hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 30 de noviembre de 2009

Carlos Walter Porto-Goncalves: Informe de la visita a Venezuela

Carlos Walter Porto-Goncalves

Estimados amigos

Aprovechando el lanzamiento de mi libro en Venezuela extendí mi visita para poder comprender mejor el conflicto, con el que nos comprometimos, de la lucha del pueblo yukpa junto con otros pueblos (Wayuu y Barí) de la Sierra de Perijá. Anexo les hago llegar el documento producido en el encuentro que tuvimos con los indígenas y otros movimientos sociales en Maracaibo además de un artículo que, creo, nos ayuda a entender la complejidad de las contradicciones de la “revolución bolivariana” y las dificultades con las que se enfrenta para dar cuenta de la justa lucha indígena.
En verdad, amigos, la lucha de los pueblos indígenas de la Sierra de Perijá pone al desnudo el histórico carácter rentista-extractivista del Estado venezolano al exponer que el problema de fondo de la Sierra de Perijá no está en la superficie de la tierra pero sí en el subsuelo, en virtud del peso que el sector extractivo petrolero, estatizado en los años setenta, tiene en el conjunto de la economía y la sociedad de todo el país. Esto permite una retórica radicalizada anticapitalista frente a una burguesía frágil; retórica que, sin embargo, no toca el pilar estructural de la sociedad de clases venezolana, donde el sector militar cumple un papel estratégico en la conducción de “los intereses nacionales”, sea lo que eso signifique, aunque los indígenas tienen muy claro lo que ha significado para ellos. En este sentido, la explotación del subsuelo es el punto neurálgico donde la revolución bolivariana encuentra sus límites, hasta porque esta burocracia por su formación colonial, continúa desconfiando de los indígenas y, además, manteniendo concesiones a transnacionales chinas, brasileras (como a la Compañía minera Vale do Río Doce y Oderbrecht), rusas, europeas y también estadounidenses, para la explotación del subsuelo.
De este modo, el cacique Sabino Romero se ha constituido en un obstáculo para estos objetivos y, por eso mismo, está preso (dicho sea de paso, sin que hasta el día viernes 13/11 pasado cuando regresé del país, un mes después de su prisión, ni siquiera su abogado había podido tener acceso al cacique de Chaktapa Sabino Romero conforme a la informado por el Dr. Ricardo Colmenares en la reunión en la que participamos. En fin, la prisión completamente ilegal y violando los más legítimos derechos humanos no ha sido inconsistente con las propias acusaciones que le fueron formuladas después de 14 días estando en tratamiento hospitalario en un cuartel militar). Tal vez, el hecho más evidente de todas estas contradicciones sea que, la derecha del Zulia se ha mantenido en el más completo silencio frente a un hecho que, políticamente, podría rendirles buenos frutos en su antichavismo al que estamos acostumbrados a ver de forma maniqueista la realidad venezolana. Sin embargo, este silencio dice mucho acerca de que la resistencia indígena expone el carácter extractivista y del desarrollismo del proyecto bolivariano: es que la derecha también tiene interés en no demarcar las tierras indígenas, ya sea porque sus haciendas están siendo preservadas en las propuestas de demarcación, ya sea porque tienen intereses en los negocios estratégicos (sic) del estado (sic) nacional (sic) venezolano. Este silencio de las oligarquías, sobre todo del Zulia, me llamó la atención y me ayudó a tener la convicción de todo lo que hoy les digo en este mensaje.
La Sierra de Perijá, en la frontera con Colombia, tiene pueblos indígenas de la misma etnia a ambos lados de la frontera, que por su fuerza moral y lucha histórica contra el despojo de sus territorios, constituyen la única posibilidad concreta de introducir una visión no militarizada en el debate que se instaura con la ampliación de la presencia militar estadounidense que, por su parte, refuerza la visión militarizada del lado venezolano y, detrás de esta visión militarizada están los intereses concretos de explotación minera en la Sierra de Perijá (carbón y uranio).
La revolución bolivariana despertó los más profundos y legítimos intereses de la sociedad venezolana, como los indígenas, campesinos y de los pobres urbanos del país que reivindican las conquistas constitucionales que reconocen sus derechos y que, sin embargo, no consiguen reivindicarse a no ser marginalmente. Por ejemplo, el cacique Sabino Romero se reivindica chavista y revolucionario y, no obstante, está preso. Los discursos de Chávez son explícitos: “hay una revolución y no tengan dudas: en este gobierno, entre hacendados e indígenas, estamos con los indígenas”. Hay que pasar del discurso a la práctica, de la intención al gesto. En fin, que la revolución no sea meramente retórica.
Por eso, amigos, de esta reunión surgió la propuesta de realizar de manera menos apresurada, un seminario en la última semana del mes de marzo de 2010 por lo que nos piden que concordemos con esa fecha para las providencias de organización. Tendríamos, los dos primeros días, un seminario académico en la Universidad del Zulia de Maracaibo y, después, una reunión con los indígenas en la Sierra de Perijá. El título provisional del seminario académico sería: “Por una integración latinoamericana desde abajo: nuevas territorialidades en curso”. Esto, porque todo este conflicto en la Sierra de Perijá es parte del proyecto IIRSA que, como sabemos, fue propuesto en el año 2000 por Fernando Henrique Cardoso como base logística para el ALCA y ahora se ha convertido en “eje de integración” de los gobiernos “progresistas” como los “ejes de desconcentración del desarrollo” de Chávez, o como el PAC –Proyecto de Aceleración del Crecimiento- de Lula da Silva en el Brasil.

He aquí mis primeras aproximaciones.

¡Libertad para Sabino!

¡No a la persecución contra los que apoyan la legítima causa indígena!

¡Todo el apoyo a la auto-demarcación de los territorios indígenas yukpa, barí y wayuu de la Sierra de Perijá. Sin minas ni hacendados!

¡Que se pague las bienhechurías a los hacendados y se salde esa deuda histórica con los pueblos que siempre han luchado contra los invasores!

Un amigo y fuerte abrazo, esperando su pronunciamiento a esta causa y sobre la propuesta de seminario a fines de marzo de 2010.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

sábado, 28 de noviembre de 2009

Mensaje de apoyo a mis amigos Yukpas de Chaktapa

en la foto: guillermina romero hija de sabino romero, esposa de ever romero, fallecido en la tragedia del 13 de octubre.

Paris, el 21 de octubre del 2009

Queridos amigos,

Me estoy enterando poco a poco de lo que está pasando en Chaktapa. Me siento tan lejos de ustedes (y tan impotente), y al mismo tiempo tan cerca con estos pocos objetos que me llevé a Francia y que les hacen más presente en mi vida de cada día : el sombrero (pehoba) con lo cual me protejo de los rayos del sol (guitcho), las cestas (minori) en las cuales pongo el pan y las frutas (otenane), el collar (mokeu) y los aretes que llevo todos los días, la calabaza grabada con una navaja (panaku) en la cual está escrito : “hecho en chaktapa poy yukpa”, la cual miro en este momento y me recuerda su lucha ; y por otra parte todas estas fotos de todos ustedes, que me recuerdan estos momentos mágicos vividos juntos, cuando caminamos en la sierra (toroto) para desenterrar los ñames (djame), cuando nos bañamos en el río (tichina), cuando nos reunimos todos alrededor de una hoguera (toncha) para cocinar y para platicar, y también para cantar (tomaidi) y bailar (eouatpou), todos esos momentos con los niños (kika), con Marilí y Silverio, cuando escribíamos en un cuaderno (paperi) unas palabras en francés y en yukpa, instalados alrededor de una mesa en la hacienda.
Todas esas palabras yukpas, que aprendí gracias a los niños, me siguen acompañando. No les olvido, hablo de ustedes con toda la gente que conozco a mi alrededor, ustedes representan una forma de vivir que pocas mujeres (oripa) y pocos hombres (kupa) son capaces de asumir en esta tierra, ustedes quieren y viven con la naturaleza mientras los poderosos no hacen más que destruirla. Allí donde yo vivo, en París, hay mucha miseria y mucha soledad para la gente que no tiene trabajo, ni casa, algunos tienen que pedir limosna y duermen en la calle. Emigrantes que vienen de África, y de países en guerra de todo el planeta, están amontonados en las cárceles, en los centros de retención, con niños. Son todas las minorías del mundo las que sufren. Lucho a sus lados como pueda. Pienso que hay que confiar en todos aquellos quienes luchan para defender sus derechos y su dignidad. Cada ser humano tiene derecho a esa dignidad, a un techo, a la salud, cada niño tiene derecho de ir a la escuela, y ustedes tienen el derecho de tener sus propias tierras y de cultivarlas, como todas las comunidades indígenas de América Latina.
Pienso mucho en ustedes, en todos los niños, cada día, todos los días. Todavía estoy viendo y oyendo a Guillermina hablando con su canto a su papari, Matchpo, delante de la luna (cunu), para pedirle que no llueva durante la cena que habíamos preparado todos juntos para nuestra gran asamblea. Pienso en ella, especialmente, quisiera abrazarla y compartir su pena. Les quiero, les admiro y confío en su lucha.

Anita, Mamita.

