierden unas elecciones como podrá volverse al poder bajo el sistema electoral sin tener el aparato gubernamental apoyando con todos sus recursos.
Seguro este artículo es inoportuno para este momento de celebración, pero la orden que observamos del pueblo al gobierno es que de inmediato se acometan los correctivos necesarios que profundicen las transformaciones requeridas. Ya basta de retórica hueca que solo sirve para alegrar a la gradería, concentrémonos en implementar la participación de todos los que tengan algo que aportar para la superación de todas las exclusiones. 

Otra política es necesaria                    Solo el pueblo salva al pueblo
Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 22 de agosto de 2012

La profesión más antigua del mundo

Ángel Oropeza

Sin lugar a dudas, la pobreza sigue siendo el principal problema del país.  Hoy en Venezuela, cerca de 700 mil familias se acuestan cada noche sin comer. Por eso, cualquier proyecto político humanista que quiera cambiar esta realidad tiene que poner la lucha contra la pobreza en el primer lugar de la agenda.
Pero la lucha contra la pobreza no puede reducirse, como ha hecho el actual  gobierno, a una simple repartición de cosas materiales y de plata, cuando esta le sobra. Durante la administración chavecista, la pobreza ha tendido a disminuir cuando los precios del petróleo han estado altos, pero cuando bajan, entonces sube la pobreza.
Esto es la mejor evidencia de que la única estrategia del actual gobierno frente a la pobreza ha sido repartir lo que le sobra. En otras palabras, atacar la pobreza por la vía de los ingresos cuando tiene recursos-, pero no por el lado de las oportunidades, que es lo que realmente permitiría que la gente saliera de la pobreza, y no simplemente que siguieran siendo pobres pero a veces con más plata.
Los pobres, en este gobierno, cuando los reales que vienen del petróleo disminuyen, vuelven a eternizarse en su pobreza, porque las condiciones que les permitiría salir de ella oportunidades, formación, desarrollo de capacidades- al Gobierno no le preocupan ni le interesa que la tengan. Una prueba de ello es que el promedio de escolaridad del trabajador venezolano es de apenas 8 años, el mismo nivel que tenía para 1998.
¿Y por que? Porque un pobre que deja la pobreza ya no tiene que depender del Gobierno, no tiene que arrodillarse ante él, ni hacer cosas indignas como disfrazarse de un color para conseguir lo que en justicia le corresponde. Deja entonces de ser sumiso, y ya no es políticamente chantajeable.
Por todo lo anterior, la lucha contra la pobreza tiene que ser una lucha realmente liberadora, que busque la independencia de las personas, y esto significa que no dependan de ningún gobierno, sino que sean capaces de levantarse sobre sus propios pies.
Una estrategia integral y auténticamente efectiva contra la pobreza, arranca con lo más básico (que tiene que ver con los ingresos, para aumentar el consumo y la capacidad de compra), pero incluye elementos más estructurales y que ayudan a la persona a superar su condición: educación (para aumentar sus capacidades con las cuales enfrentar la pobreza), oportunidades (de empleo, de crecimiento), salud y prevención (para no quedar atrapado o limitado por deficiencias biológicas), mejora en las condiciones ambientales (seguridad, servicios, infraestructura…) y poder político (que supone darle al pobre independencia y capacidad de decidir e influir sobre su entorno, sin chantajes y sin compra-venta de derechos a cambio de la renuncia a la libertad y la dignidad).
Limitarse a dar una bolsa de comida a los pobres (ligando que no esté podrida) no es más cristiano ni más justo que producir alimentos y generar trabajo verdadero, para que los pobres dejen de ser pobres. Lo primero es necesario, pero si no da paso a lo segundo, se convierte a la larga en un mecanismo explotador de reproducción de la dependencia, o lo que es lo mismo, en una herramienta de perpetuación y reforzamiento de miserias.
El escritor italiano Umberto Eco publicó en 1997 un trabajo de imprescindible lectura, titulado “Cinco escritos morales”. El segundo de los escritos, “El fascismo eterno“, trata de forma muy explícita y sencilla las características del fascismo como forma de dominación política, así como las razones por las cuales sigue todavía vigente en nuestros días en algunos países. Pues bien, entre estas características de los regímenes de inspiración y conducta fascista están la exacerbación de las desigualdades sociales y de la pobreza con fines políticos (y, por tanto, interés no en superarlas sino en mantenerlas), y la exaltación y movilización de las masas mediante la utilización de su frustración individual o colectiva por su situación. Eco no se refería a Venezuela ni a su actual casta política gobernante, pero cualquier parecido con nuestra realidad, lamentablemente no es simple coincidencia.
La profesión más antigua del mundo no es la que muchos suelen referir. El negocio más rentable y viejo del planeta es utilizar la miseria ajena en provecho propio. Es lo que han aprendido a hacer demagogos y charlatanes a lo largo de la historia: utilizar a los pobres no para resolver sus problemas sino para explotarlos políticamente. Llorar con los pobres en público, para luego reírse a sus espaldas perpetuando su situación de dependencia.
Los venezolanos necesitamos con urgencia un modelo que ponga a los pobres no en el centro de los discursos y las arengas de los poderosos de turno, sino que les dé poder real, sin miedo y sin dependencias de poderes tutelares. Que los saque de la pobreza para que no dependan de nadie. 

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 21 de agosto de 2012

IZQUIERDAS Y TRANSICIÓN EN LATINOAMÉRICA: ¿RE-PENSARLAS O IM-PENSARLAS?




Javier Biardeau R.

“Estoy cada vez mas convencido de que dependemos de presunciones dudosas que apenas se debaten y que ancladas en el fondo de nuestras conciencias, desaparecen y reaparecen en mil formas distintas cada vez que la luz de la realidad social nos revela su inadecuación. Dificil es avanzar a través de este laberinto.”(Wallerstein; Impensar las Ciencias Sociales, 1998)

Se ha planteado recientemente desde diversas voces la necesidad de re-pensar las izquierdas latinoamericanas. Sin embargo, ¿no será indispensable “im-pensarlas”?. ¿Qué significa impensar las izquierdas?


Significa poner radicalmente en cuestionamiento el legado “decimonónico” de estereotipos, nociones, conceptos y categorías a lo largo de las cuales se ha configurado la historia de las relaciones entre la “teoría” y la “práctica” del movimiento socialista latinoamericano. Pues actualmente, muchas de las suposiciones, conceptos e ideas que permanecen firmemente arraigadas en las “mentalizaciones de izquierda” han perdido viabilidad histórica.


