hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 29 de marzo de 2010

Gravemente enfermo y sin atención médica, uno de los yukpa detenidos en Fuerte Macoa

Sociedad Homo et Natura

Alexander Fernández, uno de los ciudadanos yukpa detenidos y en proceso judicial en Fuerte Macoa, en el Municipio Machiques de Perijá del estado Zulia, se encuentra muy enfermo, con fiebre alta y sin que hasta ayer haya recibido la apropiada y legal atención médica por parte de los militares responsables de su custodia, según información dada por sus familiares mas directos después de la visita semanal permitida desde su reclución en esta instalación castrense de frontera desde el mes de noviembre del año pasado.

Su estado es de suma debilidad y los familiares temen que las condiciones de relución y la falta de atención medica apropiada agraven mortalmente su estado.

Hemos alertado de esto a la Defensoría del Pueblo en el Zulia, pero nos mantenemos en estado de alerta todas las organizaciones de derechos que le hacemos seguimiento al caso, pués esta institución del poder ciudadano no ha respondido con consecuencia a los derechos que las leyes y la Constitución le garantizan a los yukpas detenidos. En el caso de los yukpas recluidos se ha permitido desde el hecho mismo de su detención la violación reiterada de sus derechos humanos y procesales, al punto de que un tribunal realmente imparcial ya debiera haber anulado el juicio por vicios de nulidad.

La restricción de visitas mantiene en aislamiento a los yukpas poniendo dificultades hasta para las visitas de familiares directos y de los abogados de la defensa. Alexander y Sabino estan juntos en una instalción insalubre y Olegario Romero permanece aislado en solitario.

No pueden recibir visitas de amigos y allegados y no pueden recibir a la prensa y a los medios de comunicación y sin embargo reciben permanente presión de funcionarios de la Fiscalía de funcionarios del gobierno nacional que intentan infructuosamente quebrar su voluntad de resistencia.

En Fuerte Macoa estan en servicio activo y como parte de la custodia militares que participaron en los sucesos de represión de Cuesta del padre en agosto del 2008.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Suscribir documento en apoyo al Amparo Constitucional en jucio a los yukpas

Doctora: LUISA ESTELLA MORALES LAMUÑO

Presidenta de la Sala Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela y demás miembros.

PRESENTE

Por medio de la presente, nos dirigimos a la presienta de la Sala Constitucional Doctora: LUISA ESTELLA MORALES LAMUÑO y demás miembros, en el entendido de que a pesar esta comunicación no tener carácter legal, es vinculante al actuar como entes meta individuales, nos dirigirnos a ustedes como organizaciones e individualidades que luchamos a diario por nuestros interés colectivos y difusos en Venezuela y América Latina.

Este escrito tiene como objetivo, que tanto: ciudadanos como organizaciones nacionales e internacionales respaldamos el Amparo Constitucional de Interpretación, interpuesto por RICARDO ANTONIO COLMENARES OLIVAR, Abogado; actuando en nombre y representación de los ciudadanos: SABINO ROMERO IZARRA, venezolano, mayor de edad, indígena miembro del pueblo Yukpa, de oficio agricultor y Cacique de la comunidad de Chaktapa de la Sierra de Perijá del Estado Zulia, natural de la Guasama, Sierra de Perijá, domiciliado en el sector Río Yaza de la Comunidad de Chaktapa de la Sierra de Perijá, y de ALEXANDER FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, alias “Gatu”, venezolano, mayor de edad, indígena miembro del pueblo Wayúu, obrero, natural de la comunidad de Cuse de la Sierra de Perijá, domiciliado en la comunidad de El Tukuko de la Sierra de Perijá.

Recurso que la Sala Constitucional le dio entrada, signado bajo el Nº 2010-217, nombrado como ponente a usted Luisa Estella Morales Lamuño, es decir se tiene el honor que sea usted misma la persona que le dará lectura a tan importante documento para el devenir de los derechos humanos de los pueblo indígenas en la República Bolivariana de Venezuela.

Desde el punto de vista legal consideramos que el amparo interpuesto, llena los principios de legitimidad y legalidad, por lo que pretendemos se respeten los principios filosóficos expresados del artículo 260.

Nuestra intención, tiene como propósito esencial el de solicitar a la Sala Constitucional se pronuncie y determine si la atribución de la competencia material del presente hecho corresponde a la Jurisdicción Penal Ordinaria o a la Jurisdicción Indígena; en atención a que en el caso en concreto están dados los extremos previstos en el artículo 260 constitucional que reconoce dicha jurisdicción especial y que reza: “Las autoridades legítimas de los pueblos indígenas podrán aplicar en su hábitat instancias de justicia con base en sus tradiciones ancestrales y que sólo afecten a sus integrantes, según sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarios a esta Constitución, a la ley y al orden público. La ley determinará la forma de coordinación de esta jurisdicción especial con el sistema judicial nacional”

En el entendido, de que esta preocupación introducida generó la solicitud de una medida cautelar a la Sala Constitucional con la finalidad de suspender la sustanciación del procedimiento penal, hasta que recaiga sentencia definitivamente firme en el procedimiento del Amparo Constitucional contra Decisión Judicial, por cuanto existe el riesgo potencial de que si no se suspende el proceso penal seguido en contra de los indígenas SABINO ROMERO IZARRA y ALEXANDER FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, pueda surgir una sentencia definitiva que resuelva en la jurisdicción ordinaria la situación jurídica controvertida, con motivo de los hechos acaecidos el día 13 de octubre de 2009, en el sector del Río Yaza de la comunidad Guamo Pamocha, ubicada en la Sierra de Perijá, en el cual se suscitó un enfrentamiento, sin concierto o acuerdo previo, entre un grupo de indígenas de la comunidad Chaktapa, asentado en la antigua hacienda Tizina, y un grupo de indígenas de la comunidad Guamo Pamocha, ubicadas ambas en la Sierra de Perijá del Estado Zulia.

Señores magistrados nos tenemos que involucrar en un asunto tan relevante históricamente y vivencialmente, porque cuando votamos por el texto constitucional primo nuestro compromiso como ciudadanos y como organizaciones sociales, de asumir los deberes y los derechos, así como de concurrir a las instauraciones y preservación de la igualdad de oportunidades, aportando nuestro esfuerzo, vigilando y controlando las actividades estatales, y concienciando a los demás de lo que significa la necesaria cooperación reciproca. Comprometiéndonos a promover la actividad social y la del Estado (instrumento de satisfacciones de los fines propuestos en la constitución) más allá de la pasividad, la indiferencia y la falta de solidaridad en las luchas, por lo que nos adherimos a esta lucha del mundo indigenista por estar incorporado en el nuevo texto constitucional como un valor superior del ordenamiento jurídico del Estado que ha demarcando la vida , la libertad, la responsabilidad social, la ética pública como parte del pluralismo diseñado en la misma, ya que expresa la voluntad de superar el diseño de Estado que habíamos venido viviendo y que decidimos a través del voto transformar en aras de obtener un nuevo modelo filosófico con las especificidades que requiere nuestra realidad. Inclusive ir más allá del marco del lenguaje, más allá de la gramática, de la retórica, de los convencionalismo establecidos por los hombres en el afán de entender los significados-significantes estructurados para ejecutar los cambios profundos contenidas en La Constitución de 1999, convencidos de una u otra manera de estar comprometida la carta magna en reproducir realidades en sí mismas, generó un metalenguaje de fondo y no de forma, lo que la convirtió en NOVÍSIMA COSNTITUCION, HOY DIA PUNTO DE REFERENCIA MUNDIALMENTE.

Por lo que no se puede hoy día ignorar, es que la Constitución de 1999 contiene un poder lógico y una serie de conceptos concaténates, provistos de denotaciones como entidades y de connotaciones formalizadas en el tiempo (10 años) donde algunas se han materializando a pesar de las enormes contradicciones que aun subyacen en este proceso de cambio profundo, Votamos en contra de ese Estado cuarto republicano, que fungió más como conquistador y redujo a vivir en mínimos espacios a nuestras comunidades indígenas, intentando perennemente exterminarles con su indiferencia, su arrogancia.

Considerando: tanto las organizaciones e individualidades abajo firmantes respaldar la pretensión interpuesta ut supra mencionada, concordando en la vital importancia se aclare lo expresado y refrendado de una vez por todas en el Artículo 260 de la Constitución.

Considerando: se debe establecer la Jurisdicción Especial Indígena mediante el cual las autoridades legítimas de dichos pueblos y comunidades tengan (que siempre han tenido) la potestad de resolver los conflictos entre sus integrantes dentro de sus espacios territoriales (hábitat), de acuerdo a sus tradiciones ancestrales. En otras palabras, se reconoció algo que ya aplicaban los pueblos indígenas, es decir, la vigencia de sus normas consuetudinarias, autoridades legítimas y procedimientos.

Considerando: solicitamos a la Sala Constitucional determine de si la atribución de la competencia material del presente hecho corresponde a la Jurisdicción Penal Ordinaria o a la Jurisdicción Indígena, en atención a que en el caso en concreto están dados los extremos previstos en el artículo 260 constitucional que reconoce dicha jurisdicción especial.

En el entendido de que Venezuela superpuso un Estado contemporáneo estructurando la Constitución bajo una inteligible e impostergable la realidad histórica apoyada en el nuevo hombre y no en el poder. Ahora bien, en el marco del lenguaje: más allá de la gramática, de la retórica, de los convencionalismos establecidos por los hombres, incluido el afán de entender los significados-significantes estructurados en la Constitución de 1999, ésta ya está comprometida en reproducir realidades en sí mismas, generó un metalenguaje de fondo y no de forma.

Por lo que no se puede hoy día ignorar, es que la Constitución de 1999 contiene un poder lógico y una serie de conceptos concaténates, provistos de denotaciones como entidades y de connotaciones formalizadas en el tiempo (10 años) que se logro a través del voto materializarse argumentado en la confianza del lenguaje y su poder lógico…No permitiendo mezclar el uso del lenguaje como un instrumento de poder, ni el abuso del lenguaje como trampa conmemorativa.

Recalcamos algo que la Sala Constitucional en pleno sabe: todo derecho constitucional, tiene como finalidad buscar la garantía de la libertad, en el seno de toda comunidad indígena, es así que nuestra Constitución de la Republica brinda reconocimientos de derechos a las comunidades indígenas, al mencionar que todos somos iguales ante la ley.

A pesar de que las Comunidades indígenas poseen su derecho consuetudinario basado en usos y costumbres ancestrales en apenas cinco (5) Constituciones de 21 países de nuestro continente, los pueblos indígenas no son titulares de algún derecho.

• Basta de continuar nuestras etnias indígenas sufriendo la marginalidad y discriminación racial.

• Basta de estar sometidos a saqueos, humillaciones y ser relegados a condiciones infrahumanas como está sucediendo en estos momentos con el derecho al debido proceso y violación de los derechos humanos de SABINO ROMERO IZARRA y ALEXANDER FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ por encontrase arrestados en condiciones inaceptables.

• Basta de falsas demacraciones de tierras, de carencia de servicios educativos, la salud deficiente, pésimas vías de comunicación y otros derechos inalienables de todos los pueblos originarios del país nacional.

Es necesario cambiar de mentalidad ante los estigmas heredados que predomina en el tiempo y el espacio de que los “Indios”, eran bárbaros, salvajes, incivilizados, idólatras, viciosos y haraganes, desde el primer momento los españoles manifestaban que los indígenas no eran seres humanos, y que necesitaban civilizarlos y evangelizarlos pareciera que lo expresado en la constitución es letra muerta ya que continua la visión de los legisladores sobre los pueblos o naciones indígenas en Venezuela.