(Anne Joubert)

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Comandanta ARGELIA LAYA Presente

Muere Argelia Laya un 27 de Noviembre de 1987: activista política nacida en Rio Chico estado Miranda el 10 de Julio de 1926. Trabajó sin pausa por sus ideales políticos y sociales, hasta que en este día, la sorprende la muerte.
Argelia Mercedes Laya López –
Activista política, luchadora social y defensora de los derechos de la mujer. Nació en una hacienda de cacao, su padre fue montonero y estuvo varias veces en prisión; su madre integrante de la “Agrupación Cultural Femenina”, le enseñó a defender la condición de ser mujeres y de ser negros
Argelia Laya, “Comandante Jacinta”, barloventeña por los cuatro costados y orgullosa de su afrodescendencia, es el ejemplo mas alto de la participación política de la mujer venezolana en el campo de la política contemporánea.
Se sumó al Partido Comunista en la política de lucha armada, uniéndose al movimiento guerrillero y pasando a la clandestinidad. Recorrió las montañas de Lara, como “la Comandante Jacinta”: durante seis años fabricó bombas molotov y empuñó un fusil; esta aguerrida mujer luchaba a diario contra la injusticia social
Fue guerrillera, conoció a Mao Tse Tung, Ho Chi Min, Fidel Castro, también fue presidenta del Movimiento Al Socialismo (M.A.S), cuando eran progresistas, y juntos, con otros barloventeños y barloventeñas, lucharon contra los desastres ecológicos en Barlovento.
Argelia es unos de los símbolos mas importante de las mujeres afrovenezolanas.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

La patria, la invasión gringa y la guerra con Colombia

J.R.Duque
Noto en el chavismo una preocupación, en algunos genuina y en otros puro teatro, ante la perspectiva (hipótesis o probable escenario) de que Estados Unidos nos invada a coñazos de misil. Dicen que las bases gringas que instalarán en Colombia son para eso.
Hay otra preocupación por ahí reflotando, hija o hermana gemela de la anterior, según la cual la coñiza ha de ser primero o al mismo tiempo con Colombia. Vamos primero con lo de la invasión, y después le damos a lo del peo con Colombia.
***
El Sambil de La Candelaria será inaugurado en los próximos meses. Es ese mismo centro comercial que el presidente Chávez ordenó parar “de inmediato” varias veces. Allí dentro habrá un MacDonald's y otras franquicias más de las muchas que financian la miseria y la guerra en el mundo, pero el chavismo oficial ha dicho que, previo acuerdo con la familia Cohen, será un centro comercial socialista porque allí dizque habrá salas para eventos y culturales y tal. Quedan todos cordialmente invitados a su fastuosa inauguración.
Eso sí: cuando usted, chavista-pesuvista, vaya a inaugurar "eso" que nos han vendido como un Centro Comercial Socialista pues relájese y goce, como recomienda el sádico del chiste: abre las piernas, respira hondo y entrégate, güevonote, y acostúmbrate a la idea de que la invasión gringa ya empezó sin echar ni un solo tiro. Anda, sigue mirando al cielo y al océano esperando portaaviones y bombas, y no veas la bomba capitalista cobrando auge en la "Caracas Socialista". Sigue cayéndote a mojones.
***
Que se sepa, los gringos invaden países para imponerles sus reglas, su way of life, para minar de empresas capitalistas los territorios ocupados y para que el gobierno tal no deje de venderle petróleo. ¿Qué falta les hace venir a echar tiros donde pulula tanto mamagüevo que viene a hablarte de socialismo montado en una camioneta blindada, y a exigirte conductas éticas mientras otorga permisos para seguir construyendo sambiles? ¿Para qué un misil sobre una ciudad cuya juventud le rinde culto a la droga y donde Antonio Ledezma tiene seguidores? ¿No es ese el ideal de joven pujante, chévere y exitoso que Hollywood nos vende a cada rato? ¿Qué way of life nos van a imponer si aquí los chamos siguen soñando con ser profesionales, mudarse del barrio para-mejorar-su-calidad-de-vida, donde el sifrineo juega a sus anchas en las urbanizaciones y en los cerros?Este blog se llama El Discurso del Oeste por homenaje y en honor de una vocación caraqueña: la invasión de las clases medias y altas por parte de la estética, los ímpetus y el atavismo migratorio de las clases más bajas, las cuales han desplazado y seguirán desplazando cultural y territorialmente a la sifrinería, desde un oeste cultural (y no necesariamente geográfico) hacia el este. Pero cuando esa invasión y ese empuje tienen su artillería más pesada en prácticas y elementos culturales del capitalismo (la buhonería, el reggaetón, el malandreo concebido como práctica gangsteril y no como dato de rebeldía) entonces vale preguntarse para qué coño sirve desplazar territorial y culturalmente a los sifrinos, si igual van a sustituirlos gente pobre, pero capitalista por impulso vesánico.
***
Así que ya estamos invadidos. No sigamos esperando el portaaviones porque ese bicho está aquí instalado hace años y con sus anclas entronizadas, galvanizadas, petrificadas en las ciudades y en los cerebros del venezolano de las grandes ciudades y otros más de los campos. Vamos ahora al cuento de la guerra con Colombia.
***
La Historia oficial nos ha acostumbrado (¡adoctrinado!) desde que somos República para que consideremos a la patria una verga superior. La Patria, según el cuento que nos han metido en el cerebro, es lo único superior a ese otro elemento ineluctable e insuperable: Simón Bolívar, de quien por cierto se dice que es su pae.
Bolívar es el padre de la patria, pero insultar a Bolívar no es tan grave como meterse con su hija. Un traidor a la patria merece la cárcel; meterse con Bolívar si acaso merecerá algún reproche moral. Con todo, prácticamente no hay un venezolano de a pie que no opine que Bolívar fue el hombre más heroico, más valiente, más inteligente, más infatigable, más universal, más arrecho; el de verbo inigualable, el de pensamiento más alto, el que nunca mentía, decía groserías o cometía errores; el que tenía el pipí, machete, paloma o güevo más grande, el que cuando no la ganaba la empataba. Quien opine algo distinto a eso pues simplemente le cae encima el calificativo de ignorante o loco, pero hasta ahí. Pero ¡ay verga!, si usted se mete con la patria...
***
En el discurso estándar que se dice defensor de lo venezolano sobresale un postulado que quiere ser inconmovible: cuando Venezuela o su representación sale a fajarse en alguna arena de confrontación en el exterior, hay que estar con los nuestros. Así usted sea caraquista es de mal gusto que le vaya a Puerto Rico cuando enfrente al Magallanes. Así funcionó siempre. Pero en estos años, gracias a la sinceración de las posturas políticas, que en realidad y por sobre todas las cosas son profundamente clasistas, se ha desatado un fenómeno que relega a un segundo plano aquello de la patria: simplemente, el antichavismo (cuyo discurso y orientación originarios les pertenecen a las clases medias y altas) espera que Chávez diga A para proceder a decir Z. Si Chávez le mienta la madre a Uribe hay que estar con Uribe; si Chávez pone en órbita un satélite o se coge a una top model hay que buscar la forma de decir que eso es malo o que no es ninguna hazaña; si un programa del chavismo le salva la vida a miles de niños hay que obviar eso y afincarse a hablar de los niños que no se salvaron; si una carajita venezolana gana una medalla de bronce en las olimpiadas hay que hablar del fracaso del resto de la selección; El Nacional siempre consideró a Ramón Palomares un poeta de voz vigorosa y verbo luminoso, pero cuando se supo que es chavista entonces ahora dice que es un viejo marico sin talento para nada. ¿Magglio Ordóñez? Gran pelotero antes, güevón y traidor ahora. ¿Edwin Valero? Noqueador excelso, campeón mundial invicto ante cuyas peleas hay que paralizar las calles. Ah, el tipo se tatuó el rostro de Chávez en el pecho: fuentes que prefirieron conservar el anonimato aseguran que el boxeador le cayó a coñazos a la mamá. A Jorge tortoza lo mataron el 11 de abril y dos días después los periodistas de derecha instituyeron un premio con su nombre. Se descubrió que era chavista: ya no se hable más de Jorge Tortoza y el fulano premio pues láncenlo en los containers de mierda del olvido.
***
Apéndice: al Abreu y a Dudamel los aplaude el enemigo porque reproducen una estética, un sistema y unos contenidos que le dan continuación a la sociedad que construyó el enemigo. La música que hacen las orquestas esas repiten y perpetúan el legado de una Europa que en su altiovez le ha impuesto a nuestros pueblos una noción de Cultura que nos humilla, nos desaparece y nos niega. Por eso tanta felicidad en Viena, San Francisco y Londres: miren qué bien nos imitan los monos estos. Miren cómo se vomitan en los tambores y se ponen en cuatro patas ante la batuta. Es el mismo síndrome que movía al antichavismo a respetar el "trabajo" de aquel Vielma Mora que reinaba en el Seniat: lo querían y admiraban porque hacía a la perfección algo a lo que el capitalismo y la derecha le rinden culto: la gerencia, el cobro de impuestos, la administración del capital. Y del lado de acá, montón de chavistas orgullosos de la labor de este bicho, así como hay chavistas que aplauden a Dudamel porque creen que su éxito personal es producto de la Revolución.
***
Pare la oreja en Venezuela y diga si no escucha estos dos estribillos:
1) Patria: lo que diga Chávez.
2) Patria: lo que niega a Chávez.
***
¿Y qué hay de la patria verdadera? ¿Y si hay más de una patria? ¿Existe o existió esa mierda alguna vez?
***
Guerra con Colombia. Estalla la coñacera, plomo para allá y plomo para acá, los ejércitos se movilizan, los aviones rocían de plomo pueblos y ciudades; mariquerón, patá y kung-fú por donde quiera; el clarín de la patria suena y retumba en el cielo de nuestros libertadores la consigna:
SANGRE O MIERDA: VENCEREMOS
Saltan los adoradores de la patria a ponerte en el dilema: "Ajá, estalló el mierdero. ¿En qué bando estás tú?", tú sabes, esperando que uno se equivoque para joderlo o mandarlo a joder.
Mi respuesta: yo no tengo por qué meterme en una probable o eventual guerra entre dos ejércitos burgueses, defensores de dos Estados burgueses. Si mi patria es un asunto donde hay amos y esclavos, explotados y explotadores, entonces esa guerra no es conmigo ni con los míos. Esa patria no me pertenece, así que no tengo por qué defenderla. Si alguien considera que hay que matarse por una patria que al final va a seguir defendiendo negocios e intereses grupales pues que se maten esos mamagüevos por sus privilegios.
¿Significa eso que a la hora de los tiros iré a enconcharme? No, porque entonces será una ocasión estelar para desatar otra guerra. Nuestra guerra. La guerra clasista, la guerra social. Tal como en 1813-1814, cuando el lenguaje dominante nos imponía una presunta "guerra de independencia" donde eras realista o patriota, habrá que poner en juego el espíritu bovero que nos ubica en la realidad: la guerra que debe desvelarnos no es entre países o patrias o ejércitos o naciones sino entre dominados y privilegiados. Esa guerra no está por venir: ya comenzó. Cuando estalle esa coñaza y me pongan a escoger entre un maldito multimillonario venezolano y un campesino de Colombia, yo me cuadro con el colombiano. No me importa la nacionalidad ni la puta patria, me importa la redención de los pobres, la emancipación del hombre sometido a permanente vejación. Si llega a estallar esa coñaza mi trionchera no estará en la frontera sino en algún lugar desde donde mis armas puedan alcanzar a un rico o jalabolas de los ricos. No me verán en La Guajira sino en El Cafetal o en Las Mercedes. El enemigo está ahí. Y el enemigo del pueblo colombiano está allá, en las zonas exclusivas para blancos cachacos, políticos de alcurnia y narcotraficantes.
***
Decía Coto Paúl en 1811:
¡La anarquía! Esa es la libertad, cuando para huir de la tiranía desata el cinto y desanuda la cabellera ondosa. ¡La anarquía! cuando los dioses de los débiles –la desconfianza y el pavor– la maldicen, yo caigo de rodillas a su presencia. ¡Señores! Que la anarquía con su antorcha de las furias en la mano, nos guíe al Congreso, para que su humo embriague a los facciosos del orden y le sigan por calles y plazas gritando ¡libertad! Para reanimar el Mar muerto del Congreso estamos aquí en la alta Montaña de la santa demagogia. ¡Cuando ésta haya destruido lo presente y espectros sangrientos hayan venido por nosotros, sobre el campo que haya labrado la guerra se alzará la libertad!
Ni más ni menos: ¿para qué reconstruir una patria, si la humanidad lo que espera es la destrucción de lo presente y la construcción de algo más justo y hermoso?

