hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

martes, 19 de enero de 2010

HAITÍ: Los Condenados de la Tierra

Reyzope

Hace un par de siglos, Haití era el territorio con mayor riqueza forestal de todo El Caribe. Esas riquezas naturales en manos de particulares franceses, se convirtieron, para mediados del siglo XX, en un territorio desértico por causa de un indescriptible saqueo . Hoy es el país más pobre de América.
Tal parece que los Mayas tuvieron un error de cálculo: el fin del mundo llegó a Haití con dos años de anticipación a lo previsto.Mientras que la América del Norte, gorda, grasienta y despilfarradora, dilapida miles de millones de dólares para crear catastrofes digitales, con el fin de expiar simbolicamente su sobreconsumo y sus crímenes ecológicos, el pais más pobre del mundo se derrumba como un castillo de naipes.
Con semejante desdicha, deberíamos preguntarnos por qué los haitianos son tan creyentes.
Días después del tsunami del 2004 que asotó a Indochina, el “sublime” Dalai Lama, en su “gran sabiduría”, expresó que las víctimas de ese maremoto habían muerto porque ellas se “habían portado mal en sus vidas anteriores”. Estoy a la espera de lo que este zángano va a decir sobre lo que acaba de ocurrir en Haiti.
Sagrados imbéciles existen por doquier, como el tal tele-evangelista gringo, el inefable Pat Robertson, quien expresó que a los hatianos les había pasado esta tragedia “porque pactaron con el diablo para alcanzar su independencia política y económica”. Y talvez pueda que tenga razón, pues los hatianos pactaron con los franceses para ser independientes : tuvieron que pagarle al imperio galo, durante un siglo, casi la mitad de su PIB anual, en dinero contante y sonante.
Pero, y regresando con lo del Lama, si hay un país que tiene un mal karma, pues Haiti es el indicado: cuando no son las botas de militares gringos que sacan, con una pistola en la sien, a su presidente democráticamente electo, es la naturaleza que lo toma por los cabellos y le secciona la garganta.
Los países del mundo pobre, eufemísticamente llamados “en vías de desarrollo” por los chacales económicos gringos, no sólamente agonizan en sus pobrezas, sino que tambien son golpeados sin piedad por terremotos, huracanes, sequías y tsunamis…sin olvidar el hambre, el Sida, el Paludismo y la diarrea. Todo eso bajo un sol radioso que estos pobres países alquilan, por un mendrugo, a pálidos turistas.
Algún día nuestros pobres países podrán superar tantas desgracias? Seguramente que si los Haitianos estuvieran sentados bajo millones de barriles de petroleo, los países ricos se interesarían en su destino, tal y como le pasa a Etiopia Somalia y Eritrea, países que de la noche a la mañana aparecen en los noticieros, con primeras planas alarmantes de “crísis humanitarias”, escondiendo todo sobre el hallazgo de gas en el subsuelo y la importancia estratégica para rodear a China continental. A los hatianos les regalarían pedacitos de espejos y bolitas de colores para bombear generosamente su subsuelo. O bombas y metralla si no colaboraran.
Los hatianos deambulan desnudos y hambrientos por las calles. Son negros como el carbón. Quién se preocupa por su destino? Se les deja morir con la boca abierta…salvo en caso de catástrofes naturales, claro está! A los occidentales les encantan las catástrofes naturales:

1-se pueden sacar buenas fotos;

2-las organizaciones caritativas piden dinero a cambio de aliviar tu conciencia;

3-los tele-evangelistas gritan que nos arrepintamos;

4-buena oportunidad para la movilización de fuerzas militares;

5-buenas ofertas de los chacales económicos; etc.

Claro!, estoy caricaturizando…pero no estoy muy alejado de la realidad.

Las únicas y contadas veces en que los poderosos países occidentales se interesan en Haiti o en cualquier paisito del “Tercer Mundo”, es en tiempos de golpes de estado o de catástrofes naturales.
De la cotidiana miseria, de la muerte lenta por el hambre, de las enfermedades endémicas, de la pobreza; todo eso les importa poco o nada si no es por los famosos préstamos “para el desarrollo”.

Así están las cosas por el mundo.

0 comentarios: