hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 26 de mayo de 2011

Crimen de Estado de desaparición forzada de la "democracia" en Colombia supera las dramáticas cifras de las dictaduras chilena y argentina.

Resumen a mostrar Contenido completo Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 24 de mayo de 2011

VOCES CRÍTICAS Y EL LABERINTO DEL SOCIALISMO BUROCRÁTICO

Javier Biardeau R.

Los estudios sobre las transiciones-construcciones socialistas en Nuestra América muestran la necesidad de des-dogmatizar y descolonizar los debates y programas de investigación-acción para apalancar los procesos de transformación social.

Luego del “gran ensayo” de 1968 a escala mundial, de las revoluciones contra-culturales, descolonizadoras y anti-sistémicas de 1968, resulta un error seguir orientándose por los monolitos grávidos de la “socialdemocracia reformista” o del marxismo de aparato: el “marxismo soviético”.

Desde los paradigmas de base de la “vieja izquierda” se reproducen los bloqueos, los estancamientos, los callejones sin salida de las experiencias historias de los Socialismos Burocráticos. Por más voluntarismo político y decisiones desde arriba, la inquietud por los deficientes resultados de las acciones desde los “gobiernos progresistas” que pretenden construir nuevas figuras de “Socialismo para el siglo XXI”, sigue planteando la pregunta de si lo que fallan son los diseños mismos: los “modelos de socialismo” que se tienen en mente cuando se actúa en las tareas de su edificación.

Para salir de estos bloqueos (que son a la vez epistemológicos, éticos, estéticos y políticos), hay que insistir en la crítica al dogmatismo y en la necesidad de descolonizar las tradiciones del pensamiento radical, insurgente, revolucionario que se han diseminado y construido desde Nuestra América.

Y descolonizar estas tradiciones (descentrando al “marxismo euro-céntrico” como única voz revolucionaria) no es una tarea fácil, cuando los actores presumen de convicciones y prejuicios firmemente instalados, como esquemas de mentalización.

El “espíritu” y el “auto-movimiento del concepto” (que en la filosofía alemana que inspiró a Marx era crítico, dinámico, cargado de negatividad y lucha), se ha convertido en piedra; en fin, la famosa dialéctica se ha cosificado, se ha petrificado, ha sido declarada muerta en los hechos.

Como ha dicho Einstein: es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. El pensamiento complejo de Edgar Morin ha hecho énfasis en la dificultad de pensar el propio pensamiento (auto-eco-reflexión crítica), en la dificultad de distanciarse de las premisas de nuestro pensar y de nuestro actuar, en examinar nuestros prejuicios y los estereotipos que dominan nuestro imaginario social. A esto se agrega, la dificultad de pensar críticamente la relación entre pensamiento heterónomo y autonomía, entre espacios de sujeción y espacios de libertad, pues es clave para la construcción del nuevo socialismo en el siglo XXI, no la construcción de masas fanatizadas por consignas y estereotipos (fascismo social) sino potencia de multitudes populares, reconociendo sus singularidades críticas, o como se dice corrientemente, “pueblo organizado y consciente” donde exista tanto autonomía individual como colectiva. Socialismo no es ni populismo ni fascismo.

La conclusión es que si las representaciones, conceptos y categorías que manejamos en el discurso sobre la construcción socialista, forman parte de un inconsciente social y político que no se cuestiona ni debate, sencillamente se aborta la potencialidad del pensamiento crítico y transformador. Más que pensar, somos pensados, pensados por el automatismo psíquico, por habituaciones, por viejos paradigmas de base articulados a una defensa reactiva del Socialismo Burocrático.

Aquí conviene recordar a Marx cuando señaló (18 Brumario de Luis Bonaparte-1852):

“Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado. La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos aparentan dedicarse precisamente a transformarse y a transformar las cosas, a crear algo nunca visto, en estas épocas de crisis revolucionaria es precisamente cuando conjuran temerosos en su exilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal. Así, Lutero se disfrazó de apóstol Pablo, la revolución de 1789-1814 se vistió alternativamente con el ropaje de la República romana y del Imperio romano, y la revolución de 1848 no supo hacer nada mejor que parodiar aquí al 1789 y allá la tradición revolucionaria de 1793 a 1795. Es como el principiante que ha aprendido un idioma nuevo: lo traduce siempre a su idioma nativo, pero sólo se asimila el espíritu del nuevo idioma y sólo es capaz de expresarse libremente en él cuando se mueve dentro de él sin reminiscencias y olvida en él su lenguaje natal.”

Esta extraordinaria cita puede leerse complementariamente con un planteamiento muchas veces olvidado de la crítica al programa de Gotha (1875):

“De lo que aquí se trata no es de una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre su propia base, sino, al contrario, de una que acaba de salir precisamente de la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta todavía en todos sus aspectos, en el económico, en el moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede.” Y agrega Marx además: “Pero estos defectos son inevitables en la primera fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la sociedad capitalista después de un largo y doloroso alumbramiento.”

La transición-edificación del socialismo para el siglo XXI debe prestarle mucha atención a las huellas y al sello troquelado de la vieja sociedad. En nuestro caso, las huellas coloniales y capitalistas dependientes son esenciales para comprender las condiciones específicas de la transición-construcción de nuestro socialismo, repetimos un nuevo socialismo, no la repetición de los guiones del viejo socialismo burocrático.

Esta ultima seria la tercera huella, que es mucho menos visible y permanece ausente: la crítica radical a las experiencias históricas del Socialismo Real. Se trata entonces de tres luchas complementarias, y no una sola anticapitalista basada en el marxismo-dogma: lucha contra la huella colonial (descolonización), lucha contra la huella del capitalismo dependiente latinoamericano (post-capitalismo), lucha contra la huella del socialismo burocrático y el marxismo-dogma euro-céntrico (critica del estalinismo ocultado en nuestras prácticas y discursos de socialismo del siglo XXI).

El mapa, la cartografía o el plano del “marxismo ortodoxo”, hemos insistido, no permite edificar el “buen vivir” (suma qamaña en aymara, sumaq kawsay en quechua) ni la plena existencia humana (Marx en sus manuscritos económico-filosóficos), pues muchas de sus premisas siguen ancladas en el desarrollismo, el estatismo autoritario, la confusión permanente entre capitalismo de estado y gestión socialista, la subordinación de los movimientos sociales y populares al espectro del “partido-único”, la utilización de las “organizaciones de base o de masas” como correajes de las decisiones no consultadas de la burocracia del Estado, la invisibilización de la prioridad de la cuestión ecológica, la reproducción del eurocentrismo, el racismo oculto y la negación cultural, la presencia de un “comisariato político” que en nada ayuda a los procesos de movilización crítica y autónoma de los movimientos sociales y populares, el escaso reconocimiento de la diversidad de corrientes, tendencias y voces críticas en el seno del campo nacional, popular y revolucionario.

Hemos planteado, entonces, que la posibilidad del nuevo socialismo para el siglo XXI pasa al menos por cuatro revoluciones que son interdependientes y transversales: la revolución democrática (democracia instituyente, deliberativa y participativa, cuestionando de las múltiples opresiones: explotación del trabajo, coerción política, hegemonía ideológica, exclusión social, negación cultural y discriminaciones múltiples), la revolución socialista (la autogestión económica, las socializaciones junto a la planificación social y democrática), la revolución ecológica (el eco-socialismo más que el socialismo desarrollista, industrialista, productivista y consumista) y la revolución descolonizadora (la critica radical del euro-centrismo, del colonialismo y la colonialidad en la reinvención de la emancipación).

Pues de esto se trata, de una reinvención de la emancipación... Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 15 de mayo de 2011

Denuncias contra la impunidad

A MAS DE TRES AÑOS DEL ASESINATO DE LOS HERMANOS PEREZ HEREIDA

SENTENCIA PARA LOS POLICIAS ASESINOS.

SIN JUSTICIA NO HAY REVOLUCIÓN.

CONTRA LA IMPUNIDAD Y LOS ESCUADRONES DE LA MUERTE SETENCIA PARA LOS POLICIAS ASESINOS DE LOS HERMANOS PÉREZ HEREDIA.

NO SEA LA PRÓXIMA VICTIMA DE LOS CUERPOS POLICIALES,

EL SILENCIO NOS HACE COMPLICE.

SENTENCIA PARA LOS ASESINOS DE LOS HERMANOS PÉREZ HEREDIA

NO A LA IMPUNIDAD COMO REGLA DEL ESTADO.

CASTIGO A LOS ASESINOS DE OBREROS Y CAMPESINOS. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 10 de mayo de 2011

Sabino y Alexander declarados: ¡inculpables!

Editorial. El pueblo soberano.net

Hoy en los tribunales de Trujillo, Sabino Romero y Alexander Fernández fueron declarados “inculpables” por lo sucesos del 13 de abril del 2009, y con esta decisión se cierra una etapa en la lucha de nuestros pueblos y comunidades originarios y la lucha continua con todas las viejas consignas vigentes, pues aún las metas de los pueblos no han sido alcanzadas y más aún, nunca como antes un estado gobierno estuvo tan sistemáticamente dedicado a desmantelar los esfuerzos de resistencia.