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 27 de noviembre de 2009

Asesinado Mijail Martínez, del Comité de víctimas de la Impunidad del estado Lara

indymedia venezuela

El asesinato de un activista de derechos humanos en Barquisimeto revela la sistemática política del Estado venezolano contra la disidencia y las clases populares. Desde el periódico El Libertario denunciamos este hecho como un nuevo capítulo de la arremetida gubernamental contra las organizaciones de base, autónomas, revolucionarias y disidentes.
Durante la mañana del 26.11.09 fue asesinado en la ciudad de Barquisimeto Mijail Martínez, de 24 años de edad, videoactivista y colaborador del Comité de Víctimas contra la Impunidad del estado Lara. Según los testimonios, dos individuos desconocidos abordaron a Mijail en las afueras de su domicilio, y tras llamarlo por su nombre le realizaron varios disparos en el pecho. La víctima es productor audiovisual y trabaja en el programa de televisión de su padre Víctor Martínez, un antiguo militante bolivariano y ex diputado del Consejo Legislativo de la región, el cual debido a las múltiples contradicciones del proceso bolivariano ha venido realizando denuncias acerca de la implicación de altos funcionarios gubernamentales y policiales en hechos de corrupción y violación a los derechos humanos. En declaraciones ofrecidas a los medios, Víctor señala que el móvil del asesinato es político, y buscaba silenciar sus señalamientos: “Chávez yo te ayudé cuando estabas solo en la cárcel y nadie daba medio por ti, eres el responsable de la muerte de mi hijo y de muchos delitos que se cometen, porque en vez de ser el primer garante de la constitución eres el primer violador y debido a esto pagamos todos los venezolanos con la inseguridad que hay en el país”, afirmó.
Este crimen político se realiza en un contexto regional de profunda degradación de los diferentes niveles del poder gubernamental. Como han venido registrando organizaciones de derechos humanos como Provea (www.derechos.org.ve), la policía del estado Lara es el segundo cuerpo policial denunciado por violaciones al derecho a la vida, acumulando durante el año 2008 el 19,43% de los casos en todo el país, para un total de 31 víctimas. Además, los policías han sido denunciados por su participación activa en extorsiones, atracos a bancos, secuestros, tráfico y siembra de drogas en la ciudad, lo cual tiene como principales víctimas a personas de bajos recursos. Esta situación ha motivado la respuesta social de diferentes organizaciones populares, como el Comité de Víctimas contra la Impunidad (CVCI), fundado en el año 2004. El CVCI ha denunciado la implicación de altos funcionarios regionales, tales como el antiguo comandante de la policía Rodríguez Figuera, en la creación de las mafias policiales, así como el encubrimiento y participación del antiguo gobernador del estado Lara Luís Reyes Reyes. En vez de realizar una investigación de las diferentes denuncias, el gobierno central premió al exgobernador con el cargo de Ministro de la Secretaría de la Presidencia.
Debido a sus denuncias y movilizaciones, los integrantes del CVCI han sido objeto de amenazas de muerte y de un proceso creciente de criminalización. Desde el momento de su fundación, Mijail Martínez había venido registrando en video el trabajo comunitario de la organización, con la intención de realizar un documental sobre esta experiencia popular. Una muestra de su trabajo puede verse en http://www.vimeo.com/5130428
Desde el periódico El Libertario denunciamos este hecho como un nuevo capítulo de la arremetida gubernamental contra las organizaciones de base, autónomas, revolucionarias y disidentes. Asimismo, enviamos nuestro mensaje de condolencia y afecto a los familiares y amigos de Mijail, un prometedor joven en el terreno de las luchas sociales de cuyo entusiasmo y compañerismo fuimos testigos. Señalamos que este crimen es parte de la política de criminalización de la protesta popular emprendida por un gobierno servil a los intereses del capitalismo globalizado. Por último, denunciamos la complicidad del gobierno, de los medios estatales y pseudocomunitarios, de la Fiscalía General de la República, Defensoría del Pueblo y Tribunales de Justicia en cualquier hecho que ponga en peligro la vida e integridad de Víctor Martínez y su familia, los integrantes del Comité de Víctimas contra la Impunidad del Estado Lara y del resto de luchadores y luchadoras populares de la región que han venido señalando, con nombres y apellidos, la implicación de funcionarios policiales y burocráticos en hechos de corrupción, tráfico de drogas, extorsión, secuestros y asesinatos en la región centro-occidental del país.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Desde Nueva Esparta. Afro Insularidad

