hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

martes, 3 de mayo de 2011

Editorial: Cartagena y nuestro compañero en lucha Joaquín Pérez Becerra

elpueblosoberano.net

Frente a tu malcriadez no hay nada que hacer, sólo queda de tu parte. mira a ver. De tu reiterada prepotencia nadie puede tomar una decisión política sin equivocarse. Esta editorial no es para reprenderte inutilmente, allá tú y tu tonta lengua, sino para iniciar un diálogo que complete los elementos que requiere una política en la que el pueblo revolucionario pueda seguir pensando y haciendo, diciendo a voz en alto lo que le toca hacer y decir para garantizar que el barco siga su rumbo, aunque por ahora el timonel esté de su cuenta.

Tu prepotencia es contagiosa porque es blasfema y la blasfemia prende en las subordinaciones y opresiones, desde ayer escuchamos a seis funcionarios de gobierno repetir como cosa suya, “aja, quemen ahora a Chávez a ver”. Es blasfema porque se pone por encima de lo que es sagrado y para nosotros es sagrado nuestro propio destino como pueblos. Sólo para los hermanos funcionarios podemos recordar que la quema de judas, la popular, es un acto de devoción, de fé. El judas bíblico no fue quemado, se ahorcó el solito.

Sólo una aclaratoria, no para vos, sino para quienes asisten a esta historia desde lejos y como muchos de nosotros tienden a creer lo que dices.

Los que se movilizaron compañeros, la mayor parte de los que fueron a la movilización de la Cancillería en protesta por la violación de los derechos fundamentales de un luchador y militante revolucionario bolivariano, no eran calderistas, no gobernaron con Rafael Caldera, se opusieron a el y lucharon desde sus comunidades y sindicatos, con la palabra e incluso con las armas por mas de cuarenta años, mientras la izquierda se rendía ante las dádivas y tibiezas posibles por gracia de la renta petrolera y del estado-gobierno clientelar, los que se movilizaron, fueron y son aún fabricantes decididos de la rebelión de la que Hugo Chávez es parte, de la rebelión popular que lo hizo, de la madre que lo parió. Actores humildes y anónimos en su mayoría de la construcción del poder popular y de las luchas sociales que hacen el proyecto revolucionario de nuestro pueblo.

Sólo el PCV hizo filas en ese gobierno transitorio, en el que también participaron otros que ahora están al lado de Chávez ya que ser parte del gobierno de Caldera es un pecado menor al lado de los que esos mismos han cometido en este gobierno, pero ya cansa la malcriadez presidencial cada vez que le da por insultar a sus aliados procelitistas y mandarlos al carajo.

Con estos rebeldes del pueblo no habla el Presidente desde hace diez años o más, pero en su mayoría lo siguen apoyando, militan en su partido y si no a lo apoyan o se han distanciado, siguen al lado de nuestro pueblo, en sus luchas y compartiendo como uno más el destino que cómo pueblo nos toca.

Que los ministros de gobierno sólo cumplen las órdenes de Hugo Chávez es una aseveración que no podemos creerle ni aceptarle. No la creen los que saben que este estado rentista clientelar y burocrático es una corporación de intereses asociados que se arrevatan las chequeras, sean de cuentas de reservas o sean de cuentas de migajas. No lo creen quienes creen en el Presidente con honesta y limpia fé, ya que sería dejar de creer y la muerte de la esperanza es mas dolorosa cuando es colectiva. Está claro que es alcahueta, pero no nos podemos creer que lo controla t0do aunque tenga, el Presidente, ese afán de control que lejos de solucionar los problemas estructurales los corporativiza y los arraiga.

Vamos a reiterar brevemente en esta editorial de pocos pero queridos lectores, que el contexto de los acuerdos de Cartagena en el que se enmarca la lamentable deportación del compañero Joaquín Pérez Becerra es mucho más compleja y cómo compleja, grave.

Como continuación de las cinco comisiones bilaterales acordadas en Santa Marta, todas propuestas y diseñadas por el gobierno colombiano, se firmaron dieciseis acuerdos en Cartagena, sin contar volver a pedir a Mackled y recibir a el presidente de facto de Honduras fuera de toda agenda.

En estos acuerdos ambos gobiernos ratifican un viejo plan de infraestructura que con ninguna observación es una vieja propuesta de las multilaterales de la banca mundial para la subregión andina donde colombia y venezuela por sus privilegiados emplazamientos de salida al Mar Caribe y al Pacífico son los principales convidados. estos acuerdos se enmarcan en la realización del proyecto IIRSA y del proyecto PPP (Plan Puebla Panamá), estrategias territoriales del imperio para garantizar en control y salida eficiente de los recursos y reservas de energía de nuestros territorios para su campus industrial transnacional.