Sociedad Homo et Natura

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Soberanía alimentaria: podemos alimentar al mundo

Esther Vivas

Aportación al taller sobre agroecología y soberanía alimentaria en la 2a Conferencia sobre Decrecimiento – Barcelona, 26 al 28 de marzo 2010

Vivimos un contexto de crisis sistémica múltiple: económica, ecológica, alimentaria, de los cuidados, energética… Y el sistema capitalista, lejos de dar respuesta a unas crisis que él mismo ha creado, apuesta por una huída hacia delante: mayor privatización de los servicios públicos, expolio de los recursos naturales, soluciones tecnológicas al cambio climático, ayudas a las empresas privadas y a la banca.

La crisis alimentaria muestra una de las caras más dramáticas del sistema capitalista actual con más de mil millones de personas en el mundo, una de cada seis, que pasan hambre, especialmente en los países del Sur. Paradójicamente, en los últimos veinte años mientras la población crecía a un ritmo del 1.14% anual, la producción de alimentos aumentaba en más de un 2%. Con estas cifras podemos concluir que en la actualidad se produce suficiente comida para alimentar a la población mundial. Pero, ¿cuál es el problema? Que si no se tienen suficientes ingresos para pagar su precio, no se come.

Las políticas neoliberales aplicadas a la agricultura en los últimos treinta años (revolución verde, deslocalización, libre comercio, descampesinización…), nos han conducido a una creciente inseguridad alimentaria. La comida se ha convertido en un negocio, un bien privatizado, en manos de un puñado de empresas de la industria agroalimentaria, con el beneplácito de gobiernos e instituciones internacionales.

Frente a esta situación, cumbre tras cumbre la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el G20, junto con las principales empresas del sector, nos dicen que para salir de la crisis es necesario una nueva revolución verde, más transgénicos y libre comercio. Nos quieren hacer creer que las políticas que nos han conducido a la presente situación, nos sacarán de la misma.

Agricultura local, campesina y ecológica

Pero existen alternativas. La relocalización de la agricultura en manos del campesinado, nos permitirá garantizar el acceso universal a los alimentos. Así lo constatan los resultados de una exhaustiva consulta internacional que duró cuatro años e involucró a más de 400 científicos, realizada por la Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola (IAASTD en sus siglas en inglés), un sistema de evaluación impulsado ni más ni menos que por el Banco Mundial en partenariado con la FAO, el PNUD, la UNESCO, representantes de gobiernos, instituciones privadas, científicas, sociales, etc, tomando como modelo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio.

Es interesante observar como, a pesar de que el informe tenía detrás a estas instituciones, concluía que la producción agroecológica proveía de ingresos alimentarios y monetarios a los más pobres, a la vez que generaba excedentes para el mercado, siendo mejor garante de la seguridad alimentaria que la producción transgénica. El informe del IAAST apostaba por la producción local, campesina y familiar y por la redistribución de las tierras a manos de las comunidades rurales. El informe fue rechazado por el agrobusiness y archivado por el Banco Mundial, aunque 61 gobiernos lo aprobaron discretamente, a excepción de Estados Unidos, Canadá y Australia, entre otros.

En la misma línea se posicionaba un estudio de la Universidad de Michigan (2007), que concluía que las granjas agroecológicas son altamente productivas y capaces de garantizar la seguridad alimentaria en todo el planeta, contrariamente a la producción agrícola industrializada y el libre comercio. Sus conclusiones indicaban, incluso las estimaciones más conservadoras, que la agricultura orgánica podía proveer al menos tanta comida de media como la que se produce en la actualidad, aunque sus investigadores consideraban, como estimación más realista, que la agricultura ecológica podía aumentar la producción global de comida hasta un 50%.

En el ámbito de la comercialización se ha demostrado fundamental, para romper con el monopolio de la gran distribución, el apostar por circuitos cortos de comercialización (mercados locales, venta directa, grupos y cooperativas de consumo agroecológico…), evitando intermediarios y estableciendo unas relaciones cercanas entre productor y consumidor, basadas en la confianza y el conocimiento mutuo, que nos conduzcan a una creciente solidaridad entre el campo y la ciudad. En la actualidad, la gran distribución (supermercados, cadenas de descuento, hipermercados, etc.) monopoliza la cadena de comercialización de los alimentos, sacando el máximo beneficio a costa de explotar a trabajadores, campesinos, medio ambiente.

La soberanía alimentaria se demuestra, de este modo, como la mejor alternativa para acabar con el hambre en el mundo. Se trata de devolver el control de las políticas agrícolas y alimentarias a los sectores populares (campesinos, trabajadores, consumidores, mujeres…), así como su acceso a la tierra y a los bienes comunes (agua, semillas…). Una soberanía alimentaria que tendrá que ser profundamente feminista, reconociendo el papel de la mujer como garante de la alimentación a escala mundial, y luchando contra la opresión no sólo de un sistema capitalista sino también patriarcal.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 28 de marzo de 2010

CRÍTICA A "LA TRANSICIÓN AL SOCIALISMO" DEL MINISTRO ALÍ RODRIGUEZ ARAQUE

Javier Biardeau R

I.- ¿Dijo usted ideas de Marx?

Me han llamado mucho la atención algunos aspectos de la fecunda ponencia de Ali Rodríguez Araque, actual Ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, titulada “La Transición hacia al Socialismo”, publicada en Rebelión.org.

Sin duda, se abre la oportunidad de conocer las ideas de destacados miembros del Gabinete de Chávez sobre la actual coyuntura crítica, que por cierto requiere de muchas definiciones. Así mismo, permite conocer abiertamente sus opiniones sobre el proceso de transición al socialismo, bajo las condiciones especificas de la sociedad venezolana, lo cual abre una discusión enriquecedora, hecho que debe ser saludado positivamente.

Sin embargo, en este brevísimo artículo comentaré críticamente lo que considero algunas imprecisiones sobre ideas atribuidas por Rodríguez Araque al pensamiento de Marx. Se trata de discusiones trascendentales en momentos donde se requiere poner sobre la mesa las distintas posturas intelectuales y matices ideológicos, que apalancan el proceso revolucionario venezolano.