César Silva. El 27 de noviembre, hace 409 años, el rey Felipe III desde el Palacio de El Pardo, en Madrid en el año de 1600, entroniza el aporte africano a la ínsula Neoespartana, insertando en el escudo de armas de La Asunción, la venerable capital histórica, la tácita y explicita presencia de los africanos.
" De ahora y de aquí en adelante hay y tenga por sus armas un escudo, la mitad campo azul con una canoa en medio y los negros de la pesquería, y en el hueco ondas del mar… Los negros de la pesquería, honorificados después del suplicio, como aconteció en el cristianismo primitivo, ahora y de aquí en adelante…hasta la consumación de los siglos"
Es poco lo que se difunde y se socializa en el ámbito educativo y cultural sobre los inicios de la trata esclavista asociado a la explotación perlífera en el territorio primigenio de Cubagua y posteriormente en Margarita, ínsulas que junto con Coche, conforman el actual estado Nueva Esparta.
Nueva Cádiz fue la primera ciudad fundada en el continente, y es ese territorio de la isla de Cubagua, donde se suceden las primeras acciones de la incipiente expansión capitalista del imperio portugués y español, a través de la irracional explotación de los bancos perlíferos.
Fue el 12 de enero de 1526, cuando se concede la primera licencia para importación de esclavizados y esclavizadas proveniente del áfrica subsahariana para iniciar uno de los más terribles capítulos de la diáspora africana bajo el sistema esclavista.
Nueva Esparta, está impregnada de hechos históricos que formaron parte de los inicios del sistema esclavista en nuestro país, el cual bajo diversas formas de explotación económica, llenó las arcas del imperio español sustentando así, su expansión colonial.
Mañana el escudo de armas de la capital será conmemorado con actos oficiales, donde seguro se resaltará la importancia de dicha capital en los inicios del siglo XVII, y seguro se resaltará las bondades de la misma, pero estamos convencidos que nada se comentará de ese tronco étnico africano entronizado en el escudo conmemorado, que tanto aportó con su sangre y muerte al desarrollo de la naciente provincia insular.
Hoy la historiografía oficial de Nueva Esparta, escasísima o nula importancia le da al aporte afro subsahariano a nuestra actual conformación, esa historia no está en los textos de nuestras escuelas, ocurriendo un blanqueamiento de la misma, negando bajo formas solapadas de racismo, el aporte africano en nuestra historia regional.
Es motivo de resistencia cultural y educativa, el difundir, visibilizar y revalorizar dichos aportes y resaltar un conjunto de sucesos históricos que convierten a Nueva Esparta en la primigenia de la Trata Esclavista en nuestro país, cuyo aporte a nuestra actual identidad está presente en diversas aristas de la vida regional.
Es parte de nuestra labor, desde la trinchera de lucha de la educación intercultural, socializar y promover el estudio y valoración de nuestra Afro Insularidad, como elemento conformante de la Afro Venezolanidad.
PD: anexamos grafica original del escudo de armas de 1600, el cual reposa actualmente en la planta baja del museo Nueva Cádiz en la Asunción, la misma estructura donde 210 años después serviría de calabozo del Cabildo Asuntino y en cuyo piso superior se firmó bajo convocatoria de Manuel Placido Maneiro comerciante margariteño, comisionado por el Cabildo Capitalino de Caracas para traer la noticia al territorio insular, logrando reunir a las fuerzas políticas y militares, para declarar en la Asunción el 4 de mayo de 1810, la adhesión de la provincia de margarita a la promulgación de independencia del cabildo de Caracas.

En la ruta hacia el Bi-Bicentenario (19 de abril de 1810 en Caracas y 4 de Mayo de 1810 en la Isla de Margarita)

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 26 de noviembre de 2009

El anochecer de los guerreros

Rafael de la Morena
En el invierno de 1878 a 1879, los cheyennes protagonizaron su última epopeya, digna de las grandes hazañas militares de la historia, para salvar la vida tribal del exterminio por los colonos blancos y el gobierno estadounidense.
En 1877, los cheyennes dejaron el sendero de la guerra. El general George Crook y el teniente William Clark les aseguraron que si la reservación asignada, en el llamado Territorio Indio de Oklahoma, no les gustaba, podrían regresar al norte.
Un total de 937 cheyennes llegaron al asentamiento el 5 de agosto. En la reservación, el calor, la escasez de agua y las reducidas raciones comenzaron a diezmarlos; los jefes Lobito y Cuchillo Mellado se quejaron en el fuerte Reno, pero al secretario del Interior, Carl Schurtz, no le importó.
Los cheyennes, próspera tribu de las praderas, llamados “el bello pueblo”, con fama de invencibles, ahora reducidos a solo 400, cansados de esperar, se dispusieron a la lucha. Un joven expresó al agente Miles: “Iremos al norte a toda costa, y si morimos en combate, nuestros nombres serán recordados y queridos por nuestro pueblo”.
Lobito y Cuchillo Mellado compraron fusiles, prepararon los mejores caballos y el 10 de septiembre de 1878, en la Luna de la Hierba que se seca, 340 cheyennes -hombres, mujeres y niños-, con 95 guerreros, se encaminaron al norte.
Recorridas 150 millas, cruzaron el río Cimarrón y tomaron posiciones en sotos de cedro, en el cruce de cuatro cañones, alcanzados por las tropas. El 14 fueron atacados con artillería, que no les causó bajas, dejando atrás a este primer cuerpo de Casacas Azules.
El avance devino batalla a lo largo de Kansas. Columnas de jinetes emanaban de los fuertes Wallace, Hays, Dodge, Riley y Kearney, intentando interceptar y aniquilar a los cheyennes, pero estos no dejaban huellas a su paso. Cuando los rivales se interponían en el camino, los guerreros se abrían paso en cargas de caballería.
La infantería estableció líneas defensivas que llegaron a sumar 10 mil soldados y tres mil voluntarios; en septiembre los cheyennes fueron alcanzados en cinco ocasiones, pero lograron batirse en retirada.
En los primeros días de la Luna de las Hojas que se caen, cruzaron la línea del Unión Pacific Railroad, vadearon el río Platte y corrieron por las familiares lomas arenosas de Nebraska.
Acamparon, tras seis semanas de huida y conflicto bélico. Las mujeres y los niños no podían ir más lejos, una veintena habían caído en combate. Los jefes decidieron dividir las huestes: unos hacia el río Tongue con Lobito y los otros con Cuchillo Mellado a la Agencia de Nube Roja.
Los Casacas Azules dieron alcance al grupo de Cuchillo Mellado, lo rodearon, y como el caudillo estaba escaso de guerreros, se dejó conducir al fuerte Robinson. Varios días después escapó, porque el jefe del cuartel, capitán Henry Wessells, les cortó raciones y leña, para obligarlos a volver al sur, como mandaba Schurtz.
Cuchillo Mellado ordenó armar los rifles con las piezas que las mujeres tenían bajo las ropas y salieron al combate, eliminaron la guardia y se dieron a la fuga, tomando otra vez la ruta hacia el norte.
La Caballería los persiguió, se luchó cuerpo a cuerpo; 65 cheyennes, en su mayoría mujeres y niños, volvieron al Fuerte, y una decena con Cuchillo Mellado logró arribar a Pine Ridge, para entregarse bajo la custodia de Nube Roja.
Al grupo de Lobito no le pudieron seguir el rastro, y en la Luna, cuando la nieve cae dentro de los Tipis, excavaron refugios en las heladas orillas del Lost Chokecherry Creek, donde pasaron el invierno. En la Luna del Ojo irritado reemprendieron la marcha.
En Box Elder Creek se encontraron con Dos Lunas y cheyennes que eran exploradores del fuerte Keogh. Ellos dijeron que Clark los estaba localizando para celebrar un Consejo debido a la presión de la opinión pública, admirada por el coraje y el espíritu de lucha de los indios.
Lobito aceptó, exigió un trato justo para su pueblo y que los dejaran establecerse en su antiguo territorio; solo así entregaría las armas. Un joven recordó una frase de Cuchillo Mellado:”Todo lo que pedimos es que nos permitan vivir, y vivir en pazâ�� nos fuimos al sur, allí un cheyenne no podía vivir, por eso regresamos a casa, era mejor morir peleando”.
El teniente Clark dio su palabra de interceder, convencido de la seguridad de los sobrevivientes. Lobito pasó sus armas a los jefes del fuerte Keogh, donde los jóvenes guerreros, cuyo modo de vida tradicional había desaparecido, se vieron obligados a alistarse como exploradores en el Ejército de la Unión.
La prensa se hizo eco de las hazañas y las demandas indígenas. El Gobierno cedió, ya que por su número, los masacrados cheyennes no eran un peligro y sus mejores tierras estaban en manos de los colonos blancos.
Durante el verano de 1880, se les otorgó una pequeña reservación en la cuenca del Tongue a los participantes en la épica marcha de 150 días. Reunidos el grupo de Lobito, el de Cuchillo Mellado y los del fuerte Robinson, quedaban alrededor de 300 personas. La semilla de la tribu estaba salvada.
Cerca del exterminio, los cheyennes libraron su último combate. Pelearon a través de mil kilómetros, demostraron porqué eran considerados los mejores guerreros; en el crepúsculo del poder, dieron una clarinada desesperada, un canto al coraje y la tenacidad.
Hoy, los descendientes de aquellos indígenas se cuentan por miles, y orgullosos del pasado, aún claman justicia.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Crítica radical y proyecto socialista