Algunas interrogantes del im-pensar:


¿Podemos seguir sosteniendo, por ejemplo, que sólo hay dos izquierdas: la “comunista revolucionaria” y la “socialdemócrata reformista”? ¿Qué solo hay dos tipos de socialismo: utópico y científico? ¿Qué solo por “marxismo revolucionario”, debemos comprender el marxismo-leninismo ortodoxo y sus manuales de “Diamat-Hismat”?
¿Acaso Lenin encarnó el verdadero “marxismo revolucionario”, ante una constelaciones de “desviaciones de derecha”: Bernstein, Kaustsky, Bauer, Hilferding; y por otra parte, “desviaciones de izquierda”: Gorter, Pannekoek, Korsch, Lukacs o Kollontai? ¿Quién inventó todo este catálogo de desviaciones de la “linea teórica correcta”?
¿Acaso las críticas de Luxemburg a Lenin y a la revolución rusa son prejuicios democratistas? ¿Reconocemos acaso que en América Latina el “marxismo” difundido fue más bien la versión simplificadora y deformada de los Partidos Comunistas latinoamericanos, satelizados teóricamente por los funcionarios ideológicos de la URSS?
¿Acaso Marx y Engels compartían todas y cada una de sus formulaciones teórico-políticas? ¿Acaso Mariategui fue un populista y un aprista? ¿Acaso Fidel y el Che representan las elaboraciones más refinadas del marxismo latinoamericano? ¿Acaso no hubo hegemonía estalinista y del "marxismo soviético" en la teoría y práctica marxista latinoamericana?
¿Acaso la teoría crítica de la “Escuela de Frankfurt”, la “socio-antropología de la descolonización”, la crítica del desarrollismo, la “filosofía de la liberación latinoamericana”, son simples distraccionismos ideológicos, producto del desarrollo de corrientes pequeño burguesas o anarcoides que afectan a la izquierda? ¿Acaso Tony Negri o John Holloway son “agentes teóricos” del Imperio, y por tanto, le hacen el servicio a los tanques pensantes de la CIA y los neocons? ¿Acaso Marta Harnecker y Michel Lebowitz son unos renegados teóricos al valorar la experiencia autogestionaria del “refomismo” Yugoeslavo? ¿Acaso no hay mayor extravio teórico-filosófico que el que representa Enrique Dussel? ¿Acaso Meszaros aporta solución alguna a la construcción de la transición socialista, a diferencia del Che que nos dejo el “Sistema Presupuestario de Financiamiento” (nota: pregúntele a Raúl Castro si lo aplica en la llamada “Actualización Socialista”)?
¿Acaso los discursos radicales feministas, ecologistas, subalternos e indigenistas desvían las luchas principales de la “vanguardia revolucionaria” contra el Capitalismo?
Estas y otras formulaciones implícitas en las interrogantes son parte de una doxa que intenta clausurar el universo de discurso de la izquierda en América Latina, agregándose a la larga serie de exclusiones presentes en el orden del discurso de la “teoría revolucionara correcta”:
  • primeros desviados: el anarquismo y su pretensión de derrumbar el Estado y cuestionar la forma/partido;
  • el revisionismo, al cuestionar los sacrosantos determinismos históricos de Marx-Engels;
  • los reformismos, al desvirtuar la vía revolucionaria y la lucha armada en los carriles del “cretinismo parlamentario” y la “legalidad burguesa”;
  • los distraccionismos ideológicos, que “filosofastros” de todo calibre pregonan para extraviarnos de la “línea correcta” que nos inspiran Lenin ó Fidel;
  • los desviacionistas de ultra-izquierda, populistas, trotkystas amargados, indigenistas, feministas, gays, lesbianas y trans-sexuales, junto a consejistas, autogestionarios, ecologistas, autonomistas y vaya usted a saber si los llamados pos-marxistas, pos-modernos, pos-coloniales y pos-no se sabe que cosa.
  • En fin, toda una larga lista que identifica tantas contradicciones secundarias como tonos, pelajes y plumiferos de Una-izquierda que sólo debió ser fiel al “Padrecito de Rusia” y a la Constitución de URSS en 1934, a pesar de sus “purgas” y “excesos”, como el “culto a la personalidad” o el “Socialismo de Estado”.
Como si tratara de fundar el orden claro y distinto cartesiano frente al caos y demás desviaciones, el pensamiento único de izquierda organiza su tratado nosográfico de trastornos ideológicos para utilizar los dispositivos más conocidos: seudo-psiquiatras pavlovianos, fiscales y policías ideológicos, tribunales sin derecho a la defensa y las campañas de auto-critica/autoflagelación pública de errores y desviaciones.
Porque para el pensamiento único de izquierda el socialismo del siglo XXI es el mismo Socialismo burocrático del siglo XX.
Pues lo que esa izquierda única y cavernaria no aprendió de cabo a rabo, fue entender que el desacuerdo no es traición, que las contradicciones no siempre llegan a síntesis superadoras y que la dialéctica que vale la pena re-pensar se llamó Dialéctica Negativa (Adorno dixit)
¿Habra que impensar al campo de la izquierda?
No cabe duda, si queremos avanzar por otras vías: revolución democrática, eco-política radical, espacios de libertad, democracia participativa, des-colonización, transmodernidad, autonomismo y autogestión.
¡Favor abstenerse los nostálgicos del “Socialismo real”, de la burocracia del aparato, los privilegios de la “nueva clase” y el tribunal de partido-único!
Si hay salida: no repetir la cascada de errores, cegueras e ilusiones del pensamiento único de izquierda. Tal vez la alternativa sea: ¡Otro Socialismo o la misma Barbarie!.  Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 3 de julio de 2012