Primero dijeron que Sabino era culpable de otro eufemismo penal: agavillamiento contra el Estado, y él dijo: Soy revolucionario. Ahora pasados dos años casi no pueden acusarlo de inocente, pues es liberado junto al hermano Alexander bajo la acusación de inculpable.

Inculpable es el eufemismo con el que el poder nombra desde hoy todo lo que no controla, todo lo que se le escapa de la cárcel de sus propios códigos. Inculpables son los sin techo y los ocupantes de edificios, los mineros traicionados de Las Claritas, los indígenas que luchan por la tierra, los revolucionarios colombianos y vascos extraditados, los familiares de los obreros y campesinos asesinados que piden justicia, los campesinos que ocupan la tierra sin esperar permiso, los que luchan por el control obrero sin control burocrático, los que luchan contra la corrupción, los que se oponen a los negocios de las corporaciones transnacionales en nuestro territorio. Inculpables son los funcionarios honestos destituidos sin explicación.

Viene ahora, y eso por cuenta de la voluntad de destino de las comunidades, la justicia ancestral, cuando sea posible, cuando la limpie la comunidad de la manipulación criminal de los ministros iscariotes Tareck y Maldonado. Viene la lucha por los territorios y la defensa del gobierno ancestral, la lucha por la autonomía y la dignidad. Nuestros hijos seguirán lo que haremos. Viene la unidad de los pueblos y comunidades, dejando atrás el consorcio de mantas y disfraces que camina por los pasillos de Caracas. Viene la voz propia tiene que venir o perecer como pueblos.

El movimiento popular debe preguntarse: qué tan savajes somos, qué tan caribes y arawak, qué funcionario nos entiende?, ver que somos mucho menos criollos y construir la unidad definitiva en la lucha por la tierra y la dignidad, porque nada se nos dará sin pelea.

No cambiemos la tierra por un papel, el agua por una promesa, hay que pelear porque es la lucha la que garantiza y une y es la dadiva clientelar la que nos divide. Sobre la roca de la lucha construiremos nuestra verdadera soberanía.

En un juicio del todo ilegal, amañado; juicio que nos prueba que las tribus judiciales no solo siguen vivitas sino que se han fortalecido en un juicio tan descarado e inmoral que tuvo que convocar a lo peor de la burocracia judicial y del Ministerio Público, a agentes oscuros y manipuladores al servicio de oscuros intereses del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia.

Si revisamos todas las etapas a la luz de la justicia escrita venezolana los desafueros obligarían la detención y juicio inmediata de la mayor parte de los funcionarios implicados, agentes del CICPC que dirigieron interrogatorios con torturas, militares que se llevaron ilegalmente a Sabino Romero del Hospital Che Guevara y posteriormente del Hospital Militar de Maracaibo sin presentar una orden de detención, sometiéndolo por meses un aislamiento casi absoluto por orden del consorcio ministerial Carrizales, El Aissami; militares que intentaron ultrajar y abusar sexualmente de la esposa y las hijas de Sabino en Fuerte Macoa, médicos forences fantasmas, Fiscales Valbuena y Martínez, sicarios judiciales del poder y de los ganaderos, la Jueza Judith Rojas, de Primera Instancia en Funciones de Control, Extensión Villa del Rosario del Circuito Penal del Estado Zulia que negó sin exposición alguna de argumentos el derecho a la jurisdicción especial en este caso y validó arbitrariamente pruebas levantadas porel CICPC viciadas de nulidad.

La Jueza Rojas es seguida por el Tribunal de Apelación quien consolida la decisión amañada desconociendo la opinión de los expertos cientificos que presentaron informe sobre el derecho a su ley ancestral de los imputados. Sólo la jueza Carroz fue una luz independiente al declarar que este caso no debió llegar a un tribunal penal y que aguardaba por la rectificación desde el amparo introducido por la defensa al TSJ. Pero en el TSJ esperaba el Magistrado y ex militar Aponte Aponte, ya señalado por sus procederes poco éticos al servicio de quien lo requiera del poder y de las corporaciones.

De ahí a Trujillo, donde por obra y gracia de la burocracia ministerial el cacique yukpa Olegario Romero terminó aceptando la defensa privada puesta por los ganaderos de Machiques, interesados en desprestigiar a los yukpas y negociar la restitución del botín de tierras. Sin embargo fue tan mala y penosa la defensa del Abogado Alfonso Chacín, más dedicada a condenar a Sabino que a salvar a Olegario que también debería estar preso por incitar al perjurio junto a las fiscales de la causa.

Fue un privilegio ver a un puñado de jóvenes yukpa, barí, wayuu y de otros pueblos crecer en la dignidad de la lucha, ver al anciano libertario José María Korta, a Ramón Sanare Dominguez y a Wo Li Min poner su cuerpo en la eucaristía del hambre. Ver la solidaridad Internacional de Carlos Walter, de Monseñor Balduino de la pastoral por la tierra, de Pablo Dávalos y Anibal Quijano, de Raúl Zibecci, Vladimir Aguilar, a José Quintero Weir, a Roland Denis, a Frezia Ipinza, y miles de ciudadanos de nuestramérica y del mundo haciendo solidaridad clara y conciente.

Ver a nuestro compañero Lusbi Portillo dar prueba de vida, afecto y constancia, llevando al hombro su dificil y meridiana escuela de rebeldía. Ver a los hermanos que no mencionamos por que son sangre y verde de la tierra, luz de la sierra, sangre y rojo de las calles. Sus nombres son silvidos de viento, por eso los nombramos pa adentro.

Vimos lo fácil que es para nuestro pueblo tener palabra propia, que le sobra solidaridad y sentido común y vimos la torpeza de quienes creen que deben medir el hasta dónde, pesar el cuidado, lijar las aristas de la palabra, procurar que todo encaje, aislar las voces altas, ponerle tapas guindatorias a los pliegos y petitorios. Vimos oportunismo y compra de conciencias, vimos quiebre de voluntades, vimos a quienes montan un contrato de servicios en medio de una lucha popular, vimos la prudente medianía y vimos el silencio de los burócratas.

Tuvimos que denunciar tantas veces las razones de Estado que ahora estamos obligados a ver más allá de la arbitrariedad, a desechar la prudencia en el decir y la desmemoria. Hay que ayudar a construir el camino de emancipación de nuestros pueblos desde cada experiencia, cruzar nuyevamente el desierto sin rendirse ante un vaso de agua, otra política, no dictada por nadie, sino ciencia y palabra de nuestro pueblo es urgente.

El camino no es el del proselitismo, ni el de la domesticación clientelar, el camino es luchar contra el imperio y sus lameculos de aquí, donde el imperio pone sus garras, el camino es la tierra y la resistencia, el camino es la autonomía, el camino es el de la tierra, el poder popular, y la dignidad, el camino es el de las comunidades. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Joaquín Becerra no es una papa, es un ser humano

 Contenido completo Si te interesa el artículo...Pincha aquí

COMUNICADO DEL COLECTIVO DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA RADIO DEL SUR

Periodista y Directora de La Radio del Sur, Cristina González:
El ministro Izarra la destituyó por no sumarse a la censura por el caso Pérez Becerra.

Ante la destitución de la presidenta de La Radio del Sur, el Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur, reunido en asamblea, emite el siguiente comunicado:

1)
Rechazamos la destitución de la profesora Cristina González, como presidenta de La Radio del Sur, cargo que ocupó desde mayo de 2010, decisión comunicada vía telefónica este lunes 9 de mayo por el Ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Andrés Izarra, quien informó que en su lugar se nombraría a la periodista Desireé Santos Amaral.
Consideramos irrespetuosa y denigrante la forma en que la profesora González fue separada de su cargo, sin ninguna explicación ni formalidad alguna, conducta que no es coherente con los principios socialistas.

Como trabajadoras y trabajadores, protagonistas principales de la Revolución Bolivariana, sentimos además que con esta decisión se atropella también nuestra partipación en un proceso que está llamado a cambiar la cultura verticalista y antidemocrática que está reñida con el socialismo, ya que ni siquiera fue consultada nuestra opinión.
No ponemos en duda la autoridad del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, como líder de la Revolución Bolivariana, para realizar cambios en las direcciones de sus ministerios y entes adscritos, pero consideramos que la forma elegida por el ministro no es la correcta.

2)
Pensamos -ya que desconocemos el motivo por el cual fue destituida de la presidencia de La Radio del Sur- que esta decisión no es contra la figura y el trabajo de la profesora Cristina González, sino contra el proyecto de comunicación alternativa que venimos construyendo las trabajadoras y los trabajadores de La Radio del Sur, y que en algunos temas y procesos ha sido vanguardia informativa, en Venezuela y en Latinoamérica.
No desconocemos que existen intentos de sectores reformistas dentro de la Revolución a los que les incomoda la sola visibilización de la lucha de nuestro pueblo, de los logros que consiguen en la dura batalla contra el burocratismo y el oportunismo; de la exposición del ejercicio de la autocrítica, no como mera referencia retórica, si no como práctica revolucionaria; de la construcción de una comunicación alternativa dentro del Sistema Nacional de Medios Públicos, en donde las fuentes de la noticia son el pueblo organizado, los movimientos sociales y políticos, además de los funcionarios del Gobierno Nacional.

