hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

domingo, 27 de febrero de 2011

RECTIFICAR GRAVES ERRORES: CONSTRUIR PAÍS

Javier Biardeau R.

Se ha planteado el espacio de posibilidad para una política democrática con P mayúscula. La “política” con P mayúscula pasa aparentemente por un espacio ético no sólo del discurso, sino de la actuación responsable ante el otro.
No queda definida por Spengler (política=“continuación de la guerra con medios espirituales”, “guerra sin armas”), por Luddendorf ("la política debe servir a la guerra"), por Mao ("La política es guerra sin derramamiento de sangre y la guerra es política con derramamiento de sangre"), y más cercano a los debates post-68, por Foucault ("la política es la continuación de la guerra por otros medios").
Podría comenzarse descartando la subordinación de la Política a la lógica de la guerra, reconocer al otro sin necesidad de desconocer los conflictos y antagonismos.
No se trata de una trasnochada apología al pluralismo liberal (Rawls), al dialogo de los que comparten los mismos prejuicios (Habermas), ni a la tolerancia represiva (Marcuse). Hay diferencias, hay alteridades, si; pero hay conflictos y antagonismos, hay relaciones de fuerza que pasan por reconocer las matrices del poder, que apuntan directamente a fenómenos de explotación, coerción, hegemonía ideológica, negación cultural, desigualdades y exclusiones sociales.
En estas violencias estructurales se incuban los ejes del conflicto. No es pura palabra y texto. Los conflictos exigen de un pluralismo agonístico.
Entre el espacio de racionalidad que supone que la confrontación no existe, que sólo hay conversación entre “iguales” (que no son efectivamente “ni iguales ni libres”), y la lógica de la guerra (aniquilación coactiva del enemigo), hay mucho espacio para canalizar las pasiones democráticas de una política con P mayúscula. Este espacio requiere consolidar una cultura para la polémica democrática.
Tanto la derecha histérica, nostálgica de las fronteras ideológicas de la guerra fría (con su cacareado anticomunismo), como la izquierda cavernaria, con su culto a la mitología del socialismo real, a los símbolos y liturgias del “gran timonel”, el heroísmo del “vanguardismo guerrillero” y los “libros rojos”, manifiestan un gran déficit de pasión democrática. Allí residen reflejos condicionados para una política como lógica de guerra, con la apología “amigo-enemigo”.
La estrategia socialista como revolución democrática permanente, reconoce que hay antagonismos no procesados democráticamente, que podemos derivar en el pathos de la “guerra civil”; reconoce nostalgias por los despotismos, por los arcanos del dogmatismo y del monolitismo ideológico.
Ni la ultra-derecha ni la ultra-izquierda pueden ser portadoras leales de la pasión democrática, porque su nostalgia es por marcadores absolutos de certeza. Sus prejuicios no son perspectivas falibles y limitadas; sino dogmas, creencias fijas y consignas congeladas. Su política idiotiza porque parten de la propaganda bancaria, como “bombardeo ideológico”, al mejor estilo de Goebbels. Reducen la política a “barbarie”, a política instrumental con p minúscula, a conflictos de intereses inamovibles.
Su realismo político no supera el elemental “quítate tú pa´ ponerme yo” ó el “a plomo limpio”. No hay cultivo de la pasión por la diferencia democrática, por los matices que enriquecen, por una “reforma intelectual y moral” (Gramsci); sino monotonía ideológica, frases estereotipadas, empobrecimiento del cuerpo y la palabra.
La ilusión del absolutismo ideológico recorre a algunos espíritus. Habitan las ruínas de los integrismos propios de la modernidad periférica. Han quedado atrapados en la “guerra de religiones”, con todas las intolerancias propias del sectarismo.
La Política con P mayúscula exige cálculo estratégico, pero cuidado si se hace ciega de prudencia y vacía de contenido ético, estético, afectivo, de pasión meta-política.
Quien no reflexiona sobre la política con P mayúscula, recae en la simple voluntad de dominio, como medio y como fin. No es lo mismo una tierra arrasada, que la construcción de un País.
Para lo primero sirve la “guerra relámpago” con tanques nazis o el “heroísmo” de los batallones rusos.
Para lo segundo, se requiere la construcción democrática de una voluntad colectiva apasionada, que supere las taras de las miserias del mundo (Bourdieu), la Dependencia (Celso Furtado) y la exclusión.
Sin cultura democrática, dominará la tierra arrasada. No habrá entonces País. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

“Sabino está criminalizado y condenado por el gobierno y los ganaderos”

Diana Paredes/DLA Trujillo

Este es un caso que está muy silenciado y esta actividad la hacemos en Caracas para que se sepa lo que está pasando, dijeron los integrantes de los colectivos que apoyan los indígenas

Los yukpa siguen siendo noticia, no sólo a nivel estadal sino nacional e internacional, porque tal como lo manifestaron los distintos representantes de los colectivos que los apoyan, se han venido encargando de dar a conocer la situación por la que están pasando tanto los caciques detenidos en el Internado Judicial de Trujillo, como los familiares, ante la ubicación del caso en el estado, decisión que lejos de favorecerlos ha traído muchos inconvenientes, para todos.

Es por ello, que este martes día de otra audiencia, tal como lo han hecho desde que el caso fue radicado al estado, se concentraron para repartir volantes y marchar, enfatizando en sus consignas que Sabino es un defensor de los Derechos del Pueblo Yukpa, y que sólo es víctima criminalizada y condenada del gobierno y los ganaderos de Gadema.

Traslado de Sabino

Isabel Maldonado del Tejido Social de la Diversidad, Colectivo de Colectivos de Caracas, dijo que vienen siempre a la audiencia en apoyo a Sabino Romero, “no sólo a eso, sino por la lucha del territorio, al reconocimiento y legislación indígena, asimismo ante la situación que vivieron este sábado las familias quienes denunciaron que lamentablemente fueron atropelladas y les derrumbaron un techo, ante ello, nos dirigimos al Batallón donde había una reunión, con la Defensoría del Pueblo, el legislador del Clet, el Comandante Roso, quien se disculpó porque la orden no fue atropellar, y ante la pérdida de documentos de identidad, por lo que mandaron al Saime para sacarles el documento, igualmente se comprometió a llevar comida, ya que la limpieza fue tan efectiva que les llevaron lo que tenían” agregó.

Lo más importante de la reunión, aseguró, “es la intención de los presentes de invitar a otras instituciones postuladas al tema de los derechos humanos para hacer efectiva una medida de traslado, no tanto del caso, sino de Sabino Romero y Alexander Fernández a la ciudad de Maracaibo al Core 3, para garantizar un mínimo de seguridad porque está corriendo peligro, tanto por presos, como por los ganaderos que tienen su gente adentro, y ha recibido ataques de personas internas y externas”, puntualizó.

Riesgo latente

La situación de Sabino es difícil -señaló- “él no puede reconocer o admitir a las autoridades algún hecho irregular porque lo pone en peligro, pero uno sabe los malestares que está pasando, el reconocerlo sería ponerse más en riesgo” Si te interesa el artículo...Pincha aquí

sábado, 26 de febrero de 2011

Leyes a favor de los indígenas es letra muerta

Francisco Prada


“La situación que hoy viven los indígenas de Venezuela si se lo contamos a alguien en cualquier parte del mundo les va a resultar increíble, porque es demasiado grave, como nunca antes había sido; lo digo con toda responsabilidad. Es bueno que esta información le llegue al Presidente Chávez, que somos amigos pero adversarios políticos; él es gobierno y yo soy opuesto a su gobierno, pero somos amigos, y él lo dice de manera pública. Ahora, hay una Constitución, un articulado, una Ley sobre el Pueblo Indígena, un Ministerio de Pueblos Indígenas, una Procuraduría de Pueblos Indígenas y otros espacios, es decir, toda una burocracia en la materia; pero para mí, en la práctica, sépalo Comandante amigo, es un secuestro de las generaciones indígenas”.

Así inició su opinión sobre el problema de los Yukpas e indígenas de todo el país, el antropólogo Francisco Prada, fundador del Indigenismo de Campo del Estado como antropólogo graduado en la tercera promoción de la Universidad Central de Venezuela (UCV), contratado por la Comisión Indigenista ante la matanza de aborígenes en el estado Apure, en la costa del Río Sinaru en el año 1959 y desde entonces viene luchando por esta población venezolana.

Origen del problema

Indicó Prada que en la Sierra de Perijá (estado Zulia), la 4ta República hizo convenimientos importantísimos sobre materia primas estratégicas con los grandes monopolios internacionales, pero al Presidente Chávez le han pedido que le limpie esa zona de esos factores que estorban allí, como son los indígenas, porque esos son los últimos espacios que les dejaron después que estaban en las costas del Lago de Maracaibo y llegó Alonso de Ojeda y los fueron corriendo hasta Perijá, donde llegaron los ganaderos hicieron carreteras y otros adelantos; los han corrido de allí y ahora aspirarán que lleguen hasta el cielo, “digo esto con toda responsabilidad y que los amigos de Chávez se lo digan, están amenazados en la cárcel de Trujillo y en cualquier cárcel que esté, el cacique Sabino Romero. Los ganaderos de Gadema no aceptan la vaina que les han echado los indígenas, quienes están reivindicando tierras que les habían usurpado hace tiempo y que el Estado les ha estado legalizando cuando ha estado haciendo el proceso de demarcación, pero que se negó a pagarles las bienhechurías que allí están y tienen derecho a reclamar los ganaderos, pero es un problema del Estado y no de los indígenas”.