Algunos funcionarios medios del gobierno del Presidente Chávez nos han dicho, “bueno pero si triunfa el esquema de integración de los pueblos que proponemos, esa infraestructura no le va a servir al imperio sino a nosotros”. Esta burocrática ilusión ignora que dichos planes van a causar daños irreversibles a la biodiversidad, a las fuentes de agua y van a desplazar forzosamente a poblaciones enteras en nuestros países, con la ya tradicional matanza contra los que se nieguen o resistan a desplazarse; esta ilusión burocrática obvia el hecho deque no tenemos plan de integración del Sur si no nos hemos sentado con los pueblos a escucharlos para definir en base a cual modelo de desarrollo, o mas bien de bienestar, o de buen vivir, o mejor de dignidad nos queremos integrar. El modelo occidental acabó con los recursos de Europa, América del Norte, África y Ásia, Nuestramerica es la última reserva y ya está, incluso aquí, ahora, en acelerada destrucción.

Completa la batería de convenios los que garantizan seguridad y pago de deudas a las inversiones y ventas comerciales de Colombia en Venezuela, y la colaboración operativa y de inteligencia con las Fuerzas Armadas y la Policia colombianas, que equivale decir a las fuerzas subordinadas de un país ocupado militarmente por Estados Unidos. En este acuerdo porsupuesto que Venezuela está obligada a colaborar en la entrega de perseguidos y quien etiqueta al perseguido es Colombia, que para el caso tiene dos etiquetas, narcotráfico y terrorismo. Santos ha sido claro: colaboración en la lucha contra el narcotrñáfico y el terrorismo es lo que le devuelve el equilibrio a las relaciones.

Venezuela desconoce los dieciseis acuerdos, no fueron consultados con nadie del cuerpo social, del pueblo, para nuestra burocracia incluido Chávez, somo hijos menores a los que hay que explicarles lo que les conviene, no consultarles, Santos por el contrario reflejó en su sólida propuesta los intereses de comerciantes y empresarios para los que gobierna y de sus superiores imperiales en la Banca y en el Pentágono. El Gobierno de Santos sirve a los intereses que lo hicieron, que lo sostienen, no pretende además otra cosa, El Gobierno venezolano pretende “mandar obedeciendo” pero su mandato no es original siquiera, tampoco es constituyente su prepotencia, sólo sigue el formato multinacional.

Es cansado referirnos a las tristes declaraciones de voceros de opinión como Martín Guédez, Mario Silva y el pana Iván Maiza, entre otras que pudimos leer, sólo verguenza solidaria y silencio es lo que sale.

Nuestro hermano en lucha Joaquín Pérez Becerra es entregado por esto, y no nos interesa agregar a esta estructural verdad conjeturas sobre Mackled, ni tenemos que presentar pruebas a nadie pa señalar que hay militares corruptos. El pueblo alzado del 89 no necesito pruebas y tuvo tribunales justos para denunciar a nadie y sin embargo hizo con la rebelión bolivariana una condena definitiva. Aún no hay tribunales decentes al servicio del pueblo, aún no hay justicia, el alma de Juan Loyola pena de digna rabia en la esquina de Pajaritos.

Si hay algo invariable es la vacilante entrega al esquema colombiano de negociación diplomática, quisieramos contrastar la capacidad de la cancillería colombiana con la imbecilidad superficial de la nuestra pero nos lo han prohibido, y aunque sabemos que el Presidente es responsable de los errores y alcahueta redomado, y es el quien los pagará, no vamos a quemarlo, no se quema a los hijos, asi no escuchen, así no rectifiquen, no queremos ser oposición procelitista, cómo han escojido facilmente algunos compañeros que creen que la solución pasa por salir de Chávez simplemente. Queremos ser pueblo en lucha y es nuestro deber reconocer a un gobierno corporativo militar clientelar que por supuesto no es controlado por Chávez así el lo grite en plena plaza. Es hora de dejar a Chávez con su infierno y comenzar a escucharnos entre nosotros, construir una palabra política propia.

Por nuestros muertos ni un minuto de silencio, toda una vida de combate,
desde elpueblosoberano.net solidaridad con la hermana Anncol y con la Nueva Colombia.