MÁS ALLÁ DEL IMPERIALISMO

ENRIQUE CONTRERAS RAMÍREZ

Es bien sabido por todos los analistas económicos y políticos internacionales, que el nuevo ordenamiento del mundo deja atrás el viejo capitalismo, capitalismo que solo queda como reseña histórica de la acumulación de riqueza a través de la explotación de la fuerza de trabajo del hombre por el hombre, para adentrarse en un nuevo modo de producción excluyente en el marco del propio capitalismo, donde la ciencia y la tecnología juegan un papel determinante, encontrando y desarrollando nuevos procesos productivos, procesos productivos que se ubican dentro de unas nuevas relaciones técnicas de producción, obteniendo de esta manera el exclusivo monopolio de la producción y el mercado, trayendo como consecuencia adicional en todo el mundo, una gran masa desempleada que solo queda como testigo viviente y marginal de un “nuevo desarrollo” mejor conocido hoy como la globalización o mundialización, eliminando las fronteras entre naciones para aplastar la soberanía y la independencia de los pueblos, implantando el monopolio del mercado y obligando a las naciones del mundo a obedecer los mandatos hegemónicos del pensamiento único de su brazo ejecutor, representado en los grandes conglomerados del capital petrolero, capital financiero y el capital industrial.
Las potencias con probada vocación imperial se debaten en la necesidad de controlar y definir un nuevo espacio geográfico (CONTROL DE LOS ESPACIOS) que responda a las realidades derivadas del momento que hoy vive el capitalismo globalizado. En ese panorama, la actual estrategia del pentágono norteamericano y de las multinacionales se inscribe en tres ejes diferentes que se manifiestan y superponen en la política definida después de la llamada guerra fría, para obstaculizar e impedir de manera decidida la posibilidad del resurgimiento o surgimiento de alguna potencia que ellos consideren rival, semejante a lo que fue la desaparecida Unión Soviética; de otro lado, la lucha global contra lo que ellos denominan terrorismo, las naciones que lo apoyan y también los que decidieron adquirir armas de destrucción masiva o ya se las procuraron; y la guerra iniciada el 7 de octubre del 2001 contra Afganistán y luego más tarde contra Irak, con sus repercusiones y prolongaciones.
En medio de estos tres escenarios, no dejan de mirar los mundos asiáticos, chino, eslavo, indio y árabe que los politólogos norteamericanos designan como el Sudoeste Asiático. Y en lo que nos corresponde a nosotros, el espacio latino caribeño que intenta recolonizar, se expresa en el ALCA, Plan Puebla-Panamá y Plan Colombia. MÁS ALLA DEL IMPERIALISMO
Nos encontramos en presencia de un nuevo modelo económico-social superior al capitalismo, pues éste supera el concepto marxista del imperialismo. Estamos en presencia de la fusión del capital financiero con el capital industrial para formar conglomerados, que se apropian de los procesos productivos y del mercado, obteniendo un monopolio absoluto de la economía del planeta.
Es un nuevo modelo de dominación técnico-científico, cultural, ideológico, político, jurídico, militar y económico, somete a los pueblos del mundo especialmente a los subdesarrollados, a mantener sus economías maltrechas, endeudadas y sin las posibilidades mínimas de encontrar salidas dentro de éste “paradigma del desarrollo”, trayendo como consecuencia más hambre y miseria, mayor desnutrición en la población más joven, sobre todo en los sectores infantiles, menos posibilidades de empleo, vivienda, educación, salud, vestido, con una deuda externa en los países subdesarrollados que cada hora que pasa aumenta en montos que definitivamente la hacen impagable y que obliga a los pueblos a “vivir” en la más oscura e indigna pobreza, borrando de esta manera todo vestigio de una vida digna para las naciones.
Ese nuevo reordenamiento del mundo a través de la llamada globalización, sigue requiriendo de la energía petrolera, del gas y el carbón para seguirse expandiendo en sus planes de dominación que no es otra cosa que la recolonización del planeta. A Estados Unidos, Rusia, China –entre otros países- no les importa lo que tengan que hacer para imponerse ante el resto de las naciones, con tal de conseguir la realización de sus ambiciosos planes imperiales.
Para ellos les importa poco la ética social, no les interesa absolutamente para nada la necesidad de cuidar el medio ambiente, ni la coexistencia del hombre con la naturaleza. Explotar y explotar la tierra, parece ser su permanente y absurda ejecutoria, para exprimirla y sacarle la última gota con tal de obtener el máximo beneficio, no importa que en tal ejecutoria estén asesinando el planeta y junto a él, al hombre y su historia. Las nuevas guerras declaradas, avisadas y ejecutadas como las de Afganistán e Irak y las que vendrán, hay que ubicarlas dentro de estos planes y no bajo los argumentos mentirosos de lucha contra el terrorismo, situación y posición ambivalente, pues el mundo sabe hoy más que nunca, que los planes de expansión de los países imperiales por el control de los espacios, no responden a los intereses de los pueblos invadidos, ni al concepto de justicia social, ni a los de la democracia y libertad, ni mucho menos a la solidaridad y el bien común entre las naciones, sino que constituyen en su más profunda intencionalidad, una conducta que sólo puede calificarse de terrorismo de estado, pisoteando la dignidad del hombre y de sus países, negando la independencia, la soberanía y por lo tanto la autodeterminación de las naciones.
LA MORAL DEL PETROLEO Si hoy día nos correspondiera juzgar la guerra que le hace Estados Unidos a los pueblos que no se someten a su voluntad, a la luz de la historia moral de la guerra, en sus tres fases más conocidas: bellum justum(como un posible medio de justicia); raisom d’etat(como una prerrogativa de la soberanía) y como crimen, sin lugar a dudas esta última sería la ubicación exacta de las acciones bélicas, que ese país ha cometido contra la humanidad a lo largo de su vocación histórica imperial.
Para los Estados Unidos de Norteamérica, China y Rusia, solamente para nombrar a los más voraces, es innegable que el petróleo hoy día es causa determinante de su expansionismo colonial. Su modelo de desarrollo así lo exige, expertos petroleros señalan que estos país consumen más del 85% de la gasolina que se produce en el mundo. Estas llamadas superpotencias, sin este preciado liquido, además del gas, no podría satisfacer sus necesidades de transporte, electricidad, su desarrollo industrial, su carrera armamentista para someter y asesinar a los pueblos, escrito de otra manera, su vida y desarrollo, dependen del petróleo, de allí que este vital mineral donde quiera que se encuentre será asediado por estos países y no estarán tranquilos hasta apoderarse del mismo, no importando la forma de obtenerlo. Para los países más desarrollados el petróleo es un objetivo militar, de ello depende su seguridad, defensa y supervivencia.
Después de la desarticulación de la Unión Soviética y de su mal llamado socialismo, Estados Unidos quedo solo y transitoriamente aprovecho la oportunidad en su ambición de dominar el mundo, trazando un nuevo mapa geopolítico-energético, visualizando de esta manera los objetivos a ser tomados en su control para obtener el combustible que tanto necesita.
De esta situación puede dar testimonio el pueblo árabe-islámico, sus espacios geográficos de manera descarada han sido acosados, hostigados y ocupados, Palestina es ejemplo viviente junto a Irak y Afganistán, producto de operativos militares con fines de exterminio en una guerra declarada como de alta intensidad, para borrar inclusive la memoria y el liderazgo histórico-nacionalista de los pueblos. Las operaciones militares norteamericanas junto a sus aliados, tienen como objetivo fundamental ocupar plenamente el Medio Oriente (Katar, Kuwait, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Irak e Irán), además de esta situación, no dejan de tener amplio dominio sobre los corredores geográficos de Asia Central (Afganistán y las islámicas ex repúblicas soviéticas). AMERICA LATINA Y EL CARIBE