Representante indígena

Prada llamó la atención de la ex diputada Noelí Pocaterra, representante indígena ante la Asamblea Nacional y de origen zuliana, y le refiere que “recuerda las discusiones que hicimos para ver si era posible que los indígenas, en particular la gente de tu etnia Guayú, aceptarán en el caso de la Sierra de Perijá y de la Península de la Guajira un estatus binacional en donde se le consiguiera soberanía a esos grupos en convivencia, un acuerdo entre Venezuela y Colombia (.) y ahora está como si nada. Recuerde, Presidente, que los indígenas votaron por usted y recientemente dijo que entre los indios y los ganaderos, yo estoy con los ganaderos, no estás con los ganaderos, yo te puedo explicar la verdad, y te digo que, estás poniendo la torta”

Advertencia

Prada advirtió al Presidente Chávez que si matan a Sabino, quien está en la lista, él (Chávez) sería responsable, porque es el Jefe de Estado. El gobierno debe cumplir con el articulado de la Constitución que dice que el procedimiento se debe hacer sobre la base de su memoria ancestral, así lo venían haciendo antes de que llegara Chávez y los españoles; pero este es el primer caso que es negado de manera concreta y absurda, porque ni aplica la Constitución, ni se aplica la Ley de Pueblos Indígenas y utilizan el liderazgo indígena para doblegar la hombría de los factores que hoy están prisioneros (así lo dijo el declarante con lágrimas en los ojos por la situación que viven estas personas).

Fuente original de la nota: http://www.diarioeltiempo.com.ve/V3_Secciones/index.php?id=35192011 Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 24 de febrero de 2011

La Juventud Venezolana debe Exigir la Libertad de los Verdaderos Presos Políticos y Luchadores Sociales

Unidad Socialista de Izquierda

No apoyamos la excarcelación de violadores de derechos humanos y golpistas

Desde la Unidad Socialista de Izquierda hacemos el llamado a la juventud venezolana, para que identifique con claridad a quienes en verdad son los presos políticos y luchadores sociales que en el país defienden las libertades democráticas y los derechos humanos, y a distanciarse de aquellos que peticionan la presencia de organismos internacionales funcionales al imperialismo yanqui, como la OEA.

Un grupo de jóvenes venezolanos, miembros de la organización derechista Javu, realizan desde hace dos semanas y media una huelga de hambre en la sede de la OEA en Caracas, exigiendo la libertad de 27 personas a las que consideran “presos políticos”, en su mayoría vinculados al golpe de estado fascista de 2002.

Nueve jóvenes iniciaron la protesta, pero luego se han sumado más activistas y se han instalado frente a las embajadas de Chile y Costa Rica, y en las plazas de otras ciudades del país, sumando ya casi 70 personas en huelga de hambre a nivel nacional.

Los jóvenes exigen a la Organización de Estados Americanos que intervenga en el país y han solicitado la visita de José Miguel Insulza. Una delegación de diputados de la derechista “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD), visitó a los activistas y se comprometió a promover una ley de amnistía en la Asamblea Nacional.

Reclaman libertad, amnistía e indultos a golpistas, terroristas, y violadores de derechos humanos

Entre los presos figuran tres comisarios, un sargento, y cinco policías metropolitanos condenados por las muertes de una docena de personas durante el golpe de Estado de abril de 2002. En aquel entonces, un grupo de élite de la PM actuó como fuerza de choque al servicio de los golpistas. Otro militar preso por su participación en el golpe de Estado de 2002 es el capitán Otto Gebauer.

Además, exigen la libertad de Juan Bautista Guevara, Otoniel Guevara, y Rolando Guevara, quienes fueron sentenciados por su participación como autores materiales en el asesinato del fiscal Danilo Anderson. Anderson llevaba las investigaciones sobre el golpe de Estado de 2002.

Piden la libertad de Felipe Rodríguez y Silvio Mérida, militares de derecha vinculados al movimiento de corte fascista que se nucleó en torno a la Plaza Altamira a fines de 2002, y que fueron condenados por participar en la voladura de la Oficina de Comercio Internacional de la Embajada de España y el Consulado de Colombia, atentados terroristas realizados el 25 de febrero de 2003. Un tercer condenado por este caso, Raúl Díaz Peña, huyó a Miami en 2010.

Gregory Umanés y Luis Chacín fueron sentenciados por el horrendo asesinato de cuatro jóvenes vinculados al movimiento de la Plaza Altamira. Una sobreviviente identificó a los asesinos. Mientras tanto, José Sánchez, alias “Mazuco”, fue condenado por ordenar, siendo director de seguridad del estado Zulia, el asesinato de un enemigo político, Claudio Macías.

Alejandro Peña Esclusa, otra de las personas cuya excarcelación pide la derecha, es un fascista que participó activamente en el golpe de 2002 y es actualmente enjuiciado por posesión ilegal de armas de guerra y explosivos.

También piden excarcelación de condenados por corrupción

Delfín Gómez Parra, militar condenado por corrupción en el caso del Central Azucarero Ezequiel Zamora, también es defendido por Javu. Gustavo Arraiz, quien se declaró culpable de las acusaciones en su contra por distracción de recursos en el caso Microstar, en el cual se simularon importaciones para obtener millonarias asignaciones de dólares por parte de Cadivi, también es defendido por lo huelguistas. Otro de los presos vinculados con el caso es la jueza María Lourdes Afiuni, quien habría auxiliado al empresario Eligio Cedeño para su fuga del país, al otorgarle una medida cautelar a sabiendas de que existía peligro de fuga. Cedeño también era juzgado por el caso Microstar.

Biaggio Pilieri, Asdrúbal Lugo y John Pernía fueron condenados por corrupción en la alcaldía de Bruzual, en Yaracuy.

Sí hay presos políticos, pero su defensa no está en la agenda de la derecha

Aunque el gobierno asegura que en Venezuela no hay presos políticos, hay un grupo de venezolanos presos o criminalizados por participar en luchas sociales.

El preso político venezolano más importante es el dirigente obrero Rubén González, quien está privado de su libertad desde hace más de un año por haber encabezado una huelga en la empresa estatal Ferrominera del Orinoco. A su caso se suman más de doscientos obreros con medidas cautelares por protestar y hacer uso del derecho a huelga.

Más de mil quinientos campesinos tienen juicios abiertos por recuperar tierras, Entre los presos políticos del movimiento popular también se encuentran Sabino Romero y Alexander Fernández, dos indígenas del pueblo yukpa, a los que el gobierno ha apresado por medio de un montaje judicial cuya finalidad es aplastar la lucha por territorio que estos dirigentes han venido adelantando de manera autónoma.

Dado que los partidos de la MUD piden que el gobierno aplique mano dura contra los campesinos que ocupan tierras, defienden los intereses del latifundio ganadero contra las luchas indígenas, y azuzan campañas anticomunistas en las que se satanizan las luchas obreras, resulta comprensible que los verdaderos presos políticos no sean defendidos por estas organizaciones.

De la lista de 27 personas que la derecha pide excarcelar, únicamente Rubén González, Carlos Chancellor y William Saud son auténticos presos políticos.

La impunidad avanza con el apoyo del gobierno y la derecha

Mientras que el gobierno, pese a decirse “socialista”, se ensaña contra los que luchan por sus derechos, la mayoría de los crímenes contra el pueblo y la democracia quedan en la impunidad total. Aunque la estridente campaña derechista pareciera indicar lo contrario, el presidente Chávez otorgó el 31 de diciembre una amnistía que benefició a la gran mayoría de los responsables del golpe de Estado de 2002, a los dirigentes del sabotaje petrolero de 2002-2003, y dejó impunes otros atentados contra las libertades democráticas. Sólo un pequeño porcentaje de las causas judiciales abiertas con motivo de estos crímenes permaneció abierta, debido a que la Constitución de 1999 prohibe otorgar amnistía, indultos, o cualquier otra medida que acarree impunidad, a los responsables de violaciones a los derechos humanos. Con sus acciones de protesta, la derecha pretende que este principio constitucional, cuyo contenido es bastante progresivo, sea derogado.

Sectores de izquierda, por el contrario, hemos venido denunciando que la deuda en materia de justicia por parte del gobierno de Chávez es enorme. Provea y otras organizaciones de derechos humanos han destacado que los responsables de las mayores violaciones a los derechos humanos de los gobierno puntofijistas, como El Caracazo, Masacre de Cantaura, Masacre de Yumare, Masacre de El Amparo, y otros crímenes, han permanecido en la impunidad debido a la falta de voluntad política. Incluso, uno de los autores materiales de la Masacre de Cantaura, Roger Cordero Lara, es hoy diputado por el PSUV. Este contexto pone sobre relieve el carácter antidemocrático y reaccionario de la política gubernamental en materia de justicia y derechos humanos, así como la orientación nefasta de la derecha de pedir la excarcelación de violadores de derechos humanos y autores de crímenes atroces.