Comencemos. Alí Rodríguez, plantea lo siguiente iniciando de su ponencia sobre "La transición al Socialismo":
“¿Cómo concibió Marx el socialismo? Para Marx, el socialismo era la transición entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista. Es decir, entre una sociedad clasista caracterizada en la explotación del hombre por el hombre, hacia una sociedad sin clases, donde incluso el Estado se extingue, desaparece el Estado, porque según la tesis de Marx, si no hay la clase que ejerza violencia, el dominio sobre otra clase, pues ya el Estado pasa a ser un factor innecesario, irrelevante. En consecuencia, utiliza la frase de "extinción del Estado."”.
Considero que aquí hay dos afirmaciones inexactas sobre lo que concibió Marx. En primer lugar, Marx no definió el socialismo como la transición entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista. Eso no aparece en ningún lugar en la obra abierta y crítica de Marx. Tampoco Marx escribió frase semejante acerca de la llamada “extinción del Estado”.
Lo que Marx planteó acerca de la transición son solo indicaciones extremadamente puntuales, breves, acotadas; que aún así, siguen siendo distorsionadas por el lente leninista de la interpretación del pensamiento marxiano, pues Marx no hablo de socialismo y de comunismo como fases separadas (Ver: Crítica al Programa de Gotha).
En su crítica al punto 3 del programa de Gotha que planteaba: 3. "La emancipación del trabajo exige que los medios de trabajo se eleven a patrimonio común de la sociedad y que todo el trabajo sea regulado colectivamente, con un reparto equitativo del fruto del trabajo"; lo que Marx aborda es la relación entre el llamado reparto de la totalidad de la producto social, luego de hechas las obligadas deducciones a partir de la llamada “cuota individual de trabajo” (Lo que posteriormente será interpretado como el principio de la fase de transición: “A cada quién según sus necesidades, de cada quién según su trabajo”).
Allí Marx plantea lo siguiente:
“De lo que aquí se trata no es de una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre su propia base, sino, al contrario, de una que acaba de salir precisamente de la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta todavía en todos sus aspectos, en el económico, en el moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede.”
Por tanto, Marx distingue entre una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre su propia base, de una sociedad comunista que acaba de salir precisamente de la sociedad capitalista, que presenta en todos sus aspectos, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede.
Marx plantea literalmente dos fases de la “sociedad comunista”, no menciona nunca una sociedad socialista primero, y una sociedad comunista después. Lo que si plantea son las dificultades propias de la primera fase, pués ese tránsito exige desprenderse de los elementos, relaciones o aspectos de la vieja sociedad capitalista:
“Pero estos defectos son inevitables en la primera fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la sociedad capitalista después de un largo y doloroso alumbramiento. El derecho no puede ser nunca superior a la estructura económica ni al desarrollo cultural de la sociedad por ella condicionado. En una fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo, y con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá escribir en sus banderas: ¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!".
Pueden parecer poco importantes estas observaciones, pero se relacionan con la concepción marxiana de la transición del capitalismo al comunismo, se trata de dos fases, con temporalidades distintas, con principios de apropiación, reparto o distribución distintos que afectan el modo en que se abordan aspectos que relacionan la vida social con la totalidad del producto social.
Si se trata de transición en el pensamiento de Marx, debe hablarse es de una fase inferior y de una fase superior de la sociedad comunista, no de socialismo primero y de comunismo después, cosa de la que escribirá extensamente Lenin. Hablar de una fase socialista y otra fase comunista remite al marxismo bolchevique, no al pensamiento de Marx.
Incluso, al referirse a la crítica de la frase “Estado libre” en la crítica al programa de Gotha, Marx plantea:
“Cabe, entonces, preguntarse: ¿que transformación sufrirá el régimen estatal en la sociedad comunista? O, en otros términos: ¿qué funciones sociales, análogas a las actuales funciones del Estado, subsistirán entonces? Esta pregunta sólo puede contestarse científicamente, y por más que acoplemos de mil maneras la palabra pueblo y la palabra Estado, no nos acercaremos ni un pelo a la solución del problema. Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado.”
La riqueza de este párrafo se ha perdido por completo en muchas discusiones que sólo hacen referencia a la cuestión de la “Dictadura Revolucionaria del Proletariado”, cuando se habla de dos asuntos: a) existe un período de transformación revolucionaria que media entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista, b) a éste período corresponde un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la Dictadura revolucionaria del proletariado.
Tenemos entonces un período de transformación revolucionaria que constituye una transición de una a otra sociedad; y además, el período político de transición, un “Estado de transición” que no puede ser otro, según palabra de Marx, que la Dictadura revolucionaria del Proletariado.
Esta distinción se encuentra en el mismo texto donde se habla de fase inferior y fase superior de la sociedad comunista, y allí tampoco hace referencia a la sociedad socialista como etapa anterior a la sociedad comunista. La conclusión es clara: Marx no habla de socialismo como etapa inferior de la transición.
Pueden analizarse la coherencia de ambas críticas en diferentes pasajes de la Crítica al Programa de Gotha, e incluso con el prólogo de Engels elaborado en 1891 para la introducción del texto: “Trabajo asalariado y Capital”:
“Es posible un nuevo orden social en el que desaparecerán las actuales diferencias de clase y en el que —tal vez después de un breve período de transición acompañado de ciertas privaciones, pero en todo caso muy provechoso moralmente—, mediante el aprovechamiento y el desarrollo armónico y proporcional de las inmensas fuerzas productivas ya existentes de todos los individuos de la sociedad, con el deber general de trabajar, se dispondrá por igual para todos, en proporciones cada vez mayores, de los medios necesarios para vivir, para disfrutar de la vida y para educar y ejercer todas las facultades físicas y espirituales. Que los obreros van estando cada vez más resueltos a conquistar, luchando, este nuevo orden social, lo patentizarán, en ambos lados del Océano, el día de mañana, 1 de mayo, y el domingo, 3 de mayo.” (Engels: 1891; prólogo a trabajo asalariado y capital de Marx)
Aquí Engels hace referencia a un breve período de transición acompañado de ciertas privaciones, pero en todo caso muy provechoso moralmente.
Contrasta esta afirmación, con el largo y doloroso alumbramiento del que habla Marx. Donde si coincide Engels con Marx, en que habrá inevitables defectos en la primera fase de transición de la sociedad comunista.
Incluso entre Marx y Engels, hay no pocas diferencias de matiz sobre cuestiones esenciales. Por ejemplo, Engels, en su carta al partido socialista en Italia (la venidera revolución italiana y el partido socialista-1894), sustituye la palabra comunista por la palabra socialista. Podríamos aventurar la hipótesis de que Marx y Engels intervinieron en el terreno de debate del pensamiento y el imaginario socialista que los precedía, de allí sus criticas a diversos socialismos, afirmando sí su posición comunista. Pero no es accidental, que Engels fuese quién mas referencia hiciera a lo largo de sus escritos al termino socialismo obrero moderno, al socialismo moderno y al socialismo científico.
Con relación a la temática de la "extinción del Estado", no fue directamente Marx sino Engels quién planteó:
“Cuando el Estado se convierta finalmente en representante efectivo de toda la sociedad será por sí mismo superfluo. Cuando ya no exista ninguna clase social a la que haya que mantener sometida; cuando desaparezcan, junto con la dominación de clase, junto con la lucha por la existencia individual, engendrada por la actual anarquía de la producción, los choques y los excesos resultantes de esto, no habrá ya nada que reprimir ni hará falta, por tanto, esa fuerza especial de represión que es el Estado. El primer acto en que el Estado se manifiesta efectivamente como representante de toda la sociedad: la toma de posesión de los medios de producción en nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado. La intervención de la autoridad del Estado en las relaciones sociales se hará superflua en un campo tras otro de la vida social y cesará por sí misma. El gobierno sobre las personas es sustituido por la administración de las cosas y por la dirección de los procesos de producción. El Estado no es «abolido»; se extinge” (Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico; Cap. III-1880)
Cuando Engels habla frente a la abolición del Estado, efectivamente, se refería a las posiciones de Bakunin, quién plantaba abiertamente la tesis de la abolición violenta del Estado. Pero ante una interpretación que sugiere cierta espera pasiva de la extinción del Estado (lo que excluye la centralidad de la praxis revolucionaria en Marx), en la Introducción a la Guerra civil en Francia (1891), el mismo Engels (y no Marx) plantea:
“Esta labor de destrucción del viejo Poder estatal y de su reemplazo por otro nuevo y verdaderamente democrático es descrita con todo detalle en el capítulo tercero de La Guerra Civi (escrito por Marx). Sin embargo, era necesario detenerse a examinar aquí brevemente algunos de los rasgos de este reemplazo por ser precisamente en Alemania donde la fe supersticiosa en el Estado se ha trasladado del campo filosófico a la conciencia general de la burguesía e incluso a la de muchos obreros. Según la concepción filosófica, el Estado es la "realización de la idea", o esa, traducido al lenguaje filosófico, el reino de Dios en la tierra, el campo en que se hacen o deben hacerse realidad la verdad y la justicia eternas. De aquí nace una veneración supersticiosa hacia el Estado y hacia todo lo que con él se relaciona, veneración que va arraigando más fácilmente en la medida en que la gente se acostumbra desde la infancia a pensar que los asuntos e intereses comunes a toda la sociedad no pueden ser mirados de manera distinta a como han sido mirados hasta aquí, es decir, a través del Estado y de sus bien retribuidos funcionarios. Y la gente cree haber dado un paso enormemente audaz con librarse de la fe en la monarquía hereditaria y jurar por la República democrática. En realidad, el Estado no es más que una máquina para la opresión de una clase por otra, lo mismo en la República democrática que bajo la monarquía; y en el mejor de los casos, un mal que el proletariado hereda luego que triunfa en su lucha por la dominación de clase. El proletariado victorioso, tal como hizo la Comuna, no podrá por menos de amputar inmediatamente los peores lados de este mal, hasta que una generación futura, educada en condiciones sociales nuevas y libres, pueda deshacerse de todo ese trasto viejo del Estado. Últimamente las palabras "dictadura del proletariado" han vuelto a sumir en santo terror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del proletariado!”.
Que una generación futura, educada en condiciones sociales nuevas y libres, pueda deshacerse de todo ese "trasto viejo del Estado". Esta frase de Engels, no de Marx, considera que no desaparece ni se extingue porque se vuelve un factor innecesario, sino porque el período político de transición ha amputado los peores lados de este mal, hasta que nuevas condiciones económicas, políticas y culturales, permitan que se pueda deshacerse del “trasto viejo”, transformando las funciones de represión y de gobierno sobre las personas, en funciones de administración y de dirección del proceso económico.
Que el Estado se extinga no significa lo mismo que deshacerse del trasto viejo del Estado, son matices importantes, pués la intervención de la praxis revolucionaria es decisiva en el segundo caso.
Sobre estos puntos, entonces, no hay que atribuirle a Marx ideas que no planteó. Si quisiéramos meternos de lleno en el asunto de la extinción del Estado y su relación con los problemas de la transición, tendríamos que seguir extrayendo conclusiones de la perspectiva de Lenin, quién planteó (El Estado y la Revolución; 1917):
“Sin temor a equivocarnos, podemos decir que de estos pensamientos sobremanera ricos, expuestos aquí por Engels, lo único que ha pasado a ser verdadero patrimonio del pensamiento socialista, en los partidos socialistas actuales, es la tesis de que el Estado, según Marx, "se extingue", a diferencia de la doctrina anarquista de la "abolición" del Estado. Truncar así el marxismo equivale a reducirlo al oportunismo, pues con esta "interpretación" no queda en pie más que una noción confusa de un cambio lento, paulatino, gradual, sin saltos ni tormentas, sin revoluciones. Hablar de "extinción" del Estado, en un sentido corriente, generalizado, de masas, si cabe decirlo así, equivale indudablemente a esfumar, si no a negar, la revolución. Además, semejante "interpretación" es la más tosca tergiversación del marxismo, tergiversación que sólo favorece a la burguesía y que descansa teóricamente en la omisión de circunstancias y consideraciones importantísimas que se indican, por ejemplo, en el "resumen" contenido en el pasaje de Engels, citado aquí por nosotros en su integridad. En primer lugar, Engels dice en el comienzo mismo de este pasaje que, al tomar el Poder del Estado, el proletariado "destruye, con ello mismo, el Estado como tal". "No es uso" pararse a pensar qué significa esto. Lo corriente es ignorarlo en absoluto o considerarlo algo así como una "debilidad hegeliana" de Engels. En realidad, en estas palabras se expresa concisamente la experiencia de una de las más grandes revoluciones proletarias, la experiencia de la Comuna de París de 1871, de la cual hablaremos detalladamente en su lugar. En realidad, Engels habla aquí de la "destrucción" del Estado de la burguesía por la revolución proletaria, mientras que las palabras relativas a la extinción del Estado se refieren a los restos del Estado proletario después de la revolución socialista. El Estado burgués no se "extingue", según Engels, sino que “es destruido” por el proletariado en la revolución. El que se extingue, después de esta revolución, es el Estado o semi-Estado proletario.”
Tremendas implicaciones puede tener no detenerse a analizar los matices en las perspectivas de Marx, Engels y Lenin; o suponer que los tres pensaban exactamente igual. ¿Que diría Lenin del siguiente párrafo de Alí Rodriguez?:
“Fue un debate muy fuerte, muy interesante -se lo recomiendo a quienes les interesen estas cosas históricas- entre Marx y Bakunin, porque Bakunin quien es el gran ideólogo del anarquismo sostenía la abolición violenta del Estado. Marx criticaba esa tesis señalando que el comunismo precisamente era la desaparición de las clases sociales, y en consecuencia el Estado se convertía en algo innecesario que se extinguía por sí mismo.”
A buen lector, pocas palabras. Marx no habló nunca de que el Estado se convertía en algo innecesario que se extinguía por si mismo. Engels planteó una ambigüedad entre un Estado que se extinguía en un proceso histórico, y un trasto viejo del cual una nueva generación educada en condiciones sociales distintas y libres podía deshacerse. Y Lenin llegó a decir que:
“Sin temor a equivocarnos, podemos decir que de estos pensamientos sobremanera ricos, expuestos aquí por Engels, lo único que ha pasado a ser verdadero patrimonio del pensamiento socialista, en los partidos socialistas actuales, es la tesis de que el Estado, según Marx, "se extingue", a diferencia de la doctrina anarquista de la "abolición" del Estado. Truncar así el marxismo equivale a reducirlo al oportunismo, pues con esta "interpretación" no queda en pie más que una noción confusa de un cambio lento, paulatino, gradual, sin saltos ni tormentas, sin revoluciones. Además, semejante "interpretación" es la más tosca tergiversación del marxismo, tergiversación que sólo favorece a la burguesía y que descansa teóricamente en la omisión de circunstancias y consideraciones importantísimas que se indican, por ejemplo, en el "resumen" contenido en el pasaje de Engels, citado aquí por nosotros en su integridad.”
El debate sobre Marx, Engels y Lenin es muy rico en matices e incluso transliteralizaciones, que generan tanto continuidades como discontinuidades entre las ideas de estos tres personajes históricos. A efectos de comprender e intervenir en las transiciones socialistas, hay que profundizar con rigor, criticidad y creatividad para seguir discutiendo lo que piensan las diferentes tendencias y corrientes que se mueven en el imaginario socialista venezolano.
No sobra decir: ¡Que siga el debate!...continuará.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 26 de marzo de 2010

A propósito de Henry Falcón y La derecha endógena

María Zambrano

En el Aló Presidente del reciente domingo 21 de marzo, a propósito de la mudanza de Henry Falcón al PPT, el Presidente se refirió nuevamente, a su relación con Alfredo Maneiro, como uno de los líderes políticos de izquierda, que influyo en su formación y a la traición de la cúpula La Causa R, pocos días antes de la insurrección militar del 4 de febrero del 1992. Los razonamientos del Presidente estaban orientados a lamentar la pérdida, del gran movimiento popular que fue “Los Matanceros”, por la traición de los dirigentes de la Causa R y de sentenciar que el PPT al acoger a Henry Falcón, se mueve a la derecha.

Ciertamente es muy lamentable la traición que sufrió el pueblo Guayanés con el giro a la derecha que tomo la Causa R y la división que surgió en su seno como consecuencia de ello, pero lo que la hace más lamentable es la incomprensión por parte de la dirección del P.P.T. y del mismo Presidente Chávez del significado de la derrota de “Los Matanceros”, porque más allá del partido, era un Movimiento de Trabajadores que luchando por sus reivindicaciones laborales se convirtió en la vanguardia de lucha del pueblo de Guayana, y se hizo gobierno popular en la década de los noventa.

Todavía Guayana no se recupera de esa perdida, porque las vanguardias políticas no se decretan se forjan en la lucha y en Guayana ocurrió que la vanguardia política se dividió y el pueblo Guayanés quedo afuera, desorientado. Con el advenimiento del Gobierno Bolivariano surgió una nueva esperanza, pero mal conducida, porque se ha desconocido la historia regional, se ha subestimado al pueblo, se le ha impuesto liderazgos venidos de otros lugares que no lucharon antes aquí y para males mayores, han sido mal escogidos, gente de la derecha endógena del proceso Bolivariano y de la corrupción que se han apoyado en el arribismo político local.

La división de la Causa R fue obra de la derecha endógena que infiltro a esa organización, militantes de partidos de derecha AD y COPEI, que fueron acogidos en su seno, como lumbreras y guías del proceso, personalidades que contaminaron las practicas del gobierno regional por ejemplo en lo referido a la lucha contra la inseguridad y la complacencia con políticas neoliberales hacia las empresas básicas.