3)
Ante esta situación, el Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur, convoca a la compañera Santos Amaral a contin uar con el proceso participativo en la dirección de la emisora, junto con las trabajadoras y los trabajadores en la toma de decisiones administrativas y editoriales, que ha sido característico desde el inicio de este proyecto inédito de comunicación para la liberación de nuestros pueblos.
“De la autocrítica surge siempre la fuerza para el reimpulso” Hugo Chávez Frías
Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur

Marcela Cornejo Zamorano
Jessica Dos Santos J.
Gerardo Szalkowicz
Vanessa Gutiérrez
María Mercedes Cobo Echenagucia
Kevin Hernández
América Millán
Mercedes Medina
Victoria Torres
Ernesto García
Fredy Muñoz Altamiranda
Yanosky Verdi Pacheco
Carlos Echeverri Florez
Aarón D. Corredor Russi
Arlene C. Flores P.
Hernán Cano
Gabriela Gurvich
Daniel Santos
Marcos Salgado
Robert Linares
Ernesto J. Navarro
Ana Teresa Pérez Ferrer
Leticia Marinoni
Richard Osuna Si te interesa el artículo...Pincha aquí

lunes, 9 de mayo de 2011

Ética, geopolítica y razón de estado

Raúl Zibechi

La convergencia de las diversas crisis en el escenario global y su impacto en la región latinoamericana no dejan de proyectar sombras y opacidades que imponen profundizar debates, de modo muy particular sobre cómo promover los proyectos emancipatorios en un momento de profundos virajes geopolíticos. En los últimos días, y de modo simultáneo, asistimos a la conformación de la Alianza del Pacífico entre Chile, Colombia, México y Perú, y la entrega de Joaquín Pérez Becerra, director de la agencia Anncol, por el gobierno de Hugo Chávez a la Colombia de Juan Manuel Santos.

La impresión es que estamos viviendo un retroceso de los gobiernos vinculados a la Alba y la simultánea profundización de la estrategia estadunidense para frenar el ascenso de Brasil en Sudamérica y, sobre todo, poner piedras en la alianza estrecha que está soldando con China.

Como describe el economista Óscar Ugarteche, la Alianza del Pacífico nacida en Lima pretende revivir los objetivos de la extinta ALCA con base en los TLC que Estados Unidos tiene firmados con los cuatro miembros, aunque aún está pendiente de aprobación el tratado con Colombia. Es, ciertamente, un pacto contra el Mercosur y la integración regional, y de modo más explícito contra el Consejo de Defensa Sudamericano, que avanza muy lentamente. Es un modo de frenar a Brasil y su creciente hegemonía regional. Pero es también el mejor camino para remachar la vocación de exportadores de minerales de esos países, que los convierte en campos de operaciones de las grandes multinacionales mineras y, por lo tanto, en sociedades extremadamente desiguales y polarizadas, sin industria ni ampliación del mercado interno.

El 5 de julio deben reunirse los presidentes de los 32 países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, nacida en febrero de 2010 como la primera alianza de toda la región sin la presencia de Estados Unidos y Canadá. Heredera del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y del Caribe sobre Integración y Desarrollo, tiene prevista una reunión de ministros de Finanzas en mayo para diseñar mecanismos de comercio sin la utilización del dólar, para crear "un sistema monetario, financiero y económico que desde América Latina se fortalezca desarrollando las capacidades necesarias para integrarse al mercado en condiciones de igualdad y beneficio mutuo en la construcción de un mundo pluripolar", según el canciller venezolano Nicolás Maduro (Aporrea, 30 de abril).

Es evidente que toda tendencia encuentra su resistencia, y que Washington no podía dejar de tomar iniciativas en el patio trasero ante su creciente pérdida de protagonismo, ante un futuro inmediato en el que lo más probable es la profundización de la crisis de su economía y del dólar como moneda de reserva global. En el escenario interestatal de aguda disputa hegemónica, donde cada pieza que se mueve es observada en detalle por cada uno de los gobiernos, las elecciones en Perú son el elemento más importante a tener en cuenta en las próximas semanas.

Nadie ignora lo que está en juego. La revista brasileña Isto E entrevistó a Ollanta Humala sobre si la carretera interoceánica entre Río Branco, en el estado de Acre, y Puerto Maldonado, en la selva peruana, contribuirá al desarrollo de ambos países. La respuesta del candidato presidencial fue transparente: "Brasil necesita un socio estratégico en este lado del Pacífico y creo que Perú es el socio ideal para cumplir ese papel" (Isto E, 20 de abril). Pero los puertos del Pacífico son estratégicos también para el comercio de China con Sudamérica, país que se ha convertido en el segundo socio comercial de la región y en el primer socio de Brasil, desplazando a Estados Unidos del lugar preferencial que ocupó casi todo el siglo XX.

En este escenario, las relaciones entre Colombia y Venezuela vienen experimentando cambios importantes desde que Santos llegó al Palacio de Nariño. Nada cambió en Colombia: la guerra sigue su curso mientras el modelo neoliberal se profundiza con un Plan de Desarrollo 2011-2014 que profundiza el despojo a pueblos indígenas y campesinos. Pero hay un cambio en la política exterior, un cambio cosmético pero que le permite pasar a la ofensiva ante sus vecinos. A la elección del ex izquierdista y ex sindicalista Angelino Garzón como vicepresidente se suma el nombramiento de María Emma Mejía como secretaria de la Unasur, cargo que comparte con el ministro venezolano de Electricidad Alí Rodríguez para suceder al fallecido Néstor Kirchner.

Además de haber sido canciller y ministra de Educación, Mejía tuvo su paso por el izquierdista Polo Democrático Alternativo, lo que consolida la estrategia de Santos de desmarcarse del uribismo en su política exterior para mostrar una cara más amable. En ese nuevo clima se produjo la deportación de facto de Pérez Becerra a Colombia, sin debate, sin juicio, obedeciendo sólo a una más que discutible razón de Estado. Todo indica que el periodista, acusado de vínculos con las FARC, fue víctima de una maniobra de Santos y de un cálculo de intereses de Chávez. El proceso bolivariano no atraviesa su mejor momento y las elecciones de diciembre de 2012 pueden ser la oportunidad que busca la oposición desde hace más de una década.

La razón de Estado y los intereses geopolíticos pertenecen a familias diferentes a los valores éticos de izquierda. Los primeros se guían por el pragmatismo, que es el arte de la política para conquistar o conservar el poder. La ética guía la acción colectiva para ir más allá de lo que tenemos, teniendo como norte la preservación de los colectivos humanos y no humanos, eso que llamamos naturaleza. En ciertos momentos puede haber coincidencia de intereses entre ambas lógicas. Pero lo que caracteriza la política ética es que nunca pone por delante los pequeños intereses, en general individuales, y las mezquindades grupales. Salvo que se mire el mundo desde arriba, no existe política sin riesgos, sin poner en juego en cada acción todo lo conquistado hasta ese momento. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 8 de mayo de 2011

Osama y Obama

Frei Betto

Resulta extraño que la CIA, al anunciar que asesinó a Osama Bin Laden, no haya exhibido su cuerpo, como hizo por todo lo alto con otro ‘trofeo de caza’: Ernesto Che Guevara.

Bin Laden salió de la vida para entrar en la historia. Hasta ahí nada nuevo. La historia, de la cual pocos se acuerdan, está llena de bandidos y terroristas, cuyos nombres y hechos casi nadie recuerda. Los más conocidos son: el rey Herodes, Torquemada, el gran inquisidor, la reina Victoria, la mayor traficante de drogas de todos los tiempos, que promovió en China la ‘guerra del opio’, Hitler, el presidente Truman, que mandó lanzar bombas atómicas sobre las poblaciones de Hiroshima y Nagasaki,.

El peligro está en que Osama pase de la historia al mito, y del mito a mártir. Su muerte no debiera merecer más que una nota en las páginas interiores de los periódicos. Sin embargo, como los EE.UU. son un país necrófilo, que se nutre de las víctimas de sus guerras, Obama transforma a Osama en un icono del mal estimulando el imaginario de todos los que, por alguna razón, odian el imperialismo estadounidense. Sadam Hussein, marioneta de la Casa Blanca manipulada contra la revolución islámica de Irán, demostró que el hechizo se vuelve contra el hechicero.

Desde 1979 Osama Bin Laden fue el brazo armado de la CIA contra la ocupación soviética de Afganistán. La CIA le enseñó a fabricar explosivos y a realizar ataques terroristas, a movilizar su fortuna a través de empresas fantasmas y paraísos fiscales, a manejar códigos secretos y a infiltrar agentes y comandos. “Bin Laden es producto de los servicios americanos”, afirmó el escritor suizo Richard Labéviere. Caído el muro de Berlín, desde 1990 Bin Laden pasó a dirigir su arsenal terrorista hacia el corazón del Tío Sam.