La movilización popular debe ser contra la criminalización de la protesta y la impunidad

Tanto la derecha como el gobierno invisibilizan la existencia de una política para mantener en la impunidad la mayoría de los crímenes contra los derechos humanos, y para criminalizar las luchas de los trabajadores y el pueblo.

Desde la Unidad Socialista de Izquierda hacemos el llamado a la juventud venezolana, para que identifique con claridad a quienes en verdad son los presos políticos y luchadores sociales que en el país defienden las libertades democráticas y los derechos humanos, y a distanciarse de aquellos que peticionan la presencia de organismos internacionales funcionales al imperialismo yanqui, como la OEA.

Son las organizaciones obreras y populares las que tienen que movilizarse de manera autónoma para exigir la libertad de Sabino Romero y Alexander Fernández, presos políticos yukpas. Por la libertad de Rubén González, preso político del movimiento obrero; y la de Carlos Chancellor y William Saud, presos por encabezar una movilización de pequeños mineros del estado Bolívar. Exijamos que cese la criminalización de la protesta social; que se allane la inmunidad parlamentaria de Cordero Lara, para que sea enjuiciado por violar los derechos humanos; que las violaciones de derechos humanos de los gobiernos del puntofijismo sean castigadas; y que se investiguen y castiguen los asesinatos de campesinos y dirigentes obreros durante el gobierno de Chávez. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 23 de febrero de 2011

Sabino es hombre muerto

Roland Denis

Pasó hace aproximadamente veinte años. Carlos Pizarro, candidato para entonces del M.19 a la presidencia de Colombia, legendario guerrillero recientemente pacificado, ganaba cada vez más fuerza en las encuestas, crecía su liderazgo y la leyenda que traía consigo se convertía en una fuerza de masas liberadora que tendía a cambiar la historia de ese país. Sin embargo una nube corría por sus espaldas, creando una sensación colectiva de dolor que parecía imposible salir de ella. Mientras más grande se hacía su figura se hacía más inevitable su asesinato, siguiendo la línea para entonces que le costó la vida a Galán y los dos candidatos presidenciales de la Unión Patriótica. Efectivamente Carlos Pizarro fue asesinado en un avión con una nubarrada de tiros que le reventaron la espalda.

Sabino Romero cacique Yukpa de Chaktapa, se ha convertido igualmente en una leyenda. No es candidato a nada, es la sangre indígena más digna de nuestro país ganada en la prueba inexpugnable de la lucha. Es una presencia y una memoria viviente que choca contra todas las arrogancias del poder y los inmensos intereses que se mueven sobre los entornos militares, ganaderos, transnacionales que hoy giran sobre él. Su fuerza se desparrama entre lo más sencillo y soñador de las comunidades resistentes. Poco a poco la presión de los hechos toca la raíz asesina del inconsciente poderoso. Toca la pulsión de muerte que los rodea y se convierte en un evidente plan para matar este pequeño héroe de las luchas indígenas. Desespera a quienes han decidido condenarlo de por vida a prisión y los lleva a tener que aliarse con sus aparentes enemigos del campo para liquidarlo. Las evidencias lo constatan, Sabino para ellos es hombre muerto, el plan está marchando.

¿Qué está pasando?. Sabino Romero junto a Alexander Fernández y Olegario Romero, hace cerca de nueve meses son trasladados a la cárcel de Trujillo con el fin de neutralizar la continua protesta que se daba en el Zulia y frente al cuartel Macoa por su arbitraria detención. Su llegada a la cárcel fue acogida con respeto por los internos, quienes expresaban respeto hacia estos indígenas y en particular la persona de Sabino. Se reactiva un juicio totalmente amañado que progresa sin ninguna evidencia concreta de asesinato por parte de nadie mucho menos por parte de Sabino quien es por el contrario una de las víctimas de los hechos del 13 de Octubre del 2009, quien rayó en la muerte. Sin embargo el montaje continúa, pero con un problema que se acrecienta. NO HAY NINGUNA EVIDENCIA ACUSATORIA HACIA SABINO, EL JUICIO ES UN TEATRO DEL ABSURDO QUE MIENTRAS AVANZA Y LA PROTESTA COMO EL SIMBOLISMO DE LA FIGURA DE SABINO AUMENTA, HACE QUE EL PODER ENTRE EN SU FASE IRRACIONAL Y ODIOSA COMO PERFECTAMENTE LO PROBO LA GRANDIOSA BUROCRATA-MINISTRA DE ASUNTOS INDÍGENAS DURANTE LA HUELGA DEL PADRE KORTA. Comienza entonces una segunda fase del ciclo condenatorio donde logran romper el acuerdo básico entre Olegario y Sabino, logran la complicidad directa del primero y se introduce directamente la casta ganadera dentro del juicio a través del abogado de Gadema, Alfonso Chacín, principal defensor de sus intereses, enemigo jurado de la comunidad indígena. Logrado este quiebre empieza un proceso dentro de la cárcel que abre las evidencias de una intención de asesinato. La cizaña entre los presos revierte entre los más peligrosos el respeto por la falta de confianza hacia Sabino, luego vendrán las amenazas internas, el robo de pertenencias, los intentos de agresión junto a una complicidad de los responsables internos por parte del ministerio del interior, los cuales le negarán comida, lo condenarán a estar encerrado en baños putrefactos toda la noche. Hace pocos meses en horas de la noche mientras todos los presos están reunidos en el galpón central de la cárcel, es proyectado un documental a todos los presos. En él se presentan imágenes y acusaciones contra Sabino donde muestran al cacique como un ladrón de ganado, se cuelan imágenes estando el presente en los hechos, obvios montajes, siendo estas las razones por la cual el está en prisión. Quien conoce las dinámicas de las cárceles en este país sabe perfectamente que esto es una autopista directa para que en cualquier momento sea asesinado.

Pasa este sábado 19 de febrero un hecho que empeora todavía más el ambiente. Luego de una marcha de protesta exitosa por las calles de Trujillo, la rabia se dirige ahora contra familiares. En la Plaza de la Trujillanidad donde estos se quedan a dormir mientras esperan la visita de los sábados, estos son agredidos directamente por efectivos militares Batallón Rivas Dávila, los niños son violentados con una inmensa carga de racismo en todo esto; es el criollismo militar actuando a sus anchas. Son destruidos sus toldos y botada a la basura su comida. Les fueron arrebatados sus documentos de identidad de adultos y niños, sin saber ahora dónde puedan estar. Mientras tanto Lucía esposa de Sabino la hacen esperar todo el día para al final dejarla pasar solo unos minutos a la visita a su marido. Pase de factura por la marcha. La noche anterior los mismos presos han advertido a Sabino “que si sigues pasando información te llevamos a la sala….” Vaya a saber cómo se llama pero es en todo caso el lugar de donde nadie sale vivo, costumbre recurrente en las cárceles producto de la misma violencia militar y policial que han introducido en ellas.

Sabino donde está condenado a morir allí donde está, si esto pasa evidentemente habrá una matazón entre comunidades indígenas deliberadamente divididas y cuidado si no una matazón por igual de ganaderos y compañeros indígenas. Todo esto ha sido creado por el motor irracional de ciertos funcionarios y ministros que han apostado a la derrota del movimiento indígena resistente. La responsabilidad inmediata es de ellos, están utilizando el poder de enemigos históricos para cumplir con su odio. Sobre nuestras espaldas como movimiento popular en lucha, corre la responsabilidad de hacer la denuncia y movilizarnos para que esto no suceda. En Colombia a pesar de los inmensos gritos por parar la muerte evidente, fue imposible, las consecuencias en adelante más que sórdidas y sangrientas. Este juicio volvemos a decirlo es un total absurdo, es injusticia pura, refleja un método miserable de extorsión, división, corrupción, a través de un sicatariato judicial consentido y una coerción permanente hacia lo más noble del pueblo venezolano, su sangre originaria…!no hay pueblo vencido!

