hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 8 de diciembre de 2011

Una tragedia ambiental en el centro norte de Venezuela: el Parque Henri Pittier, el Lago de Valencia, la potabilidad del agua

Lenin Cardozo

Si en un vaso con agua hasta la mitad Usted luego poco a poco le vierte arena ésta por elemental gravedad se deposita en el fondo y el agua poco a poco rebasará el fondo del recipiente y se derramará.
Eso sucede hoy con el Lago de Valencia. No solo arena sino lodo, piedras en torrentes a consecuencia de las lluvias sobre el Parque Henri Pittier y se deposita en el fondo del mencionado lago. Pero ¿por qué ocurre entonces este fenómeno lamentable?
Este parque nacional cuando se decreto como tal durante el gobierno de J.V. Gómez, por enfáticas sugerencias del botánico Henri Pittier, abarcaba una superficie de más de 80.000 hectáreas sobre las cuales se levantaban gigantescos bosques de alta calidad vegetal. A raíz de la caída del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, se relajo la vigilancia ambiental y comenzaron a penetrar el parque para robar su madera, para cazar no por comer sino por placer de matar, a levantar rancherías clandestinas convertidas después por la complacencia política en barrios sin ley en el interior del parque.
Fue una astuta deforestación por cuanto no se hizo desde fuera, no comenzó por la periferia (por la obvia visibilidad) sino por dentro cual una carcoma. Hoy se puede decir, el Parque Henri Pittier esta herido de muerte, ese cáncer constituido por las rancherías irresponsables, con la vista gorda de las autoridades competentes, camina desde adentro hacia fuera… Y como dijo el escritor argentino Eduardo Mallea, “todo verdor perecerá” aunque la frase esta tomada de la Biblia. Pues bien, la tierra blanda del bosque al estar descubierta, desprotegida por la tala, al llover con fuerza las aguas la arrastran hacia un recipiente geográfico natural, el Lago de Valencia.
Las urbanizaciones asentadas a las orillas de éste, otrora hermoso lago, comienzan a sufrir los drásticos desastres de las inundaciones con sus dramáticas consecuencias sociales. Pero esto no es todo. Las ciudades de Maracay, Valencia, los pueblos establecidos en torno al Parque Henri Pittier, como Choroni, Chuao, Ocumare de la costa, Cata y otros, evidencian la perdida de la calidad de sus aguas domesticas, valga decir con mayor precisión: la potabilidad de sus aguas ya no es confiable.
Durante el gobierno del General Isaías Medinas Angarita, ese extenso espacio vegetal convertido en parque se le dio el nombre de su proponente y fundador Dr. Henri Pittier, incansable botánico naturalizado venezolano aunque nacido en Bex (Suiza. 1859). Realizo innumerables investigaciones sobre la flora venezolana, el fruto de esos estudios quedaron recogidos en su abundante bibliografía científica.
Su libro fundamental se titula Manual de las plantas usuales de Venezuela publicado por primera vez en 1926 (Caracas. Lit. del Comercio), luego en 1970 con la incorporación de un Suplemento (Caracas, Fundación Eugenio Mendoza). Allí escribió estas palabras conclusivas sobre nuestros bosques: “Volúmenes serian necesarios para hacer una descripción completa de las bellezas y singularidades de la admirable naturaleza vegetal de este país”. (p.511). Murió este distinguido científico en Caracas en 1950.