hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

viernes, 28 de mayo de 2010

¿LA REALIDAD, NUESTRA REALIDAD?

“En Memoria del Compañero Mario Catalán Choc”

Kajkoj Maximo Ba Tiul

¿Qué es la realidad?

“La realidad es lo que pensamos a partir de lo que vivimos; a partir de lo que sentimos; a partir de nuestra doble condición de seres individuales y sociales, porque no existe la individualidad fuera de un contexto y de una condición social que le sirve de referencia”. Pérez-Baltodano, citando a Merlay Ponty, afirma que “desde el mundo pensamos y creamos el sentido de la realidad social y de nuestra propia existencia. La mente con la que pensamos esta realidad es una mente “encarnada”; es decir, es una mente incrustada en la materialidad concreta de seres que condicionan su humanidad”.

En este artículo, estamos tratando de presentar algunas aristas de esa realidad y que permiten en el imaginario social, construir planteamientos políticos, sociales, económicos y culturales.

Enumerar cada párrafo, permite comprender los momentos que se viven en la comunidad, en el pueblo, en el municipio y en la sociedad. Casi al terminar el artículo, nos encontramos con la muerte, ese momento que nos permite comprender nuestro momento limite. El momento, que muy pocas veces queremos pensar, porque nos aterra y nos provoca depresiones.

La muerte accidental de Mario, nos invita a pensar que los ciclos de la vida, tienen su principio y fin, tienen su momento alto, y es el momento que nos aprestamos a volver a alimentar a la “Madre Naturaleza”, como dirá Edgar Morin, “La muerte introduce la ruptura más radical y definitiva entre el hombre y el animal. Se puede decir que el hombre es hombre desde que entierra a sus muertos, siendo en ese momento cuando comienzan las creencias religiosas; el otro mundo”. En la filosofía, “la muerte solo es el principio y el inicio de la vida”

I. ¿Saben a quien mataron?, interrogaba una señora en el mercado de la localidad, mientras preguntaba por el precio del tomate. Otras decían, en ¡algo estaba metido!, “bien que decía mi abuelita, no te metas en babosadas así no te pasará nada”, decía otra señora”. A los ladrones hay que matarlos, porque Dios ni la ley, nunca lo van a hacer, comentaba un piloto de un microbús.

II. Un hombre dormía en el bus, mientras el ayudante gritaba, para, para, para. Pase adelante le decía a un señora que llevaba a espaldas a su bebe, ofreciéndole lugar, sabiendo que ya no había lugar. Suena un celular por allí, otro por allá. Otros, posiblemente escuchando música, porque cuenta con audífonos. De pronto, el hombre que estaba durmiendo, se despierta y le pregunto, a dónde va y me responde voy más adelante. Le pregunto; ¿y viene de trabajar?, si, de la hidroeléctrica de Xalb’al.

III. De pronto, la gente comienza a hablar de la siembra. No llueve y ya es tiempo de sembrar, dice uno por allí. Si hombre, dice Otro. Yo ya sembré dice el siguiente y tengo miedo que la milpa se muera, porque no llueve. Esperemos, posiblemente, entre el 15 y 20 de mayo va llover.

IV. Ya comenzó a llover. Hoy, quienes pudieron sembrar lo hicieron. Entre los sectores de clase media y alta, dicen: ¡lluvia!... ahora si vamos a dormir bien. Claro, es alegría porque sus casas están hecho de material resistente… pero, para los pobres y extremadamente pobres, la lluvia, representa por un lado comida… resolver por un momento el problema del hambre… pero también de miedo, por los deslaves y derrumbes… es decir puede, ser vida o muerte… puede ser abundancia como pérdida.

V. Mientras tanto, la violencia sigue imparable… muertos por aquí, muertos por allá, miedo por aquí, miedo por allá. Todos se quejan de la situación. Los más adultos comentan, se ha perdido el respeto. Los jóvenes ya no respetan… Alguno de ellos, un poco más alterado dice: “la maldita televisión tiene la culpa”… Otro comenta, también las iglesias, porque por ir a sus reuniones los papás dejan a sus hijos e hijas abandonados mucho tiempo en la casa.

VI. Hace unos días, se nos acerca un dirigente de una ONG, de esas que abundan por todas partes en Guatemala. Tanto de derecha como de izquierda, así como aquellas ambiguas, que no son ni uno ni de otro. Este comenta, hemos recibido la visita de la agencias que nos da la “plata”, todo salió bien, pero como la carretera estaba “jodida”, entonces nos dijo, que inmediatamente cambiemos de beneficiarios del proyecto, para no arriesgar nuestra vida… Uno pregunta, luego se dice que algunas ONGs no responden a los intereses de las agencias. Que es más importante el objetivo de las agencias de financiamiento o la situación de las comunidades, porque dejamos de atender donde debemos estar.

¿Qué es la pobreza?. Esta es una pregunta con muchas respuestas y sin definiciones claras. Los indicadores de la pobreza, a veces solo son números. Los programas que dicen que la combaten, solo son paliativos.

I. Lo que si es cierto, es que la pobreza tiene muchos rostros: mujeres, hombres, niños, niñas, ancianas, ancianos, ladinos, indígenas, mayas, etc.

II. Después de este pequeño recorrido, llegamos a otro municipio, de esos tantos que tiene Guatemala y nos encontramos con una invitación en la entrada del pueblo. Este decía: “Gran Baile Social, amenizará: Internacionales Conejos” . Por la noche, avanzamos hacia el centro del pueblo para escuchar la música, el cantante abrió el evento así: “Bienvenidos a todos, donde están los hombres que tienen dos mujeres, donde están los hombres que dejaron a la vieja en casa. Donde están los hombres que mandan en su casa. Abracen a su mujer, a su amante, a su novia, etc.”. Frases que inspiraban, machismo y discriminación hacia la mujer. Posteriormente la música era totalmente mexicana, solo que tocada por un grupo marimbistico. Creemos, que al calor de las frases, el licor, la música, etc., se les olvidó la violencia, la pobreza, la lluvia, etc.

III. ¿Y entonces cual es nuestra realidad?, ¿cuál es nuestra situación?, ¿dónde estamos ubicados para analizar y reflexionar sobre esta realidad?, ¿quiénes producen y conducen la realidad?, pensemos y reflexionemos.
l