La derechización y posterior división de la Causa R, privo al pueblo de Guayana de un gobierno de compromiso, con una democracia popular y participativa y con la honestidad y la transparencia en la gestión pública, donde se dieron las primeras experiencias de presupuesto participativo, de cogestión comunitaria y dignificación de los indígenas, de los maestros, de las escuelas y de la atención de niños de preescolar, entre muchas otras obras sociales y de infraestructura.

Luego la derecha endógena del MVR se encargo de perseguir y derrotar a cualquier precio a los sectores revolucionarios de la Causa R, que quedaron en Guayana, representados por el P.P.T y a lideres como Clemente Scotto quien ha sido víctima de maniobras inescrupulosas tanto del MVR como del PSUV, o como Carlos Chancellor que permanece injustamente preso, sólo explicable por su liderazgo en los sectores mineros del Sur, donde el negociado de sectores corruptos se aseguran impedir las protestas del pueblo. Al respecto hay que llamar la atención de la lucha que viene dando el Presidente de Minerven, Luis Herrera, contra una transnacional extranjera y sus aliados, que controlan la mina de Las Cristinas y contra otras nuevas aspirantes, que intentan controlarla.

Cuando señalo de las incomprensiones del P.P.T. y del Presidente Chávez sobre la región Guayana, me refiero a que el P.P.T., abandono Guayana, permitió el atropello a sus líderes regionales, por parte de la derecha endógena del MVR y con ello la desmoralización y el resentimiento de algunos de sus cuadros. Por otra parte el Presidente Chávez, colabora con el desconocimiento de los liderazgos naturales regionales y entregó el Estado a un Gobernador, que se cuadró con los golpistas en el 2002, y cuya gestión en las empresas básicas y en la C.V.G. fue mas de los mismo de un gobierno adeco, que fue defendido públicamente por los dirigentes de AD y COPEI, cuando un movimiento regional trato de hacerle referéndum, que reprime y despide trabajadores que reclaman o se sindicalizan, ahora apoya a un periódico local nuevo, de derecha que se reparte gratuitamente y donde se critica al gobierno tanto como el que más.

Ni hablar de la triste experiencia de corrupción, con el exalcade de Caroní, Antonio Briceño y de su pupilo que hoy le sigue los pasos.

Nuestro Presidente, seguramente tiene razón cuando ataca a Henry Falcón pero es hora que también vea los otros traidores que están dentro del PSUV; el 14 de marzo se cumplieron dos años de la brutal represión de la Policía del Estado contra los Sidoristas en lucha contra la Transnacional Techint y el 20 de marzo, se cumplió un año más de la caída de la República Española por obra de la quinta columna.

María Zambrano
Militante de la Revolución Bolivariana y Socialista

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

La palabra escrita, la historia dicha, la historia por hacer (I)

J.R. Duque

De España heredamos, entre muchos otros complejos y miedos irracionales, la adoración fetichista de la palabra escrita. Parte de ese deslumbramiento cuasirreligioso se trasladó en el siglo 20 a la radio y la televisión y últimamente a Internet, pero al principio fue el verbo y no debe ser de gratis el que los fans de la Biblia se regodeen en tan efectivo eslogan. Puede que una imagen diga más que mil palabras, pero ninguna imagen ha postrado y sometido a tanta gente como estos garabatos que, cuando alguien no sabe descifrarlos, ejercen un poder más perverso todavía: la ignorancia de la Ley no exime de su cumplimiento, así que donde usted se esconda irá a buscarlo el pulpo de lo que está escrito. Española es esa convención atávica que considera legal, genuino, valioso, importante e irrebatible a todo lo que viene plasmado en un papel, preferiblemente tamaño oficio, y tampoco es casual que “oficio” signifique “comunicación legal” y también “ceremonia religiosa”.
Usted va al banco a solicitar un préstamo y tiene que demostrar que está vivo; el capitalismo no le presta dinero a alguien que no existe. Pero para cumplir con requisito tan crucial (el existir) no basta que usted hable, se mueva o transpire: usted tiene que ir a los dominios de un burócrata a solicitar una “Fe de vida”, un papel lleno de sellos y firmas. Esas firmas y esos sellos pudieron haber sido estampados por un funcionario que en su vida cotidiana es un maldito borracho, pirómano o violador, pero como viene en papel la sociedad les otorga carácter legal e institucional: lo dicho en papel (oficio) es casi sagrado.


***
Todo el sistema jurídico y el aparataje cultural que las hegemonías han impuesto tienen su soporte primero en el papel. Esa fábula que llaman (con justicia o sin ella) La Verdad puede ser dicha por el mejor orador, pero como a las palabras moduladas se las lleva el viento (cuando no el olvido y la desmemoria) sólo alcanzan categoría de santidad cuando están impresas. Así, mucha (pero muchísima) gente tiende a creer que cuando algo aparece en el periódico o en un libro, es cierto o al menos respetable. En esa extraña fascinación hipnótica reside el éxito de cierta prensa que llaman amarillista: pocas publicaciones se vendieron más en el siglo pasado (y todavía en este) que aquellas que reseñan casos insólitos, raros, asquerosos e improbables, junto con otros de la vida real pero particularmente enfermizos: el niño que nació con cabeza de cochino, la mujer preñada por un extraterrestre, el tipo que coleccionaba las cabezas de sus víctimas, el perro que se comió a su amo, el chupacabras, los muchos duendes que anuncian terremotos y desgracias. En Venezuela la gente de cierta edad recordará, sin duda, publicaciones como Crónica Policial y Crónica Criminal. La masificación del photoshop ha acabado en buena parte con la eficacia publicitaria de esos recursos; cualquier muchacho de diez años es capaz de ponerle patas de cabra y cabeza de gallo al cuerpo de una top model.
Lo anterior viene a reforzar el fetiche de lo escrito: una computadora puede crear imágenes asombrosas pero ningún programa ha logrado crear ninguna historia que cautive a nadie hasta la adoración, al menos no por mucho tiempo. Usted dibuja o retoca una fotografía o video donde una niña se eleva a los cielos ayudada por unas sábanas y seguramente no se ganará la admiración de nadie: cualquiera puede descubrir y repetir ese truco. Pero alguien lo escribió una vez con la suficiente destreza, la cosa salió publicada en un libro y todavía hoy libro y anécdota son objeto de culto. Lo cual aporta otra revelación: el poder de la palabra escrita rebasa el ámbito moral de la verdad: los escritores ganan fama, admiración, reconocimiento y algunas veces fortunas por algo tan cuestionado éticamente como el mentir.
***
Una querida amiga me hizo hace poco una confesión que en su momento me dolió en mis gramos de vanidad, esa cosa que al final todos tenemos. Hoy me río del asunto y hasta le agradezco que me haya aportado una clave tan nítida para reforzar el tema de esta columna, pero vaya: cuenta la amiga que, antes de conocerme, era una consecuente lectora de mis escritos de prensa, y que alguno de mis libros la había fascinado. Una vez se enteró de que me habían invitado a compartir pareceres con los estudiantes de la escuela de Letras de la UCV, y ella consideró que esa era una ocasión inmejorable para conocer al autor de sus embelesos. No hay forma de decir estas cosas conservando la modestia, así que ahí va, como salga: debido a la fascinación que aquella prosa le generaba, la joven se había formado una también fascinante imagen corporal del autor. El tipo que escribía esas cosas, y de aquella forma, tenía que ser un carajo impresionante, de por lo menos 1,90 de estatura, vozarrón trepidante y poderosa musculatura: un coloso del tamaño de su colosal escritura. Así que se disfrazó de estudiante, se puso una pinta de fábula, se abultó el escote, ensayó unos movimientos y unas actitudes, se dejó acariciar por un perfume tal y se presentó en el salón donde el insigne escritor se presentaba. El final de la anécdota es desoladora: la caraja con su fantasía y sus ilusiones despedazadas y la frase revoloteándole adentro: “¿Y este peazo e bicho es el Duque?”.
Este verbo es poderoso, y es muy difícil igualar su fuerza y su estatura.
***
Durante unos meses y hasta la semana pasada estuvo en nuestro país, en visita de trabajo, la Lic. Mariana Bruce, investigadora brasileña de la Universidade Federal Fluminense. Esa sería su presentación correcta, en el horroroso lenguaje académico que sobrepone lo curricular a lo humano. Aquí entre nos, es una chama de 24 años a quien le apasionan el cine, la historia de América Latina y, de un tiempo para acá, eso que por ahí llaman “el proceso bolivariano”. La muchacha realizó una pesquisa por Internet, se tropezó con un puñado de leyendas urbanas, llegó a la página el23.net, realizó unos contactos y de pronto se apareció en Caracas. Su objetivo, realizar una investigación en y sobre la parroquia 23 de Enero. Hasta ahí, nada sorprendente, nada extraño o inusual; docenas de investigadores viajan anualmente a Caracas para lo mismo: a verificar cuánto de cierto, cuánto de fábula y cuánto de nuevo pueden averiguar en el contacto con la gente, con los colectivos, con la comunidad viva.
La joven me citó para una entrevista. Comenzó a hablarme de su investigación, de sus dudas e inquietudes. Me hizo unas cuantas preguntas y se las fui respondiendo más o menos mecánicamente, en la medida de lo que sé o creo saber. Le expuse unos puntos de vista sobre la tensa oposición entre historia patria (oficial) e historia del pueblo. Hasta que de pronto me hizo la pregunta facilita, la bonita, la del ayayay, la que me dejó con la boca abierta (o cerrada, da lo mismo) antes de soltarme su principal hallazgo: “¿Usted sabe de algún libro que sintetice la historia de la parroquia 23 de Enero?”. Esperó unos cinco segundos, y después remató: “Yo quisiera escribir esa historia”.
***
En efecto, no se ha publicado tal libro, aunque es probable que se haya escrito. Lo más cercano a eso, según lo que recuerdo y según lo que confirma la investigación de Mariana, son tesis de grado de Trabajo Social e Historia. Hay capítulos enteros de esas tesis, artículos dedicados a contar lo básico, lo institucionalmente correcto: lo fundó Pérez Jiménez como “Urbanización 2 de diciembre”, luego la gente se metió y un bachiller Rangel repartió docenas de títulos de propiedad a invasores, el diseño es de Villanueva, hay tantas escuelas y tantos módulos policiales, etcétera. También es posible conseguir información dispersa sobre curiosidades o datos más o menos inocuos: que había un “Hombre de la Chaqueta Negra” que coñaceaba malandros y se los entregaba a la policía, que el bloque 8 no está en la parroquia sino en Cali porque Pérez Jiménez se lo regaló a Colombia como gesto luego de un terremoto, que es cuna de músicos, peloteros de grandes ligas y un medallista olímpico. “Pero no hay un libro que recoja todo eso”, insiste la chama. Y me rindo: nosotros, que amamos tanto a esa comunidad y nos enorgullecemos de su tremenda historia, de su epopeya, de su aporte a la revolución venezolana, debemos reconocer que existe ese bache, esa deuda.
***
Paréntesis. Hace tres años llevamos a cabo con Fundarte un esfuerzo cuya intención era registrar la memoria de los ancianos, rescatar datos no compilados documentalmente, sobre las comunidades que había antes de llamarse 23 de Enero esa unidad demográfica. La investigación se realizó parcialmente, los materiales existen en audio y video. Pero sigue sin existir el libro. Cierra el paréntesis.
***
Primeras conclusiones, para desarrollarlas más adelante. Como pareciéramos creer que las cosas sólo spon importantes si están publicadas en un libro, entonces 1) si en este momento ocurriera un cataclismo y el tiempo se congelara, dentro de 100 años un investigador comelibros viniera a documentarse sobre las luchas populares de Venezuela, su conclusión sería: “El 23 de Enero no fue importante, no le aportó nada a esas luchas”.

Otra: como estamos en revolución, 2) más que en lo escrito, la importancia de los pueblos está en su hechura práctica y en lo que sus habitantes están en condiciones de contar.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Venezuela ¿una experiencia necesaria para las nuevas politicas de emancipación?

