hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

sábado, 21 de noviembre de 2009

ACERCANDONOS UN POCO A LA CONSTRUCCION

Yrali Lopez Guevara
En un principio los seres humanos eran libres y dependían directamente de la naturaleza, se dedicaban a la recolección de frutos, a la caza, a la pesca y seguían el curso de los ríos ya que también necesitaban agua.
La comunidad primitiva es forma más antigua de organización social, de condición nómada y pastoril antes de la aparición de la agricultura. En esta época, la división del trabajo era casi inexistente pues la producción no era su objetivo sino la subsistencia de la comunidad, por lo tanto el trabajo era ayuda mutua y no existía la explotación de un ser humano por otro, pues la tierra pertenecía a todos. En esta sociedad solo se produce lo que se consume y casi inmediatamente, no se producen excedentes económicos, por lo tanto, no hay explotación ni clases sociales. La mujer jugaba un papel muy importante pues era la encargada de la distribución de la producción, esto le daba una importancia económica y política.
Varias lunas han transcurrido desde entonces, muchas las circunstancias que han cambiado, y muchos los nombres a las formas de dominación impuestas a lo largo de la historia, lo que sí ha sido una constante hasta nuestros tiempos es que todas ellas desde entonces han estado signadas por la individualidad, la explotación, la injusticia y la desigualdad entre hombres y mujeres. Es importante hacer memoria en la historia de la humanidad, para poder entender de qué manera el capitalismo ha ido invadiendo el pensamiento colectivo, instaurándose en nuestra sociedades con el único propósito de ejercer un modelo de dominación, de exclusión y marginación de un 80% de la población del planeta Las características del capitalismo operan en dos fases históricas (libre competencia e imperialismo) existen dos clases sociales fundamentales y antagónicas, la burguesía y el proletariado.
Las relaciones sociales de producción son de explotación con base en la propiedad privada de los medios de producción.
La forma de explotación es la plusvalía extraída del trabajo de los obreros y de la cual se apropia el capitalista por ser el dueño de los medios de producción.
El fin del capitalista es la obtención de ganancias y no la satisfacción de necesidades sociales, existe anarquía de la producción porque cada capitalista decide que, cuando y donde producir e invertir.
La inflación y el desempleo son inherentes al funcionamiento del sistema capitalista. La contradicción principal del capitalismo se da por el carácter social de la producción y la apropiación privada de las ganancias, según sus características podemos determinar que el sistema imperante en nuestro país es sin duda alguna el capitalismo y todos sus elementos encargados de garantizar la ejecución con éxito de lo material sobre lo humano
A la par con todos estos proceso, la mujer, quien inicialmente era reconocida en las comunidades primitivas, pasa a ser un objeto de reproducción y de trabajo en las sociedades posteriores, como esclavas, vejadas, violadas y maltratadas por los amos quienes en muchos casos las utilizaban como objeto para dar rienda suelta a sus apetitos sexuales (que no les permitía a sus mujeres criollas la iglesia católica), como campesinas con su estigma de doblemente explotada, y ya en el capitalismo y bajo una supuesta “libertad”, la mujer al igual que su compañero debe vender su fuerza de trabajo. Esta incansable lucha de las mujeres por sus derechos, que en la revolución industrial dio frutos en su inclusión en el ámbito laboral, no fue más que una pírrica victoria, pues la mujer debió someterse desde entonces, a una doble subordinación: La del patrono, y la de su marido, y una doble jornada de trabajo: la de la fabrica y la del hogar, herencia patriarcal en la cual el hombre tiene salvo conducto para los asuntos domésticos y del cuidado de los hijos.
En contra posición a esta historia de dominación, de explotación de los/las poderosos//as sobre los/las mas vulnerables, surge un sueño de libertad llamado Socialismo, sin embargo, debemos entender que no hay posibilidad de romper el círculo infernal del capitalismo y su fase superior el imperialismo, si no se sustituye el bloque social dominante. Un nuevo bloque social debe acceder al poder político, el poder popular. Desde los días de la colonia ése ha sido el dilema. La independencia fue inicia¬da por la nobleza criolla para romper la dominación extranjera. El genio del Libertador supo darse cuenta de que ello no era posible sin la participación de indios, esclavos y pardos, así mismo en Venezuela 200 años después el comandante de la revolución Hugo Chávez. Plantea un modelo donde lo vital, lo inmediato. lo propio es el hombre y la mujer nueva, apuntando hacia el retorno de nuestra sociedad primitiva donde el colectivo y sus necesidades comunes son protagonistas de la historia, por supuesto, el colectivo del que se habla incluimos a los /las miserables de los que hablo Víctor Hugo, a los excluidos de siempre, entonces, paseándonos por estos medios de producción ya conocidos y haciendo memoria de nuestra historia reciente, concluimos que debe existir un modelo social mediante el cual las diferencias de ideas entre las clases sociales se minimicen en lo antagónico, con el propósito de tratar de eliminar la producción de mercancía y a cambio crear bienes de producción para atender las necesidades humanas. En el socialismo las clases sociales tienden a desaparecer dando paso a una sociedad igualitaria, donde los medios de producción son de propiedad social (Propiedad Estatal o Cooperativa), no Privada y donde la mujer juega un extraordinario papel de formación de las generaciones futuras y de constructora de la nueva economía socialista, asumiendo la corresponsabilidad de su auto liberación y la liberación de su pueblo.
En las manos del pueblo están los destinos de la patria, de su organización, de su formación política y su movilización pende el futuro, y esto solo se logrará en la medida que profundicemos en el debate de las ideas,QUE APLIQUEMOS EL EJERCICIO REVOLUCIONARIO DE LA AUTOCRITICA, que reconozcamos al imperio como nuestro mas feroz enemigo, que conozcamos sus herramientas para mantener su hegemonía y sobre todo que trabajemos duro en la construcción de relaciones sociales de producción, mucho más equitativas, mucho más humanas.