En ese mismo mapa geopolítico- energético, América Latina está incluida, nuestro continente posee un poderosísimo corredor no solamente de energía petrolera y de otros minerales necesarios para la industrialización occidental, sino que también los norteamericanos saben que el agua y el oxigeno se agota en el planeta producto de los ecocidios, que a nombre del desarrollo ellos mismos han cometido contra la tierra y su humanidad. En América Latina y el Caribe lo pueden encontrar todo, corredor energético que van a tomar “definitivamente”, si los pueblos son colonizados y domesticados a través de planes muy puntuales que se encuentran en pleno desarrollo y tienen su expresión concreta en el ALCA, Plan Puebla- Panamá y el Plan Colombia.
Desde luego, que estos nuevos planes de dominación no son de ahora, tienen sus antecedentes históricos en nuestro continente, de allí que el problema socio económico que se nos presenta hoy y que va más allá del problema político, si entendemos que la guerra es la prolongación en su etapa superior de la política, que plantea hoy día (la globalización) un nuevo proceso de recolonización, que necesariamente a de estudiarse dentro de un contexto de criterio histórico de totalidad, para poder comprenderlo, analizarlo y sobre todo poder enfrentarlo con conciencia histórica, es decir con conciencia de patria, nación y pueblo.
Ejemplos de lo que estoy afirmando, abundan en nuestra historia latinoamericana, los historiadores Martínez, Ricardo y Guerra Ramiro, nos dan testimonio de esta situación al citar al senador Albert J. Beverigdge, donde en su discurso en el senado del 27 de abril de 1.898 señalaba lo siguiente: “Las fabricas americanas están produciendo más de lo que su pueblo puede usar. El suelo americano está produciendo más de lo que puede consumir. El destino se ha encargado de formular el texto de la política a seguir: el comercio del mundo ha de ser y será nuestro. Y lo conseguiremos conforme a las indicaciones de nuestra madre Inglaterra. Estableceremos centros comerciales a través de todo el mundo para la distribución de los productos americanos. Nosotros con nuestra marina mercante abarcaremos el mundo. Hemos de construir una flota de guerra que corresponda a nuestra grandeza.
Grandes colonias, con gobiernos propios, ondeando nuestra bandera y comerciando con nosotros, crecerán en torno a nuestras avanzadas comerciales. Nuestras instituciones volarán tras nuestros negocios en alas de nuestro comercio. Una ley americana, una civilización americana y una bandera americana serán llevadas a tierras hasta ahora ensangrentadas y tenebrosas, las que entonces serán iluminadas y embellecidas por esas instituciones de Dios”. Semejante discurso, solo expresaba para ese tiempo la clara vocación y la intencionalidad imperial que siempre han tenido las cúpulas económicas y políticas norteamericanas por apoderarse del planeta y particularmente de América Latina, recién logrado nuestro desprendimiento del colonialismo español.
En este mismo orden de ideas recordemos las palabras del presidente norteamericano Thomas Jefferson al reafirmar la agresión armada para tomar posesión de las colonias en América Latina: “... absorber las colonias españolas pedazo a pedazo”. RESISTENCIA CULTURAL Hoy nos encontramos ante nuevas realidades económicas, ideológicas - culturales y por supuesto de orden jurídico- político. Si observamos cuidadosamente cada uno de esos planos, podemos advertir claramente que las reformas y los reacomodos que se han dado en naciones y pueblos de todo el mundo, obedecen a los exclusivos intereses de los que promueven, impulsan e imponen el mundo globalizado.
Hay que anotar la complicidad de las elites económicas y políticas que junto a los gobiernos de turno de cada país, se prestan y se siguen prestando para tan nefastos intereses, a cambio de que los dejen en el poder entregando los recursos naturales de los pueblos junto a su soberanía e independencia, entrega y traición que hacen en nombre de la democracia, la libertad, la justicia internacional e incluso hay quienes lo hacen en nombre de una revolución, para justificar sus acciones a cambio de miserables privilegios, prebendas y unas cuantas monedas de oro, conducta que quedara registrada en la historia de cada pedacito de patria, para seguir motivando eso sí, y sin lugar a dudas la rebelión de los pueblos, la resistencia heroica de siempre, para continuar escribiendo esa historia digna de los hombres y mujeres que seguimos soñando, añorando y peleando por un mundo distinto, donde se pueda plasmar un nuevo modelo civilizatorio preñado de utopía, donde el canto de los pájaros, el agua de nuestros ríos y quebradas, el frió de nuestras montañas, el viento que acaricia las aguas de nuestros mares, arrulle la solidaridad entre las naciones y los hombres que poblamos la madre tierra en búsqueda nuevamente de la armonía cósmica.
Hoy esa dominación, que practican los señores del gran imperio no es solamente de carácter militar, los Estados Unidos han comprendido que a partir de la Segunda Guerra Mundial, no basta solamente el poderío bélico para dominar a los pueblos, se requiere de una sociología que les permita conocer a los habitantes de cada nación que aspiran dominar, su composición de clase, su religiosidad y espiritualidad, costumbres, folclor, pensamiento político, los factores geográficos junto con sus riquezas naturales, todo esto en su entorno geopolítico.
De allí, que en el mundo globalizado preparar una guerra pasa por variables sociológicas, psicológicas, ideológicas, políticas, geopolíticas y por último de operaciones en el campo estrictamente militar. Son variables que se suman y que son abordadas con criterio de totalidad en las confrontaciones modernas, donde la ciencia y la tecnología tienen su papel predominante en todas las disciplinas del conocimiento. Es un nuevo escenario mundial, por un lado el reordenamiento de la economía a través de la globalización, en la búsqueda de la recolonización del planeta y por el otro una ciencia y una tecnología que no solo incide de manera determinante y excluyente en el proceso productivo y en el modo de producción, sino que se utiliza también en los medios de comunicación para manipular, domesticar, alienar y colonizar los pueblos en nombre de la libertad.
La guerra que hoy hace EEUU a los pueblos que no se someten por la vía dócil o del llamado conflicto de baja intensidad a sus intereses, es una guerra impregnada de gran contenido ideológico además de bélica. Esta guerra enfrenta una lucha a muerte de valores contra valores, es un choque que en lo cultural la han de ganar los pueblos que se niegan asumir el pensamiento único de la sociedad occidental. Estados Unidos a la luz del capitalismo globalizado neoliberal, cambio su doctrina militar, de igual manera, los pueblos del mundo y sus respectivos movimientos emancipatorios con gran contenido nacionalista y patriótico tendrán que también modificar de manera muy puntual y profunda su doctrina militar.
Es aquí donde jugarán gran importancia los poderes creadores del pueblo, para poder resistir contra la globalización neoliberal. En esa resistencia cultural se incorpora plenamente la memoria histórica de las naciones, sus luchas, sus guerras de independencia, su espiritualidad y religiosidad, su moral combativa, su perseverancia revolucionaria, costumbres, folclor, su ciencia y tecnología popular, sus formas de producir, sus creencias, su modo de vida, para poder abrirse paso en la confrontación que se libra y tendrán que librarse en todas sus formas de lucha que le dará el rearme ideológico, político y militar al pueblo y así mantenerse como alternativa y conservar su propia identidad. Estamos en presencia, sin duda alguna, ante una nueva doctrina militar, que enfrentaremos por la vida.
En el presente artículo, la intención es contribuir al debate para precisar quién es el enemigo principal, y poder marchar con conocimiento claro hacia las grandes tareas nacionales e internacionales, que permitan la unidad en la lucha contra la globalización neoliberal y sus respectivos planes. Hoy más que nunca, la posición visionaria de Bolívar, Simón Rodríguez- entre otros- está presente y cada día que pasa, se hace más actual. Sólo se logrará la emancipación si nuestro continente Abya Yala marcha junto, enarbolando la bandera de la soberanía e independencia, porque al fin y al cabo, “para nosotros la patria es América”. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 28 de junio de 2012

