hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 5 de abril de 2010

EL CACHO AZUL. Parte IV

EL CACHO AZUL. Parte IV. Para las que ya no dudan
Artículos referenciales: El Cacho Azul
El Cacho Azul II
El Cacho Azul III

Después de visitar las regiones más recónditas de nuestro Mar de los Karibes, a donde fui para poner distancia de por medio con las féminas que lanzaron tan terribles amenazas al enterarse de mi renuncia al CACHO, regresé a Margarita a fin de enterarme de las noticias del mundo. Algunas de las cuales me llevaron a reconsiderar mi decisión, tomando en cuenta que como único miembro del CACHO, sólo yo puedo aceptarme mi renuncia.
Me informan la destitución del ministro Samán ¡QUE ALIVIO! realmente eran bien preocupantes sus amenazas de expropiación para todas las empresas privadas, y nada más privada (de la risa) que una institución tan seria como la nuestra.
Otras noticias fueron las renuncias de Ricky Martin y Müller Rojas, uno a seguir en el closet y el otro a seguir en el psuv. Carajo, desde los tiempos de Emparan no se veían renuncias por estos lados. Sin embargo, la noticia que más me alarmó fue que Falcón crecía cada día más en Lara. Coño, me dije, que sismo tan grande puede haber ocasionado eso. Donde habrá quedado la península de Paraguaná.
Lo cierto es que abordé nuestro Peñero Enterprise pues la cosa lucía urgente y me dirigí sin demora hacia la ciudad de Barquisimeto. Uds. se preguntarán que carajo tiene esto que ver con el CACHO AZUL. Ya va, esperen y verán.
No bien puse pie en la tierra guara cuando el mismísimo diablo con su terquedad me tenía reservada una sorpresita. El propio Lucifer se me apareció en forma de mujer (como casi siempre se aparece).
Ajá, traidor, por fin te encuentro. Esa fue su presentación. Era la toromurachi en persona.
¿Cómo es eso que renunciaste sin pensar en lo que dejabas atrás? ¿Tú no sabes que para nosotras, saber que el Cacho Azul no es sólo un producto de nuestra imaginación, sino que anda por ahí, nos llena de esperanzas? ¿Crees que puedes emocionarnos y después irte alegremente? Esa vaina no se va a quedar así.
Coño amiga, tranquila, suelta ese tubo, le dije preocupado. Yo he estado meditando la vaina y he decidido reconsiderar mi decisión.
¿Seguro? Me señaló todavía con el tubo en la mano.
Si chama, me di cuenta que se me adelantaron y no puedo quitarle el record a Emparan, y por eso decidí que NI RENUNCIO NI ME RENUNCIAN.
Ah bueno, me expresó más tranquila y en sus ojos volvía a renacer la esperanza.
Si es así, te invito a almorzar, pero con una condición, me tienes que terminar de echar el cuento de María. ¿Por fin subió a tu apartamento?
Coño tori ya esa vaina se me olvidó…
Bueno, vamos por ese almuerzo y te lo echo hasta acabar, le dije viendo que balanceaba el tubo con expresión decidida de usar mi cuerpo para practicar su bateo, el cual por cierto me han dicho que no es muy bueno porque nunca pega donde apunta.
Apenas nos sentamos expresó: Dale, dale que estoy ansiosa.
Así me decías anoche, le comenté tratando de hacerme el gracioso, pero ella no estaba dispuesta a dejar que evadiese el tema y volvió a levantar el tubo.
Bueno, tú sabes que a María al igual que a muchas de Uds. no le gustó el final del cuento del viejo Manuel y opinó que había que cambiarlo y darle un final más profundo y apasionado. Como te imaginarás esa posición me encantó, bueno la verdad es que hay otras que me gustan más, tú sabes la del avión, la del halcón…
¡YA VA! me interrumpió, ¡PARA LA VAINA! y concreta que tú eres especialista en cambiar de tema y luego terminas sin narrar nada.
Coño chama, coge pausa, que te voy a relatar todo, le dije cuando se alejó el mesonero.
Lo cierto es que María tenía otros pensamientos en mente, donde para mi pesar yo no estaba incluido. En realidad, la muy ladina sólo quería obtener datos de un experto en materia de cachos como yo, para adelantar su ya calculado plan.
JA, JA, JA (otra vez la risita) te usaron como un condón que se usa una vez y se bota después. De esta forma la toro tomaba desquite de la angustia que le había causado mi renuncia.
¿Y cómo es eso del plan?
Claro, ella estaba decidida a matar 2 pájaros de un solo tiro. Por un lado concretaba su anhelado Cacho Azul y por el otro se garantizaba su estabilidad laboral.
¿Cómo? No entiendo
Bueno, se buscó a uno de sus jefes y concretó la vaina.
Coño, que idea tan buena, expresó la toro levantando la mirada y sacando cuentas, para luego esbozar una sonrisa maléfica, evidenciando que en su mente algún personaje se le había tornado más interesante. Ahí está, esa es la mejor opción, que sagaz.
Epa, ya va. No te adelantes porque no todo fue como ella pensaba, pues el candidato no resultó tan intenso como había soñado, y el tercio se le vino de buenas a primeras. Parece que fue una vaina como lo de Müller: incolora, inodora e insípida. Te imaginas, 20 años esperando por algo diferente y termina resultando que su sapo cornudo lo hace mejor.
Carajo, Carlos, eso es como para llorar. Pero dime algo, ¿Cómo sabes tú esa vaina?
Pero bueno amiga mía, si yo escribo el cuento tengo que saber las intimidades de cada uno de los personajes.
Y entonces, ¿Qué hizo ella?
Que iba a hacer, calársela. Tú sabes que a lo hecho, pecho.
¿Y no te dijo nada?
Claro, me pidió que le guardara el secreto. Pero como dicen los chinos, para mantener un secreto entre tres, hace falta que mueran dos.
Bueno, quiere decir que no encontró su Cacho Azul.
No creo que fuese lo que buscaba, pero eso que importa, lo que vale es que pudo montar su cacho y vivir para contarlo. Ahora podrá intentarlo nuevamente, por ahí dicen que sólo duele la primera vez, y como tú bien sabes
SÓLO EL CACHO TE HARÁ LIBRE
Y así pues, con la tranquilidad de saber que la toromurachi no me perseguiría más y que lo de Falcón no fue ningún cataclismo, sino una renuncia más, decidí regresar a mi MAR DE LA FELICIDAD y nombrar a mi pana César como embajador plenipotenciario, encargado de gestionarme otra oportunidad con la piedra ONIX.
Ya más tranquilo decidí contestar la correspondencia, sobre todo la más urgente, porque muchos dirigentes del PSUV me preguntan si será posible hacer lo que hicieron Ricky Martin y Müller Rojas al mismo tiempo. Pienso que sí, aunque deben tratar de no azularse la piel.

VIVA EL CACHO POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE

Carlos J. Acosta
Presidente Vitalicio Reelecto y Rectificado del CACHO


P.D.: Felicitaciones al colega presidente de la República Bolivariana de Venezuela por esa sabia decisión de decretar una semana sin trabajo, espero que la próxima vez sea todo un mes y así poco a poco acabar con la producción de bienes materiales , base fundamental del sistema capitalista. ASÍ, ASÍ, ASÍ es que se gobierna. Viva el derecho a la pereza.