hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

martes, 1 de marzo de 2011

¿Es posible que no lo veáis, camaradas?

Rafael Pessini en Kaos en la Red

Las "guerras humanitarias" son guerras imperialistas. No van a salvar vidas, van a originar más muertes que las que afirman querer evitar. La izquierda debe ser prudente con lo que sucede en Libia.
Rafael Pessini | Para Kaos en la Red | 24-2-2011
www.kaosenlared.net/noticia/posible-que-no-veais-camaradas

A toda esa fracción de la izquierda/"izquierda" que anda despistada, desperdigada e irresponsable le dedico estas palabras.

Túnez y Egipto no son lo mismo que Libia. El Imperio no dedica a las dos primeras ni una sílaba de amenaza. De pronto, Libia es el mal de males que merece mucho más que una simple amonestación.

¿No os dais cuenta, camaradas?

En Bahrein corren ríos de sangre y en Arabia Saudí el poderío transnacional yanqui mima a la familia real wahabí que vela por el precioso y preciado oro negro. Washington no llora por la injusticia social que sienten en sus carnes los siervos sometidos a tales autocracias.

¿No lo tenéis claro, camaradas?

De Marruecos casi no nos hablan; del legítimo furor de la población de Sanaa (Yemen) apenas se nos comenta una frase ni dónde ubicar este lugar en el mapa. Cuentan poco de Wisconsin, de la rebelde Grecia que vuelve a la carga gracias a sus respetables trabajadores, de las revueltas estudiantiles boricuas, duramente reprimidas. Europa se moverá en masa a lo largo del mes de marzo (no sólo España). La urgente solidaridad se abre paso por la opresión injustificable.

¿No asociáis ideas, camaradas?

Libia goza del mayor IDH de África, probablemente seguida de cerca por Zimbabwe, nación de bajo analfabetismo demonizada por tener un Presidente con muy elevada dignidad. Es Libia más que rica en petróleo y gas natural. Nuevos yacimientos han sido hallados no hace mucho. Los recursos naturales son de pública titularidad en la tierra del Coronel del Libro Verde. No se puede saquear por las malas sin antes criminalizar.

¿Empezáis a pillar algo, camaradas?

El nivel de vida libio es verdaderamente alto. Proliferan celulares, cámaras de fotos digitales y grabadoras de video de última generación. Pero nadie ha exhibido imagen o sonido alguno que otorgue credibilidad a quienes bombardean de mala fe acusaciones de masacres a civiles o bulos sobre artefactos lanzados desde las nubes contra un pueblo indefenso.

¿Pecáis de exceso de confianza, camaradas?

Atrás quedaron las incubadoras kuwaitíes, la contrarrevolución rumana, los autoatentados del 11-S, las armas de destrucción masiva que nunca aparecieron porque no podían aparecer, las falsas víctimas del Tíbet y las verdaderas que no se mencionan. Podrían ocuparse de los policías ahorcados libios, podrían aludir a los macarras y beodos que destrozan ciudades y asesinan a sus compatriotas. Los que unos llaman mártires bien podrían ser los victimarios. Nada nuevo bajo el sol.

¿Os chupáis el dedo, camaradas?

Cartelitos en que alguien escribió "Hopeless" bajo el rostro de Gadafi. Banderas que evocan corrupción y miseria, penosos años bajo el monarca Idris. No hay nada cándido ni natural en los alaridos que reclaman nuevos tiempos, nuevos jefes, nuevo régimen. Son invocaciones de patrones y ladrones que no entienden de "fair play".

¿Aún desconocéis las largas y mugrientas manos de la CIA y el Pentágono, camaradas?

En Trípoli miles de manifestantes claman ante el resto del mundo que están con Muammar, que son antiimperialistas, que no quieren ser Faluya, que rechazan protectorados, fideicomisos y demás, que no hay guerra civil aunque haya quienes trabajen para provocarla, que Falsimedia y organizaciones de derechos humanos, como bellacos, colocan en el punto de mira al Estado que no se doblega ni ante ONU ni ante nadie. La cadena Telesur tiene enviado a la zona a uno de los pocos corresponsales honestos que aseguran que unos cuantos, numerosos, pretenden representar todos los intereses nacionales. No son patriotas, son traidores al grueso de sus propios conciudadanos.

¿Acaso no veis, camaradas, atisbo de confabulación?

Las "guerras humanitarias" son guerras imperialistas. No van a salvar vidas, van a a originar más muertes que las que afirman querer evitar. No se puede juzgar si no se ve, no puede hacérsele el juego a la Clinton, al Tío Sam-Tom, a la UE, a la NATO, a un depravado Consejo de Seguridad, a una prensa sin voz propia ni escrúpulos. Jamás de los jamases un destripador podrá dar disertaciones de filantropía.

¿Cuándo vais a aprender, camaradas? ¿Sois como Sísifo y su mole pétrea? ¿Le habéis cogido el gusto a ciertas complicidades, conscientes o inconscientes?

¿Desestabilizar más el planeta es para vosotros una especie de moda macabra? Me atrevo a decir que habéis hecho del sadomasoquismo una afición cotidiana.

¿Es posible que no veáis, camaradas, vuestro impertinente tanto de culpa?

¿Os habéis precipitado o ya es demasiado tarde?

Responded, mas no os vayáis por la tangente.

Esforzaos en recapacitar.