Palabras de emergencia por los Yukpa

Jose Quientero Weir

“Dice el Sub-Marcos que le enseñó el Viejo Antonio que, uno es tan grande como el enemigo que escoge para luchar y que uno es tan pequeño como grande es el miedo que se tenga”. “Hay aquí una carrera entre el tiempo y la vida.
Dice el Sub-Marcos que decía el Viejo Antonio, que este es tiempo de hambre, y, en el hambre, el tiempo trata de matar al hombre. Sólo la esperanza alivia al hombre de la herida del tiempo”.
 “Decía el Viejo Antonio que son muchos los ingredientes para que el pan, que muchos llaman mañana, se cocine”. Sub-Comandante Marcos. “Relatos del Viejo Antonio”. México, 1998.
Si algo sirvió de soporte a la conquista y colonización de América (y, debemos añadir, a la colonialidad y recolonización republicana de nuestros pueblos), ciertamente lo ha sido, la labor y acción criminalmente “religiosa” que los misioneros, a veces de la orden de los capuchinos, jesuitas, franciscanos; y, más recientemente, los mormones, testigos de Jehova; todos ellos, basados en la legal impunidad otorgada por leyes y convenios pero, sobre todo, sustentados en su etnocéntrica creencia de superioridad religiosa, han estado convencidos que su acción etnocida en contra de la religiosidad propia de los pueblos indígenas, no sólo ha sido “legal”, jurídicamente hablando sino que, además, permite a los “indios” “salvar” sus almas y, por añadidura, a sus propias torcidas almas ingresar al Paraíso.
Sin embargo, a todos los anteriores factores de perturbación de las culturas indígenas debemos sumarles en la actualidad a los Estado-gobierno (sean éstos representativos de la derecha o la “izquierda electoral”) que, como parte de sus políticas coloniales y etnocidas, se ocupan diligentemente en generar la creación y sustentación de sus propios “representantes misioneros” cuya labor, por lo menos en la actual Venezuela de Chávez, ha recaído de manera especial en aquellas organizaciones no gubernamentales ecologistas o ambientalistas y de algunos funcionarios que, por “solidaridad caritativa” se declaran defensores de la causa indígena.
En todo caso, enfatizamos, tanto los antiguos o modernos misioneros religiosos como los más actuales “misioneros del Estado-gobierno” han sustentado y justificado su labor en contra de los pueblos indígenas partiendo de la etnocéntrica, eurocéntrica y colonial consideración de que los pueblos indígenas siempre han sido y, son, incapaces de pensar y actuar autónomamente, pero sobre todo, incapaces de reconfigurarse a sí mismos desde sus propias cosmovisiones en organizaciones propias y autónomas para continuar su lucha de resistencia que, quiéralo o no la colonialidad del poder, ya sobrepasa los 500 años de re-existencia.
Dicho de otra manera, los “representantes misioneros” de los Estados-gobierno actuales,    esto que decimos les resulta incomprensible a los “misioneros” representantes del gobierno de la “izquierda” electoral que actualmente gobierna a Venezuela porque, como toda izquierda que se precie de tal, comienza por pensar que todo indígena actual es manifestación de un síntoma: prehistoria y, por tanto, de atraso, de pasado que debe ser concluido para entrar en el “mero mero” desarrollo. 
No de balde el líder nombrado por el “supremo” líder (después de Dios), es decir, el “Bolívar este” en el Zulia, no sea otro que Arias Cárdenas. Eso sí, la ejecución de sus políticas de exterminio de los indígenas no será producto de un “tierra arrasada” sino de algo más sublime y hasta poética Patria; sin embargo y, a fin de cuentas, es y será siempre política de exterminio etnogenocida y eurocéntrica, sólo que justificada desde el pensamiento de izquierda de afamados intelectuales como Luis Britto García, Rigoberto Lanz con algunos chistes de mal gusto de Roberto Hernández Montoya (no menciono a una insigne “intelectual” gringa del gobierno porque no recuerdo su nombre: ¡Ah malaya mi aindiado alhaizaimer!). 
Ahora bien, en medio de este contexto de “revolución bolivariana” la principal la labor de estos intelectuales y, sobre todo, de las ONG ambientalistas no ha sido otra que servir de soporte para la política de aislamiento de la lucha indígena autónoma; esto es, dividir, aislar y cooptar a líderes y comunidades indígenas en sus luchas por la defensa de sus últimos espacios territoriales esos que, precisamente, por la ambición desarrollista del Estado, ahora en manos de gobiernos de la “izquierda” electoral, deben ser entregados en el nuevo proceso de recolonización de nuestros pueblos a las transnacionales, aunque ahora sean de origen Chino o, Brasileño. 
Al principio del desarrollo de esta política (criminalmente estudiada), las ONG a las que hacemos referencia se incorporaron por reacción ingenua, es decir, no política, lo que generalmente expresan en frases como esta: “apoyamos al carajo presidente que nos habla en contra del imperialismo norteamericano que siempre nos ha jodido”. 
Esta visión ingenua y simplista de la lucha antiimperialista llevó a la CONAIE a apoyar a Lucio Gutiérrez y a Rafael Correa en el Ecuador para entrar en una crisis como organización autónoma indígena que aún, hasta hoy, no se ha resuelto totalmente; pero también más recientemente llevó a la intelectualidad de “izquierda” del Perú (en lo que, de manera incomprensible coincidieron con su personaje más odiado: Mario Vargas Llosa), llamar a votar por Humala, a quien hoy los pueblos indígenas de Cajamarca enfrentan en sus planes de acabar con sus últimos espacios en la Sierra Andina. 