Javier Biardeau R
Más allá de los manidos recursos de la descalificación, la rotulación y la estigmatización que encarnan las vías del dogmatismo y el doctrinarismo ideológico, hay que ejercitar el indeclinable principio de la criticidad radical en la construcción de alternativas socialistas basadas en la radicalización de la democracia, y no en su liquidación. Decía Henry Lefevbre, que los intelectuales no han hecho sino interpretar el marxismo, que de lo que se trataba era de transformarlo. Pero Lefebvre tal vez omitía que a través de determinadas prácticas históricamente analizables, la transformación del marxismo derivaba en una doctrina de justificación del estatismo autoritario, y no en una teoría crítica radical. En el texto de Cesario R. Aguilera de Prat: “La teoría bolchevique del Estado socialista”, quedan expuestas las sutiles distorsiones y re-significaciones que explican el pasaje de una teoría de la “extinción del Estado” (Lenin), como encarnación institucional de la lógica de la dominación, a su inversión ideológica en la tesis del “fortalecimiento del Estado Socialista” (Stalin), en abismal contraposición de los planteamientos tanto de Marx como de Engels. Una lectura obligada para quiénes barren bajo la alfombra tres debates claves de cualquier revolución: la posibilidad de “construcción del socialismo en un solo país”, el debate sobre la cuestión sindical y los consejos obreros, el reconocimiento de tendencias en los partidos revolucionarios y el multipartidismo en la sociedad política. ¿Y que tiene esto que ver con lo que en Venezuela ocurre? Pues mucho. Ni los espejismos del estalinismo ni del estatismo autoritario edulcorados con la retórica del nacionalismo popular revolucionario, ofrecen atractivo para encauzar las esperanzas democratizadoras de una emancipación radical para el siglo XXI. El giro hacia la izquierda en América Latina y el Caribe no puede encallar en las viejas rocas doctrinarias del socialismo burocrático del siglo XX. La discusión, el debate, la polémica en un clima de libre expresión de las ideas y pensamientos son elementos constituyentes del propio carácter democrático de una revolución, construida a múltiples voces, desde múltiples corrientes, articulando la unidad para la acción transformadora desde la propia democracia interna del campo revolucionario. Las páginas finales de Nicos Poulantzas en su obra: “Poder, Estado y Socialismo”, permiten reflexionar críticamente sobre la transición hacia un socialismo democrático, comprendiendo los callejones sin salida tanto de la socialdemocracia reformista como del llamado “socialismo real”. Para Poulantzas la problemática consiste en encarar una transformación radical del Estado articulando una ampliación y profundización de las instituciones de la democracia representativa y de las libertades (que fueron también conquista de las fuerzas populares) con el despliegue de las formas de la democracia directa de base y el enjambre de focos autogestionarios. Obviamente, se trata de una revolución democratizadora, no de afirmar la doctrina del “Estado socialista”, que administra los “intereses generales” de la sociedad a través del cuerpo burocrático. Estas fantasías del “Estado de todo el pueblo” son las mismas que se cristalizaban en las apariencias jurídico-constitucionales de la Constitución soviética de 1936. Falso, se oculta el carácter clasista y de dominación de unas fracciones sociales sobre otras de toda forma/Estado. El asunto es que la única formula limitante de los desvaríos de la estadolatría residen en la ampliación y radicalización de la democracia, en el control social y político de los poderes del Estado, en la democratización de la esfera pública estatal. Poulantzas apunta a los problemas identificados ya por Rosa Luxemburgo en su crítica a la revolución rusa: una interpretación del marxismo que amputa las libertades civiles y políticas, termina por condenar la revolución en el cadalso de la burocracia. Un partido dominante que funciona como partido único, la burocratización interna de este partido, la confusión entre partido y Estado, el fin de todas las manifestaciones de democracia de base, y peor aún, el encapsulamiento corporativo de las iniciativas populares, llevan al socialismo al mismo callejón sin salida: Estadolatría. Siendo la sociedad política y el Estado el centro del ejercicio del poder político, la lucha de multitudes tiene que modificar las relaciones de fuerzas en el interior de los propios aparatos de estado y en la sociedad política a favor del poder popular. Nada de sustituciones que infantilizan y encuadran desde arriba el poder popular. La democracia participativa y protagónica no es la democracia jacobina. No se trata de la deificación del hombre idealizado unida al desprecio profundo por las personas reales; un “hombre nuevo” que reclama su sumisión ante una minoría virtuosa, que le promete su redención mediante una dictadura, justificando incluso el terror. La moral compulsiva transplantada a la clase y al partido, hizo organizar la sociedad soviética según el modelo de la fábrica despótica, donde el Estado y las demás organizaciones sociales fungen como “látigos” o “correas de transmisión”. Este espíritu tecno-burocrático, estatista, tuvo como consecuencia la negación de los valores del proyecto socialista, la negación de la emancipación social, cultural y política del las mayorías sociales. Pues sin democracia radical, sin socialización del poder no hay Nuevo Socialismo.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

martes, 24 de noviembre de 2009

Mujeres Yukpas, la ancestral lucha por la tierra

Aline Aline Castellanos
En la Sierra de Perijá, el pueblo indígena Yukpa pelea desde hace años por el reconocimiento legal y la demarcación de su territorio, ubicado en el Estado Zulia, en el noroeste de Venezuela.
Son antiguos habitantes de tierras que ahora es zona de explotación carbonífera y de ganadería intensiva. Sobrevivientes ancestrales a la colonización, la explotación de sus recursos, a la ambición y la ira; mujeres y hombres Yukpas siguen enterrando a su gente, siguen pagando con la vida la exigencia de una vida mejor.
A manos de terratenientes, ganaderos, militares y paramilitares, las comunidades Yukpas han sufrido una persecución que ha dejado muertos, incontables heridos y la criminalización de su lucha.
Los más recientes fueron en la comunidad de Chaktapa luego de la conmemoración del día de la resistencia indígena, el pasado 12 de octubre. El yerno de uno de los principales líderes Yukpas y una adolescente embarazada fueron asesinados a balazos. Y aunque el ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Tarek El Aissami, anunció la detención de los responsables y negó su relación con la lucha Yukpa, las víctimas eran familiares de uno de los líderes perseguidos, Sabino Romero.
El año pasado, su padre, el cacique José Manuel Romero, fue muerto a palos, presumiblemente a manos de ganaderos locales.
Las agresiones han dejado incontables lesionados, como el propio cacique Sabino Romero, herido de bala el pasado 14 de octubre; violaciones contra mujeres y un número no determinado de mujeres y hombres desplazados.
La contaminación producto de la explotación minera, por otro lado, está impactando en la salud de los habitantes. Las mujeres, por ejemplo, han denunciado afectaciones en sus procesos y órganos reproductivos.
La situación de los indígenas Yukpas ha sido documentada por diversos organismos de derechos humanos, académicos e institucionales, en los que hay una coincidencia fundamental: se está cometiendo una grave violación de los derechos del pueblo Yukpa con motivo de su lucha por la tierra.
La participación protagónica de los habitantes de las comunidades Yukpas, señalan los informes, debe ser el primer paso gubernamental para saldar la deuda histórica e iniciar un proceso de justicia social.
El Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI), adscrito al Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL) de la Universidad de los Andes (ULA); el Observatorio de los derechos humanos de los pueblos indígenas “José Manuel Romero”; la organización civil Homo et Natura y la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, han emitido informes y documentos para denunciar y proponer alternativas que den respuesta a la demanda indígena.
El presidente Hugo Chávez, por su parte, ha señalado públicamente su opción preferencial por los pueblos indígenas y el pasado 12 de octubre hizo entrega de títulos a las comunidades Shirapta, Aroy y Tinacoa, acción que fue cuestionada por el GTAI, al señalar que fue “en detrimento de la mayoría de las comunidades Yukpa (y violatoria de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela [CRBV] en su artículo 119″.)
En tanto, una propuesta concreta del pueblo Yukpa es que el gobierno nacional compre las haciendas que se encuentran dentro del territorio reclamado, para que pasen nuevamente a sus dueños originales y cese la persecución de ganaderos y hacendados a las comunidades.
Sin embargo, la demanda Yukpa sobre el reconocimiento de su territorio y el respeto a su cultura y formas de organización, ha tenido una respuesta institucional ampliamente cuestionada.
La instalación de Centros Piloto, instancias administrativas del gobierno central, “obvian a las instituciones tradicionales Yukpas”; el inicio de la construcción de una base militar en la cuenca del Tokuko carece del consentimiento de la población; la construcción de viviendas transgrede las formas de convivencia, la organización y materiales de construcción tradicionales, además de que son otorgadas sólo a 10 familias por comunidad.
El propio proceso de demarcación territorial, a manos de la Comisión Regional de Demarcación, adolece, de acuerdo con los informes de las instancias citadas, de falta de consulta y participación protagónica de los propios Yukpas; de traducción a su idioma -con lo que quedan fuera del proceso quienes no hablan castellano, sobre todo las y los ancianos-; de exclusión, y de obviar las formas de organización y a las instituciones indígenas.
En su Informe de actividades de abril-agosto 2009, el Observatorio de los derechos humanos de los pueblos indígenas “José Manuel Romero” señaló el peligro de que las instituciones gubernamentales busquen “garantizar la adopción forzosa de las políticas indigenistas” y denunció que “se ha criminalizado y culpabilizado la resistencia yukpa a estas intenciones”.
Por su parte, el GTAI señaló su preocupación por “la peligrosa deriva de un etnocidio silencioso contra los pueblos y comunidades indígenas del país en tiempos de revolución” Y propuso la integración de una “agenda indígena nacional, que se complemente con las experiencias de titulación de tierras indígenas en los otros países miembros de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA)”.
Las voces que se han alzado desde la sociedad civil para reclamar justicia y fin de la impunidad para el pueblo Yukpa son muchas.
En un comunicado, Mujer Quilombo, una organización femenina, demandó al Ministerio de la Mujer designara personal para visitar las comunidades Yukpas y hacer un levantamiento que documente y ponga cifras a las implicaciones del conflicto específicamente a las integrantes de esa etnia: prestar asesoría a las víctimas de violencia y violaciones sexuales y ser portavoz de las indígenas ante las instancias competentes, para garantizar sus derechos.
El Observatorio de Derechos Indígenas, en el estudio citado, propuso un acompañamiento estatal al proceso de demarcación que deberían realizar los propios Yukpas: “Si el Estado apoya técnica, logística, financiera, sobre todo políticamente, la demarcación que realicen por (sic) los propios Yukpas, de su territorio ancestral, probablemente (el proceso) no trascienda de los seis meses”, señala.
Mientras tanto, mujeres y hombres Yukpas continúan su lucha por la tierra y esperan por la justicia que, si llega, Mireya Romero -la adolescente embarazada, Ebert García y el anciano José Manuel Romero ya no verán.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