¡Sabino marca el camino de la dignidad! Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 20 de febrero de 2011

Los Presidentes no hacen huelgas de hambre contra sí mismos

Simón Rodríguez Porras (USI)


Sabino Romero y Alexander Fernández, rehenes del gobierno de Chávez

El 17 de diciembre pasado, el presidente Chávez hablaba en el acto de instalación del Instituto Superior de Estudios Políticos del PSUV. Mientras su afiebrado discurso saltaba de una cosa a la otra, hizo una breve referencia a la huelga de hambre que dos meses antes realizó el cura jesuita José María Korta, junto con otros dos activistas. Aseguró que cuando fue informado de que la huelga se realizaba en defensa de los derechos de los pueblos indígenas se encontraba de viaje, pero le “provocó” dirigirse a la Esquina de Pajaritos para sumarse a la huelga de hambre, porque el cura “tenía razón”. Sin reparar en la gravedad de estas palabras, cambió de tema. Aunque no explicó por qué se abstuvo de sumarse a la protesta de Korta, no hacía falta que lo hiciera: todo el mundo sabe que los Presidentes no hacen huelgas de hambre contra sí mismos.
Y es que a través de la huelga de hambre, Korta, Ramón Sanare y Wu Limin, exigían que el gobierno respetara los derechos fundamentales de los pueblos indígenas, principalmente el derecho a la demarcación territorial, y libertad para Sabino Romero, Alexander Fernández y Olegario Romero. La huelga fue levantada bajo el acuerdo pactado con el vicepresidente Elías Jaua, según el cual Chávez se reuniría con Korta y representantes de las organizaciones que apoyan la libertad de Sabino Romero, “para abordar los detalles sobre los mecanismos necesarios para que se materialicen las demandas”, en palabras de Korta. Pero ni la reunión acordada se realizó ni mucho menos se materializaron las justas demandas levantadas durante la huelga de hambre. Chávez, quien aseguraba cínicamente estar dispuesto a hacer huelga de hambre contra la política de su gobierno, obraba consecuentemente en el sentido contrario.
Es triste tener que decir verdades de Perogrullo, como que el Presidente es el jefe del gobierno, pero el mito de un Chávez que desconoce los aspectos más relevantes de la acción de sus ministros, se ha convertido en piedra angular de la fe chavista. Y esa fe absurda ha conducido varias luchas hacia su derrota.
Durante las negociaciones con el Vicepresidente Elías Jaua, se impuso la tesis de que se podía levantar la huelga de hambre confiando en el gobierno. Hoy los hechos han demostrado que ese fue un trágico error, y hasta qué punto esa política puede conducir a la desmovilización, desmoralización e incluso a la derrota de los que luchan. Ello fue lo que permitió al gobierno derrotar la huelga de hambre, justamente en el momento en que mayor apoyo nacional e internacional generaba. Y con la declaración del 17 de diciembre, Chávez se encargó de enterrar la coartada de su supuesta ignorancia con relación al tema.
Valoramos el esfuerzo y el sacrificio hecho por Korta a lo largo de muchos años por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas. Hoy, Korta insiste en que la negación de los derechos indígenas es una política de algunos ministros, y no del gobierno en su conjunto ni de quien lo preside. Pero lo cierto es que los compromisos asumidos por el gobierno a raíz de la huelga de hambre no han sido honrados. Los territorios indígenas no han sido reconocidos oficialmente a través de un proceso de demarcación. Los presos políticos del pueblo yukpa no han sido liberados. Esas son razones suficientes para mantener la movilización y desenmascarar la horrenda demagogia gubernamental.
Sabino Romero y Alexander Fernández, secuestrados en la Cárcel Nacional de Trujillo, siguen siendo los rehenes con los que Chávez extorsiona al movimiento indígena para que cese en sus justas reclamaciones territoriales. Ahora más que nunca hay que redoblar la solidaridad con el pueblo yukpa y enfrentar esta política criminal del gobierno de utilizar las cárceles para silenciar las justas luchas del pueblo. La movilización en Trujillo convocada para el próximo 22 de febrero y la simpatía que despierta la lucha yukpa en el ámbito nacional e internacional, nos indican que la batalla por la libertad de Sabino y Alexander está viva y existen posibilidades reales de alcanzar un triunfo, por encima de las pretensiones del gobierno, los terratenientes y las multinacionales de la minería. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

sábado, 19 de febrero de 2011

¡Nuestro Alí Primera no era corrupto!

Luis González.

Siempre estuvo del lado de los explotados, marginados y excluidos y en favor de su emancipación

A 26 años de su siembra su ejemplo sigue vivo y latente.

Nuestro Ali hubiese levantado fuerte su voz por la Libertad de Sabino Romero y Rubén González; habría condenado al Gobierno Chavista por entregar el País a las Transnacionales Petroleras y Mineras; le hubiese compuesto un merecido Canto Insurgente a los Intocables Corruptos del caso PUDREVAL, a los implicados en la estafa de “Las Casitas Uruguayas”, y tantos otros hechos delictivos sin importarle el color ni el discurso sino los hechos. Alí Primera estuviera acompañando con su canto la Huelga que los Dignos Trabajadores Petoleros han mantenido ya casi por un mes en la Nacional y Celebrado la Victoria de las Huelgas de Hambre de enfermeras del IVSS-LARA y trabajadores del Ipas-ME Portuguesa.

Nuestro Alí hubiera promovido que se privilegiaran los derechos de los Trabajadores por encima de los de las Transnacionales Mitsubishi y Toyota y fustigado con sus rebeldes versos a los Traidores Sindicaleros Rojos-Rojitos. Porque es que Alí, ese al que conocimos en carne y canto propio era puro Pueblo, pero Pueblo Rebelde, Pueblo en Lucha no Pueblo sumiso como hoy han pretendido convertir al nuestro, no Pueblo adulador, sumiso e Incondicional

Alí, no hubiera aceptado jamás en silencio que fuesen liberados los Golpistas del 2002 y del Paro petrolero por un Decreto Presidencial de Amnistía, mientras se les sigue Juicio a mas de 200 trabajadores por exigir sus justos derechos. Tampoco hubiera aceptado callado la opulencia de la nueva clase BOLIBURGUESA, ni su suntuoso derroche en momentos en que el salario no alcanza ni para lo elementalmente básico. No hubiese callado las fiestecitas de los carajitos de la Familia Chávez ni que lo hubieran amenazado, mientras el presidente besuquea a nuestros niños descalzos de los barrios prometiéndoles de nuevo luego de 10 años de estafa una vida digna en los años por venir.

A nuestro Alí lo vimos andar promoviendo la protesta a quemarropa por las causas injustas NO JUSTIFICÓ JAMÁS LA CORRUPCIÓN NI LA BUROCRACIA y condenaba con todo su amor al Capitalismo y sus Lacayos. Por lo que no dudaría en condenar a estos payasos que se creen Socialistas sólo porque visten el Rojo como disfráz y no como compromiso.

Muríó con la nevera casi vacía y el compromiso repleto de dignidad, y dijo una y mil veces que no vendería jamás su canto a los mercaderes de la miseria. Cosa esta a la cual poco caso hacen los traidores que en nombre de sus sueños hoy pretenden enterrarlos.

Nuestro Alí no hubiese aceptado en silencio que El Gobierno de Chávez hubiere entregado combatientes de Pueblos Vecinos a Gobiernos Asesinos, ¡eso Jamás!

Nuestro Alí jamás hubiese entendido ¿cómo es que desde un Partido que dice llamarse Socialista se ampare a asesinos de Masacres pasadas? y que algunos de estos asesinos sean hasta asesores, funcionarios o diputados de “la Revolución”. ¡No! Nuestro Ali Jamás fue Cabrón. Diferenciaba bien las migajas de los derechos. Eso nos decía cuando se pasaba por los sitios de lucha y organización en los barrios de Caracas y del Interior.

Que el canto y la valentía de Alí no se pierdan, no permitamos que su memoria siga estando secuestrada por quienes quieren “asegurarse de que este bien muerto”.

Nuestro Pueblo jamás fue un pueblo cobarde, es un Pueblo que siempre marchó por las calles y hacía hablar las paredes cuando los medios silenciaban la verdad como lo continúan haciendo hoy.

BREVE BIOGRAFÍA

Compositor y cantor de música de protesta. Fueron sus padres Antonio Primera y Carmen Adela Rossell. Su padre, quien se desempeñaba como funcionario en Coro, murió accidentalmente durante un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de la cárcel de dicha ciudad de unos prisioneros (1945).

A raíz de la muerte de su padre, siendo aún muy joven Alí acompañó a su madre y a sus 2 hermanos en un peregrinaje por diferentes pueblos de la península de Paraguaná que incluyeron San José, Caja de Agua, donde termina su educación primaria; Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, cerca de Punto Fijo. En dicho poblado, dado la miseria que viven Alí y su familia, se desempeña en varios oficios: desde limpiabotas hasta boxeador.

En 1960 en búsqueda de mejoras en la calidad de vida él y su familia, se trasladan a Caracas donde se inscribe en el liceo Caracas para completar su educación. En 1964, tras culminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela, para estudiar química en la Facultad de Ciencias. Durante su vida universitaria, inició la carrera como cantante y compositor, primero como una diversión y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes (1967), lo proyecta a la fama.

Entre 1969 a 1973 permanece en Europa, donde graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra, el cual tiene un notable éxito popular en Venezuela. Sin embargo, aunque en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación, debido al radicalismo de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones. Su ingreso al mundo de la política se produjo al militar en el Partido Comunista de Venezuela, tras lo cual fue miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS).