El terrorismo es execrable, pues todo terrorismo sólo beneficia a una parte: a la extrema derecha. En la vida se recoge lo que se planta. Eso vale para las dimensiones personal y social. Si los EE.UU. de hoy son atacados de forma tan violenta es porque, de algún modo, ellos se valieron de su poder para humillar a pueblos y etnias. Hace décadas que abusan de su poder, como es el caso de la ocupación de Puerto Rico, la base naval de Guantánamo enclavada en Cuba, las guerras en Irak y Afganistán, y ahora en Libia, la participación en las guerras en Europa Central, la tolerancia ante los conflictos y las dictaduras árabes y africanas.

Ya es tiempo de que los EE.UU., como mediadores, hubieran inducido a árabes e israelíes a firmar un acuerdo de paz. Todo eso fue siendo postergado, en nombre de la hegemonía del Tío Sam en el planeta. De repente irrumpió el odio de forma brutal, mostrando que el enemigo actúa también al margen de toda ética, con la única diferencia de que él no dispone de foros internacionales para legitimar su acción criminal, como es el caso de la connivencia de la ONU con los genocidios practicados por la Casa Blanca.

Quien conoce la historia de América Latina sabe muy bien cómo los EE.UU., en los últimos cien años, interfirieron directamente en la soberanía de nuestros países, diseminando el terror. Maurice Bishop fue asesinado por los boinas verdes en Granada, los sandinistas fueron acosados por el terrorismo desencadenado por Reagan, los cubanos continúan bloqueados desde 1961, sin derecho a relaciones normales con los demás países del mundo, y una parte de su territorio, Guantánamo, continúa invadida por el Pentágono.

En las décadas de 1960 y 1970 fueron instauradas dictaduras en Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Guatemala y El Salvador, con el patrocinio de la CIA y bajo la orientación de Henry Kissinger.
La violencia atrae violencia, decía dom Helder Cámara. El terrorismo no lleva a nada, excepto a endurecer a la derecha y a suprimir la democracia, llevando a los poderosos a la convicción de que el pueblo es incapaz de gobernarse por sí mismo.

No pueden ser sacrificadas víctimas inocentes para satisfacer la ganancia de gobiernos imperiales que se creen dueños del mundo y que pretenden repartirse el planeta como si fueran trozos de un apetitoso pastel. Los atentados del 11 de setiembre del 2001 demostraron que no hay ciencia o tecnología capaz de proteger a las personas o a las naciones. Es inútil que los EEUU gasten millones de dólares en sofisticados esquemas de defensa. Sería mejor que esa fortuna fuera aplicada a la paz mundial, que sólo llegará cuando sea hija de la justicia.

Ahora queda derribar la muralla de la desigualdad entre Norte y Sur. Sin que el pan sea nuestro, ni el Padre ni la paz serán nuestros. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

BIENVENIDO AL NUEVO SOCIALISMO-ADIOS AL SOCIALISMO BUROCRÁTICO

Javier Biardeau R.

Lo planteamos sin ambigüedades. La ruta viable históricamente no será el Socialismo Burocrático del siglo XX (Bahro) ó el Estatismo Autoritario (Poulantzas) cuestionado por diversas corrientes de pensamiento crítico marxistas o socialistas. Esta ruta está marcada por la liquidación de la democracia radical y plural.

El Nuevo Socialismo del siglo XXI implica la más amplia y diversa deliberación, participación y protagonismo de múltiples sujetos populares, de actores sociales, de movimientos sociales y fuerzas políticas, quienes plantean puntos de vista concurrentes ó conflictivos (pluralidad agonista), reconociendo de entrada el “juego democrático” y el “pluralismo radical”, propios de la condición histórica de la sociedad actualmente existente y potencialmente por-venir.

El pluralismo cultural, social y político condiciona aspectos fundamentales, como el proceso de reconocimiento social de la diversidad, para lograr establecer una sociedad justa, igualitaria, libre, radicalmente democrática, participativa y protagónica, constructora del bien común, multiétnica y pluri-cultural. Allí están los valores y principios indispensables que permiten renovar la construcción socialista para el siglo XXI.

Por tanto, hay claros cuestionamientos-antagonismos, por ejemplo, de las doctrinas capitalistas neoliberales (que consideran que la “justicia social” es un sin-sentido-Hayek), o del monolitismo ideológico que caracterizó a las sociedades que experimentaron el dictat del pensamiento único de izquierdas- (Stalin y el “marxismo soviético”).

Ni pensamiento único de derecha ni pensamiento único de izquierda. Por una razón muy simple, el pensamiento único, con toda su rigidez cognitiva, con todo su integrismo moral, con toda su pasión intolerante, puede fecundar en cualquier segmento del arco ideológico del espectro político (incluso en el llamado “centro radical”, que condena moralmente la distinción ideológica entre derecha-izquierda).

No se trata por cierto, de instituir prohibiciones legales contra el “pensamiento único” de derecha o de izquierda (una legalidad reaccionaria a modo de Gómez, Lopez Contreras y el inciso sexto o una legalidad sectaria a modo de Stalin), pero si de debilitar al máximo, a través de la lucha de tendencias y opiniones, las condiciones de posibilidad políticas para establecer su dictat ideológico como “pensamientos de la dominación”.

En cuestiones de pensamiento, no hay que ceder ningún terreno frente al despotismo de cualquier signo ideológico. En este terreno justamente hay que analizar las luces y sombras del proyecto la Ilustración o la Modernidad, sea central-hegemónica o sea periférica-subalterna.

El socialismo democrático, participativo, de avanzada por el que vale la pena luchar hasta el final se enmarca en lo establecido jurídicamente en el art. 3 de la Constitución Bolivariana: El Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines.

Bajo la hegemonía del pensamiento único de derecha o de izquierda, es prácticamente imposible alcanzar estos fines. Habrá que recordar que los saberes contra-hegemónicos son pensamientos contra las dominaciones y sumisiones del espíritu. En este contexto, habrá que recordar además al enrague y cura del pueblo Jacques Roux (1752-1794) cuando decía que:

"La libertad no es otra cosa que un fantasma inútil, cuando una clase de hombres puede reducir al hambre impunemente a la otra. La igualdad no es otra cosa que un fantasma inútil, cuando el rico, mediante el monopolio, ejerce el derecho de vida y muerte sobre sus semejantes. La República es un fantasma inútil, cuando la contrarrevolución se asienta día a día en el precio de los productos que las tres cuartas partes de los ciudadanos no pueden conseguir sin derramar lágrimas."

La democracia podría ser un fantasma, una farsa, cuando el representante existe gracias a que el representado sólo puede emplear su esfuerzo y tiempo en procurar sólo la subsistencia. En medio de la miseria y la pobreza, la democracia participativa resulta un imposible. La clave del liderazgo revolucionario y democrático reside en las actitudes emancipadoras de Simón Rodríguez, en el aprendizaje del autogobierno popular (en fin, una educación política para la libertad, la igualdad y la ciudadanía republicana). Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 3 de mayo de 2011

Editorial: Cartagena y nuestro compañero en lucha Joaquín Pérez Becerra

elpueblosoberano.net

Frente a tu malcriadez no hay nada que hacer, sólo queda de tu parte. mira a ver. De tu reiterada prepotencia nadie puede tomar una decisión política sin equivocarse. Esta editorial no es para reprenderte inutilmente, allá tú y tu tonta lengua, sino para iniciar un diálogo que complete los elementos que requiere una política en la que el pueblo revolucionario pueda seguir pensando y haciendo, diciendo a voz en alto lo que le toca hacer y decir para garantizar que el barco siga su rumbo, aunque por ahora el timonel esté de su cuenta.

Tu prepotencia es contagiosa porque es blasfema y la blasfemia prende en las subordinaciones y opresiones, desde ayer escuchamos a seis funcionarios de gobierno repetir como cosa suya, “aja, quemen ahora a Chávez a ver”. Es blasfema porque se pone por encima de lo que es sagrado y para nosotros es sagrado nuestro propio destino como pueblos. Sólo para los hermanos funcionarios podemos recordar que la quema de judas, la popular, es un acto de devoción, de fé. El judas bíblico no fue quemado, se ahorcó el solito.

Sólo una aclaratoria, no para vos, sino para quienes asisten a esta historia desde lejos y como muchos de nosotros tienden a creer lo que dices.

Los que se movilizaron compañeros, la mayor parte de los que fueron a la movilización de la Cancillería en protesta por la violación de los derechos fundamentales de un luchador y militante revolucionario bolivariano, no eran calderistas, no gobernaron con Rafael Caldera, se opusieron a el y lucharon desde sus comunidades y sindicatos, con la palabra e incluso con las armas por mas de cuarenta años, mientras la izquierda se rendía ante las dádivas y tibiezas posibles por gracia de la renta petrolera y del estado-gobierno clientelar, los que se movilizaron, fueron y son aún fabricantes decididos de la rebelión de la que Hugo Chávez es parte, de la rebelión popular que lo hizo, de la madre que lo parió. Actores humildes y anónimos en su mayoría de la construcción del poder popular y de las luchas sociales que hacen el proyecto revolucionario de nuestro pueblo.

