hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

domingo, 4 de abril de 2010

LA VOZ DE AFROAMERICA Bicentenario, racismo ideológico y modernidad

Jesùs Chucho Garcìa


A lo largo de la historia, famosos intelectuales se han expresado en detrimento de los Africanos y sus descendientes, menospreciando sus aportes para lograr la independencia del país. Hoy día apremia repensar el rol que han jugado los afrodescendientes, para darles su justo valor

REPRODUCCION IDEOLOGICA COLONIAL

Si el siglo XIX fue el siglo de la esperanza y la decepción de miles de esclavizados y esclavizadas en nuestro país y América Latina, que participaron en las Guerras de Independencias, aspirando ser liberados, pero al culminar éstas nada de eso fue posible, y más bien fueron reclamados por sus antiguos amos, blancos criollos para reesclavizarlos, diríamos que también fue ese siglo XIX el tiempo del gran negocio con la manumisión y posterior abolición de la esclavitud, para luego continuar en una terrible situación de neoesclavitud. Como prosecución de ese planteamiento ideológico, en las primeras décadas del siglo XX, se impuso la prosecución de la neoesclavitud y la discriminación racial.
Para poder entrar al progreso y a la modernidad, los estados necesitaban reformarse, reestructurase, de acuerdo al compás que estaban marcando las potencias europeas y el surgimiento de Estados Unidos como primera potencia mundial con “destino Manifiesto”.
Algunos intelectuales del área andina, incluso llegaron a justificar que nuestro fracaso como modelo de desarrollo se debía a que fuimos conquistados y colonizados por los sectores más atrasados de Europa, en este caso lo españoles. Decían que Estados Unidos había logrado su desarrollo debido a que fueron colonizados por los ingleses, quienes tenían otra mentalidad y una cultura más avanzada, evidenciada en su desarrollo industrial (Carlos Díaz Rangel. Del Buen Salvaje al buen revolucionario).
Era el modelo anglosajón que se estaba imponiendo en las nuevas mentalidades de los intelectuales, quienes querían desprenderse de los vestigios afro, aborígenes e hispanoárabes.

Estructura del
racismo ideológico
post-independentista

En Venezuela, connotados intelectuales como Uslar Pietri, mantenían la tesis que para modernizarnos teníamos que recomponer nuestra estructura étnica, debido a que teníamos mucho de “negros e indios”: “El indio era aún mucho más incapaz de valoración que el español. Nunca tuvo capacidad ni resignación para el trabajo sistemático. Al halar del indio las palabras perezas y vicio surgen constantemente de las crónicas coloniales. La aparición del negro en América fue una consecuencia de las misma incapacidad del indio. El negro, por su parte, tampoco constituye un aporte que pueda beneficiar a la raza. La mezcla resultante no ha superado los componentes originales. Lo que pudiéramos llamar la raza venezolana actual, en rasgos generales, es tan incapaz de una concepción moderna y dinámica del trabajo y de la riqueza como lo fueron sus ascendientes para construir los estados modernos”.

Esto lo sostenía Uslar, hoy reivindicado por un sector intelectual del proceso bolivariano repitiendo como "loros" que hay que sembrar “el petróleo”, pero ¿con quien? Ahí tienen la respuesta. Esta visión de unos de los padres del mestizaje en Latinoamérica, sería reforzada por otro de los grandes economista de la Venezuela de los inicios de la modernización, el doctor Alberto Adriani: “El peligro negro es el más grave y su solución es mas difícil. En nuestro país los negros han sido la materia prima, el elemento en el cual reclutaron sus ejércitos casi todas las revoluciones. Un aumento sensible de la población negra podrá perturbar el desarrollo normal de nuestras instituciones democráticas y de toda nuestra vida nacional, y sobre todo, comprometer nuestra unidad moral”. Por cierto el exvicepresidente José Vicente Rangel mandó a hacer una Estatua a Adriani que está en Parque Central. Se trataba en ese momento de una planificación masiva de emigrantes de Europa occidental para desarrollar a nuestros país con el trasfondo del blanqueamiento de la sociedad venezolana, bajo el manto del crisol de las razas y el mestizaje tramposo.

En Perú, nos conseguimos con los planteamientos del marxista peruano Carlos Marietegui, quien expresaba que: “La contribución del negro que llegó como esclavo pareciera ser menos valiosa y más negativa. El negro trajo consigo su sensualidad, su superstición y su naturaleza primitiva. No está en condiciones de contribuir a la creación de cultura alguna, sino obstruirla por medio de la influencia cruda y viviente de su barbarie”. Hoy Mariategui es la punta de lanza por otro sector del proceso Bolivariano que expresan el socialismo indoamericano “mariateguista”. Revisen a fondo la historia por favor.

En Ecuador, el intelectual Francisco García Calderón, al referirse a los africanos y sus descendientes, expresó: “Los negros traídos a América como esclavos, vendidos a usanza de feria (como acémilas) son seres primitivos, impetuosos y sensuales. Ociosos y serviles, no contribuyen al progreso de la raza. Conforman una población analfabeta que ejerce una influencia deprimente sobre la imaginación y el carácter de los americanos”. Algunos sectores de la “revolución ciudadana” de Rafael Correa se apoyan en este intelectual racista. Este recorrido histórico explica el por qué la mayoría de esos cien millones de afrodescendientes que habitan la región sufren de un racismo ideológico y excluyente de los procesos y cambios que exigen nuestro países. Debemos hoy, a doscientos años de la fecha arbitraria (19 de abril de 1810 a 19 de abril del 2010) de la independencia, repensar origen, prosecución y ruptura del pensamiento colonial y mutación en el tiempo y el espacio. Debemos ser objetivos y responsable ideológicamente si de verdad querremos construir una nueva sociedad sin exclusiones, desde el punto de vista de la etnicidad venezolana.
Tips
** El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) difundió un informe que genéticamente somos más europeos que Africanos. Eso ya lo dijeron en 1985, después que regresé de África y demostré con mi investigación sobre huella perenne de África en nuestra Cultura. Después hicieron un informe similar cuando conmemoramos 150 años de la abolición de la esclavitud. Y ahora este último cuando estamos avanzando con el censo, con la Ley de educación, la Ley contra la discriminación racial. Definitivamente el Ivic sufre de “mutación euro-genética, cayendo en el racismo genético”.
** Matea e Hipólita al Panteón. No habrá Bicentenario serio si ésta meta no se logra.