Raúl Cerdeiras

1.- Respecto a las nuevas experiencias que se intentan abrir bajo un formato político emancipativo diferente al de la secuencia pasada, el caso de Venezuela está repleto de sacudones que merecen ser reflexionados.

2.- Asistimos a un proceso que despliega dos caras: desde un Estado (por arriba) democrático-capitalista se encarna y despliega una vieja idea política: la del socialismo. Al mismo tiempo, en la sociedad venezolana (por abajo) se viene gestando -visiblemente desde 1989- un proceso de movilizaciones y construcción de experiencias de poder colectivo que a grandes rasgos intenta apartarse de toda forma institucional del Estado, los partidos políticos y los sindicatos oficiales. Podemos decir que una palabra, aún vaga, los define: autonomismo.

3.- Yo veo una zona turbia. Por un lado la presencia de tres referentes de la vieja política: a) el Socialismo como meta, es decir, construir una sociedad socialista; b) la Revolución como instancia necesaria para revolucionar toda la sociedad, deponer al capitalismo y edificar una nueva sociedad; c) que ese proyecto sea detentado por un gobierno que propone acumular en el Estado la fuerza suficiente para avanzar en la dirección apuntada. Por el otro lado están estos colectivos de lucha popular que no quieren la forma partido-vanguardia, que pregonan la multiplicidad y la democracia de “la calle”, una horizontalidad en la circulación del poder enfrentada al clásico verticalismo de los líderes y vanguardias iluminadas.

4.- La zona turbia está dada en que estas dos vías que en principio no coinciden estratégicamente en situar el lugar de la política (unos en el Estado y los otros buscan la autonomía del mismo) sin embargo se trasvasan unos a otros, se necesitan mutuamente, se confunden y diluyen sus diferencias. El punto en donde se da con mayor intensidad esta zona gris, sintomática (y por eso tremendamente importante) es el Estado. Por ese motivo creo que Venezuela puede transformarse en un laboratorio en donde finalmente se pone en juego en términos reales una cuestión política cuyo punto neurálgico es la distancia del Estado, y creo que esta idea es la matriz de las nuevas políticas de emancipación.

5.- Repasemos los tres términos de la ya perimida secuencia anterior de las ideas políticas emancipativas: Revolución, Socialismo y Estado. Mi idea es la siguiente: las nuevas tendencias políticas en sus luchas y creatividad al margen del Estado y de los partidos, no puede efectivizar esa distancia porque finalmente su proyecto, Revolución y Socialismo, es inviable fuera del Estado. La articulación de Revolución y Socialismo, conlleva una serie de consecuencias que se notan en los planteos de casi todos los numerosos grupos alternativos que fogonean desde “abajo”. Ellos coinciden en ver la política como expresión de la lucha de clases (o de la sociedad) o como fusión y actividad de la vida misma en todas sus facetas. En general se mueven dentro de la tradición de la vieja izquierda salvo en su desconfianza de las estructuras partidarias “iluminadas” y su autonomismo frente al Estado (o cualquier otra institución que intente capturarlos). La política sigue siendo practicada como representación de lo social (o fusión con lo social) y por eso mantienen la idea de que las sociedades pueden primero proyectarse y luego construirse, y aquí el Estado resulta tan necesario como finalmente inoperante, en términos de una política de no dominación. No hay Estado más brutal que aquel al que se lo legitima para construir una “nueva” sociedad, por más que esta sea proclamada “socialista”.

6.- El proyecto Chavista, o el Movimiento Bolivariano, no fue para nada socialista en su gestación y durante el ejercicio de su gobierno en el poder. De la misma manera que los movimientos sociales “subterráneos” no fueron creación del Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MVB-200) fundado en 1983, que así se llamó el primer embrión de peso de la organización política que derivará luego en Chávez en el Estado ungido por un acto electoral en 1998 (con el 57% de los votos). Pese a cualquier relato que intente historias acerca del encuentro de “destinos históricos”, hay que trabajar sosteniendo el origen radicalmente opuesto de estas dos experiencias. Incluso una es civil y la otra militar. Pero también hay que destacar que esos oficiales “bolivarianos” intentaban darle al pensamiento de Bolívar, a través de su maestro Simón Rodríguez y el caudillo federal Ezequiel Zamora que proponía la consigna: “tierras y hombres libres; elección popular; horror a la oligarquía”, una base ideológica que abría puentes para entrar en el futuro en relación con la tradición marxista y socialista.

7.- Hoy Venezuela está dividida entre un “abajo” y un “arriba” potencialmente enfrentados pero que se necesitan y chantajean mutuamente. Sin embargo, hoy por hoy, conviven. Mi hipótesis es la siguiente: creo que los movimientos y experiencias de lucha y novedades que se vienen dando desde el “Caracazo” en adelante, está siendo interpretado y actuado, en líneas generales, en el interior de la vieja secuencia política, y ese es el motivo por el cual el Gobierno chavista terminará absorbiendo desde una plena política de Estado toda la energía y novedades incipientes que se vienen fraguando hace mucho tiempo no sólo en Latinoamérica sino en otras latitudes.

8.- Para los de abajo, el poder de Chávez, su gobierno y los recursos del Estado son palancas importantes para crear las condiciones de una transformación revolucionaria que los lleve a la destrucción del capitalismo y la construcción del Socialismo. Estos grupos están convencidos de que están viviendo “un proceso revolucionario en su etapa de transición”, esto significa un gran debate entre ellos respecto a cómo prepararse para el paso siguiente que llaman “la profundización y la destitución final del poder ideológico, político y social de la burguesía, el capitalismo y el Imperio”.

9.- Para los de arriba, o sea desde el chavismo, su mirada es otra. El chavismo trabaja a dos puntas: a) es un movimiento político que quiere llevar a Venezuela a gozar de todos los privilegios coyunturales (pero también estratégicos) que les da ser la cuarta reserva petrolera del mundo, lo que le abre la perspectiva de disputarle a Brasil la hegemonía en Latinoamérica (disfrazada en la consigna “Unidad Bolivariana de los pueblos de América”). Esto lleva necesariamente a enfrentarse con el imperialismo norteamericano y lo peor de la oligarquía venezolana, que en la década del 70 renunció expresamente a romper con EE.UU ante misma posibilidad que hoy se le brinda a Chávez. Ese proyecto sólo es posible si se logra unir en torno al Estado a la inmensa mayoría del pueblo y a las fuerzas armadas, en el frente interno y a la formación de bloques y alianzas a nivel internacional con otros países de la región. Es un proyecto político de concentración de poder vertical y unánime en el Estado. La otra arista, b) es que más de 15 años de luchas y “novedades incipientes” que recorren a Venezuela (algunos militantes de estos movimientos creen que el Caracazo y el MST de Brasil son el comienzo de un viraje hacia nuevas formas de producir políticas emancipativas) no pueden ser ignoradas por ninguna política cuyo nervio sea reproducir íntegramente, bajo nuevas condiciones y nuevas formas, la política ligada al Estado, con la democracia “participativa”como formas dominante y el papel decisivo de los partidos políticos. Se podría arriesgar que sería algo así como la “respuesta” aún confusa a ideas nuevas (también aún confusas) que empiezan a surcar por diversos lugares. Por lo menos son más que sintomáticos que los Estados de los países (Argentina, Bolivia, Ecuador, Brasil, etc.) que han producido grandes revueltas -incluso a nivel de insurrecciones “civiles”- en respuesta a la hegemonía del neoliberalismo, hayan concluido cobijando en su seno gobiernos “populares y de izquierda”.

10.- Decía que ambos bandos (los de arriba y los de abajo) se necesitan y se recelan mutuamente. Y esto no es para nada una “paradoja” ni una “contradicción” en el interior de un proceso “rico y variado en su desarrollo”. Esas son siempre palabras para justificar no decidir nunca nada Por el contrario, pienso que esta coyuntura política se puede y se debe pensar y decidir aquí y ahora, y no quedarse a la “expectativa” como un espectador pasivo para después opinar sobre los hechos consumados. Ningún balance arroja frutos si en vez de hacerse sobre una decisión tomada se hace sobre una eterna duda flotante.

11.- Veamos como los de abajo recelan a los de arriba. Ahora cito a Roland Denis del PNA-M 13A, (Proyecto NuestrAmérica- Movimiento 13 de Abril)que advierte el 24-4-07: “Sin embargo, la política tradicional, la mera utilización del poder estatal, los programas de reforma y participación, incluso sus motivaciones constituyentes nacionales como es el caso de Venezuela y ahora el Ecuador, no bastan en absoluto. Cuidado y nos equivocamos dándole paso a la formación de nuevas oligarquías políticas que terminen cuando mucho negociando un mejor posicionamiento nuestro dentro del orden internacional capitalista e imperial, adormeciendo y confrontando a la vez las resistencias y las insurgencias sociales que les han garantizado el acceso al poder. Objetivo que ya Lula, su partido y su gobierno, lo personifican de una manera clarísima”.

12.- Ahora veamos como desde arriba se recela a los de abajo. Aquí hay que aclarar algo. Casi de manera absoluta el Chavismo, en su política de construir poder desde arriba, no critica directamente a sus “bases” populares por medio del discurso. Al contrario, para cada una de la variopinta exposición de los de abajo le regala elogios. Su recelo pasa por los hechos, no por las palabras. Enumero dos hechos nada más. A) El 5 de abril del 2003 se fundó en una asamblea reunida en el Teatro Nacional de Caracas la UNT, central de trabajadores que ponía fin a la nefasta CVT, central burocrática ligada a la patronal FEDECAMARAS. El chavismo venía frenando desde 1999 esta nueva construcción sindical. Una vez impuesta jamás pudieron “normalizarla” y ponerla en funcionamiento por medio de la elección directa de los afiliados. Era trabada desde adentro por el sector chavista encabezado por la FBT (Fuerza Bolivariana de los Trabajadores) y Autonomía Sindical, que se retiraban de los congresos e impedían que hubiera el número suficiente de congresistas para el llamado a elecciones. B). Dentro de esta atmósfera la UNT convocaron a una marcha para julio del 2006, llamada “por todas nuestras luchas” a la que adhieren muchas organizaciones y movimientos sociales, estudiantes, campesinos (Frente Campesino Ezequiel Zamora), etc. Querían llegar al Palacio de Miraflores y entregarle sus peticiones a Chávez. Los funcionarios la prohibieron por no “tener permiso” cuando en realidad lo tenían. La movilización de 8.000 trabajadores decidió cambiar su recorrido pero no sus fines.

13.- Esto va perfilando un enfrentamiento dentro del enfrentamiento. Me explico. Hay un primer enfrentamiento hasta hoy diluido bajo la forma de desconfianzas y necesidades mutuas entre el proyecto de abajo y el de arriba, pero se va incubando otro que no va a poder licuarse tan fácilmente y es el que se producirá en el seno mismo de los de abajo. ¿Por qué? Porque este equilibrio inestable entre el abajo y el arriba no podrá sostenerse mucho tiempo, principalmente en función de los intereses y necesidades estratégicas de Chávez que, respecto a los de abajo, muy pocas veces ha perdido la iniciativa política del proceso (el 13 de abril del 2002 fue una de ellas, aunque sirvió para reconquistar el poder del Estado). Chávez sabe que si en China, bajo un inmenso retrato de El Gran Timonel (Mao) y en nombre del Socialismo se puede anunciar ante miles de “representantes del pueblo” que la propiedad privada y el mercado tienen cada vez más ingerencia y reconocimiento jurídico dentro del país, a su proyecto no le costará mucho anunciar, al contrario, estatizaciones o restricciones a la propiedad privada en áreas sensibles de su economía hechas también en nombre del Socialismo…del siglo XXI. Cabe aclarar que es del siglo XXI, porque su diferencia con el del pasado es que servirá lisa y llanamente como factor ideológico de cohesión y concentración del poder para mil proyectos de “nueva sociedad” que el capitalismo de hoy está en condiciones de integrar en su red mundial. Y para semejante operación se necesita poder centralizado. Y para lograrlo -ya lo veremos- aún falta un ingrediente final. Pero lo cierto es que ese poder no se va a consolidar mientras no se defina su relación con los de abajo y no recomponga sus heridas con los del costado, es decir, la tradicional sociedad “burguesa” democrática, ideológicamente individualista, y dueña de casi todo el poder económico de Venezuela.