En Venezuela, aún hoy, cuando una sistemática política de división de las comunidades indígenas ha sido desarrollada por el gobierno de Chávez, el mismo capaz de denunciar los pedos infernales de Bush en las Naciones Unidas pero, ¡Ay!, cómo le gusta el olor del infernal pedo de los dólares de las transnacionales petroleras y carboneras. 
Esos que permiten, a través del Ministerio de los Pueblos Indígenas y las llamadas “Misiones de asistencia” atentaron contra las organizaciones indígenas autónomas, dividieron a su dirigencia y terminaron por envilecer a las comunidades al punto de que hoy, decimos con dolor, no existe ninguna organización indígena que no esté sometida y entregada al olor del pedo del dinero del gobierno. 
Dicho de otra manera, durante más de 12 años de gobierno “revolucionario” se ha profundizado el envilecimiento de las poblaciones indígenas, mediatizada sus luchas, aislados sus lideres más radicales y destruido cualquier asomo de su autonomía de pensamiento y organización y, en este sentido, han sido las ONG ambientalistas y otras de corte comunicacional creadas precisamente desde el gobierno (Ojos Rojos, por ejemplo), las encargadas de difundir y aplicar esta política que hoy tiene, por ejemplo, aislado al líder yukpa Sabino Romero en su lucha por la recuperación del territorio para su pueblo. 
Decimos sin temor, pues, dudamos que alguien pueda desmentirnos, que una gran mayoría de las comunidades yukpas y sus autoridades han sido doblegadas en su lucha territorial a cambio de apoyos gubernamentales a través del Ministerio de Pueblos Indígenas, del cual uno de los suyos es, precisamente, su Vice-Ministro (a). 
Dicho de otra manera, el Estado-gobierno de Chávez ha logrado con creces lo que nunca logró el imperio español ni la república de los mantuanos: “integrar a los yukpa y otros pueblos indígenas del país, al proceso democrático-burgués lo que no significa otra cosa que su definitiva desaparición como pueblos diferentes, como naciones autónomas miembros de un futuro, posible y necesario Estado plurinacional. 
Para el desarrollo de esta política el Estado-gobierno de Chávez ha contado con un argumento indiscutible: la voracidad anti-indígena y criminal de unos terratenientes sin escrúpulos, pero también, con la (al principio) ingenuidad izquierdista de algunos miembros de ONG ambientalistas, pero sobre todo, con el oportunismo de aquellos que se declaran de “izquierda” pero que sólo aspiran a los prolíficos apoyos económicos del Estado-gobierno. 
Cuando hablamos de una “ingenuidad izquierdista” al inicio de este proceso es porque, luego de la traición a la palabra dada por Chávez (en tiempos electorales) a los pemones en su lucha contra el tendido eléctrico en el Estado Bolívar; su traición a la palabra dada a los wayuu de apoyar su lucha contra las concesiones minero-carboníferas en la región del río Socuy (hoy otorgadas a concesionarias Chinas precisamente por deudas del estado venezolano con este imperio), y, en fin, la traición de Chávez a su propia constitución al no cumplir con el mandato de demarcar, reconocer y entregar los territorios indígenas a todos y cada uno de los pueblos (hasta el momento en que escribo estas palabras de emergencia el Estado-gobierno venezolano ha entregado, apenas, un 5 % de los territorios indígenas), pues, según el parecer del “Bolívar este” “no pueden pensar los indígenas que les voy a dar el Amazonas o la mitad del país”. 
Finalmente, escribimos estas palabras de emergencia porque poco a poco, de manera sistemática y con la palabra vendida del Diario La Verdad, pero la que no ha recibido Respuesta alguna por parte del gobierno de la revolución del “Bolívar este”, han venido siendo asesinados los yukpas que, tercamente rebeldes, insisten en mantener la lucha por sus tierras. 
Tal matanza ha venido siendo ejecutada precisamente, luego del singular acto en el que el Ministro del Poder Popular de Relaciones Interiores y Justicia y la Ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, en representación del Comandante-Presidente-Bolívar este-Después de Dios, es decir, Chávez, hicieran televisiva entrega (es decir, no real, sino como reality show busines) de los títulos de propiedad de unas parcelas que, luego de la transmisión televisiva, les fueron quitados a los representantes indígenas pues, “aún debían ser legalmente protocolizados” lo que, hasta donde tengo conocimiento, no se ha producido. 
De tal manera que, no es posible separar la matanza que se ha venido produciendo de la colonialidad del Estado-gobierno que la sustenta. En este sentido, son detestables las falsas palabras de solidaridad de aquellos que envían cartas para remover la conciencia de la Ministra Indígena pero no se atreven a mencionar para nada al Bolívar este que es quien ha planificado y ordenado la burla y la traición a los pueblos indígenas. 
Detestamos y denunciamos a los asesinos apoyados (financiera y publicitariamente) por los enemigos de los pueblos indígenas: los hacendados y los diarios La Verdad y Panorama; pero también, a un gobierno cómplice y traidor y a sus ONG ambientalistas representantes que han utilizado a las comunidades para sus propósitos políticos pero sin creer jamás en su capacidad de lucha y necesaria autonomía. En fin, para detener esta sistemática política de etnogenocidio impulsada por el Estado-gobierno y todos los factores enemigos de los pueblos indígenas es urgente que los mismos pueblos y sus verdaderos aliados cobren conciencia de lo que en verdad está en juego y, lo que está en juego no es precisamente si Chávez se eterniza o no en el poder, sino de que manera construimos juntos el autónomo camino de nuestras comunidades.
Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 17 de junio de 2012

