hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

martes, 30 de noviembre de 2010

Colonialismo del siglo XXI: Situación del pueblo Yukpa y Barí en la Sierra de Perijá

Omar Gabriel Vazquez Heredia

En la sierra de Perijá, ubicada en el estado Zulia de la República Bolivariana de Venezuela, históricamente, antes de la llegada del colonizador europeo, han habitado los pueblos indígenas Yukpa y Barí. En este sentido, esas comunidades indígenas tienen combatiendo y luchando por la defensa de la tierra, hábitat, que sus antepasados disfrutaron y protegieron; alrededor de 500 años. Los colonizadores europeos, las empresas transnacionales y estatales explotadoras de carbón y petróleo, los hacendados y ganaderos; han empleado continuamente la violencia para despojarlo de sus tierras: asesinando, violando, torturando y desapareciendo a los hombres y mujeres de los referidos pueblos indígenas.

Con la llegada del gobierno bolivariano, los Yukpa y los Barí, pensaron que la historia de vejaciones y maltratos se acabaría; sin embargo, con decepción y dolor observamos, más allá de su apoyo incondicional al camarada Chávez, que siguen siendo maltratados y asesinados por los hacendados que ocuparon sus tierras con el apoyo de la violencia privada y estatal en el pasado y, todavía, las mantienen ayudados por la violencia del Estado Burgués. Una situación inconcebible, injusta, que ocurre en la actualidad; en el marco del proceso bolivariano.

La Constitución Bolivariana, aprobada por la inmensa mayoría de los venezolanos en un referéndum popular, en el año 1999, sostiene en su artículo 119 que:

“El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida. Corresponderá al Ejecutivo Nacional, con la participación de los pueblos indígenas, demarcar y garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferibles de acuerdo con lo establecido en esta Constitución y en la ley.”

El presente artículo, olvidado por el gobierno bolivariano, le impone al Estado, con la participación de los pueblos indígenas; incentivar la demarcación y reintegro a sus verdaderos propietarios comunales de las tierras de la Sierra de Perijá, los Yukpa y Barí; pero, el actual Estado Burgués, no ha cumplido con la Constitución Bolivariana, convirtiéndola en “letra muerta”, es decir, en un conglomerado de buenos propósitos y bellas palabras, muy propias de la pequeña-burguesía gobernante; que no son desarrollados y cumplidos.

La realidad, esa que padecen los oprimidos y explotados de siempre, lo expreso con dolor y arrechera; es que el Cacique Yukpa Sabino Romero se encuentra en una cárcel en el estado Trujillo, por defender su territorio del hacendado y latifundista Guillermo Vargas, que emplea sicarios para mantener en zozobra y asesinar a los Yukpa y Barí, que luchan por sus tierras; hacendado que tiene el apoyo del ejercito nacional, que entra con la violencia del colonizador a la Sierra de Perijá; para imponerle a los pueblos Yukpa y Barí, la demarcación que en una oficina de Caracas realizaron, sin participación indígena como dice la Constitución, los funcionarios del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (le queda muy grande el nombre de ministerio del Poder Popular).

De esta manera, debemos exigirle al gobierno bolivariano, y al camarada Presidente Hugo Chávez, que asuma con seriedad y responsabilidad revolucionaria la problemática que padecen los hermanos Yukpa y Barí; comenzando por promover la liberación inmediata del Cacique Sabino Romero y la discusión fraternal con los pueblos Yukpa y Barí, sobre la demarcación de sus tierras ancestrales.

No podemos pensar que cambiando el nombre oficial del 12 de Octubre, llevando al Cacique Guaicapuro al Panteón Nacional, invitándolos a desarrollar sus danzas típicas en actos oficiales o permitiéndoles elegir tres diputados; estamos resolviendo los problemas de fondo que sufren y padecen los pueblos indígenas del país. Necesitamos con urgencia, como revolucionarios, desarrollar los artículos de la Constitución Bolivariana; con la indispensable participación y organización autogestionaria de los pueblos indígenas, garantizando el cumplimiento de sus derechos. ¡Libertad para el Cacique Sabino Romero y cárcel para los hacendados y militares que asesinan y torturado a nuestros hermanos indígenas!