hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 11 de febrero de 2010

Rafael Correa claudica y echa a la basura su posición de independiencia ante Uribe

Agencias/ Laclase.info
Ataque coordinado contra las FARC selló la reconciliación

Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Alvaro Uribe, se mostraron reconciliados y afectuosos en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) convocada por Correa -presidente temporal del grupo- para definir la ayuda regional a Haití tras el sismo del 12 de enero. La visita de Uribe a Ecuador había despertado indignadas protestas en los movimientos sociales y organizaciones de izquierda, que rechazaron la presencia del principal jefe del terrorismo de Estado en Colombia.

Uribe no pisaba suelo ecuatoriano desde noviembre de 2007, debido a la ruptura de relaciones que siguió al bombardeo colombiano contra la zona de Sucumbíos, en Ecuador, que mató a 23 guerrilleros de las FARC y a un ciudadano ecuatoriano el 1 de marzo de 2008. Correa había declarado que de confirmarse la muerte de un ecuatoriano en el ataque militar colombiano, tomaría acciones enérgicas, pero al final claudicó ante Uribe.

Los vínculos fueron restablecidos el pasado 13 de noviembre a nivel de encargados de negocios. Luego de esto, los ejércitos de Ecuador y Colombia participaron en operaciones militares conjuntas contra la guerrilla colombiana, en las que los militares ecuatorianos mataron a varios guerrilleros. Uribe mostró públicamente su satisfacción con Correa, y se allanó el caminó para que el gobierno ecuatoriano depusiera totalmente su actitud de defensa de la soberanía y de rechazo a la injerencia imperialista en la región. Un informe parlamentario reveló que los militares estadounidenses de la Base de Manta participaron en el ataque de Sucumbíos.

Lejos de esa controversia, ambos mandatarios se dispensaron el martes cordialidad y expresaron su deseo de normalizar totalmente las relaciones, lo que indignó a la izquierda revolucionaria en la región y a los movimientos sociales.

"Aprendiendo del pasado pero viendo hacia el futuro, es claro que lo que más conviene a los dos pueblos es tratar de normalizar lo más rápidamente posible las relaciones", afirmó Correa, echando al cesto de la basura su anterior postura de denuncia contra el imperialismo y el gobierno guerrerista de Uribe. Correa había criticado la instalación de bases militares yanquis en Colombia, pero también depuso esa posición y terminó arrodillado políticamente ante la oligarquía colombiana.

0 comentarios: