hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

miércoles, 19 de mayo de 2010

INDÍGENAS Y SOFISTAS

MILTON CASTILLO MALDONADO

La vida de nuestros hermanos indígenas ha mejorado en las últimas décadas en comparación a aquella vida narrada por Jorge Icaza en Huasipungo (sin desmerecer a otros grandes autores), ya sea por su trabajo, incesante y profundo, que le abrió puertas inclusive fuera de las fronteras patrias, ya porque políticamente lograron conquistas que se tradujeron en normas legales y constitucionales que han reconocido su innegable historia en el quehacer patrio.

Hoy por hoy tienen líderes formados e intuitivos que encaran al Poder exigiendo ser respetados por lo que son. Los indígenas han sido agentes decidores de la democracia de los últimos años. Dolor, atraso y abuso sufridos en siglos no son iguales a los de antaño pero, aún hay un denominador común del trato que el Poder formal les ha dado desde siempre: intentar (fracasadamente) burlarlos con promesas o mentiras. La estrategia actual, más sofisticada que las de antaño, procura enfrentar al país no indígena, contra ellos, mediante criterios sofistas y falsos supuestamente Constitucionales.

Sustentar la “consulta pre–legislativa” en los numerales 7 o 17 del Art. 57 de la Constitución, invocando derechos colectivos de los pueblos indígenas, pretende desde el punto de vista jurídico, a más de engañarlos, dar competencia a la Corte Constitucional en un tema que no le incumbe, en desmedro de la obligación inexcusable de legislar que tiene la Asamblea. Me explico. El Agua no es un derecho colectivo en estricto sentido, y aun cuando lo fuese (caso hipotético), no es de ejercicio privativo de los indígenas. En la doctrina constitucional los derechos colectivos son: a) del medio ambiente; b) de los consumidores; c) de los pueblos y nacionalidades indígenas. Y a su vez, los derechos colectivos exclusivos de los pueblos indígenas que constan del ya mencionado artículo son la tenencia de la tierra, la reserva genética, conocimientos ancestrales etc., pero ninguno de ellos el Agua.

Los Sofistas usan argumentos falsos como si fueran constitucionales. En la histórica obra del Ateniense Aristófanes titulada “Las Nubes”, Estrepsíades, el padre de Filípides, llevó a su hijo a formarse con los Sofistas para que lo defienda de sus acreedores; cuando éstos llegaron a cobrar los intereses el joven instruido dijo: “cómo os atrevéis a cobrarme intereses; ni siquiera el inmenso mar que es inconmensurable genera más agua que la que tiene y vos pretendéis hacer que algo humano como el dinero genere intereses”. Desistieron pues los acreedores ante tal argumento, y el padre agradecido, fue seguidamente, golpeado por el hijo. Porqué me agredes increpó el papá, y el hijo argumentó: “así como de niño tú me golpeabas por mi bien, yo también tengo derecho a hacerlo contigo”. Los sofistas, legislan mal en nuestro país.