El “trapo rojo” de la política de seguridad en tiempos de la revolución

Fernando Tamayo-Freytez

Aunque el titulo parece bastante mordaz no busca sino llamar la atención, reflexionar sobre el mismo y propender al debate entre quienes somos partidarios, seguidores y defensores del proceso revolucionario, doce años después, aun en construcción; pero que sin duda puede acelerarse en la medida que los militantes de las ideas de la izquierda política asuman una posición crítica y de debate en el marco del respeto y alejados de posturas ciegas, irracionales o politiqueras y, en consecuencia, actuar conforme a los principios constitucionales y la visión de País que deseamos construir.
Algunos voceros gubernamentales anuncian, de manera escandalosa, el plan de desarme como una bandera de impacto para combatir la inseguridad en Venezuela, otros un tanto exagerados en sus anuncios, planes o cifras estadísticas parecen abusar de nuestra ingenuidad.
Ya antes, en época del Ministro de Interior y Justicia Pedro Carreño (2007, anunciaba, en estoicas declaraciones, que en su gestión se habían reducido la tasa de delitos en un 0,6 %, comparada con el mismo mes del año anterior; el anuncio de “tal cifra” resultaba mas que ridículo y risible por lo incospiscuo de la misma.
Ahora, en el caso de los planes del gobierno nacional, para enfrentar y reducir el problema de la inseguridad en Venezuela, se propone ejecutar un anunciado y publicitado “plan de desarme” como bandera máxima de esta política de seguridad, dejando por fuera otros elementos que en mucho contribuyen para el grave problema de la inseguridad padecido en Venezuela y que, según las cifras oficiales, han venido incrementándose en los últimos años.
No haremos mucho énfasis en contrariar la versión del periodista y Director del diario Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, ni la de otros analistas, que basándose en encuestas y consultas realizadas por otros se han esforzado en disminuir el evidente problema de la inseguridad y en enfatizar, mas, una “sensación de inseguridad” percibida por el venezolano” diferente a la realidad.
En lo que respecta al elevado índice de violencia en la sociedad, incluso a nivel del lenguaje verbal, de uso común, no se plantean alternativas concretas que permitan ir disminuyendo este mal hábito que amenaza con convertirse en una seudocultura del venezolano, pese a que los primeros informes basados en estudios de investigadores de la conducta social, desarrollados por profesores universitarios, ya habían sido divulgados en reportajes periodísticos del diario Ultimas Noticias desde hace cuatro años, y que, además, han sido tema de discusión y abordaje por parte de instituciones internacionales adscritas a la ONU con amplio conocimiento en la materia, según las notas periodísticas del año pasado que abordan la problemática a nivel de estudiantes liceístas y otros niveles de la educación; según el diario ya citado.
El mas reciente publicado en el diario capitalino el día Domingo ventisiete de Mayo del año dos mil doce en la página tres (Se requieren políticas públicas para enfrentar la violencia. Ultimas Noticias. Domingo 27 de Mayo de 2012. Pag3). En el ámbito legal se promulgan leyes y modificaciones recurrentes en varios artículos del “cuartorepublicano” Código Orgánico Procesal Penal que hace referencia al aumento de la pena para delitos como el secuestro y hasta llegar a catalogarlo, incluso, como un delito violatorio de los derechos humanos, pero, paradójicamente, este tipo de delitos va en ascenso, en cuanto a las cifras en los últimos tres años; y en una diversidad de modalidades que han inspirado la realización de películas venezolanas de relativa connotación farandulera mas allá de nuestras fronteras.
Paralelo a ello, otra gama de reportajes periodísticos ofrecen detalles sobre delincuentes que teniendo un amplio prontuario policial en este tipo de delitos y con elevado grado de notoriedad, como cabecillas de bandas y mafias, se atreven a subir videos en algunas redes sociales de la internet desde donde declaran exigiendo tratos mas justos por parte de sistema judicial encargado de juzgarlos y otros personajes con sus prontuarios, records e historiales son puesto en evidencia en cuanto a sus delitos, gracias a la acuciosidad del periodistas de investigación quienes hurgando en las hemerotecas logran retratar cada situación en una amplitud de casos, en donde luego de capturados y condenados no aparecen ni como privados de libertad ni aun como condenados o solicitados en los registros policiales o dictámenes “en línea” del Tribunal Supremo de Justicia; en una aparente y obligada presunción que este tipo de expedientes pudieran ser, inexplicablemente, limpiados o borrados por parte de alguna mano invisible y poderosa del burocratismo; muy similar al escandaloso caso del DAS colombiano durante el gobierno “Uribista”, de ocho años. Pero no vemos el primer detenido adscrito a las nóminas de las dependencias públicas u organismos responsables de las funciones del debido registro policial venezolano.
En lo que respecta a las acciones del narcotráfico no vemos política alguna, mas allá del decomiso de un lote de fincas, que la prensa bautizó como narco fincas, en el año dos mil siete; además de decomisos de “alijos” de droga con cantidades, relativamente, modestas que no tienen indicador efectivo de medición que permita valorar qué tan eficaces han sido las políticas de decomiso emprendidas por el Estado a mediano y largo plazo, o durante los años de los gobiernos de la cuarta y de la quinta republica; como si las acciones del narcotráfico no tuvieran peso específico y repercusión en cuanto a los índices de criminalidad y fomento en las variadas modalidades del crimen organizado y del hampa común, los cuales han ido incrementándose, acentuándose y estableciéndose en los últimos seis años.
En lo que respecta a las cabezas del crimen organizado, es ingenuo pensar que la captura de un cabecilla del narcotráfico como Walid Makled no de a pensar sobre sus seguidores en el negocio o que “el tal negocio” se haya terminado, simplemente, con el procesamiento judicial de tres hermanos detenidos, en particular, en medio de un negocio tan permeable y tan mutante en las formas de continuarlo y preservarlo.
En ese mismo orden, es muy llamativo que no se hable de civiles involucrados, de funcionarios del gobierno y de la oposición en un mayor numero de casos, mas allá del caso del magistrado Eladio Aponte, así como otros eslabones superiores o medios de los hombres militares, posiblemente, mezclados directa o indirectamente en estas acciones. Se deja de lado, y no sutilmente, el problema de las deficiencias en la acción judicial y la presunta lenidad del poder judicial en Venezuela en todas sus instancias y escalas del servicio, que se extienden e incluyen el correcto funcionamiento de la Fiscalía General de la Republica como entidad garante del debido proceso acusatorio que representa al Estado.
La Defensoría del pueblo tampoco escapa frente a este penumbroso catalogo de omisiones que, deliberadas o no, deben ser objeto de una revisión y un ”mea culpa” que debería incluirse dentro de las primeras acciones a la hora de elaborar el conjunto de políticas que enfrente el exigente futuro de la Nación, en materia de administración de Justicia. Varias omisiones, tanto en la Fiscalía como en la Defensoría, por parte del Estado, han quedado de manifiesto en los graves, escandalosos y mediáticos sucesos de las cárceles venezolanas, que aun con la designación de un ministerio no ha podido disminuirse.
