hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

domingo, 19 de diciembre de 2010

La selva amazónica, huele a cemento. IIRSA

Tomado de: IguazuNoticias

Brasil se ha convertido en una de las diez mayores economías del mundo y la suya representa más de la mitad de la actividad económica sudamericana. El PIB brasileño corresponde al 55 % del PIB de América del Sur. La Amazonia se prepara para recibir 26.250 millones de euros en inversiones.
El nuevo monstruo del capitalismo americano se ha fijado una meta que coloca a la Amazonía en el centro del escenario mundial, convirtiéndola en el más importante espacio geoestratégico de este aún flamante siglo XXI: abrir la Amazonía a la explotación masiva de sus recursos naturales, completando su dominio territorial y su inexorable marcha hacia el oeste.
El prerrequisito complementario para su cumplimiento era romper el escollo geográfico que las grandes selvas y los grandes ríos representaron históricamente como freno a la penetración del transporte, las máquinas, los mercados y las grandes corporaciones.
De allí que la apertura del territorio amazónico y su vinculación física con los puertos de exportación de los dos océanos más importantes de la Tierra, el Atlántico y el Pacífico, y a través de ellos con el resto del mundo globalizado, es el objetivo principal de la llamada Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Sudamericana, más conocida por su sigla IIRSA, que se puso en marcha en agosto del año 2000 en Brasilia. Tan sólo diez años y algunos meses después, la IIRSA está a punto de lograrlo.
La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suraméricana (IIRSA), impulsada en la reunión de presidentes de América del Sur que tuvo lugar en agosto de 2000 en Brasilia, ha puesto sobre la mesa una agenda común de proyectos para la integración física de la región.
Las cifras de la IIRSA dan una idea de la magnitud del plan: 350 megaproyectos de infraestructura de transporte, energía y comunicaciones, con una inversión estimada de 26.250 millones de euros.