Sólo el PCV hizo filas en ese gobierno transitorio, en el que también participaron otros que ahora están al lado de Chávez ya que ser parte del gobierno de Caldera es un pecado menor al lado de los que esos mismos han cometido en este gobierno, pero ya cansa la malcriadez presidencial cada vez que le da por insultar a sus aliados procelitistas y mandarlos al carajo.

Con estos rebeldes del pueblo no habla el Presidente desde hace diez años o más, pero en su mayoría lo siguen apoyando, militan en su partido y si no a lo apoyan o se han distanciado, siguen al lado de nuestro pueblo, en sus luchas y compartiendo como uno más el destino que cómo pueblo nos toca.

Que los ministros de gobierno sólo cumplen las órdenes de Hugo Chávez es una aseveración que no podemos creerle ni aceptarle. No la creen los que saben que este estado rentista clientelar y burocrático es una corporación de intereses asociados que se arrevatan las chequeras, sean de cuentas de reservas o sean de cuentas de migajas. No lo creen quienes creen en el Presidente con honesta y limpia fé, ya que sería dejar de creer y la muerte de la esperanza es mas dolorosa cuando es colectiva. Está claro que es alcahueta, pero no nos podemos creer que lo controla t0do aunque tenga, el Presidente, ese afán de control que lejos de solucionar los problemas estructurales los corporativiza y los arraiga.

Vamos a reiterar brevemente en esta editorial de pocos pero queridos lectores, que el contexto de los acuerdos de Cartagena en el que se enmarca la lamentable deportación del compañero Joaquín Pérez Becerra es mucho más compleja y cómo compleja, grave.

Como continuación de las cinco comisiones bilaterales acordadas en Santa Marta, todas propuestas y diseñadas por el gobierno colombiano, se firmaron dieciseis acuerdos en Cartagena, sin contar volver a pedir a Mackled y recibir a el presidente de facto de Honduras fuera de toda agenda.

En estos acuerdos ambos gobiernos ratifican un viejo plan de infraestructura que con ninguna observación es una vieja propuesta de las multilaterales de la banca mundial para la subregión andina donde colombia y venezuela por sus privilegiados emplazamientos de salida al Mar Caribe y al Pacífico son los principales convidados. estos acuerdos se enmarcan en la realización del proyecto IIRSA y del proyecto PPP (Plan Puebla Panamá), estrategias territoriales del imperio para garantizar en control y salida eficiente de los recursos y reservas de energía de nuestros territorios para su campus industrial transnacional.

Algunos funcionarios medios del gobierno del Presidente Chávez nos han dicho, “bueno pero si triunfa el esquema de integración de los pueblos que proponemos, esa infraestructura no le va a servir al imperio sino a nosotros”. Esta burocrática ilusión ignora que dichos planes van a causar daños irreversibles a la biodiversidad, a las fuentes de agua y van a desplazar forzosamente a poblaciones enteras en nuestros países, con la ya tradicional matanza contra los que se nieguen o resistan a desplazarse; esta ilusión burocrática obvia el hecho deque no tenemos plan de integración del Sur si no nos hemos sentado con los pueblos a escucharlos para definir en base a cual modelo de desarrollo, o mas bien de bienestar, o de buen vivir, o mejor de dignidad nos queremos integrar. El modelo occidental acabó con los recursos de Europa, América del Norte, África y Ásia, Nuestramerica es la última reserva y ya está, incluso aquí, ahora, en acelerada destrucción.

Completa la batería de convenios los que garantizan seguridad y pago de deudas a las inversiones y ventas comerciales de Colombia en Venezuela, y la colaboración operativa y de inteligencia con las Fuerzas Armadas y la Policia colombianas, que equivale decir a las fuerzas subordinadas de un país ocupado militarmente por Estados Unidos. En este acuerdo porsupuesto que Venezuela está obligada a colaborar en la entrega de perseguidos y quien etiqueta al perseguido es Colombia, que para el caso tiene dos etiquetas, narcotráfico y terrorismo. Santos ha sido claro: colaboración en la lucha contra el narcotrñáfico y el terrorismo es lo que le devuelve el equilibrio a las relaciones.

Venezuela desconoce los dieciseis acuerdos, no fueron consultados con nadie del cuerpo social, del pueblo, para nuestra burocracia incluido Chávez, somo hijos menores a los que hay que explicarles lo que les conviene, no consultarles, Santos por el contrario reflejó en su sólida propuesta los intereses de comerciantes y empresarios para los que gobierna y de sus superiores imperiales en la Banca y en el Pentágono. El Gobierno de Santos sirve a los intereses que lo hicieron, que lo sostienen, no pretende además otra cosa, El Gobierno venezolano pretende “mandar obedeciendo” pero su mandato no es original siquiera, tampoco es constituyente su prepotencia, sólo sigue el formato multinacional.

Es cansado referirnos a las tristes declaraciones de voceros de opinión como Martín Guédez, Mario Silva y el pana Iván Maiza, entre otras que pudimos leer, sólo verguenza solidaria y silencio es lo que sale.

Nuestro hermano en lucha Joaquín Pérez Becerra es entregado por esto, y no nos interesa agregar a esta estructural verdad conjeturas sobre Mackled, ni tenemos que presentar pruebas a nadie pa señalar que hay militares corruptos. El pueblo alzado del 89 no necesito pruebas y tuvo tribunales justos para denunciar a nadie y sin embargo hizo con la rebelión bolivariana una condena definitiva. Aún no hay tribunales decentes al servicio del pueblo, aún no hay justicia, el alma de Juan Loyola pena de digna rabia en la esquina de Pajaritos.

Si hay algo invariable es la vacilante entrega al esquema colombiano de negociación diplomática, quisieramos contrastar la capacidad de la cancillería colombiana con la imbecilidad superficial de la nuestra pero nos lo han prohibido, y aunque sabemos que el Presidente es responsable de los errores y alcahueta redomado, y es el quien los pagará, no vamos a quemarlo, no se quema a los hijos, asi no escuchen, así no rectifiquen, no queremos ser oposición procelitista, cómo han escojido facilmente algunos compañeros que creen que la solución pasa por salir de Chávez simplemente. Queremos ser pueblo en lucha y es nuestro deber reconocer a un gobierno corporativo militar clientelar que por supuesto no es controlado por Chávez así el lo grite en plena plaza. Es hora de dejar a Chávez con su infierno y comenzar a escucharnos entre nosotros, construir una palabra política propia.

Por nuestros muertos ni un minuto de silencio, toda una vida de combate,
desde elpueblosoberano.net solidaridad con la hermana Anncol y con la Nueva Colombia. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

En el caso Pérez Becerra había otras opciones. ¿Por qué se escogió la peor?

Gonzalo Gómez

Chávez tenía otras alternativas. La trampa del caso Pérez Becerra tenía posibles salidas dentro del respeto a los derechos humanos y del Derecho Internacional, en concordancia, al mismo tiempo, con los principios éticos reconocidos como comunes dentro del campo revolucionario. No hay que verlo simplemente como estar entre la espada y la pared; se podía entrompar el problema de frente, pero también se podía salir por los costados, sin quedar como Judas ni como Pilatos.

A menos que el problema no fuese solamente Pérez Becerra, sino un chantaje terrible, donde él no fuese más que el precio indecoroso del silencio o de la inhibición (siempre temporal) de los chantajistas (el gobierno colombiano y el imperialismo). ¿Tenía o tiene algo que ver con esto un presunto canje con la figura de Makled y sus presuntos secretos? ¿Con qué pistola apuntó el imperio a la sien del gobierno y qué exigió por condición para retirarla? (“por ahora”). Donde no hay transparencia solo se puede investigar o especular.

Está bien que el presidente Chávez vuelva a asumir la responsabilidad de sus acciones, como lo hizo el 4 de febrero de 1992; pero esta vez no por un acto glorioso, sino por no se sabe qué consideración o “razón de Estado” que no termina de aclarar a nuestro entendimiento y que no hay manera de encuadrar dentro de los principios ni de la lógica revolucionaria, ni en el marco de todos los referentes a los que podamos apelar: Principios y Programa del PSUV, Código de Ética Socialista, Proyecto Nacional Simón Bolívar, los Motores de la Revolución, las Tres Erres al Cuadrado, las Líneas Estratégicas, el llamado a la V Internacional… Pero tampoco la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ni los tratados de DD.HH. y de Derecho Internacional, ni los acuerdos referentes al Asilo Diplomático…

Un Código Rojo de Interpol, suponiendo que la táctica del gobierno fuese que no lo pusieran en situación de desconocerlo, no es necesariamente un callejón sin salida ni obliga a responder de una sola manera. No entraremos aquí a evaluar qué es Interpol, quién lo controla y sobre qué se asienta o con qué fines, desde el punto de vista de la hegemonía global del sistema imperialista mundial. Los estados tienen la posibilidad de examinar soberanamente cualquier situación, interpretar y escoger sus opciones… Si no están presionados por otros condicionantes, explícitos o no explícitos. En el caso de JPB perdimos la soberanía y también la vergüenza.