14.-Quiero tirar un párrafo, que en este trabajo no puedo justificar como quisiera, acerca de lo que llamo el “proyecto de Chávez” o los de arriba, en especial para todos aquellos que son deslumbrados por la palabra socialismo. Sintetizando: el sistema mundial capitalista funciona económicamente con la propiedad (vacío) de los medios de producción a la que se le suma una fantástica red sin centros fijos que se trasvasan incesantemente. Al sistema mundial capitalista le importa tres cominos si la propiedad es estatal, privada, colectiva, o como se quiera, ni mucho menos la manera en que se llega a ocupar ese lugar (vacío) de propietario. Uno puede ser un humilde soldado y de manera repentina, en 15 años, puede estar decidiendo el destino de una empresa que vende millones de metros cúbicos de un líquido nada despreciable que se llama petróleo. Ahora bien, Chávez (lo sepa o no, da lo mismo, él está inmerso en esta dinámica como sujeto sujetado) vive en un mundo, en nuestro mundo, en donde puede constatar que el socialismo, en cuyo nombre se realizó una epopeya política inmensa llamada “Larga Marcha”, así como una “Revolución Cultural” aún oscura en su significado, sin embargo, y pese a toda esa historia llena de sublevaciones, no es obstáculo para que China sea una potencia económica integrada al mundo capitalista y en su interior se realice una de las explotaciones más brutales y despiadadas de obreros y campesinos. Sí, bajo el socialismo.

15.- Creo que a esta altura de la exposición está claro que intento hacer una interpretación y toma de posición disparada desde un nuevo contenido del pensar-hacer de las política de emancipación, y no una simple constatación de si el pueblo venezolano empobrecido ha logrado, y en que medida, mejorar su nivel general de vida. La vieja política que se encandila con esas “realidades” suele llamar a estos gobiernos como francamente “favorable a los intereses populares”. Querer volver a confundir a la política con los gobiernos (la política con la gestión) es hoy en día un paso atrás imperdonable. Toda política emancipativa, si es realmente subversiva, no se mide ni valora por su resultado, “utilidad”, ni menos por indicadores económicos. Las rebeliones no se justifican en otra cosa que no sean en ellas mismas. Es su capacidad de interrumpir la maquinaria infernal de las políticas de la repetición de lo existente, de abrir nuevas subjetividades e ideas dentro de las cuales los hombres y mujeres se relacionan en su vida colectiva, lo que permitirá en un futuro decidir el valor de la secuencia de lo que “habrá sido” lo que hoy hacemos y pensamos. Son las políticas de Estado las que subordinan a la política a ser una expresión del poder económico; las política de emancipación, a distancia del Estado, trabajan en otra dirección, encuadran a la economía en el interior de su pensar-hacer emancipativo.

16.- Antes dije que se venía gestando un enfrentamiento aún larvado en el seno mismo de la multiplicidad de las variadas formas de lucha, organizaciones, partidos, movimientos, etc., que abrevié con el adjetivo “abajo”, y que recién estallaría cuando, la política de Estado del gobierno de Chávez, se vea obligado a clarificar su relación con los de abajo y los del costado, para lo cual faltaba un ingrediente decisivo. Ese ingrediente es el Partido. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Ya anunciado en la campaña electoral antes de los comicios del 3 de diciembre del 2006, fue el 13 de diciembre que Chávez anunció la formación del PSUV, exigiendo la disolución de cualquier otra organización o partido para sumarse al PSUV al mismo tiempo que advertía al pueblo que o se estaba dentro del Partido, o se quedaban fuera del proceso revolucionario bolivariano. En un gesto de amplitud y comprensión también afirmó: “Aquellos partidos que estén establecidos y que no quieran ir al partido único, los dejo en libertad de seguir su camino. Claro, tendrían que salirse del gobierno”. Gracias Amo, en el fondo eres bueno…(Dicho sea de paso se puede apreciar que la “U” de “unidos” cubre realmente le “U” de “único”…). Unirse en un partido único para construir el socialismo, he aquí una bella fórmula que reúne cuatro palabras-ideas que, hasta que no nos desembaracemos de ellas en su conjunto y de cada una por separado, seguiremos prisioneros de la vieja política.

17.- Aquí vemos una novedad en relación a la experiencia bolchevique que abrió la Revolución de Octubre de 1917. Pienso que el hecho político fundamental que marca el impasse de esta revolución es el de haber incrustado al Partido (que condujo el asalto al Estado) en el aparato mismo del Estado, fusionando así al sujeto revolucionario con el Estado. Aquí el proceso es casi inverso, desde el poder del Estado se crea la instancia del Partido buscando de esa manera que el Estado pueda realizar más efectivamente su tarea propia, (es también bastante parecido al caso Cubano). Por supuesto que la necesidad que impulsa esta medida es la misma en ambos casos: la fusión de un partido único y el Estado es el reconocimiento de que la convulsión social y política es lo suficientemente intensa para que un Estado abierto al libre juego del formalismo democrático-burgués, tenga la capacidad de cumplir su función esencial: garantizar la producción y reproducción de lo existente. La política de Chávez no puede arriesgar por mucho más tiempo el chantaje mutuo entre el abajo y el arriba porque sabe, como buen militar, que a la hora de tomar decisiones la unidad y obediencia vertical son imprescindibles.

18.- Estamos en las vísperas (de hecho ya se ha entrado) de lo que será una confrontación de ideas, acciones y decisiones cruciales para el futuro de las incipientes ideas emancipatorias. Porque se quiera o no, lo real de la política activa de nuestro tiempo pasa por decidir, y actuar en consecuencia, por lo menos sobre dos cosas cruciales ¿qué relación mantiene la política con el Estado y con los partidos (la política partidaria)? Nosotros (el Grupo Acontecimiento) decimos: una política emancipativa requiere que se ubique: a) a distancia del Estado y b) por fuera de los partidos políticos. Estoy convencido que esta experiencia que se viene en Venezuela va a ayudar a darle un poco de encarnadura a esos dos principios.

19.- Según el argumento principal que trato de desarrollar, la discusión acerca de el PSUV y la actitud inquisitoria del chavismo obligando a que todos los que se dicen partidarios de la Revolución Bolivariana ingresen a él, va a romper la zona turbia o gris, en la que se sostenía un sistema inestable de poder en función de mutuos recelos y apoyos. En la medida en que se van desplegando los debates en el interior de las organizaciones y movimientos de abajo se irá viendo el alcance y efectos de sus decisiones. Ahora quiero referirme a la situación del (PNA-M13A) y uno de sus integrantes ya citado Roland Denis. En un documento del 15-03-06 titulado Cuatro retos básicos del PNA-M13A, y su importancia estriba en que permite observar como desde abajo se valoraba a Chávez, antes de la creación del partido:”La condición de vocero y dirigente que ha tomado Hugo Chávez ante el proceso popular propio, sus demandas reivindicativas y constituyentes , así como su ideario emancipatorio que lo inspira, lo lleva a ser un dirigente muy por encima de la figura de un administrador de un orden que se reforma y adopta nuevas caras al mismo tiempo que facilita el crecimiento de esta cualidad propia del proceso venezolano. Esto a su vez ha llevado a Hugo Chávez a convertirse en un líder referencial mundial particularmente ante los movimientos sociales y de izquierda”. Y más adelante: “De allí la razón de nuestro apoyo mucho más que al gobierno a la figura del presidente como principal arquitecto, garante y promotor de dicho programa”. Por supuesto que también en ese documento se habla de “debilidades” del proceso liderado por Chávez, marcando la ambivalencia ya señalada entre apoyos y recelos.

20.- Veamos ahora como gira y se tensa la relación política después del lanzamiento del PSUV. El 19 de marzo del 2007, dice el mismo dirigente Roland Denis, en un documento llamado Preguntas inútiles. En él se formulan 37 preguntas tratando de abrir un debate crítico y revolucionario. Sólo hago una selección mínima: “¿Qué podemos esperar de un proceso donde todos los atributos democráticos y revolucionarios que emanan de la sociedad se concentran, reinterpretan y redireccionan en una figura única y presidencial del poder”? – “¿Qué pasa cuando los antagonismos implacables de una sociedad terriblemente desigual se legitiman, se reconducen y a la vez disuelven y neutralizan en el mando único presidencial?” – “¿Es posible algún día que se agradezca y no se acuse a quienes desde su pobreza, pero bien clara y bien demostrada su condición revolucionaria, diga ¡NO! estamos de acuerdo señor presidente, ¡NO! estamos de acuerdo señores del poder, ¡NO! estamos de acuerdo señores de los partidos o ‘del partido’?” – “¿No será que la terrible convivencia entre ‘confiar en ti, quererte a ti, y defenderte a ti’ y a la vez ‘temer tu desacuerdo, temer tu acusación, temer tu decisión’ nos está llevando a justificar en nosotros un comportamiento generalizado de silencio y temor ante las inmensas burlas, mentiras, traiciones, manipulaciones, que se producen por toneladas desde cualquier nivel del poder?” – “¿No habrá llegado el momento de exigirles a todos los ministros, directivos y representantes del estado que rindan cuentas exhaustivas y públicas-populares de su gestión, de las empresas contratadas, quienes son sus propietarios, cuáles son los resultados, planes y proyectos?” – “¿Habrá llegado el momento de entender que el silencio y la autocensura es el primer síntoma de agotamiento de un proceso revolucionario?” – “¿Y mucho antes que todo esto, habrá llegado el momento de entender , que más allá de quien sea, es responsabilidad de los movimientos sociales y de base, bolivarianos y revolucionarios, contrarios al orden constituido, de empezar a asumir la vanguardia colectiva de esta revolución?”. El 13 de abril del 2007 el PNA-M13A, decide, por amplia mayoría, no entrar dentro del partido del presidente Chávez. Una conclusión provisional. Si algo inventivo y nuevo está pasando en Venezuela, y yo creo que sí, no será algo que va de la mano con Chávez, como facilitador o cuña al imperialismo, sino porque se encamina decididamente contra el chavismo.

21.- También Chávez muestra sus argumentos. Un síntoma de la nueva situación que se desencadena es que a diferencia del momento anterior, en donde los de arriba y los de abajo se apoyaban pero al mismo tiempo se recelaban, es que empiezan a haber discursos críticos hacia los que desde abajo acompañaban al movimiento bolivariano y no, como ya lo señalé anteriormente, que la disconformidad se traducía en hechos y no en palabras. Antes de adentrarme en las ideas de Chávez sobre el partido, me parece oportuno una reflexión acerca de la estructura discursiva de este populismo del siglo XXI, como lo llamé (confieso que a falta de otro nombre…). El populismo del siglo pasado, nacía en el terreno de dos concepciones enfrentadas, política, económica y militarmente, y hacía de este conflicto la materia prima para su propio discurso. Se trataba de navegar en el espacio que quedaba en el medio, con mayores o menores oscilaciones entre una u otra orilla. Siempre se respetaba la coherencia de ese discurso. Esa coherencia lo hacía aparecer como una nueva alternativa política e ideológica. Ni uno ni otro, sino nosotros, se decía, y ese nosotros tenía cierta identidad, que estaba asociada al número tres. El peronismo -sin duda una de las doctrinas más acabadas y modelo del populismo- pensaba su Comunidad Organizada como Tercera posición. Los países no alineados, o el Tercer mundo, etc., resguardaban cierta consistencia discursiva. Pero escuchando o leyendo a Chávez se aprecia que su discurso se inscribe en la lógica de la postmodernidad, en donde los “juegos del lenguaje” (en los que queda encerrado todo lo que hay…) permite el intercambio impune de conceptos, personajes, doctrinas, etc., en un verdadero cambalache cuya única misión es sostener coyunturalmente la situación que se está viviendo en ese instante. No sólo se descontextualiza de los lugares de pertenencia de esas ideas, sino que a las pocas horas, si la situación exige otro discurso, no hay reparo alguno de lanzar una catarata de enunciados que se dan de patadas con los principios enunciados unas horas atrás. Me llama poderosamente la atención que nadie repare en la estructura del discurso político de Chávez. No puedo dejar de decir que noto algunos síntomas propios de un delirio.