Para este entonces, ya figuraba como uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo del país sino de Latinoamérica. Desde 1973 hasta la fecha de su muerte, grabó 13 discos de larga duración y participa en numerosos festivales en toda América Latina. Entre las canciones más conocidas de Alí se encuentran Paraguaná paraguanera, José Leonardo, Casas de cartón, Cruz Salmerón Acosta, Reverón, Flora y Ceferino y Canción mansa para un pueblo bravo (tema musical de la película del mismo nombre). Su muerte se produjo el 16 de febrero de 1985 en un “lamentable accidente automovilístico”, ocurrido en la Autopista Valle-Coche. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 18 de febrero de 2011

Recordando al Negrohereje

Resumen a mostrar Contenido completo Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 15 de febrero de 2011

Conmemoración 40 años -CRIC


Resumen a mostrar Contenido completo Si te interesa el artículo...Pincha aquí

lunes, 14 de febrero de 2011

¿La saga de Guaicaipuro?

Elías Pino Iturrieta / El Universal

Si nos atenemos al discurso presidencial, los sucesos que ahora se describirán remontan a la época de la resistencia indígena, cuando los antepasados autóctonos pelearon contra los antepasados conquistadores con el objeto de evitar una invasión inesperada y ventajista. Para entender lo que ahora sucede habría que retornar hacia esas auroras dolorosas, de acuerdo con uno de los mensajes más caros para el primer magistrado. Pero también existe la posibilidad de entenderlos mediante una referencia reciente que, en cierto modo, nos obliga a pensar en fenómenos del pasado que se niegan a pasar: la huelga de hambre emprendida por el jesuita José Korta en noviembre de 2010, para llamar la atención sobre las penalidades del pueblo yukpa establecido en Perijá. El gesto produjo reacciones en la comunidad internacional y, de retruque, movió el corazón del Gobierno. La “revolución” se había hecho de la vista gorda sobre el tema, había dejado de lado su retórica sobre los derechos ancestrales de la autoctonía, pero entonces, mientras Korta detenía su ayuno voluntario, se comprometió a buscar soluciones.
La huelga del jesuita quería hacer del dominio público la situación de injusticia y explotación experimentada por los yukpas, cuyo ámbito sufre cada vez más una penetración de elementos foráneos, en especial de factores económicos ajenos a lo comarcal y a los valores genuinos de la comunidad, capaz de desembocar en situaciones de irreversible y monstruoso menoscabo. Los antecedentes próximos de la situación se localizan en 1920, cuando la dictadura gomecista entregó a una familia de blancos “racionales” 45.000 hectáreas de superficie en el piedemonte de la Sierra de Perijá. Desde entonces suceden situaciones de enfrentamiento entre los colonos autorizados por el gobierno y los pobladores originarios, cuya presencia en el lugar data de la primera mitad del siglo XVII y contra la cual se ha procedido por medios violentos: amenazas veladas y expresas, asalto de predios, incendio de conucos, mudanzas forzosas y delitos de homicidio. De la violencia surgió hace poco un líder, el cacique Sabino Romero, quien se opuso a la dominación de las propiedades de sus semejantes y llegó al extremo de recuperar por la fuerza lo que la fuerza les había arrebatado. Cuando crecía la fama del cacique ocurrió un hecho pavoroso: su padre, un anciano mayor de cien años, fue muerto en una salvaje agresión en torno a la cual no se han hecho averiguaciones. Debido a numerosas turbulencias algunos miembros de la comunidad yukpa se distanciaron de la influencia de Sabino y llegaron a agredirse a la recíproca. En una de tales escaramuzas ocurrió la muerte de dos personas, hecho atribuido a Sabino pese a que se encontraba desarmado cuando sucedió el episodio, y por el cual se le ha sometido a proceso en un tribunal del estado Trujillo.

Circula un “Pronunciamiento del Hermano José Korta”, respaldado por los colectivos Causa Amerindia y Universidad Indígena de Venezuela, en el cual manifiestan sorpresa ante la diligencia de las autoridades para procesar al cacique, mientras la sucesión de crímenes y el imperio de la impunidad son habituales en la región. La conducta del CICPC, de la Guardia Nacional, del Ejército y del Ministerio Público se caracteriza por “el sorprendente empeño” puesto en el caso, aseguran. Pero hacen denuncias más escandalosas, en especial la relativa a la connivencia de los funcionarios de la “revolución” en la campaña contra la comunidad yukpa. Hablan del apoyo que el Ministerio del Interior y Justicia ha dado a los ganaderos en su lucha contra los indígenas, y de las presiones descaradas que ejercen para impedir que se imponga la equidad ante una larga y férrea cadena de depredaciones. Más todavía: señalan la posibilidad de que intereses “transnacionales” aupados por el régimen actúen tras bastidores, debido a que quieren pescar en un río revuelto de carbón y otros minerales. En suma, se ha gestado un panorama de violencia y confusión que ha llevado a la Sociedad Homo et Natura a proponer la creación de una Comisión de la Verdad, para buscar salida transparente a un estado de violencias y trampas que clama al cielo.

Los religiosos consideran que Sabino Romero es “el Guaicaipuro del siglo XXI”. Además, comparan a los ganaderos de la región con los encomenderos del período colonial respaldados por un régimen cuya actitud se parece a la de los monarcas españoles de entonces. La analogía haría del Hermano Korta y de sus compañeros de causa unos sucesores del padre Las Casas, se pudiera agregar. Seguramente la enormidad del anacronismo no conduzca a buen puerto, pero no deja de ser interesante. Funciona para poner al descubierto la falacia del discurso del presidente Chávez y de sus acólitos, quienes se han vendido como defensores de los pueblos autóctonos y como enemigos de los colonialismos. Del discurso se desprenden bravatas como la demolición de la estatua de Colón, episodio de relumbrón para encandilar a la galería, pero nada de real importancia en función de un cambio equitativo de las cosas. Una lectura tan absurda de la realidad no permite el arreglo de los entuertos, sino apenas la alternativa de correr la arruga mientras se multiplican situaciones como la que se ha descrito. Tal vez el Hermano Korta y los apóstoles que le acompañan en la denuncia del caso del pueblo yukpa se hayan extralimitado en el manejo de analogías desfasadas, pero su voz suena como una clara campana. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

sábado, 12 de febrero de 2011

¿Es necesario un foro social en América Latina?

Raúl Zibechi

El escenario político-social ha estallado en múltiples partículas al punto que, por lo menos en América Latina, se va conformando una gruesa nube, o neblina, que desfigura la realidad. La situación es tan compleja que no es sencillo encontrar un eje analítico capaz de dar cuenta del conjunto o que pueda mostrar que existe una realidad única. El escenario de los últimos meses incluye desde amenazas de invasión a México por Estados Unidos hasta un amague de estallido popular contra el gobierno de Evo Morales, pasando por la prisión de líderes indígenas en Ecuador acusados de terrorismo hasta el ascenso de un destacado dirigente de la izquierda colombiana como vicepresidente del ultraderechista Juan Manuel Santos.

Si posamos la mirada en el Foro Social Mundial (FSM) reunido en Dakar, Senegal, las contradicciones no desaparecen. Un año atrás la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, que protagonizó la resistencia a las multinacionales en junio de 2009 en Bagua con un saldo de decenas de muertos, pidió apoyo para exigir la salida de la petrolera brasileña Petrobras de la selva amazónica. Pero Petrobras es una de las que financian el encuentro.

En esta undécima edición del foro los movimientos han pasado a un tercer lugar, detrás de los gobiernos y las ONG. Éstas son protagonistas desde la primera edición y los gobiernos han ido ganando espacio en la misma proporción que se fue vaciando la participación. No tiene mucho sentido echar culpas, sino esforzarse en comprender las razones que llevaron al FSM a su realidad actual y cuáles pueden ser los caminos para coordinar resistencias.

El problema más importante que enfrenta el foro es la confusión en torno a quiénes son los sujetos de los cambios, aunque debe decirse que esta confusión está presente en toda la izquierda y en buena parte de los movimientos. Muchos intelectuales, dirigentes políticos y de movimientos sostienen que ahora son los gobiernos los encargados de construir un mundo nuevo o el “otro mundo posible”. No es lo mismo la competencia interestatal para transitar de un mundo unipolar a otro multipolar que la lucha por la emancipación y la autonomía de los oprimidos. En el primer escenario es posible considerar a Petrobras como un aliado, pero en el segundo es un enemigo, se lo mire por donde sea.

El segundo problema es la división entre lo político y lo social. No es cierto que los movimientos sean “sociales”. Son esencialmente políticos, y en esa confusión tienen un papel muy considerable los intelectuales que se han rendido al eurocentrismo y repiten las más trilladas teorías académicas sin atenerse a la realidad de lo que sucede en el abajo que se organiza y se mueve. El concepto de movimiento está en disputa, no sólo por la cuestión de si son ”sociales” o “antisistémicos”, sino por la concepción misma de lo que es un movimiento: si se trata de un aparato, una estructura organizativa o algo más complejo y abarcativo. Comprobar que muchos movimientos han devenido meras organizaciones sociales, con dirigentes separados de las bases, con locales bien equipados y prácticas similares a las de las ONG, debería llevarnos a reflexionar acerca de qué hablamos cuando decimos “movimientos”.

