hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 10 de junio de 2010

El mundo perfecto de los liberales "puros"

J.R.Duque

En teoría, un liberal es alguien que promueve y defiende la libertad del individuo; alguien que, por lo tanto, detesta y combate al Estado como forma tiránica de organización. El hombre (individuo) es y debe ser libre, y el Estado es una traba para sus anhelos libertarios, por lo tanto hay que luchar para derribarlo e iniciar una etapa de libertad plena del individuo. Pero hay que repetirlo: esto es sólo la teoría, y vaya que suena bonito eso del ser humano (individuo) libre, construyendo sociedad sin leyes ni ataduras. Veamos qué nos depara el inevitable vistazo a la realidad.
En el cochino mundo real, las cosas funcionan así. Cuando un liberal "puro" habla del individuo en realidad está hablando del empresario. El individuo que los liberales defienden no es aquel que se parte el lomo para generar riqueza y vivir (y morir) en la pobreza: individuo no es la doña Carmen que no estudió ni acumuló capital, sino el señor Lorenzo Mendoza. Así que es cierto que el liberal puro detesta al Estado por sobre todas las cosas, pero no porque coarte la libertad del individuo sino del empresario. ¿Nos estamos entendiendo?

Un poco más adentro en el mundo real nos reserva algunas sorpresas: el liberal "puro" (ese que odia al Estado) es por lo general un sujeto que se ha enriquecido, tiene mansiones, carros, esclavos, viaja en su jet particular a todas partes del mundo a dar conferencias sobre la libertad del individuo (del individuo como él, que tiene carros y mansiones y viaja por el mundo), mientras sigue enriqueciéndose a punta de negociaciones con los Estados existentes, que dicho sea de paso son liberales burgueses TODOS. Arréchense los chinos, los cubanos y los chavistas oficiales venezolanos: TODOS los Estados existentes son burgueses y promueven el capitalismo (ese sistema que tiene vocación universal) y les sirven a burguesías nacionales y a corporaciones transnacionales.
Muy lindo eso de andar discurseando contra el Estado y al mismo tiempo amasar fortunas a la sombra del Estado, ¿ah?
***
Ejemplo más mundano, cercano y palpable. La familia Mendoza, dueña de Empresas Polar, debe sus enormes ingresos a las negociaciones que varias generaciones de sus antepasados (entre ellos un DON Lorenzo Mendoza Fleury, muy adulado por políticos, curas, medios de información y demás llagas) realizaron con los jefes del despreciado Estado venezolano. Los Mendoza serían unos riquitos cualquiera si los abuelos del pato de Lorenzo no hubiesen negociado sucesivamente con Gómez, López Contreras, Medina, Gallegos, Pérez Jiménez, los adecos y los copeyanos, cosa que convirtió a esa familia en un holding de empresas. Uno, que es pendejo de nacimiento y por impulso vesánico de la sangre, sigue creyendo que los liberales "puros" y el Estado son enemigos a muerte, pero la sucia realidad (otra vez la podrida y asquerosa realidad) nos indica que Estado y corporaciones son poderes complementarios e inseparables, partes retroalimentarias de una sola entidad hegemónica llamada capitalismo.
Es decir, que por mucho que las familias poderosas aúllen su rabia en contra de ese Estado que no las deja tener más propiedades, empresas, esclavos, billete y libertad para seguir acumulando, uno las ve desplazándose en naves espaciales, en yates y en artefactos inverosímiles; las ve ostentando mansiones, fincas gigantescas, fábricas donde se pudren obreros; las ve brillando de joyas y ropas de marca. Un Mendoza suele exhibir una camisa o un pantalón que usted, proletario comemierda, no podría comprar ni con cinco salarios mensuales. Un Mendoza tiene en La Lagunita una casa que se parece al centro comercial más vistoso que el que usted ha entrado jamás. Pero familias como los Mendoza detestan al Estado, porque éste les impide, a través de sus controles tiránicos, que estos coñoemadres se enriquezcan más.
¿De qué tamaño serían las mansiones de la familia Mendoza si ese despreciabnle Estado lo dejara amasar fortuna en paz?
***
Ah, pero ya va, que estamos en un mundo ideal donde el ser humano lo hace todo gracias o por culpa de su libre albedrío. Quedamos arriba en que sólo los ricos son individuos. ¿Por qué los pobres no entramos en esa categoría? Vamos para allá.
Vamos a reconocerles a los pobres el estatus de individuos pues, está bien. Ajá pero ¿por qué tú, que eres un individuo y eres libre de tener mucho o no tener nada, no vives en alguna mansión como la de los Mendoza y en cambio te pudres en ese rancho de mierda y tienes que reventarte el orto para que tus hijos vayan a la escuela a graduarse de adecos consumistas? Bueno chico, ese es tu problema. Recuerda que tú tienes libre albedrío. Los Mendoza lo utilizaron así: decidieron esclavizar a otros, pasarle por encima al prójimo, acumular lo que les falta a otros. Tú, en cambio, estás en la miseria porque así lo decidiste. Nadie te obligó a ser esclavo: tú tuviste a tu alcance las mismas escuelas que los hijos de DON Eugenio Mendoza. ¿Por qué no aprovechaste las oportunidades como las aprovecharon ellos?
¿Cómo? ¿Que tú también quisieras ser rico? Bueno, pues entonces deja de ser chavista o comunista, dedícate a aplastar a tu gente, vete del barrio o pueblo donde naciste, no te juntes con pobres y comienza ya: es probable que tus nietos te agradezcan dentro de un siglo tu esfuerzo por aplastar a una mayoría y convertir a tu familia en un modelo de corporación liberal... que probablemente se enriqueció a costillas del Estado que detestas.