Aún no se termina de saber si de verdad Joaquín Pérez Becerra estaba en la lista con Código Rojo de Interpol y cuándo exactamente se activó. Pero lo cierto es que el gobierno podría haber demorado un poquito la entrega, tomar en cuenta su estatus de ciudadano sueco, hacer consultas con el gobierno de Suecia, escuchar la opinión de otros sectores, sujetos sociales y políticos de esta “democracia participativa y protagónica” donde “manda el pueblo” y hay “poder popular”, valorar el carácter de comunicador alternativo que tenía el capturado junto con lo que representa internacionalmente, tomar en cuenta principios jurídicos como el de No Devolución, pensar en los costos políticos y riesgos para la unidad interna y la solidaridad internacional de nuestro proceso… Y no en solitario, como un Faraón en su corte, sino colectivamente con las fuerzas vivas de su pueblo, como cabeza de un proceso revolucionario socialista. Al menos hubiésemos asumido cualquier responsabilidad como resultado de consultas con organizaciones sociales y políticas de nuestro proceso revolucionario.

Pero había mucha prisa, demasiada prisa. Tanta que era “mejor” no darle tiempo a nada, como si se estuvieran contando los segundos para evitar el disparo de un arma asesina.
Más allá del principio de que una revolución no entrega revolucionarios: ¿Exploró el gobierno la opción de devolvérselo a Suecia y que éste país, donde había permanecido asilado y cuya nacionalidad adoptó, asumiese la responsabilidad definitiva sobre el destino de uno de sus ciudadanos? ¿Qué forzaba a Chávez a tener que entregárselo él mismo al gobierno terrorista de Estado que impera en Colombia? ¿No tenía JPB más garantías volviendo a Suecia, donde nunca lo habían apresado, que cayendo en las manos criminales del Estado narco-paraco colombiano? ¿Quedaba tan mal el gobierno venezolano, con no se sabe quién?

Las razones dadas por el gobierno y por nuestro presidente han sido muy flojas y muy poco convincentes. Pero además falta un toque de humildad y de respeto hacia la opinión y los sentimientos de los demás, en función del diálogo y de la unidad de todos los que damos la vida por el proceso revolucionario bolivariano. No basta con decir: “la responsabilidad es mía, quémenme a mí”, porque los revolucionarios no queremos quemar a Chávez ni a ningún cuadro importante de su gobierno, porque se les necesita íntegros y sólidos (no burocratizados y sin principios) para seguir conduciendo este proceso. No es un monigote ardiendo lo que puede quemar a Chávez; los graves errores políticos y los métodos extraviados nos queman a todos al mismo tiempo, queman a la revolución que estamos impulsando.

El gobierno se está inmolando. Está dilapidando un prestigio político de más de una década. Le está infiriendo una inmensa herida a franjas importantes del movimiento popular venezolano, al sentimiento de confianza, así como al símbolo que representa Venezuela para la causa de la revolución a escala mundial, a la gran simpatía que nos protege y nos defiende de las pretensiones imperiales. Eso nos hace más vulnerables.

No es sólo cosa del PCV, al que Chávez le reprochó haber apoyado a Caldera en su segundo gobierno (pero que apoya al gobierno de Chávez), ni de la despreciada “ultraizquierda” que sólo es buena para morir por Chávez en Puente Llaguno. Los movimientos sociales y progresistas, las organizaciones de izquierda que nos han defendido en todas partes han temblado de indignación.

Y lo peor de esta conducta y este costo político, es que no nos consideran dignos de saber por qué. Las “razones de Estado” no son para el pueblo y… por consiguiente, no nos atrevamos a opinar sobre cómo gobernar en el Socialismo del Siglo XXI.

O hay diálogo con el pueblo o este proceso entrará en una fase de gravísimas dificultades. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Cuando veas las barbas de Pérez Becerra arder, pon las tuyas en remojo

Kloriamel Yépez Oliveros

Demasiado demoramos en comprender al camarada Chávez, gran admirador de Alfredo Peña por allá por el siglo pasado, hijo autoadoptado -luego expósito-, de Luis Miquilena, doctorado honoris causa en acusar traiciones impunes y prodigar perdones cómplices -Arias Cárdenas no traicionó al compadre Hugo, traicionó al pueblo-, protector de Acosta Carlez el verdugo de Mario Silva; demasiado demoramos, reitero, para comprender su vocación mártir, el asunto está en que el de la vocación es él y no nosotros que no perdonamos traiciones, para muestra el botón del glorioso abril cuando el pueblo ni se “enconchó” ni acató traiciones.

En el caso de Joaquín Pérez Becerra pueden deportarme mil veces acusada de ultraizquierdista, -cumplo los requisitos impuestos por Santos para optar a terrorista: no soy colombiana, no soy de las FARC, no he cometido delito alguno y milito en asuntos revolucionarios aún y cuando la metralla anticomunista de Chávez perseguía esos asuntos-, ¡qué es una raya más pa’ una tigra! Pero que conste, a esa acusación siempre le respondo: tal vez yo sea de ultraizquierda, pero sin duda alguna tú eres de ultraderecha. Maduro acusa con el dedo enhiesto y el gesto homicida del tío Sam a quienes se oponen a su, como mínimo, estúpida decisión, propia de quien calza unos zapatos que, como canciller y como chofer de autobús, le quedan grandísimos.

No es a Maduro a quien debemos reclamar, es a Chávez que parece estar creyéndonos santos cachones para compartir con su mejor amigo la invasión genocida a Ecuador, la masacre a traición de Reyes y tantos otros soldados colombianos de un ejército irregular no golpista, un ejército subversivo, connotando subversivo quien lucha a muerte por la patria liberada de imperialismo y explotación neoliberal. La guerrilla colombiana que además del discurso y de las armas, tiene cojones, enfrenta a una de las burguesías más sanguinarias, hijoe’puta, e inescrupulosas de estos alrededores suramericanos, ¿o será retórica falaz la duda de Chávez y la muerte envenenada de Bolívar?

Por qué el Chávez que perdonó a Arias Cárdenas, que condesciende con el “muchacho ingenuo” de Carabobo con todo y el frustre de Mario Silva, el Chávez que departe té y galletitas en La Moncloa con quien lo mandó a callar y bien mandado a callar se quedó a pesar de que no era él sino Daniel Ortega quien le tenía la piedra afuera a su Majestad, ¿por qué ese Chávez se tiró de cabeza en la piscina vacía de la traición a Pérez Becerra?

Porque quiere deslindar con el ultraizquierdismo o lo que todo pasante de La Escuela de Las Américas tienen como tal; quien no vende sus aplausos, quien no haya leído El Reposo del guerrero, quien no admire a Pérez Jiménez ni emule a Perón, quien no se sepa el corrío de Maisanta, quien se diga comunista, quien no profese socialismos cristianos, quien esté contra el IVA, quien diga que el socialismo no es para repartir limosnas sino para transformar el aparato económico, quien sepa que las revoluciones no se hacen con leyes y menos con habilitantes, en fin, quien políticamente piense, hable, actúe por sí mismo y anhele vivir como ciudadano de un país, y no como recluta en un cuartel.

La traición a la Constitución vigente materializada en Pérez Becerra, nos obliga a meter las barbas en agüita con hielo, porque ahora verán señores al diablo comunista pasar trabajo, no en balde Chávez impuso a Fernando Soto Rojas pese a perder en las internas, lo impuso no sólo como candidato sino como presidente de la Asamblea Nacional, el viejo y locuaz ex guerrillero, el más comecandela de los escupebalas sobrevivientes, el eximio ultraizquierdista. Nada envidiable la curul de Soto Rojas, a estas alturas de su vida venir a representar a Pilatos en el caso de Pérez Becerra y en los cientos que están por venir, Pérez Becerra abrió la espita, el que tenga ojos que vea.

Esperemos que Soto Rojas y Alí Rodríguez Araque terminen de ponerse los pantalones de la dignidad revolucionaria. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 1 de mayo de 2011

Carta de ANNCOL a Hugo Chávez

Carta abierta al comandante Hugo Chávez Frías

Camarada Joaquín, muchos mensajes han llegado a nuestro correo electrónico para que te mantengas altivo y digno ante el tirano, un obrero venezolano nos ha pedido que te transmitamos este mensaje; “ningún aumento de salario nos hará olvidar que hoy duermes en las mazmorras del régimen fascista colombiano por la ceguera de la derecha endógena de nuestro gobierno”. De nuestra parte camarada, desde nuestra trinchera de ANNCOL nos preparamos para seguir el camino, no nos callarán!

“Los términos medios son la antesala de la traición”.
Che

Nos dirigimos al comandante de la Revolución venezolana, al ciudadano presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela y por su intermedio al glorioso pueblo venezolano.

