hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 25 de marzo de 2010

PARTICIPACIÓN PRECOZ

MILTON CASTILLO MALDONADO

Las normas en las cuales el Consejo Nacional Electoral basó el proceso de selección del Quinto Poder son inconstitucionales esencialmente por dos motivos: sirvieron para politizar la participación ciudadana permitiendo subjetividades que beneficiaron a unos discriminando a otros sin razón; y porque, ninguna autoridad puede, ni debe, por sí y ante sí resolver algo –mucho menos que implique derechos de personas- sin que exista la posibilidad de una segunda instancia, es decir, de un organismo superior de revisión de tales resoluciones.

Toda autoridad pública en un régimen democrático debe someter su comportamiento a la Constitución, inclusive por sobre la Ley; aquella frase de Bolívar “prefiero que me llamen ciudadano a que me llamen Libertador, porque aquella calidad viene de la ley y ésta de las armas” se basaba en el viejo paradigma de que la Ley en todo sentido normaba las relaciones entre los ciudadanos y de éstos con el Estado. El paradigma actual consagrado en la Montecristiana norma de los allende neoliberales determina que por sobre la Ley deberá aplicarse la Constitución directamente, así lo dice el Art. 426: “Todas las personas, autoridades e instituciones están sujetas a la Constitución. Las juezas y jueces, autoridades administrativas y servidoras y servidores públicos, aplicarán directamente las normas constitucionales …”. En el siglo XIX, el respeto por los derechos fundamentales de las personas tenían una connotación infinitamente menor a la actual y el centro de lo jurídico era el derecho civil y penal no el constitucional pero en ambos casos lo que se protegía es la Seguridad Jurídica, el Estado de Derecho.

Bajo estos supuestos, varios ciudadanos hemos demandado la inconstitucionalidad de las normas mencionadas ante la Corte Constitucional (CC) a fin de que ésta se pronuncie, inclusive, con efectos retroactivos, eso significa que los Consejeros podrían irse a su casa, devolver el dinero recibido y someterse a varios juicios. Sólo es cuestión de tiempo.

Es menester, por tanto, advertir a los Consejeros sobre esta Espada de Damocles que, irónicamente, pende de una decisión de autoridades que potencialmente querrán ser designados por ellos, es decir, la CC y el Quinto Poder están ahora en una paradoja donde su inteligencia y honestidad tienen el voto dirimente. Lo jurídico ha develado lo mal que se hacen las cosas en el país.

Agradeciendo la oportunidad que les han dado (quien haya sido), se les sugiere a los Consejeros adelantarse a futuros “chantajes” a cambio de cargos, y retirarse a su casa, y si piensan que su legitimidad se basó en un Concurso, les recordamos que el Fiscal también lo fue. ¿Y?

La participación en nuestro país siempre ha sido precoz, apenas empieza, ya está acabando o… politizada.