La tercera cuestión que debemos zanjar es cómo entendemos el patrón actual de acumulación de capital. Si los problemas se reducen a los países del norte, como señaló Lula días atrás en Dakar, dejamos de lado nada menos que el extractivismo, que es la forma que asume el modelo neoliberal en el periodo actual. Y omitimos problemas como la explotación de la Amazonia por “nuestras” multinacionales y por “nuestros” gobiernos, con emprendimientos hidroeléctricos como Belo Monte y Río Madera, entre muchos otros, que sacrifican pueblos enteros en el altar del desarrollo.

Por último, desde los movimientos debe admitirse que no tenemos un modelo alternativo y viable al extractivista pero debe forzarse un debate abierto, que no excluya a los gobiernos, sobre los caminos posibles para salir del modelo actual, como primer paso para comenzar a pensar estratégicamente. La filosofía del buen vivir aún no se ha convertido en alternativa política, no ha encarnado en la vida real, y las más de las veces se reduce a discursos que encubren prácticas afines a la acumulación de capital.

La impresión es que los foros sociales han cumplido su ciclo y han dejado de ser espacios de intercambio e interconocimiento entre movimientos de base y activistas. La profesionalización de los foros los ha convertido en espacios mediáticos que poco tienen que ver con las preocupaciones y necesidades cotidianas de los movimientos reales del abajo. Sin embargo, algún tipo de coordinación, encuentro, intercambio y debate sigue siendo necesario entre los movimientos antisistémicos y entre los activistas anticapitalistas. Que se encuentren, por ejemplo, piqueteros y sin techo, comunidades en resistencia contra la minería de Perú, Argentina y Ecuador, y así. Un problema es el formato. Encuentros demasiado grandes implican presupuestos que los más necesitados no pueden afrontar. Los temas no pueden ser muy pretenciosos, ya que suelen quedarse en cuestiones demasiados generales.

Tenemos, no obstante, abundantes experiencias. Desde el Encuentro por la Humanidad y contra el Neoliberalismo de 1996 y el Festival de la Digna Rabia de 2009 convocados por el EZLN, hasta los encuentros semestrales de la Unión de Asambleas Ciudadanas contra la minería en Argentina y las actividades contra la represa de Belo Monte que estos días llegaron a las 500 mil firmas de rechazo. O las diversas coordinaciones contra la ocupación “progresista” de Haití. Hay mucha actividad por abajo que no espera la convocatoria de grandes sucesos. Fue el impresionante ciclo de protesta nacido con el caracazo y los diversos ¡Ya basta! lo que abrió espacios para los foros. Ese ciclo terminó, y ahora es necesario arar a ras de suelo para seguir sembrando. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 9 de febrero de 2011

Respondame señor Ministro

Douglas Zabala

Ateniéndonos a lo expresado por el Presidente, si él no es el responsable de esta calamitosa situación que desgarra al país, dígame usted señor Ministro: ¿Quienes son los responsables por lo que en todo el territorio nacional en los últimos diez años se hayan producido más de 120.000 asesinatos y que en el 2009 fueron asesinadas 16.047 personas, y como si fuese poco en el año 2010 se registraron 17.600 asesinatos?

Acláreme señor Ministro, porqué las cifras señaladas corresponden al “Observatorio Venezolano de Violencia” y no a su ministerio. Porqué este gobierno ante la incompetencia demostrada para controlar este problema, las estadísticas sobre las inseguridad y la violencia han desaparecido de las fuentes acostumbradas. Y esto no es discurso señor Ministro, recurra a la pagina Web del Instituto Nacional de Estadística (http://www.ine.es/) o a su propia pagina (http://www.mij.gov.ve/) y se encontrará que allí en materia de seguridad y justicia, aparecen hasta las estadísticas de los suicidios que se producen en España, pero los índices de criminalidad del país desaparecieron de estas y de todas las paginas oficiales del gobierno.

Vamos señor Ministro, explíquele al país las razones por las cuales, para nada o muy poco se ha cumplido con lo prometido hace un año, cuando en los objetivos del ministerio que usted dirige y a propósito de la solicitud de su abultado presupuesto señalaron : “El Ministerio creará mecanismos de controlaría social a través de la participación popular, en busca de la construcción del nuevo modelo penitenciario socialista, más digno y justo, donde se materialice el Plan de Humanización Penitenciaria”.

Según el Observatorio de Prisiones, en Venezuela sólo desde 1999 hasta el 2009 han muerto 4.030 presos y 12.036 han resultado heridos para un total de 16.069 internos que han sido victimas de la violencia carcelaria. Esto sin poner los hechos de violencia registrados en el 2010 y en lo que va de año.

Estas cifras señor Ministro, lo que provocan es una gran tristeza al ver como nuestra juventud es masacrada tanto en las calles como en las cárceles y que son la peor acusación que se le puede hacer a una gestión que en el papel promete “Seguridad Pública” para los vecinos y “Humanización Penitenciaria” para los privados de libertad.

Respondame señor Ministro: ¿quien es el primer responsable de la crisis y el drama que vive la sociedad venezolana en torno a la inseguridad y la violencia criminal?

Respondame señor Ministro. Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 4 de febrero de 2011

EL 27 DE FEBRERO CONTINUA (ALLA Y ACA: TIERRAS ARABES Y BEREBERES, TIERRAS NUESTRAMERICANAS)

Roland Denis

Finalizando el año pasado murió Carlos Andrés Pérez, el último de los genocidas que ha pasado por la presidencia de la república. Con su tranquila despedida en las tierras gringas de Miami, murió quien se encargó desde las cimas del poder y la fuerza asesina que manejaba de partir nuestra historia en dos; antes y después del 27F. El problema para muchos de nosotros, más que los insultos tardíos, es sí esa historia partida de verdad ha concluido.

En al 27F se trata de una historia sabida pero incontable en el todo de sus detalles ya que cada quien, presente en aquellos hechos y sobreviviente de los mismos, podría contarla desde ángulos tan distintos que hace imposible el relato unificado. Yo les podría decir, como uno de los millones de cuerpos que participamos en los hechos, que como toda gran revuelta donde se decide entrar luego la revuelta misma a la final se hace dueña de lo que hacemos. Ella construye su lógica, en este caso una lógica que giraba sobre la acción coordinada de grupos que unos enfrentaban las fuerzas represivas mientras otros iban directamente por los bienes acaparados en los supermercados y sitios de venta de todo aquello cuanto se necesita y por lo general no se tiene; es el principio de la revuelta del pobre: vamos por lo que necesitamos para vivir y enfrentamos a los que quieren matar. La fuerza de los hechos desborda por completo cualquier montaje represivo, se politiza cada vez más el movimiento de masas, aparecen volantes y se vociferan consignas revolucionarias, hasta que comienza el genocidio ya con las fuerzas militares como protagonistas principales del mismo. Son más de 24 horas de matanzas y enfrentamientos que repliegan las fuerzas populares hacia las alturas de los barrios caraqueños, se dan largas confrontaciones tiro a tiro hasta que regresa el silencio, en este caso del sepulcro y la tristeza. Una semana más de ocupación militar de la ciudad y represión selectiva con centenares de detenidos, desaparecidos, torturados y pare de contar. De gran amado por los recuerdos populistas que inspiraba, CAP pasó a convertirse en el presidente más odiado.

¿Pero qué pasa luego?. El silencio no basta para callar los fondos de una realidad que ya se ha partido en dos porque la conciencia colectiva lo reconoce: el pueblo como una totalidad en pobreza y los explotadores que chupan de esta desgracia. Empieza una crisis irremediable del régimen democrático-represivo-representativo, expresada en una entropía interna que se manifiesta al interior de sus principales partidos –AD, COPEI-, se expresa igualmente en una ofensiva de la oligarquía contra sus propios aliados políticos y el régimen que los cobija, además de una desgarradura permanente dentro de las instituciones de estado. El estado y el régimen herido y autodestructivo tratarán todavía por diez años (entre las presidencias de CAP y Caldera) de imponer el plan neoliberal con nefastas consecuencias sociales y económicas pero expuestos a una resistencia popular férrea y muchas veces violenta (insurrecciones militares y populares parciales sobretodo entre los años 91, 92, 93) que a la final de los años noventa ha logrado generar un proceso unitario y masivo, llevando justo diez años después de la revuelta al comandante Hugo Chávez a la presidencia. Comienza desde entonces otra historia: lo que se quebró diez años antes ahora busca un camino de salida emancipadora; esa es la revolución bolivariana que comienza con la presidencia de Chávez y el llamado a constituyente.