22.- Veamos la “novedad” política con la que Chávez presenta a su partido. He elegido la más reciente. En su programa Aló Presidente del 22 de abril de este año Chávez adoctrina: “Ahora, la dirigencia, por eso insisto yo tanto en un partido, porque no hemos tenido dirigencia revolucionaria a la altura del momento que estamos viviendo, una dirigencia a la altura del momento que estamos viviendo, unida, orientada en función de una estrategia, unida, como decía Vladimir Illich Lenin, una maquinaria que sea capaz de articular millones de voluntades en una sola voluntad, eso es imprescindible para llevar adelante una revolución, si no se pierde como los ríos cuando se desbordan…”. Sí, señor Presidente, ya lo sabemos: las masas de dividen en clases, las clases se organizan en partidos y los partidos los dirigen los líderes, Ud. por ejemplo, y así no habrá “desbordes”.

23.- Creo ver en el choque de estas dos posiciones (las “preguntas inútiles” de Roland Denis y esta visión de la política de Chávez) desencadenadas por la anunciada creación del PSUV, el núcleo que reordenará todo el cuadro político de Venezuela en cuatro áreas: A) en el interior mismo del Movimiento Bolivariano; B) en la relación del MB con su “costado”, es decir, con la oligarquía y las clases medias, no necesariamente oligárquicas, que hoy son la oposición abierta al chavismo; C) entre el MB y los grupos que llamé de “abajo”; D) en el interior de los de “abajo”. Desde mi perspectiva, porque es lo que da aliento a este trabajo, lo más importante es participar de la experiencia que se va a producir (y ya se está produciendo) en el interior mismo de los grupos, organizaciones, movimientos sociales, corrientes alternativas de todo tipo etc. (punto D) que ubicados por fuera del chavismo sin embargo lo apoyan por diversas circunstancias coincidiendo en líneas generales en que el gobierno del Pte. Chávez abría una vía hacia la transformación profunda de las estructuras políticas, sociales y económicas de Venezuela y del continente hacia un horizonte de llegada señalado confusamente con el nombre de socialismo del siglo XXI. Obligados perentoriamente desde el Estado a disolverse en el interior del PSUV o quedar fuera del gobierno y del proceso revolucionario bolivariano, se abre un debate político que me animo a afirmar que será atravesado como ningún otro por la necesidad de definirse y pronunciarse sobre temas decisivos que hacen a la conformación de las nuevas políticas emancipativas. En una situación real tendremos el termómetro que nos indique en que estado se encuentran las incipientes nuevas ideas, principios y acciones que van en busca de activar nuevas experiencias políticas capaces de subvertir el pasado del que venimos. Por supuesto que esto será mucho más determinante en Venezuela que “fuera” de ella, sin embargo, creo que la manera de posicionarse frente a la problemática en curso, aunque no se pueda participar directamente, también será una medida de hasta donde hemos llegado.

24.- Resulta extemporáneo querer dar aquí un cuadro de las distintas organizaciones políticas venezolanas que deberán optar entre disolverse y entrar en el PSUV o quedar por afuera del gobierno y del proceso de la “Revolución Bolivariana”. No es el objetivo de este trabajo. Pero se pueden dar algunas indicaciones. Oscar Figueroa, secretario general del PCV (comunista) ya anunció su integración al PSUV. Es sabida la influencia -vía Fidel Castro- que tienen el PCV en la estructura burocrática del poder Chavista, el vicepresidente de la Asamblea, Roberto Hernández es también del partido. En cambio, Teodoro Petkoff, líder comunista que entre 1968/71 rompió con la “ortodoxia” a raíz de la invasión soviética a Checoslovaquia denunció que: “el partido único pasa por una purga de revolucionarios, porque no todos caben, sólo están los que decida Chávez. Logrado ese objetivo, el siguiente paso es declarar que ese ‘partido único’ es expresión de los intereses de la nación y por lo tanto los demás, de oposición, no representan a la nación y deben ser proscritos”. Los clásicos partidos socialdemócratas Podemos y el PPT (Patria Para Todos) que concurrían en la elecciones por separado pero dentro de las boletas del oficialismo chavista, se han dividido: unos adentro y otros afuera. Los trotskistas del PRS (Partido Revolución y Socialismo) también se dividieron en dos fracciones (¡cuando no!). Pero pienso que lo más sustancial debe pasar en el seno de lo que llamaríamos organizaciones de base, grupos dispersos, colectivos precarios, que de alguna manera no están enmarcados en la lógica de los partidos. Por lo que conozco me parece que el ya mencionado PNA-M13A y su dirigente Roland Denis (un ex vice-ministro) pero también las intervenciones de Roberto López Sánchez, que por amplia mayoría decidió no integrarse al proyecto del PSUV, por su envergadura y apertura a ciertas corrientes nuevas del pensamiento político: autonomismo, redes, contrapoder, Toni Negri, Deleuze…etc. sea el laboratorio más instructivo de esta experiencia necesaria.

25.-De lo que se trata es de hacer una apuesta sobre el futuro y actuar en consecuencia y, al mismo tiempo, reiterar la plataforma sobre la que se apoyan estas reflexiones que deben ponerse en conexión con lo que vengo sosteniendo en la revista Acontecimiento. Creo que hay tres principios básicos sobre los que tiene que apoyarse toda política emancipativa por venir. La política debe ser: I) a distancia del Estado; II) por fuera de los partidos; III) sustraída a la lógica de las luchas en defensa de los intereses de las diversas particularidades e identidades de la vida social (cualquiera sea su origen, económico, cultural, étnico, sexual, de raza etc.). Esta mirada es incompatible con toda idea de hacer una revolución (o “revolucionar la sociedad”) con el objetivo de destruir al capitalismo y en su lugar instaurar una sociedad socialista. El enfrentamiento con la sociedad capitalista de esta nueva política no pasa por oponerle otro modelo de sociedad alternativo, el socialista, sino por su capacidad de subvertir la política hoy hegemónica que es la que alimenta la raíz del capitalismo contemporáneo. Y ya hace mucho tiempo que el socialismo como ideología política viene trabajando como mascaron de proa en la construcción y sostenimiento de políticas y proyectos socio-económicos francamente reaccionarios. Inventar una política revolucionaria no significa proponer la Revolución como objetivo. Lo que se busca es poner en marcha una nueva subjetividad política que desarticule a la subjetividad política dominante que es la que asegura el modo de vida que propone el capitalismo.

26.- Esta visión de las cosas contrasta con otra que también pretende escapar a la secuencia política anterior de la que venimos. Hace tiempo que vengo insistiendo en que, al margen de la fuerza que hayan tomado, los dos ruidos realmente efectivos en el terreno de las propuestas de ideas, son las que se sostienen en lo dicho en el punto 25 y que llamo (más que precariamente) la política como invención, y las que se inscriben en un horizonte muy extenso pero que el autonomismo de Toni Negri le ha dado ciertos principios comunes, y que (también precariamente) designo como políticas de la fusión con la vida, biopolítica (o vitalismo político). Lo que se puede apreciar en Venezuela es que las corrientes más renovadoras respecto al pasado son una mezcla de autonomismo y anarquismo difuso. También se puede percibir -ya lo dije al comienzo de este trabajo- que existe un horizonte viejo en el que se vacían muchas experiencias nuevas que por lo tanto siguen “interpretándose” en el interior del marco de ideas de la vieja política. Quiero dar un sólo ejemplo. En un documento de fecha 16-07-04 del PNA-M13A se lee: “El privilegio de los que estamos ubicados por fuera del orden discursivo y formal del Estado –y por tanto obligados a hablar dentro de los códigos de ese orden- es que nada nos obliga en principio a someternos a esta lógica de discurso y expresión”. Pero diez renglones más abajo dice: “…el único Chávez que nos interesa es el que usted es hoy en día, el hombre al cual le damos todo nuestro apoyo político y todo nuestro afecto colectivo para que liderice un proceso revolucionario en curso y gobierne en consecuencia y lealtad a él. De manera bruta y orgullosamente bruta, le repetimos que por nuestro lado o usted manda o usted manda…”. Que cada cual reflexione y saque las conclusiones que quiera. Lo que digo es que esto no es contradictorio ni paradojal ni tampoco impuesto por las exigencias del día a día de la coyuntura. Sí creo que es perfectamente coherente con esa vieja atmósfera en el interior de la cual aún viven algunos retoños de lo que quiere abrirse paso. Esa atmósfera está presente en todas partes cuando aún se insiste, como pilares estratégicos de la política emancipativa, en un sinfín de enunciados que son cadáveres del pasado: “Agente histórico”, “transición al socialismo”, “legítimos intereses populares”, “lucha de clases”, “antiimperialismo con contenido clasista”, “de la necesidad a la libertad”, “Estado de transición”, “revolución”, “sociedad socialista”, “programa anticapitalista”, “gobiernos populares”,etc.

27.- Pienso que todo indica que el Chavismo, es decir, una casta burocrática, política, económica, y militar atada plenamente a la estrategia del Estado, vertical y unificada, con el “apoyo” popular que se pueda recaudar con las “Misiones sociales” chavistas (comida, educación, salud), coronado con la formación del PSUV y bajo el estandarte del Socialismo del Siglo XXI, va a terminar tragándose a los movimientos sociales en donde se intenta fundar una especie de “contrapoder revolucionario”.Quizás entonces volvamos a ver cómo las “cuñas” al imperialismo explotan, persiguen y dominan a los pueblos. Insisto en que si hay algo que me parece realmente apasionante de la situación venezolana es la posibilidad de una experiencia real y de pensamiento que nos permitan a todos (y en primer lugar a los venezolanos) sacar algunas enseñanzas de la primera crisis de los nuevos movimientos post-socialismo.

28.- Parodiando las cosas (¡pero la historia se da primero como tragedia y luego se repite como farsa, supo decir un grande de la política…!) los movimientos populares y de abajo hoy se plantan ante Chávez, a raíz la creación del PSUV y frente a la certeza de que el proceso en su conjunto se va para el carajo, igual que los montoneros frente a Perón en 1973, cuando el creador del Justicialismo hacía desde el poder lo que no podía dejar de hacer. Entonces cantaban: “¿qué pasa General, que está lleno de gorilas el gobierno popular?” Perón les contestó al año siguiente sacándolos a patadas de la Plaza de Mayo, olvidándose que muy poquito antes él mismo les había dicho a los muchachos de las “formaciones especiales” que “el mundo marcha inexorablemente hacia el socialismo”.Sabemos que ningún balance se pudo hacer de esa situación si previamente no se rompió con toda la estructura que se condensó en una consigna maravillosa por su verdad dicha a gritos y por nadie escuchada: “Perón EVITA la patria socialista”. Estamos en otra época, otra situación, otra coyuntura, pero hay invariantes estructurales en el posicionamiento de las viejas políticas.
Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 25 de marzo de 2010

Se levanta una brisa libertaria en Cuba

Entre el 12 y 15 de marzo se celebró en San José de Las Lajas, una población cerca de La Habana, el IV Observatorio Crítico, un evento coordinado por la Cátedra Haydée Santamaria, que reunió un buen número de personas de toda la isla, que tuvieron la oportunidad de presentar, escuchar y discutir el ideal libertario y de prácticas de autogestión, como una alternativa a la sociedad cubana contemporánea.