Estas deficiencias del Poder Judicial no solo es exclusiva de la Revolución Bolivariana, ya antes, durante el gobierno adeco, de los años noventa, el Poder judicial había condenado a cárcel a un escritor y periodista por atreverse a publicar sus reflexiones y criticas en un libro que había titulado: “Cuanto vale un juez” y que, posteriormente, fue indultado en el segundo Gobierno de Rafael Caldera. Relativo a las mafias organizadas, fue notorio el caso de varias organizaciones delictivas que a finales de los años noventa fueron reseñadas por la prensa nacional, y muy organizadamente, cobraban vacunas en el estado Zulia a los propietarios de vehículos que, incluso, colocaban calcomanías y sticker a los vehículos “vacunados” para que otras “bandas de la competencia” no los robaran. Posteriormente, otras mas civilizadas “saltaron al estrellato” con el sonado caso de investigación periodística de “la Revuelta” en donde, inclusive, se encontraban empresas como PDVSA-Zulia.
El problema, sin duda, es de vieja data y en épocas de la cuarta republica algunos ministros del interior, de los periodos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, se atrevían a ofrecer declaraciones televisivas en donde manifestaban la existencia de mafias que además de sacar vehículos robados, por vía del contrabando hacia la vecina Colombia, también se encargaban de venderlos a empresas que, posteriormente, los ofrecían legalmente a Ministerios del gobierno colombiano. Incluso, alguno de ellos se atrevió a dar detalles y elaborar un listado de los mismos, que por alguna razón no se concretó, posiblemente por presiones económicas de empresarios vinculados del negocio o de las mafias.
Algunas revistas especializadas (SIC del Centro Gumilla) han publicado trabajos sobre la inseguridad y el crimen en Venezuela, con conocedores del tema, cuyos análisis, un tanto tendenciosos, trazan una línea política que aparenta estar dentro de los limites de la objetividad pero que lejos de contribuir al debate de este flagelo social impiden una discusión ampliada y en mayor profundidad, coarta la posibilidad de discusión entre la gente común y la sociedad en su conjunto, al no lograr colectivizar el problema con un lenguaje accesible, dejando de lado a una gran mayoría de personas que por haber padecido o estar expuestos diariamente el problema, están cansados y muy dispuestos a realizar los aportes. Se habla de la inteligencia popular pero los medios de participación y de denuncias serán nulos si no se cuenta con un Poder judicial y una Fiscalía enérgica en sus acciones y respuestas, o con casos ejemplarizantes en su accionar.
De igual manera, con un sistema carcelario colapsado en su totalidad; directores y capitanes enriquecidos, inexplicablemente, “tribus judiciales” conformadas por jueces de quienes se presume las redacciones de dobles sentencias que venden a abogados defensores como al mejor postor; una sola cárcel construida en el lapso de la Revolución, estado Lara; y que hoy ostenta un espectáculo dantesco conocido como “El Coliseo” utilizado por los privados de libertad para dirimir sus diferencias internas por el control de sus fechorías; muy distinto a la visión socialista del “reacondicionamiento” de la conducta de quienes delinquen. Varias naciones de América Latina se han visto envueltas en el auge del crimen urbano en casos emblemáticos de pandillas en El Salvador, Brasil con sus favelas llenas del mercado de la droga, Costa Rica entre otros y, recientemente, México con una violencia generada a partir de los carteles del narco que intentan doblegar, aun mas, las acciones del Estado. Colombia, en donde ha explotado un escándalo que pese al los intentos de opacarla extralimitó sus fronteras y aun continua siendo tema de reseñas reiteradas en los medios internacionales, que desde Europa lo han bautizado como la parapolítica y el Narco-Estado. Reconocemos las iniciativas de las normativas legales contra la proliferación y venta de juguetes bélicos, por medios electrónicos y que los padres, erróneamente, inculcaban una formación violenta con los juguetes de los niños; reconocemos, además, las decisiones de Fundacredesa con la orden de sacar las narconovelas de la trasmisión televisiva en 2011 y demás programas con alto contenido de violencia; entre otros.
Pero falta mucho y, a veces, se tiene la percepción de que pudieran tomarse otras acciones y acelerarse, corregir o acentuar otras ya implementadas. No manejamos el tema de la inseguridad y carecemos de herramientas sociales que permitan abordar el tema en mayor profundidad, pero pueden abordarse campañas televisivas en medios públicos y privados, micros radiales y publicidad generalizada en vallas viales, en la prensa, con ejes temáticos que incidan para una mejor convivencia, talleres formativos o políticas ampliadas, con mecanismos de medición y valoración a mediano y largo plazo que permitan el reajuste en algunas medida, posterior a su valoración en el tiempo y al logro de las metas parciales; inclusive, la incorporación de las empresas informativas privadas que de manera gratuita, o por exigencia del Estado, deberían hacer su aporte a la formación del “hombre nuevo” con valores y principios; y a la reducción de los graves índices de inseguridad al que todos estamos expuestos, desde el mas humilde hasta el mas adinerado. No se exigen acciones represivas para enfrentar los elevados índices del crimen, menos aun de acciones que violenten los derechos humanos, pero si en regímenes estrictos, como Cuba, el General Ochoa de la Revolución fue detenido y fusilado por sus negocios ilícitos en los años ochenta; tampoco es ingenuo pensar que personeros del alto gobierno puedan estar salpicados por las mafias de toda índole que aquí hacen vida. Tenemos un satélite, tenemos una empresa telefónica nacionalizada (Cantv) que controla y puede hacer el seguimiento a las telecomunicaciones, mantenemos alianzas con la cuba socialista que posee mas de sesenta años de experiencia en espionaje e investigación secreta del crimen organizado, algo podemos hacer; no vengan señores estrategas y asesores del alto gobierno en políticas de seguridad con un único Plan de desarme para enfrentar la creciente y grave inseguridad en nuestro País…
Si no se incluyen estas y otras variables no consideradas en este breve escrito, que deben ser expuestas, desarrolladas y discutidas por expertos en la materia, puesto que desconocemos el tema; sencillamente, nos declaramos en duda frente a un anunciado plan de desarme que no aborda otros álgidos aspectos. Mientras escriben los, públicos, intelectuales de la izquierda política como Gerónimo Peres Rescaniere, Luis Brito García, Roberto Malaver, Roberto Hernández-Montoya, Margarita López Maya y otros escritores afectos al proceso revolucionario; hagamos nuestro aporte, aun, con nuestras limitaciones y restricciones. Finalmente, se recomienda a los lectores interesados en ampliar esta discusión: hacer una lectura y un análisis crítico de este insumo, solamente, entre los seguidores “duros” de este proceso político en aras de no estigmatizar estos aportes como procedentes de un “traidor” o de alguien perteneciente al bando contrario y coptar las posibilidades del debate entre los militantes de la izquierda, verdaderos y genuinos impulsores morales de estos avances. Si te interesa el artículo...Pincha aquí