Materializar el sueño de la Patria Grande es un imperativo ético para todos los herederos del pensamiento del Libertador, este proyecto para ser sólido y realista debe construirse sobre pilares fundamentales que consoliden su fortaleza moral y su ética revolucionaria, uno de esos pilares es el internacionalismo y la solidaridad. La solidaridad es la ternura de los pueblos, decía el Che.

Desde antes del inicio mismo del proceso revolucionario venezolano, muchos hombres y mujeres de diferentes países del mundo se han sumado codo a codo a este proceso, entre ellos cuadros políticos colombianos, muchos de ellos expulsados por el conflicto colombiano, quienes han hecho de este proceso, nuestro proceso y hoy los encontramos en diferentes instancias de la lucha en Venezuela desdoblando sus conocimientos y potencialidades, aportando su experiencia con perspectiva de Patria Grande y de socialismo. El proceso revolucionario venezolano lo encarnan hombres de carne y hueso, muchos de ellos anónimos, esos que luchan toda la vida, los imprescindibles y es por eso que, desde la base de este proceso, estos hombres exigen que sus dirigentes estén a la altura moral del compromiso adquirido con su pueblo, con todos los pueblos del mundo, especialmente con América Latina.

Nos preguntamos hoy si esos dirigentes son capaces de mirar a los ojos a la esposa de nuestro camarada Joaquín Pérez Becerra, si son capaces de mirar a los ojos a su pequeña hija y decirle que son revolucionarios y que son antiimperialistas, sobre todo después de enviar a un comunicador social alternativo a las mazmorras del régimen más criminal de América Latina. Hombres del País Vasco han sido extraditados, colombianos sindicados por el régimen de Santos de insurgentes han sido extraditados por orden del gobierno venezolano, ¿es qué esa acción es digna de dirigentes que pregonan a voz en cuello: “Patria, socialismo o muerte, venceremos”? No, mil veces no. Qué pena, pero ahí saltaron la talanquera.

El pueblo venezolano debe asumir la dirección colectiva del proceso revolucionario, no se puede permitir que la derecha endógena siga ahí, como quinta columna del imperialismo y de la derecha internacional. Hombres como Izarra y otros ineptos que hace parte de la burocracia del proceso revolucionario deben ser llamados a cuentas por las fuerzas vivas de este proceso. Izarra debe renunciar, porque su comportamiento no tiene nada de ética cuando anuncia “la captura de un terrorista como prueba fehaciente del compromiso del gobierno venezolano frente a la lucha contra el terrorismo”. No es ético que Izarra, teléfono en mano, llame a los periodistas de TELESUR y de otros medios para silenciarlos y callarlos, ordenando que ocultaran la nacionalidad sueca de nuestro camarada. Venezuela duró tres días con censura oficial, ahí tenemos que felicitar a los camaradas de los medios alternativos de comunicación que rompieron la censura para denunciar el secuestro de nuestro camarada y su extradición a Colombia.

Una dirección colectiva tiene menos posibilidades de equivocarse que un dirigente, rodeado de incapaces, áulicos ineptos, sin perspectiva-memoria histórica y sin conciencia de clase. Ciertos miembros del gobierno venezolano deben una explicación a los pueblos bolivarianos y a los pueblos del mundo por la entrega servil al régimen colombiano de nuestro camarada. Esos mismos dirigentes olvidaron que la oligarquía colombiana fue la primera en reconocer el golpe de Carmona el breve. Esta misma oligarquía ha secuestrado a revolucionarios en suelo venezolano, ha sobrevolado con aviones espías y ha enviado unidades especiales de las FFMM para infiltrarse en suelo venezolano y no podemos olvidar la invasión de fuerzas paramilitares promovida desde Bogotá. Esta misma oligarquía estimula el tráfico de drogas, el tráfico de productos básicos como la leche, el cemento, entre otros, para que el proyecto bolivariano fracase.

Más allá de las consideraciones internacionales, un gobierno como el venezolano que se presenta ante el mundo como la cabeza de un proyecto emancipador y revolucionario, no puede, bajo ninguna circunstancia, devenir en cómplice de la extradición de un ciudadano europeo a un régimen fascista y genocida como el régimen colombiano. Todo opositor al régimen colombiano es por antonomasia un “terrorista” según el léxico oficial del régimen colombiano y de la derecha internacional.

Recordemos que Mandela en su momento fue tildado de terrorista, Ilitch Ramírez (Carlos) ciudadano venezolano, internacionalista de la causa Palestina ha sido considerado terrorista. Frente al primero, los dirigentes mundiales han posado todos para la tomarse la foto, los mismos que antes le llamaron terrorista, frente a Carlos, la diplomacia venezolana ha sido mediocre para exigir su regreso a Venezuela. Todos los luchadores sociales y quienes osan oponerse al imperialismo son terroristas, y eso parece que lo olvidaron los burócratas que obedecieron a Bogotá para extraditar a un periodista alternativo, considerado por el régimen fascista de Bogotá como terrorista.

El gobierno venezolano, con el compañero comandante Hugo Chávez Frías a la cabeza, asume ante los pueblos del mundo la responsabilidad de todo lo que pueda sucederle al camarada Joaquín Pérez Becerra en manos del gobierno genocida de Juan Manuel Santos.

Quienes tomaron esta decisión, violando la carta magna venezolana y pasando por encima de los principios básicos que todo revolucionario debe preservar, deberán rendir cuentas al soberano.

Este hecho, la pérdida de libertad de un comunicador alternativo, debe servir para redefinir el rumbo del proceso venezolano, mil gracias desde ANNCOL a todos los revolucionarios del mundo que han tenido el coraje de oponerse a este acto indigno y bajo.

Terminamos diciendo como el Che: “Los términos medios son la antesala de la traición”

Comandante Chávez, usted tiene la palabra. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

¡El que se quemó fue usted, presidente Chávez!

Juan Carlos Vallejo

Cito horrorizado al presidente Chávez: “Yo soy el responsable, no es Nicolás, Nicolás cumplió una orden, Tarek El Aissami, cumplió una orden, mía. ¡Por que yo tomo las decisiones y asumo mis responsabilidades!”

Joaquín Pérez Becerra no fue capturado ni en Suecia ni en Alemania por que en ambos países se conocen y se aplican las normas del Derecho Internacional Humanitario y del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Esto es, que siendo un asilado político no podia ser arrestado por un requerimiento del país del cual huyó para salvar su vida puesto que era obvio el matiz político y vindicativo de éste. Por esa simple razón, estos dos países seguro se abstuvieron de hacerlo. Aunque en verdad yo dudo mucho que la tal circular roja haya existido en el momento en que Joaquín Pérez transitaba por esos lares. Yo creo que la circular roja fue expedida durante el vuelo hacia Venezuela para soltarle la papa caliente a su gobierno, como bien usted lo reconoce. Pero resulta que usted, presuroso por quedar bien con su buen amigo “Chucky”, corrió dizque a “deportarlo”. La deportación no operaba hacia Colombia pues Joaquín Pérez Becerra no era Colombiano ni se embarcó en Colombia. Operaba legalmente hacia Suecia, su país, o hacia Alemania, puerto de embarque. En eso, usted falló presidente Chávez. La trampa era para usted y no para Joaquín Pérez Becerra. Además que a Joaquín Pérez Becerra lo maltrataron y le negaron todos sus derechos humanos e incluso los consagrados en la Constitución Bolivariana que usted juró obedecer y cumplir.

Solamente los gobiernos totalitarios consideran “chantaje” el que los pueblos pidan derechos. Porque el gran número de personas que se manifestó en las afueras de SEBIN, de la Cancillería y de la Asamblea Nacional –y que a propósito fueron gaseados- sólo pedían derechos para un ciudadano extranjero. Pero esos derechos usted los negó sin el más mínimo sentimiento humanitario. Y no sólo eso, se le negaron derechos a diputados de la Asamblea Nacional y se censuró a los medios alternativos y oficiales. Usted con su proceder, nos hizo recordar los peores tiempos de las dictaduras de América Latina. ¿No le dijeron a usted presidente Chávez que Joaquín había ingresado varias veces a Venezuela a eventos académicos y sociales sin ningún problema? ¿No le resultó a usted o a las autoridades venezolanas sospechoso que para esas fechas no existiera esto de la circular roja?

¿Cree usted presidente Chávez que la quema de sus dos ministros fue solamente por el caso de Joaquín Pérez Becerra? Usted sabe que no. Hay descontento en la base y simplemente lo de Joaquín sirvió de catarsis a una rabia que se está acumulando día a día. Lo que pasa es que a usted sus áulicos no le dejan ver ni le dejan oír ni le dejan hablar con esa base. Usted está rodeado de gente pero está muy solo. No es haciendo la labor del “papá chequera” que los problemas en la base se van a solucionar. La prueba es que muchas de las manifestaciones de repudio a su accionar contra Joaquín vienen acompañadas de expresiones que ven sus aumentos salariales como algo cosmético para los reales cambios estructurales que el pueblo revolucionario espera y que al pasar los años no se han concretado.

