hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

viernes, 8 de enero de 2010

JUSTICIA MÁGICA

Milton Castillo

“Como por arte de magia” fue la explicación que el doctor Luis Abarca, a finales del 2007, Magistrado de la ex Corte Suprema de Justicia (CSJ), atinó a dar cuando se le preguntó el motivo por el cual apareció sobre su escritorio un expediente ya prescrito que, con una providencia contraria a leyes expresas, citas a artículos y leyes no vigentes, fue firmado por él y los integrantes de la Segunda Sala de lo Penal de aquella olvidada Corte.

El caso fue el siguiente: la Primera Sala de lo Penal de la ex CSJ, en el año 2000, es decir, siete años ha, había admitido el recurso de casación en el caso que por supuesta denuncia maliciosa y temeraria se le había seguido a TUBASEC S.A., empresa ecuatoriana, que a través de su representante legal tuvo la “osadía” de, junto con la fiscalía y el INEN (Instituto Ecuatoriano de Normalización), denunciar flagrantes violaciones a las normas técnicas en los techos que “importadores” ecuatorianos traían desde Colombia y que eran un verdadero atentado a la calidad y al fisco.

Irónicamente, el denunciante terminó siendo el sancionado, lo cual le llevó a un calvario judicial por varios años, tortura que fue investigada y recogida por varios medios de comunicación corruptos, como un caso emblemático de injusticia. La Revista Blanco y Negro del Diario Hoy por ejemplo, en su edición del 17.10.07, tituló al caso como el del “Alguacil Alguacilado”. El noticiero de Ecuavisa del medio día del 19 de diciembre del 2007, recogió la versión del egregio Ministro Juez, hoy Juez Nacional, donde dijo la frase mágica citada.

Concedida la casación en el 2007, lo único que restaba era la Audiencia de estrados y la consecuente sentencia, pero ninguna de las partes involucradas solicitó ni movió el juicio, quedando por tanto el mismo en abandono por siete años, hasta que, la Primera Sala de lo Penal de la Ex CSJ en el 2007 de oficio, dictó la providencia de marras beneficiosa para aquellos que estuvieron al margen de la ley y fueron inicialmente denunciados. Qué ironia.

Aparentemente absortos e indignados, varios de los revolucionarios constituyentes de AP, al ver los documentos y escuchar de boca del propio agraviado el caso, mostraron su solidaridad y comprometieron el apoyo a la causa, pidiendo, inclusive, se les entregue copias completas para traducir la indignación que decían compartir, en un rechazo a la más mínima pretensión de que jueces de esos antecedentes pudieran seguir administrando justicia en una nueva Corte que se prometía impoluta y distinta.

Lo cierto es que hoy por hoy, casos de importancia que repercuten en el Gobierno, están en manos de jueces que merecen ser émulos de Merlyn y no de Salomón, que en lugar de ser sancionados gozan de total credibilidad de la Revolución Ciudadana. ¿Supone el porqué?