Violencia hacia la mujer: parte inherente del sistema patriarcal y capitalista


pasalavoz@movimientos.org

Marcha Mundial de las Mujeres

La violencia hacia las mujeres es estructural, es una propiedad inherente de los sistemas patriarcal y capitalista, y es usada como una herramienta de control de la vida, cuerpo y sexualidad de las mujeres por hombres, grupos de hombres, instituciones patriarcales y Estados. A pesar de que afecta a las mujeres como grupo social, cada violencia tiene un contexto específico y tenemos que comprender cómo, cuándo y por qué ocurre la violencia hacia las mujeres.
La idea general sobre la violencia hacia las mujeres es que se trata de una situación extrema o localizada, involucrando a personas individuales. Pero ella nos toca a todas, pues todas ya tuvimos miedo, cambiamos nuestro comportamiento, limitamos nuestras opciones por la amenaza de la violencia. Otra idea es que la violencia hacia las mujeres es sólo un problema de las clases bajas y de las culturas “bárbaras”. Sin embargo, también sabemos que ese tipo de violencia es transversal y que atraviesa todas las clases sociales y diferentes culturas, religiones y situaciones geopolíticas.
A pesar de ser más común en la esfera privada –como violencia doméstica, sea ésta sexual, física, psicológica o abuso sexual– la violencia hacia las mujeres y niñas ocurre también en la esfera pública, que incluye (pero no se limita a): feminicidio, acoso sexual y físico en el lugar de trabajo, diferentes formas de violación, mercantilización del cuerpo de las mujeres, tráfico de mujeres y niñas, prostitución, pornografía, esclavitud, esterilización forzada, lesbofobia, negación del aborto seguro y de las opciones reproductivas y autodeterminación , etc. El silencio, la discriminación, la impunidad, la dependencia de las mujeres en relación a los hombres y las justificaciones teóricas y psicológicas toleran y agravan la violencia hacia las mujeres.
La violencia, la amenaza o el miedo a la violencia, son utilizados para excluir a las mujeres del espacio público. Las mujeres pagan con sus vidas por trabajar en la esfera pública en lugar de quedarse en casa como lo dictamina la cultura patriarcal, por ir a la escuela o a la universidad, por “atreverse” a vivir su sexualidad abiertamente, por prostituirse a ellas mismas por falta de opciones. En un contexto de criminalización de los movimientos sociales, la represión contra mujeres activistas involucradas con la lucha muchas veces toma la forma de violencia sexual. Además, la discriminación contra las mujeres se compone por la intersección de diferentes formas de opresión: ellas son discriminadas por ser mujeres, pero también por su color de piel, lengua, raza, etnia, clase social (y situación financiera), religión, sexualidad…
La raíz de la violencia hacia las mujeres está en el sistema patriarcal y el capitalismo, que imponen una necesidad de control, apropiación y explotación del cuerpo, vida y sexualidad de las mujeres. El patriarcado funciona a través de dos principios: la noción que las mujeres son propiedad de los hombres (y por eso las mujeres estarían al servicio de los hombres y no podrían decirles que no nunca) y la división de las mujeres en dos categorías: “santas” y “putas”. Como parte de ese sistema, la violencia es la punición para aquellas que no se encuadran en el papel de la “santa” buena madre y esposa. Por ejemplo, es común que los hombres justifiquen que agredieron, verbal o físicamente, a sus esposas porque la comida no estaba lista o porque la ropa que querían ponerse no estaba limpia. También es un castigo para aquellas que son consideradas “putas” y los agresores y la sociedad justifican la agresión diciendo que la mujer estaba caminando sola de noche, o porque son lesbianas y se les debe enseñar a ser heterosexuales, o porque la ropa que la mujer usaba no era decente.
Como parte de la cultura patriarcal, la masculinidad está asociada a la agresividad, y a los jóvenes se les enseña que ser violentos (y no mostrar emociones) es ser un “verdadero hombre”, empujándolos –en algunos casos– a unirse a bandas sexistas o racistas. Nuevas formas de violencia con respecto a jóvenes mujeres, como asedio sexual hacia las estudiantes y violencia de grupos en las escuelas, se revelan y crecen cada día. Las mismas instauran relaciones y divisiones sexistas de papeles entre jóvenes mujeres y hombres sin que haya cualquier discusión pública sobre esos estereotipos devastadores. La noción impuesta por el patriarcado de que las mujeres son la propiedad de los hombres incluye también un aspecto económico que se expresa en la unión entre el patriarcado y el capitalismo, imponiendo una división sexual del trabajo con roles “naturales” para mujeres y hombres. De esta forma, las mujeres son caracterizadas como mano de obra muy barata siempre disponible para el cuidado de los otros y para todo el trabajo que esto implica. Así, asistimos a dos niveles de dominación de las mujeres dentro de los sistemas patriarcal y capitalista: por un lado, hay una explotación del trabajo de las mujeres y, por otro, la violencia como herramienta para mantener la dominación del hombre. Y, por lo tanto, no podemos hablar en la erradicación de la violencia hacia las mujeres sin demandar la erradicación de los sistemas patriarcal, capitalista y colonialista.
La violencia contra las mujeres y la misoginia son intensificadas en la medida en que los actores y políticas de la globalización neoliberal se afianzan en la economía. El feminicidio[1] aumenta cuando se promueven y firman acuerdos de libre comercio en las Américas (como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte – NAFTA en inglés, bajo el cual los lugares de trabajo, como las fábricas, aprovechan de la flexibilidad de las leyes laborales y ambientales): un gran número de mujeres mexicanas son asesinadas, por ejemplo, cuando cruzan la frontera con los Estados Unidos y en la propia ciudad fronteriza de Ciudad Juárez. El ataque a los derechos reproductivos y a los servicios de salud ha ido en aumento a medida que los servicios sociales se han ido privatizando o se les ha recortado el presupuesto. Cada vez más, son traficadas mujeres cada vez más jóvenes, a medida que se globaliza la industria sexual. Las mujeres son violadas en guerras desatadas en nombre de la “propagación de la libertad” y en las invasiones realizadas por potencias extranjeras (como la invasión americana a Afganistán) que se “justifican” en nombre de la defensa de los derechos de las mujeres.
¿Cómo podemos luchar contra la violencia hacia las mujeres?
En muchos países ya hay leyes y convenciones internacionales como la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW en inglés) que “protegen” a las mujeres, pero no son suficientes, porque muchas veces ni siquiera son aplicadas en la práctica. Aún más, estas leyes y convenciones ponen el foco de la violencia en las mujeres, como si fuera nuestro problema, con el cual tenemos que lidiar, cuando –por el contrario, y como hemos visto anteriormente– necesitamos cuestionar el papel de los hombres en la violencia y denunciar el hecho de que la violencia es estructural.
Sabemos que las medidas punitivas son necesarias, pero insuficientes para erradicar la violencia; en aquellos países donde existen es difícil que lleguen a las mujeres que no pertenecen a la categoría clase media, urbana y blanca. Tenemos que exigir que nuestros Estados se hagan responsables, demandar políticas públicas para las sobrevivientes de violencias, para las mujeres y niños traficados, para los grupos minoritarios (mujeres de color, de determinada religión, etc.), para las mujeres rurales, migrantes e indígenas. Pero además, son necesarias acciones que busquen prevenir y que cohíban los actos de violencia antes de que ocurran.
Tenemos también que discutir el rol de los gobiernos y del Estado. Hoy día el Estado es simultáneamente protector y opresor, a la vez portador del interés general y defensor de los privilegios, y patriarcal y violento (contra las mujeres, pueblos indígenas, migrantes, personas de color[2]). Incluso la policía que hace cumplir muchas de las políticas que demandamos, a su vez es la misma que perpetra la violencia hacia las mujeres, reprime a los movimientos sociales y es parcial en términos sociales y raciales. Reconocemos la contradicción inherente de esta situación, pues el hecho es que, para muchas mujeres, contar con el Estado, que representa un poder exterior y superior, es la única forma que tienen para defenderse contra la violencia en sus comunidades y familias.
Por el contrario, el Estado que nosotras demandamos es aquel que promueva las libertades y derechos para todas y todos, que intervenga en la economía y que esté estructurado con formas diversificadas de democracia participativa y control ciudadano.
Las mujeres siempre han resistido, y siguen resistiendo, en el ámbito individual y colectivo. Siempre que una mujer actúa de esa forma, al desafiar o denunciar la violencia contra ella misma o mujeres de su comunidad, está rompiendo con el paradigma dominante. Necesitamos apoyar su resistencia al condenar y denunciar a los hombres que cometen violencia contra las mujeres, y confrontar públicamente a los hombres y a la sociedad sobre el tema de la violencia hacia las mujeres. También debemos denunciar la complicidad de hombres, Estados e instituciones tales como las fuerzas armadas y religiones. Necesitamos movilizar a la sociedad civil, pensar estratégicamente y promover acciones radicales para la prevención y denuncia de la violencia masculina contra las mujeres. En ese proceso, las mujeres del sector no lucrativo –que brindan servicios que son esenciales para el empoderamiento y atención de las mujeres– y movimientos locales fuertes –donde las mujeres de las comunidades son protagonistas– juegan un papel decisivo.
Nosotras de la Marcha Mundial de las Mujeres queremos generar un debate y una acción política amplia que promueva cambios en nuestras culturas patriarcales y se anticipe a la realización de la violencia, siendo verdaderamente preventiva. Ya se conoce la extensión y la intensidad de la violencia, entonces, no es necesario esperar que exista más una denuncia, sino tener ese tema en la agenda de los grupos de mujeres, en las organizaciones mixtas, en las radios comunitarias, en los periódicos y medios de comunicación de los movimientos. Para eso, creemos que el movimiento feminista debe construir una fuerte y amplia auto-organización de las mujeres luchando por la autonomía (económica, sexual, reproductiva, personal, etc.) y la autodeterminación.
Los grupos de mujeres se fortalecen a través de encuentros de diálogo, debates, manifestaciones, trabajos corporales de auto-defensa. El objetivo no es ubicar a la violencia sexista como un problema de algunas mujeres, sino fortalecernos a todas, aprendiendo y reaprendiendo a resistir, a construir y reconstruir nuestras vidas sin violencia.
Valorizamos como un paso importante en esta lucha el hecho de que movimientos sociales mixtos –que sean urbanos o rurales– se dispongan a enfrentar a la violencia contra las mujeres. Para este fin, declaramos nuestra solidaridad con la Via Campesina en su “Campaña Mundial por el fin de la Violencia contra las Mujeres” que fue lanzada en su 5ta Conferencia Internacional realizada en Mozambique en octubre de 2008. Reconocemos la importancia de que tanto mujeres y hombres se ocupen de responsabilizar a los hombres por la violencia contra las mujeres.
Frente a la violencia hacia las mujeres, demandamos:
§ La adopción de medidas que indiquen el compromiso de los diversos actores para reconocer a las mujeres como individuos y ciudadanas de pleno derecho desde la infancia. Por ejemplo: la utilización de lenguaje inclusivo en materiales didácticos, la promoción de una educación no-sexista que rompa con la división sexual e jerárquica de roles entre niños y niñas, campañas de concienciación popular y la garantía de espacios de participación política;
§ El apoyo con recursos a los movimientos de mujeres y grupos de mujeres sin fines de lucro, que están al frente en el soporte de las que se recuperan de discriminaciones, abusos y violencias;
§ La atribución de responsabilidad a los medios comerciales como portavoces de los sistemas patriarcal y capitalista por la continua mala representación, apropiación y abuso del cuerpo femenino;
§ La prevención de la violencia hacia las mujeres y niñas por medio de actividades de sensibilización, explicitando cómo ocurre la violencia, cuáles son sus causas, y cómo se manifiesta, así como por medio del estimulo a la auto organización de las mujeres;
§ La condenación del uso sistemático del cuerpo de las mujeres como arma de guerra en conflictos armados, así como el rechazo que ellas enfrentan (y los niños nacidos producto de violaciones) de parte de sus familias y comunidades, siendo culpadas por la violencia que han sufrido;
§ La punición de los perpetradores de la violencia – sea en la esfera privada, sea en la esfera pública – hacia las mujeres.
Y nos comprometimos a:
§ Denunciar las distintas expresiones de la violencia patriarcal hacia las mujeres en los diversos países, como (pero no limitado a), el feminicidio, las mutilaciones genitales, el levirat – sororat[3], ‘crímenes de honor”, turismo sexual, tráfico de mujeres y niñas, esterilización forzada y las situaciones de violencia vividas por las mujeres comprometidas con las luchas, las mujeres encarceladas, las lesbianas y las mujeres con discapacidades;
§ Trabajar para transferir hacia los hombres perpetradores de la violencia el estigma que actualmente recae sobre las mujeres victimas;
§ Denunciar la mercantilización del cuerpo de las mujeres y continuar el debate sobre la prostitución, especialmente por ocasión de la Copa Mundial de Fútbol en 2010;
§ Dar visibilidad a todas las formas de resistencia de las mujeres a la violencia sexista, sobre todo en ámbito colectivo, y de esta forma romper la cultura del silencio en nuestras comunidades que rodean a esta violencia;
§ Combatir la violencia a través de acciones de sensibilización junto a movimientos sociales aliados, y campañas de educación popular que favorezcan la concienciación feminista;
§ Hacer visibles los vínculos entre las políticas patriarcales que perpetúan la violencia contra las mujeres (tales como la impunidad para los agresores, la negación de la autodeterminación reproductiva, criminalización de mujeres activistas, prohibición del aborto, etc.) y actores y políticas neoliberales. Llamar la atención sobre el feminicidio, por ejemplo, y sus vínculos con los acuerdos de libre comercio;
§ Trabajar en alianza con movimientos sociales mixtos (en los cuales hombres y mujeres participan) para garantizar la construcción de un ambiente en el cual la violencia contra las mujeres no sea aceptable (y de espacios físicos libres de violencia) como principio rector de estos movimientos.
===============
*Texto referente al campo de acción “Violencia hacia las mujeres”, de subsidio a la preparación de la Tercera Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres. Los textos de todos los campos de acción están disponibles en castellano, inglés y francés en el sitio de la MMM: http://www.marchemondiale.org
[1] El misógino y excepcionalmente brutal genocidio de mujeres, muchas veces acompañado por violencia sexual extrema e impunidad para sus agresores.
[2] Por ejemplo, en 2007, la tasa de encarcelamiento en prisiones estaduales o federales en EEUU, de hombres blancos fue de 773 sobre 100,000, de hombres negros 4,618 sobre 100,000, de hombres hispanos 1,747 sobre 100,000. La tasa de mujeres blancas es 95 sobre 100,000, de mujeres negras 348 sobre 100,000, de mujeres hispanas 146 sobre 100,000 (Sabol, William J., Couture, Heather, Bureau of Justice Statistics, Prison Inmates at Midyear 2007, Washington, DC: US Department of Justice, 2008).
[3] Casamiento forzado de una viuda con el cuñado o de un viudo con la hermana de su difunta esposa.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