Presidente Chávez, yo veo que usted está siguiendo los pasos de Muamar el Gadafi. Gadafi se ha entregado de lleno a su pueblo (lo que está muy bien), pero pecó en creer que acercándose a los viejos y actual imperios para levantar el infame bloqueo iban a perdonarle su socialismo. Gadafi entregó revolucionarios, se desarmó, depositó los dineros de su pueblo en bancos de los imperios y hoy, usted mismo lo ha denunciado, Libia es salvajemente invadida y atacada por quienes Gadafi consideraba sus nuevos amigos. Ahora vemos a Gadafi pidiendo solidaridad e invitando a visitar Libia a muchos de los amigos de los que él expulsó y entregó para que veamos con nuestros propios ojos lo que allí está pasando. Ojalá presidente Chávez no veamos esto en Venezuela porque entonces usted va a necesitar a los verdaderos amigos y a algunos de los cuales ha entregado y deportado, como mi amigo Joaquín Pérez Becerra.

Presidente Chávez, esta nueva versión, a la bolivariana, del tenebroso Plan Cóndor debe parar ahora porque mucho me temo que la próxima víctima pueda ser usted o uno de los miembros de su gabinete. Me explico: Es cierto que la INTERPOL ahora opera como el siniestro DAS de Colombia. Mientras la INTERPOL se ha negado a expedir la circular roja ordenada por un Juez de la Audiencia Nacional de España contra los asesinos estadounidenses del periodista José Couso, violando sus propios principios, mientras la INTERPOL también se negó a expedirla para los banqueros venezolanos pedidos por la Fiscalía venezolana y en cuyos casos la INTERPOL adujo que no lo hacía porque los consideraba casos de “persecución política”, con lo de Joaquín Pérez Becerra fueron extrañamente demasiado presurosos y muy clandestinos. ¿Acaso lo de Joaquín Pérez Becerra no es de contenido político? Claro que lo es y la INTERPOL se ha prestado para este juego, a sabiendas que supo que la CADENA DE CUSTODIA de los tales computadores de Reyes se rompió y eso viciaba la prueba sin descontar que esa INTERPOL confirmaba la manipulación de archivos. Además, un informe de Noticias UNO, telenoticiero colombiano independiente, en su emisión del primero de diciembre de 2008, mostraba el contenido del expediente sobre los “indestructibles” supercomputadores en los que un oficial de inteligencia de la policía colombiana declaraba bajo juramento:

“PREGUNTADO: Informe al despacho si ustedes hallaron en los elementos electrónicos incautados a Raúl Reyes archivos correspondientes a los correos electrónicos enviados y recibidos por él. RONALD HAYDEN COY ORTIZ: Pantallazo de correo electrónico no se ha hallado hasta el momento. Se han hallado gran cantidad de direcciones que pertenecen a correos electrónicos. Pero Reyes almacenaba la información en Word y en programas de Microsoft”.

Vale recordar los párrafos 66 y 67 del “Informe forense de INTERPOL sobre los ordenadores y equipos informáticos de las FARC decomisados por Colombia – Informe Público”. Estos, efectivamente, no hablan de correos electrónicos, aunque sí de direcciones electrónicas.

Pero los dos discos duros externos aparecieron a mitad de camino, aunque hay que aclarar que éstos supuestamente sólo contienen música, videos e imágenes, y todo fue ingresado a ambas piezas con fecha futura. También registra fecha futura uno de los computadores, que a su vez alberga sólo un archivo.

En la sección de Anexos del mismo informe, en la primera comunicación a INTERPOL, con el asunto “Solicitud experto técnico forense”, el general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional, solicita la valoración oficial de “tres (3) computadores y tres (3) dispositivos USB”. El secretario generadle INTERPOL, Ronald K. Noble, contesta el 5 de marzo a la entonces directora del servicio secreto, DAS, María del Pilar Hurtado, confirmando por escrito una previa conversación telefónica: “Concretamente, han pedido Vds. a INTERPOL que les proporcione ayuda especializada en materia de investigación informática forense en relación con los datos almacenados en tres (3) ordenadores y tres (3) USB que fueron decomisados en el marco de una operación…”

Al día siguiente, la misma directora del polémico DAS le escribe a Noble, con la referencia “Solicitud de asistencia técnica”, “establecer el origen y manejo técnico dado a la información obtenida de los procesos de búsqueda de los archivos almacenados en los tres computadores portátiles, tres memorias USB, y dos discos externos, que son objeto de análisis por parte de la Policía Nacional de Colombia…”.

El 28 de agosto, la lectora Lucy Roessler acertadamente comenta: “En la página 53 del informe Interpol se lee que se le solicitó oficialmente al organismo: ‘la valoración oficial de tres (3) computadores y tres (3) dispositivos de almacenamiento USB…’”, y remite a un artículo suyo en Indymedia.

(Fuente: El fin justifica los medios, El poder, Fronteras, La guerra y la paz)

Recuerde presidente Chávez que María del Pilar Hurtado, exdirectora del DAS, es prófuga de la justicia colombiana por serios delitos y que usted y su gobierno han sido acusados innumerables veces de estar en los computadores de marras. Y eso no ha parado de ser utilizado en su contra. Conociendo ahora el modus operandi de la INTERPOL, nada raro que le aplique en el futuro la misma sucia maniobra a usted o uno de los suyos.

Dice el Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

“Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”

En el anterior acápite se sustenta el Derecho a la Rebelión. Un considerable número de colombianos(as) empuñan las armas y se alzaron contra un régimen despótico y asesino (“La más vieja democracia en América Latina”) hace más de 50 años. Colombia es considerada en el concierto mundial como una de las naciones con mayor índice de violaciones a los derechos humanos e inequidad social; como uno de los países con mayor número de asilados, refugiados y desplazados internos. Un país con los más azarosos registros de ejecuciones extrajudiciales, genocidios, etnocidios, mutilaciones, torturas, desapariciones forzadas. Un país en que los criminales amparados por el Estado, llegaron hasta jugar fútbol con la cabeza de una víctima. Un país en dónde se quemó a las víctimas vivas en hornos para fabricar tejas. Un país con el mayor número de fosas comunes. Un país en donde tres candidatos presidenciables fueron asesinados y un partido político exterminado. Un país en el que hasta un cercano amigo de Pablo Escobar y del Cartel de Medellín llegó a ser presidente. Un país en que el cerebro de las ejecuciones extrajudiciales de jóvenes humildes oficia como presidente. Un país donde militares violan niños y luego los descuartizan y no pasa nada. Un país con el récord imbatible de sindicalistas y periodistas asesinados. De ese país salió al exilio Joaquín Pérez Becerra y nunca más regresó. A ese país Joaquín Pérez Becerra le renunció a su nacionalidad y se hizo sueco. A ese país Venezuela lo deportó a sabiendas que era asilado político y ciudadano sueco. Y que por lo tanto la deportación no operaba hacia la criminal y mafiosa Colombia.

Continúa diciendo el preámbulo: “Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre”

El respeto efectivo a los derechos y libertades fundamentales de Joaquín Pérez Becerra fue conculcado por el Estado venezolano. El principio bona fides fue desconocido a Joaquín Pérez Becerra por cuanto éste exhibía su pasaporte sueco, recordaba su calidad de asilado politico, de periodista y el riesgo que para él representaba ser enviado a Colombia. Además que hacía su ingreso legal al país.

Artículo 1. “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Las dignidad y derechos de Joaquín Pérez Becerra fueron violentados al negarle el acceso a su representante consular como extranjero que es. Se le condenó sin ser vencido en juicio, se le deportó a un país que ya no era el suyo y del cual huyó para salvar su vida. Se le destruyó la honra y buen nombre, su dignidad de periodista y hombre libre.

Artículo 2. “Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía”.

Es claro que en Colombia existe el delito de opinión. En Venezuela lo saben porque periodistas de TELESUR lo sufrieron en carne propia. A Joaquín Pérez Becerra lo persiguen por su opinión política en ANNCOL, porque ANNCOL llama las cosas por su nombre, “Chucky” a “Chucky”. En la narcodemocracia colombiana se está penalizando leer o ser parte de ANNCOL. Ciegamente relacionan a ANNCOL con las insurgencia colombiana. El establecimiento colombiano no perdona que ANNCOL sea desobediente, que los desenmascare, que los deje en evidencia ante el mundo. Entonces cualquiera que ose allí escribir o leer es sujeto de judialización. Un caso para ilustrar lo aberrante de esta realidad fue el del profesor Miguel Angel Beltrán a quien deportaron de México de una manera sucia y repudiable, muy parecida a la que sufrió Joaquín Pérez Becerra, lo acusaron de escribir en ANNCOL bajo un seudónimo y por ende ser de las FARC-EP. Es decir, de ser esto cierto, que no lo es, se le estaría juzgando por escribir en un medio alternativo de comunicación.

Finalmente, señor presidente Chávez, a quien montaron en una trampa fue a usted y no a Joaquín Pérez Becerra. Por lo tanto, no hay que hacer un muñeco para quemarlo a usted pues usted mismo se quemó. Si te interesa el artículo...Pincha aquí