Muchos opinadores y escritores ven el  27F del 89 (el “caracazo”) el comienzo de una larga secuela de revueltas que se darán por más de una década en todo lo largo del continente nuestramericano y generarán las condiciones para el establecimiento de gobiernos de izquierda y centro-izquierda, algunos de ellos con discursivas anticapitalistas y anticivilizatorias (caso de Venezuela, Ecuador, Bolivia). Es una mirada válida viendo en esta fecha un punto de partida de una historia nueva. Pero también lo podemos ver como unos de los puntos finales de un genocidio continental que comienza en los años sesenta, desata la lucha guerrillera, llena de dictaduras fascistas el continente, hasta concluir en las guerras centroamericanas, con centenares de miles de muertos y desaparecidos en su agenda conjunta. La Colombia de hoy es el único lugar de extensión de esta tragedia sangrienta. Allí no termina más bien se agudiza con uno de los mandatarios más vendidos y malditos que ha gobernado nuestros pueblos, superando ampliamente a CAP e incluso a muchos dictadores en estas virtudes: el jefe narcotraficante y paramilitar Alvaro Uribe, cuya instalación en el poder le costó a los colombianos tantos o más desaparecidos y muertos que los que hubo en todas las dictaduras del cono sur…esa historia continúa como un resago de la historia que pareciera imposible de superar envolviendo al régimen oligárquico y paramilitar interno como las propias fuerzas populares e insurgentes: todos quedan atrapados en ella, unos triunfando otros perdiendo…por ahora.

Hoy podríamos decir que el “caracazo” se presenta como una encrucijada de final y comienzo histórico donde salen a la palestra con rostro muy claro los dos grandes polos de la historia de estas tierras desde mediados del siglo pasado: la brutalidad de los aparatos de poder que desde la independencia para acá han garantizado nuestra condición de neocolonias al servicio de los múltiples imperialismos instalados en la región y de regímenes liberales de teatro manipulados a placer por las grandes burguesías locales, siendo en este caso CAP uno de sus mejores retratos. Y en el otro polo el síndrome marginal-urbano, síntesis final de toda esta historia de saqueos e hiperexplotación continua, convertido, luego de inmensos esfuerzos resistentes e insurgentes de innumerables movimientos y organizaciones populares-obreras-campesinas-indígenas a lo largo del siglo XX, en un sujeto combatiente y esperanzado, también desesperado por encontrar una salida feliz y libre a su situación presente y arrastrada en la memoria de largas generaciones hacia atrás.

Pero es también una encrucijada cualitativa de inmensa importancia para la formación progresiva a lo que puede entenderse como un programa autónomo de liberación que se dispersa entre todos los laberintos de la “multitud” como ahora se le llama. Desde ese entonces ya no se trata solo de un problema de “liberación nacional”. A su vez el “socialismo real” para ese entonces se está desmoronando solo, develando una amarga historia de mentiras y doctrinarismos carcelarios; se entra más bien en lo que sería un largo proceso popular y constituyente enfilado hacia la recreación entera de otro mundo posible y deseado donde se radicalizan y multiplican en significados tres principios básicos de la política moderna: el principio democrático, el principio de soberanía, el principio del derecho a la vida.

El tipo de confrontación sangrienta que tiende a terminar, al menos para ese ciclo histórico 1960-1990, y la historia nueva cruzada por la insurgencia urbana y hacia el centro de Suramérica la insurgencia indígena, de esta manera va produciendo nuevas verdades de liberación que en los primeros años del siglo XXI se convierte en un hecho político inaugurado igualmente en Venezuela.

Ahora bien, mientras hablamos de la muerte de CAP, casualmente algo más de diez años después del comienzo de la “salida emancipadora” que inicia la revolución bolivariana a nivel continental, cobra derecho la pregunta si de verdad esa salida se está produciendo o hay algo que la está bloqueando. En otras palabras si de verdad el 27 de febrero del 89 como movimiento libertario y apertura histórica de nuevas verdades, nuevas esperanzas, nuevas formas de lucha, nueva visión estratégica, nueva visión del poder, es una rebelión que ya no necesita regresar ya que hemos logrado construir otra realidad.

En estos días el escritor uruguayo Raul Zibechi, hacía un análisis respecto a la revuelta en Bolivia en contra de subida de precios de los combustibles decreta por el gobierno en Diciembre. Sabiamente el compañero destaca que efectivamente se trata de una revuelta masiva y popular que nada tiene que ver con derecha alguna, donde además recuerda el 27F venezolano, pero en este caso contra un gobierno de izquierda. Reitera que ella es a su vez la continuidad de muchas revueltas continentales que le dan una línea de continuidad a la historia de las resistencias populares en los últimos veinte años, sólo que en este caso es un gobierno de izquierda y sus políticas el gran rechazado. Una revuelta entonces, igualita que tantas otras anteriores desde el 89, hecha por los mismos que llevaron en este caso a Evo Morales a la presidencia, pero en contra de quienes toman y convierten en palabra de gobierno las verdades y sueños nacidos de estas revueltas continentales. Demasiado importante este detalle del análisis que trae consigo una advertencia básica al futuro inmediato.

Reinterpretando las palabras de Zibechi, entendemos que en el fondo lo que tenemos que ver es que las características singulares y el mensaje político de fondo de todos estos movimientos de revuelta desde el 89, hace imposible que con las mejores o peores intenciones, con los personajes más proféticos o más cuestionables a su cabeza, no hay gobierno anclado en estos viejos estados que pueda “divertir a las masas” con palabrerías, políticas clementes y nuevos formateos del poder constituido, hasta cooptar por completo las potencias liberadoras que nacieron desde entonces. Bolivia nos indica que el sentido profundo del 27 de febrero no ha terminado: se recrea en una nueva historia menos sangrienta, hasta ahora, esperanzada claro que sí, pero donde se siguen reproduciendo las mismas desgracias de aquellos oscuros pasados: principalmente la desigualdad, la exclusión, el saqueo de nuestras tierras, la corrupción como norma operativa de los poderes. Añadamos un nuevo y calamitoso fenómeno: la burocracia convertida en agente de pacificación, cooptación y criminalización de la revuelta. Una burocracia “revolucionaria” pero encerrada en las estructuras corruptas de unos estados a su vez cada vez más atrapados a la dinámica del orden capitalista mundial.

El cuerpo de CAP estará muy muerto pero su fantasma, todo lo que él simboliza, incluso como agente asesino, sigue presente como tragedia que nos persigue y encierra. Pero a su vez, los mismos que CAP asesinó por miles siguen siendo en espíritu una rebelión viva. No hay manera, porque no estamos suscritos a la lógica representativa y protoestatal de la política burguesa, de que exista un quien que represente y disuelva este especie de “ciclo épico” que han vivido los movimientos populares. Con ello no estamos declarando imposibles las derrotas o un final definitivo y triste de esta linda y dura historia, eso también puede pasar. Lo cierto es que al igual de lo que pasó con las luchas de independencia hay una “intuición de masas” nacida desde aquel 27F que es terca y consecuente: y es, como recordaré una y otra vez la manera en que Pancho Villa llamaba a sus enemigos, tanto los “hijos de puta” como los poderes y estructuras que los amparan tienen que ser derrotados y sacados de estas tierras en una batalla que sabemos que será larga, dura y compleja. Y en esto no hay “dialécticas” mediatizadoras. La revolución en curso sin duda alguna que en ese sentido es plenamente bolivariana.

Tomando lo que viene pasando estos días a lo largo del Magreb (norte de Africa) y el medio oriente árabe, es estimulante ver como ese 27F, aparentemente lejano, como se reproducen exactamente las características de esa rebelión: masivas, consecuencia de largos procesos de acumulación de fuerzas y rebeliones menores, sin organizaciones políticas y líderes inmediatos visibles y reconocidos, nacidas de los laberintos de la exclusión urbana, con una dinámica política interna que se cualifica con la rebelión misma y multiplica su capacidad comunicante, afortunadamente para ellos sin la barbarie genocida que nos tocó vivir, al menos hasta ahora y con el perdón de los centenares de caídos que han sufrido los primeros tiros mortales. Son las rebeliones mayores o menores en Túnez, Sudán, Egipto, Argelia, extendida hacia Jordania y la misma Arabia Saudita. Igual que nosotros, no parecieran capaces en estos momentos de quebrar por completo las estructuras despóticas impuestas por los imperios yankee y europeos. Las maniobras de transición “para que nada cambie” están en curso, bajo la frustración e impotencia colectiva. Pero seguramente también entienden que la revuelta en sí no basta, que la huida o repliegues de los déspotas tampoco, que hay una suma de hechos y saltos cualitativos que faltan y que lo grandioso de la revuelta es que le da nacimiento al sujeto y las nuevas verdades que en adelante lo va a hacer posible. Los imperios y sus bases nacionales despóticas poco a poco se desmoronan en su lógica de caos y muerte. La rebelión contra ellos al fin se extiende por varios continentes.

Con esperanza podemos decir: el alma de la intifada se prueba invensible, es también el alma del 27F y también el sentido de la nueva rebelión boliviana. Le guste o no a quienes se les pidió liderizar los primeros pasos del proceso efectivo de liberación. Parece que los pueblos esta vez, en el siglo XXI, no están dispuestos a someterse a los engaños y traiciones que vivió más de la mitad de la humanidad en el siglo XX y sus respectivas revoluciones. Todo esto entra en un todo transformador y combatiente donde cualquier orden de gobierno va a llevar palo si no es consecuente con el mandato y el sueño colectivo sembrados en los deseos radicales igualitarios, democráticos, soberanos, vitales. Acordémonos que el gobierno de Túnez de Ben Alí se instaló en sus comienzos por el año 87 como un gobierno “socialista” y terminó en la descomposición total al servicio de los europeos. El poder siempre corrompe y desgasta hasta los más pintados, pero si los pueblos no siguen esa vía la historia y sus canales libertarios están salvados.