lunes, 23 de noviembre de 2009

Afiche por la libertad de Sabino Romero


afiche por la libertad de sabino romero izarra, detenido ilegalmente en Fuerte Macoa, por un proceso amañado desde los altos ministerios de gobierno, imputado sin pruebas suficientes, víctima de una maniobra que pretende criminalizar la lucha del pueblo yukpa por sus territorios ancestrales.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

domingo, 22 de noviembre de 2009

Preparándonos para la guerra (un poco de humor)

iván pérez rossi y douglas zavala.

Versión Venezolana
Queridos amigos compatriotas y camaradas todos, en este momento tan crucial de la vida de nosotros los bolivarianos, me es grato acercarme a ustedes para pedirles unos favores. En esta crucial guerra contra los colombianos y el imperio, lo principal que debemos hacer es mantenernos unidos. ¿Por qué ?
1. Si nos atacan y estamos todos juntos lo más seguro es que nos jodan, porque o vamos a estar haciendo una parrilla o un sancocho o jugando dominó (estamos jodidos).
2. Si la guerra es en Noviembre, (nos van a joder), porque si nos vamos por tierra seguro nos paramos en Maracaibo a la feria de la Chinita, a bailar gaitas, beber cerveza o escuchar vallenatos.
3. Si la vaina es en Diciembre, (coño más jodidos). Ustedes creen que nosotros vamos a dejar de darles los juguetes a los carajitos,
beber aguardiente, hacer hallacas , ir al poliedro a los amaneceres gaiteros, por irnos caer a coñazos con ningún colombiano?
4. Si la vaina se posterga hasta Enero, (borracho no vale y nos van a joder). Nos van a agarrar enratonados y arrechos, con el gobierno, porque estamos mamando, sin dinero y sin amigos.
5. Febrero (imposible), las fuerzas bolivarianas estarán cuidando a la gente en las playas celebrando carnavales.
6. Marzo (muchísimo menos) es el único mes que tenemos para ahorrar platica para irnos en semana santa pa´ la playa (que no cuenten con nosotros para estas fechas).
7. Abril, (no se puede) semana santa es para joder en las playas o visitar a la familia que está lejos. O sea que yo pienso que es mejor dejar ese peo con Colombia para otro momento, porque de verdad en los próximos seis meses vamos a estar bien ocupados. Para cualquier otra informacion por favor vean su correo. Saludos compatriotas y nos vemos en la guerra, si nos da tiempo………
Además, por que vamos a pelear con nuestros Hermanos Colombianos…..!!!
Asi somos!! Saludos!

