hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

sábado, 2 de abril de 2011

La CAOI dice NO a la IIRSA

Claudia Berríos / Alerta Perú

El pasado 13 de marzo finalizó el II Congreso de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) en Quito. Los miembros representantes tuvieron como tarea principal la formulación de estrategias para enfrentar la criminalización del ejercicio de derechos de los pueblos indígenas por parte de los Estados nacionales.

Para ello se debatió y analizó acerca de la crisis global, la crisis climática y el buen vivir de los pueblos; la reconstitución de los pueblos y los Estados plurinacionales; la defensa de los territorios y la Madre Naturaleza, con énfasis en los megaproyectos IIRSA en territorios indígenas; criminalización y militarización, diplomacia indígena e incidencia política internacional; y coordinación continental de los pueblos indígenas.

La Iniciativa de Infraestructura para la Integración Regional Sudamericana (IIRSA) es una cartera de megaproyectos que incluyen la construcción de carreteras, puertos, hidrovías, entre otros proyectos de gran envergadura que buscan interconectar a doce países de la región con Brasil y que se viene implementado desde el año 2000 por acuerdo de los gobiernos. Sin embargo, muchos de estos proyectos no cuentan con los estudios necesarios y pertinentes acerca de los impactos que ocasionarían en la población, el medio ambiente y la cultura de los pueblos. Sumado a ello, no se ha incluido en la toma de decisiones a los miembros de la sociedad civil y a la población que se verá afectada.

En el caso del Perú, muchos de los proyectos son parte del Plan Anticrisis instaurado a finales del 2008 por el Presidente Alan García. Es decir, muchos de ellos son de prioridad nacional para enfrentar la crisis económica, lo cual ha llevado que dichos proyectos no cumplan con varios de los pasos establecidos para su ejecución.

En la CAOI, la desaprobación a esta iniciativa fue rotunda y tajante. El rechazo se fortaleció con el acuerdo de los países miembros que enfrentarán el cambio climático cuestionando el modelo neoliberal extractivista, depredador y contaminante, y como parte de los acuerdos se exigirá el reconocimiento de la deuda ecológica y climática, que tienen los países contaminantes y extractores de las riquezas de los pueblos originarios. Además, se exigió que los gobiernos nacionales cumplan con efectuar la consulta para el consentimiento previo, libre e informado de los pueblos originarios antes de implementar modelos y leyes de “desarrollo” que los afectan.

Otra alternativa

Los miembros señalaron que no se oponen al desarrollo de la infraestructura, como ávidamente lo han destacado muchos de los funcionarios a favor de la IIRSA, sino que aceptan la construcción de carreteras e hidrovías, pero no al costo con el que se vienen realizando.

Por otro lado y frente a la coyuntura, se examinó especialmente la grave situación de los pueblos indígenas al borde de la extinción y las bases militares estadounidenses en Colombia, la Masacre de Bagua y las normas que criminalizan la protesta en el Perú, y las agresiones del gobierno ecuatoriano contra las organizaciones indígenas.

Además, se rechazó y exigió a los gobiernos nacionales que NO sigan otorgando concesiones a las industrias extractivas que destruye a nuestra Madre Tierra. Junto a los gobiernos, el llamado se hizo extensivo a los organismos internacionales para que se respete la autodeterminación y el reconocimiento de las propias formas de elección, ejercicio de la autoridad y la administración de justicia o Derecho Mayor.