Recordemos para terminar dos consignas que nacieron con la rebelión del 27F y su desobediencia esencial:

¡No hay pueblo vencido!

¡Cualquier sumisión será nuestra derrota, sólo la acción soberana del pueblo es libertad”!….allí está su espíritu vivo….


Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 3 de febrero de 2011

Carta a Carlos Walter Porto-Goncalves

Hermano Carlos Walter

Saludos

Pienso que lo dicho por el hermano Zibechi, entre otros, no es más que la necesidad de asumir un debate que siempre se deja de lado, sobre todo, cuando en el escenario político latinoamericano aparecen "líderes" que se sobre-imponen a las comunidades y la profundidad de sus luchas. Esta sustitución se ve como un paso hacia la "no sustitución", es decir, se tiende a pensar que la aparición de los mesiánicos constituyen un paso previo obligado al ascenso de nuestras sociedades hacia formas incluyentes, democráticas, anticoloniales y libres de nuestros países; de tal manera que es necesario aceptar al mesías del momento pues, es un paso previo y obligado al proceso de liberación de las comunidades.

Ha sido esta persistente visión colonial la que ha justificado la presencia de elementos como Lucio Gutiérrez; Correa; Evo Morales y Chávez, pues, desde la concepción colonial-lineal de la historia y el tiempo, se piensa y se obliga a pensar, aún desde la llamada "izquierda revolucionaria" que, tales sujetos y sus procesos constituyen pasos previos (casi obligados) para la liberación de los pueblos y naciones donde líderes de esta naturaleza aparecen. Es como si los pueblos fueran incapaces de producir sus propios procesos y siempre deban recurrir a elementos cuyo retorcido pensamiento puede ubicarlos hoy como aliados y mañana como enemigos de la verdadera liberación que no será tal, sino es una auto-liberación.

Creo que el problema planteado por Boaventura de Sousa en torno a si la liberación está vinculada a la imposibilidad de superar el capitalismo o de pensar una sociedad fuera del mismo, constituye el primer muro que impide el impulso de un radical proceso liberador desde el corazón de las comunidades.

Creo que es desde allí donde pensamientos inspirados en un torcido mesianismo llegan a pensarse y, aún, establecerse, como camino obligado para que las comunidades indígenas y demás culturas locales puedan arribar (asidas a la perenne guiatura de su mano salvadora) a su liberación. Lo más terrible es que pensadores reales, ya por facilismo pero, sobre todo, por su propia colonialidad interior, no sólo asumen lo anterior como parte de un obligado y evolutivo proceso sino que se dedican a auparlos y aún, a estigmatizar a cualquier posición crítica que sobre estos extraños mesías generan las propias comunidades y pueblos.

Como diría una vieja canción, la moraleja puede resumirse en la frase: "Cuidado con los hombres progresistas. Para ellos, el progreso sólo ocurre después de su muerte, por tanto, mientras ellos viven en el poder, a los pueblos solo les corresponde reverenciar su presencia ya que sólo por ellos y su propia inmortalidad, algún día, también seremos inmortales".

Esto que digo, no sé, a lo mejor me aleja de muchos. Pero no puedo dejar de observar cómo actúa el poder de un gobierno mesiánico para impedir la autonomía de las comunidades, especialmente en momentos terribles como inundaciones, deslaves y otros desastres naturales provocados, precisamente, por el apoyo que el mesiánico gobierno ofrece a la continuidad de la explotación colonial de los territorios de las comunidades a través de la minería, la explotación de hidrocarburos, las piedras y metales "preciosos" y, más recientemente, el coltan.

Creo que los indios, los campesinos, los afro-descendientes, los pescadores (como los añú) y todas las comunidades y culturas locales, estamos siendo condenados a morir, no sólo por las transnacionales mineras, energéticas y financieras; es decir, por el imperialismo en toda su dimensión económico-política y militar, sino también, por los supuestos mesiánicos gobiernos que, en una circunstancia histórica pretenden lograr sustituir la histórica lucha de las comunidades por su liberación. Pero, además, tales gobiernos no llegarán jamás a sustituir a sus pueblos, sino fuera porque un buen grupo de intelectuales en los que el pueblo ha confiado, apoyan, sustentan y justifican la liquidación de los pueblos y su sustitución por los circunstanciales detentadores del Estado-gobierno, en lo que, sin querer queriendo, terminan coincidiendo con las transnacionales del comienzo.

En fin, el texto de Zibechi me parece propicio para entrarle, de verdad verdad, a la necesidad de definir el papel de los intelectuales en la coyuntura presente y el devenir futuro hacia un proceso verdaderamente liberador, anticolonial y autónomo de nuestros pueblos.

Un abrazotote hermano

José Ángel Quintero Weir Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 1 de febrero de 2011

Colonialismo del siglo XXI: Situación del pueblo Yukpa y Barí en la Sierra de Perijá

Omar Gabriel Vazquez Heredia

En la sierra de Perijá, ubicada en el estado Zulia de la República Bolivariana de Venezuela, históricamente, antes de la llegada del colonizador europeo, han habitado los pueblos indígenas Yukpa y Barí. En este sentido, esas comunidades indígenas tienen combatiendo y luchando por la defensa de la tierra, hábitat, que sus antepasados disfrutaron y protegieron; alrededor de 500 años. Los colonizadores europeos, las empresas transnacionales y estatales explotadoras de carbón y petróleo, los hacendados y ganaderos; han empleado continuamente la violencia para despojarlo de sus tierras: asesinando, violando, torturando y desapareciendo a los hombres y mujeres de los referidos pueblos indígenas.

Con la llegada del gobierno bolivariano, los Yukpa y los Barí, pensaron que la historia de vejaciones y maltratos se acabaría; sin embargo, con decepción y dolor observamos, más allá de su apoyo incondicional al camarada Chávez, que siguen siendo maltratados y asesinados por los hacendados que ocuparon sus tierras con el apoyo de la violencia privada y estatal en el pasado y, todavía, las mantienen ayudados por la violencia del Estado Burgués. Una situación inconcebible, injusta, que ocurre en la actualidad; en el marco del proceso bolivariano.

La Constitución Bolivariana, aprobada por la inmensa mayoría de los venezolanos en un referéndum popular, en el año 1999, sostiene en su artículo 119 que:

“El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida. Corresponderá al Ejecutivo Nacional, con la participación de los pueblos indígenas, demarcar y garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferibles de acuerdo con lo establecido en esta Constitución y en la ley.”

El presente artículo, olvidado por el gobierno bolivariano, le impone al Estado, con la participación de los pueblos indígenas; incentivar la demarcación y reintegro a sus verdaderos propietarios comunales de las tierras de la Sierra de Perijá, los Yukpa y Barí; pero, el actual Estado Burgués, no ha cumplido con la Constitución Bolivariana, convirtiéndola en “letra muerta”, es decir, en un conglomerado de buenos propósitos y bellas palabras, muy propias de la pequeña-burguesía gobernante; que no son desarrollados y cumplidos.

La realidad, esa que padecen los oprimidos y explotados de siempre, lo expreso con dolor y arrechera; es que el Cacique Yukpa Sabino Romero se encuentra en una cárcel en el estado Trujillo, por defender su territorio del hacendado y latifundista Guillermo Vargas, que emplea sicarios para mantener en zozobra y asesinar a los Yukpa y Barí, que luchan por sus tierras; hacendado que tiene el apoyo del ejercito nacional, que entra con la violencia del colonizador a la Sierra de Perijá; para imponerle a los pueblos Yukpa y Barí, la demarcación que en una oficina de Caracas realizaron, sin participación indígena como dice la Constitución, los funcionarios del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (le queda muy grande el nombre de ministerio del Poder Popular).

De esta manera, debemos exigirle al gobierno bolivariano, y al camarada Presidente Hugo Chávez, que asuma con seriedad y responsabilidad revolucionaria la problemática que padecen los hermanos Yukpa y Barí; comenzando por promover la liberación inmediata del Cacique Sabino Romero y la discusión fraternal con los pueblos Yukpa y Barí, sobre la demarcación de sus tierras ancestrales.

No podemos pensar que cambiando el nombre oficial del 12 de Octubre, llevando al Cacique Guaicapuro al Panteón Nacional, invitándolos a desarrollar sus danzas típicas en actos oficiales o permitiéndoles elegir tres diputados; estamos resolviendo los problemas de fondo que sufren y padecen los pueblos indígenas del país. Necesitamos con urgencia, como revolucionarios, desarrollar los artículos de la Constitución Bolivariana; con la indispensable participación y organización autogestionaria de los pueblos indígenas, garantizando el cumplimiento de sus derechos. ¡Libertad para el Cacique Sabino Romero y cárcel para los hacendados y militares que asesinan y torturan a nuestros hermanos indígenas! Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Febrero Rebelde


Si te interesa el artículo...Pincha aquí