Destacamos, entre otras cosas, los debates sobre "Ecología cultural y cultura ecológica", "Socialismo y Autogestión a nivel micro y macro-social", "Consumo, consumismo y la conciencia ecologica en Cuba", "Una contribución a la ecología libertaria: la obra de Murray Bookchin, "Bioética, medio ambiente, agro-ecología y veterinaria", "Las religiones de origen africano y el medio ambiente", "Balance del trabajo de 2009 de la Sociedad Cubana para la Protección de Animales y Plantas", "Ecorestauración" y presentación del libro "Un Ciervo Herido, ecología para los niños".

Esto es ciertamente un signo alentador para los hombres y mujeres que esperaron mucho tiempo para reaparecer en este país por la fuerza una ideología que marcó el camino de Enrique Roig San Martín, A. López, Enrique Varona, Marcelo Salinas y muchos otros hombres y mujeres, cuyos esfuerzos se reflejan en el libro imprescindible por Frank Fernández: "Anarquismo en Cuba".

Por tanto, es necesario que desde el exterior, siempre que sea posible, apoyemos los esfuerzos de reconstrucción que se realiza en condiciones tan difíciles y frente a todo tipo de obstáculos.

Para obtener más información de la extensa programación, informes y fotos de la zona IV Observatorio Crítico y Cuba visitar los blogs: http://observatorio-critico.blogspot.com y http://elblogdelacatedra.blogspot.com.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

PARTICIPACIÓN PRECOZ

MILTON CASTILLO MALDONADO

Las normas en las cuales el Consejo Nacional Electoral basó el proceso de selección del Quinto Poder son inconstitucionales esencialmente por dos motivos: sirvieron para politizar la participación ciudadana permitiendo subjetividades que beneficiaron a unos discriminando a otros sin razón; y porque, ninguna autoridad puede, ni debe, por sí y ante sí resolver algo –mucho menos que implique derechos de personas- sin que exista la posibilidad de una segunda instancia, es decir, de un organismo superior de revisión de tales resoluciones.

Toda autoridad pública en un régimen democrático debe someter su comportamiento a la Constitución, inclusive por sobre la Ley; aquella frase de Bolívar “prefiero que me llamen ciudadano a que me llamen Libertador, porque aquella calidad viene de la ley y ésta de las armas” se basaba en el viejo paradigma de que la Ley en todo sentido normaba las relaciones entre los ciudadanos y de éstos con el Estado. El paradigma actual consagrado en la Montecristiana norma de los allende neoliberales determina que por sobre la Ley deberá aplicarse la Constitución directamente, así lo dice el Art. 426: “Todas las personas, autoridades e instituciones están sujetas a la Constitución. Las juezas y jueces, autoridades administrativas y servidoras y servidores públicos, aplicarán directamente las normas constitucionales …”. En el siglo XIX, el respeto por los derechos fundamentales de las personas tenían una connotación infinitamente menor a la actual y el centro de lo jurídico era el derecho civil y penal no el constitucional pero en ambos casos lo que se protegía es la Seguridad Jurídica, el Estado de Derecho.

Bajo estos supuestos, varios ciudadanos hemos demandado la inconstitucionalidad de las normas mencionadas ante la Corte Constitucional (CC) a fin de que ésta se pronuncie, inclusive, con efectos retroactivos, eso significa que los Consejeros podrían irse a su casa, devolver el dinero recibido y someterse a varios juicios. Sólo es cuestión de tiempo.

Es menester, por tanto, advertir a los Consejeros sobre esta Espada de Damocles que, irónicamente, pende de una decisión de autoridades que potencialmente querrán ser designados por ellos, es decir, la CC y el Quinto Poder están ahora en una paradoja donde su inteligencia y honestidad tienen el voto dirimente. Lo jurídico ha develado lo mal que se hacen las cosas en el país.

Agradeciendo la oportunidad que les han dado (quien haya sido), se les sugiere a los Consejeros adelantarse a futuros “chantajes” a cambio de cargos, y retirarse a su casa, y si piensan que su legitimidad se basó en un Concurso, les recordamos que el Fiscal también lo fue. ¿Y?

La participación en nuestro país siempre ha sido precoz, apenas empieza, ya está acabando o… politizada.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 24 de marzo de 2010

El Chema, 1967

Nota de CfC: Carta del joven de 21 años Chema Saher, a su padre desde el cuartel San Carlos. Para recordar hoy a un ejemplo de entrega revolucionaria a los 43 años de ser asesinado por los gusanos de la epoca.

8 de febrero de 1963.

Querido papá:
Quizás pueda extrañarte que ahora te escriba públicamente.
No deseaba que la gente se enterara de un problema desgarrante como éste.
Créeme que es muy duro tener que hacerlo así, pero tú me has obligado a ello.
Me había prometido no hacer público ningún planteamiento que pudiera entenderse
como un reclamo específicamente contra ti, porque eres mi padre y porque no había
querido mezclar mi lucha con la forma personalista que tan funesta ha sido en la política nacional.

Y lo que había sido un propósito personal se ha convertido en tortura permanente
que corre en lo más hondo de mis pensamientos. Han sido tus declaraciones del día jueves pasado, expresándote como lo has hecho contra los heroicos compañeros salvajemente asediados por la represión y la persecución en las montañas de nuestra tierra, en las cuales hacías referencias burlonas hacia mí y otros compañeros, lo que me ha colocado en la dolorosa encrucijada de romper el silencio propuesto.
Yo no sé por qué has tomado ese camino, puesto que te había creído animado de nobles intenciones; con tales disciplinas me formé a tu lado y creo que jamás me arrepentiré de ello. Hoy ocupo una modesta posición entre los hombres que combaten por una nueva vida, sin la apremiante angustia de la persecución y la pobreza. No hago otra cosa que continuar lo que ayer formaba parte de tu existencia y por lo cual también fuiste perseguido. En ningún momento me he apartado de lo que me enseñaste con tu posición frente a las dictaduras. Es verdad que ahora estamos en campos diferentes, pero me enorgullece ocupar el sitio que me dejaste.

A veces evoco el recuerdo de mi infancia–lo mismo que el compañero Rómulo Valero evoca la belleza del paisaje falconiano, visto desde la montaña donde se respira aire de libertad porque la naturaleza nos cubre de las garras de la represión a centenares de patriotas, de lo cual te burlas sardónicamente y cuando lo hago
pienso en ti y en mi madre... a ella la sorprendí algunas noches llorando la amargura de tu persecución. Entonces me dije que cuando fuera grande lucharía
porque aquello no se repitiese nunca más; porque los venezolanos no volvieran a vivir la zozobra de la persecución. Por eso estoy condenado a 18 años de prisión
y es posible que las lágrimas vuelvan a deslizarse por las tiernas mejillas de mamá. En tus persecuciones aprendí a odiar, o mejor dicho a mirar duramente a los perseguidores, a los carceleros, a los tiranos. Y sigo mirándolos con la misma dureza en estos difíciles momentos de la patria... desgraciadamente y esto es lo
que más lamento, tú estás al lado de esos mismos perseguidores y carceleros que recuerdo cada instante con el chirriar oxidado de los goznes de mi calabozo.

Dijiste al redactor de “El Nacional” que la movilización militar no obedecía a
una situación apremiante impuesta por el movimiento guerrillero. Que en aquellas montañas sólo había “jóvenes aficionados al alpinismo” o tocados por la locura.
Me citaste al lado de otros dos compañeros para otorgarle “mayor fuerza” a tu
información. Me duele profundamente verte en esta posición que en nada te beneficia y que por el contrario te coloca en el mundo de las falsedades. Si es así como tú afirmas, ¿por qué aceptaste tan sumiso que por practicar “alpinismo” tribunales militares en juicios amañados me condenaran a 18 años de prisión y a los demás compañeros a 16 años? ¿Por qué te he visto sonreír cuando los voceros de una “cadena” me han calificado de bandolero? Pero tú sabes, como toda Venezuela, que
no se trata de adolescentes románticos o practicantes de “alpinismo”.

A esto y nada más a esto se debe la extraordinaria movilización de fuerzas para
el cerco que abarca casi todo el territorio falconiano y parte de los estados Lara y Yaracuy. Miles son los soldados y policías que cometen a diario todo género de atropellos contra la población ¿Es que acaso combatir a un “reducido grupo de locos” se necesita tal aparataje militar?; tú sabes que la llamada “Operación Torbes” es
de tal magnitud que en ella han participado hasta oficiales del ejército colonialista de los Estados Unidos, miembros de la Central de Inteligencia norteamericana, pisoteando la soberanía nacional y los mejores legados de nuestro Libertadores.

Pero esto hay que ocultarlo a todos los sectores nacionales y no encuentran como justificarlo. ¿No sería mejor decir la verdad o confesar que él ha sido incapaz de destruir y ni siquiera golpear el movimiento guerrillero que se fortalece con el apoyo campesino? Pero es necesario escudarlo por medio de la falacia vergonzante
para ocultar quizás el ridículo que sería como tratar de esconder el sol con un dedo. Mas lo que ha sucedido, y de allí la preocupación por esconderlo, es que familias enteras de humildes campesinos han tenido que abandonar sus conucos para incorporarse a las guerrillas, so pena de ser asediados, apresados o maltratados
por el gobierno. También ha preocupado el no combatir con efectivos de las F.F.A.A.N.N., sino contra la conducta represiva y criminal del régimen, pero no está encaminada nuestra lucha contra esa institución. Es explicable que no se diga la verdad porque tú y todos saben que ha habido numerosas deserciones entre las tropas gubernamentales, y la negativa de algunos soldados y oficiales para combatir, la renuncia de decenas de miembros de la Policía Municipal y graves faltas de indisciplina en los cuerpos como la Digepol y las bandas armadas de la guardia vieja, y por ello los bombardeos y ametrallamientos desde el aire no se han realizado en formas distintas a las ordenadas por los jerarcas del oficialismo.

Yo siento en lo más hondo esta conducta tuya. Es claro que a Rómulo Betancourt y a Briceño Linares no les preocupa verte hundido a su lado, ello es natural, pero a mí me duele ancestralmente por ser tu hijo. Imagina el impacto en mi espíritu cuando fui esposado y amarrado y después de andar así durante más de 15 horas por desfiladeros pantanosos y bajo incesante lluvia, llevado a tu presencia en el Comando de Operaciones que me apresó, y la repugnancia que experimenté cuando el Fiscal Militar se basó contra mí en testimonios tuyos. ¿No es esto doloroso?; tal vez tú hayas perdido la sensibilidad y ello te lleve a proceder de esta manera; más mi conciencia revolucionaria no puede debilitarse aun ante las mayores afl icciones, y si estoy condenado a 18 años de prisión lo es porque supe comprender la necesidad urgente de una transformación nacionalista en el estatus venezolano para construir una patria realmente libre. Todas estas cosas, más otras de las relaciones personales que es poco serio referirlas en estas líneas, me han atormentado a
lo largo de la prisión. Sólo para ti han importado las posiciones burocráticas en el fondo de los hechos; posiciones éstas que otros desprecian; ojalá que te des cuenta de esto y, aunque sea en el frío tremendo de la soledad, comprendas mi actitud de hijo fiel a unos principios morales que no pueden esquivarse. Si tú lo haces, el pueblo sabrá comprender las razones de esta carta pública que, te ratifico, hubiera preferido no escribir para que nadie se enterara de mi íntimo pensamiento, al contemplar a mi padre colocado junto a quienes se salpican con sangre de crímenes monstruosos.

José Manuel Saher.
Cuartel San Carlos, 8 de febrero de 1963

Si te interesa el artículo...Pincha aquí