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

sábado, 21 de noviembre de 2009

ACERCANDONOS UN POCO A LA CONSTRUCCION

Yrali Lopez Guevara
En un principio los seres humanos eran libres y dependían directamente de la naturaleza, se dedicaban a la recolección de frutos, a la caza, a la pesca y seguían el curso de los ríos ya que también necesitaban agua.
La comunidad primitiva es forma más antigua de organización social, de condición nómada y pastoril antes de la aparición de la agricultura. En esta época, la división del trabajo era casi inexistente pues la producción no era su objetivo sino la subsistencia de la comunidad, por lo tanto el trabajo era ayuda mutua y no existía la explotación de un ser humano por otro, pues la tierra pertenecía a todos. En esta sociedad solo se produce lo que se consume y casi inmediatamente, no se producen excedentes económicos, por lo tanto, no hay explotación ni clases sociales. La mujer jugaba un papel muy importante pues era la encargada de la distribución de la producción, esto le daba una importancia económica y política.
Varias lunas han transcurrido desde entonces, muchas las circunstancias que han cambiado, y muchos los nombres a las formas de dominación impuestas a lo largo de la historia, lo que sí ha sido una constante hasta nuestros tiempos es que todas ellas desde entonces han estado signadas por la individualidad, la explotación, la injusticia y la desigualdad entre hombres y mujeres. Es importante hacer memoria en la historia de la humanidad, para poder entender de qué manera el capitalismo ha ido invadiendo el pensamiento colectivo, instaurándose en nuestra sociedades con el único propósito de ejercer un modelo de dominación, de exclusión y marginación de un 80% de la población del planeta Las características del capitalismo operan en dos fases históricas (libre competencia e imperialismo) existen dos clases sociales fundamentales y antagónicas, la burguesía y el proletariado.
Las relaciones sociales de producción son de explotación con base en la propiedad privada de los medios de producción.
La forma de explotación es la plusvalía extraída del trabajo de los obreros y de la cual se apropia el capitalista por ser el dueño de los medios de producción.
El fin del capitalista es la obtención de ganancias y no la satisfacción de necesidades sociales, existe anarquía de la producción porque cada capitalista decide que, cuando y donde producir e invertir.
La inflación y el desempleo son inherentes al funcionamiento del sistema capitalista. La contradicción principal del capitalismo se da por el carácter social de la producción y la apropiación privada de las ganancias, según sus características podemos determinar que el sistema imperante en nuestro país es sin duda alguna el capitalismo y todos sus elementos encargados de garantizar la ejecución con éxito de lo material sobre lo humano
A la par con todos estos proceso, la mujer, quien inicialmente era reconocida en las comunidades primitivas, pasa a ser un objeto de reproducción y de trabajo en las sociedades posteriores, como esclavas, vejadas, violadas y maltratadas por los amos quienes en muchos casos las utilizaban como objeto para dar rienda suelta a sus apetitos sexuales (que no les permitía a sus mujeres criollas la iglesia católica), como campesinas con su estigma de doblemente explotada, y ya en el capitalismo y bajo una supuesta “libertad”, la mujer al igual que su compañero debe vender su fuerza de trabajo. Esta incansable lucha de las mujeres por sus derechos, que en la revolución industrial dio frutos en su inclusión en el ámbito laboral, no fue más que una pírrica victoria, pues la mujer debió someterse desde entonces, a una doble subordinación: La del patrono, y la de su marido, y una doble jornada de trabajo: la de la fabrica y la del hogar, herencia patriarcal en la cual el hombre tiene salvo conducto para los asuntos domésticos y del cuidado de los hijos.
En contra posición a esta historia de dominación, de explotación de los/las poderosos//as sobre los/las mas vulnerables, surge un sueño de libertad llamado Socialismo, sin embargo, debemos entender que no hay posibilidad de romper el círculo infernal del capitalismo y su fase superior el imperialismo, si no se sustituye el bloque social dominante. Un nuevo bloque social debe acceder al poder político, el poder popular. Desde los días de la colonia ése ha sido el dilema. La independencia fue inicia¬da por la nobleza criolla para romper la dominación extranjera. El genio del Libertador supo darse cuenta de que ello no era posible sin la participación de indios, esclavos y pardos, así mismo en Venezuela 200 años después el comandante de la revolución Hugo Chávez. Plantea un modelo donde lo vital, lo inmediato. lo propio es el hombre y la mujer nueva, apuntando hacia el retorno de nuestra sociedad primitiva donde el colectivo y sus necesidades comunes son protagonistas de la historia, por supuesto, el colectivo del que se habla incluimos a los /las miserables de los que hablo Víctor Hugo, a los excluidos de siempre, entonces, paseándonos por estos medios de producción ya conocidos y haciendo memoria de nuestra historia reciente, concluimos que debe existir un modelo social mediante el cual las diferencias de ideas entre las clases sociales se minimicen en lo antagónico, con el propósito de tratar de eliminar la producción de mercancía y a cambio crear bienes de producción para atender las necesidades humanas. En el socialismo las clases sociales tienden a desaparecer dando paso a una sociedad igualitaria, donde los medios de producción son de propiedad social (Propiedad Estatal o Cooperativa), no Privada y donde la mujer juega un extraordinario papel de formación de las generaciones futuras y de constructora de la nueva economía socialista, asumiendo la corresponsabilidad de su auto liberación y la liberación de su pueblo.
En las manos del pueblo están los destinos de la patria, de su organización, de su formación política y su movilización pende el futuro, y esto solo se logrará en la medida que profundicemos en el debate de las ideas,QUE APLIQUEMOS EL EJERCICIO REVOLUCIONARIO DE LA AUTOCRITICA, que reconozcamos al imperio como nuestro mas feroz enemigo, que conozcamos sus herramientas para mantener su hegemonía y sobre todo que trabajemos duro en la construcción de relaciones sociales de producción, mucho más equitativas, mucho más humanas.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

La pena del banquillo y el caso Chancellor

Por TONY TOVAR

La mediocridad y la ineptitud cuando se hacen con las riendas del estado y por lo tanto de los resortes del poder, despliegan una característica que les es inevitable: someter a los “enemigos”, bien sean estos reales o imaginarios, a la acción de su poder e influencia: “pa´ que cojan mínimo”. La confrontación en la cual no pueden vencer por sí mismos, debido precisamente a esa ineptitud mediocre, se las “ordenan” al Ius Puniendi estatal, a ¿la administración de justicia? Esto por supuesto, conduce a que el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia se convierta por vía de la mediocridad, la incapacidad y la adulación arrogante en esa pantomima que observamos en el Caso Chancellor. Al cual Carmen Devia, Norma Márquez, Williams del Valle Saud, Pedro Pérez Pinto y Carlos Chancellor Ferrer, sin existir ninguna prueba, léase bien ningún elemento probatorio consistente, han sido “sentados” en el Banquillo de los Acusados por 4 años y 2 meses, “por ahora”.
La “Pena de Banquillo”, es conocida en el derecho y la doctrina penal como el sometimiento de un acusado a un proceso penal para estigmatizarlo socialmente, para hacerlo sufrir psicológica, físicamente y materialmente. Es decir, por más que la persona sea absuelta y se compruebe su absoluta inocencia, el sólo sometimiento a juicio habrá de significarle una cuota considerable de sufrimiento, gastos económicos, de descrédito público y de las secuelas traumáticas inevitables que en el caso de Carlos Chancellor consiste en una medida “coercitiva de libertad” que ya se extiende por 1.010 días, es decir 2 años, 9 meses y 6 días no de privativa o de prisión, sino de ilegal y repugnante presidio que consecuencialmente le ha lesionado su salud física.
Una acusación fiscal, en la cual el Equipo de defensa de Carlos Chancellor ha detectado y denunciado, sin éxito: 4 fraudes procesales; cometidos 3 directamente por los fiscales del Ministerio Publico actuantes en el proceso -que no del Debido Proceso-, y el cuarto en colusión con algunos indignos oficiales de nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional. Falsificación de experticias, fraude de acto y documento público, declaraciones convertidas en “denuncias”. Emisoras de radio sin equipos de transmisión, que sin embargo, tanto altos oficiales del Ejército y de la Guardia Nacional, como de la ex alcaldesa de Sifontes “oyeron” a Carlos Chancellor “instigando” e “incitando” a la población a acudir desde Tumeremo y hasta Las Claritas a “cerrar” la Troncal 10. La Mala Fe, la envidia, el reconcomio y la venganza no sólo les hace OÍR transmisiones fantasmas, sino afirmarlo bajo juramento ante un Tribunal de la República.
En estos testimonios y pruebas fraudulentas fundamentó la vindicta pública la acusación contra estas mujeres y hombres, por demás inocentes; con el único objetivo de saciar la inevitable sed de la que siempre sufren los ineptos, los mediocres y los incompetentes: Abusar del Poder; por cuanto jamás sabrán usarlo constructivamente y a favor de la “Suprema Felicidad Social”. Mientras tanto, aunque resulten absueltos en el juicio, desde hace más de 4 años, estos ciudadanos y ciudadanas ya fueron condenados y sufren… la Pena de Banquillo.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

viernes, 20 de noviembre de 2009

Guerra es Guerra, camarada Chávez

Douglas Zabala
Yo ando como palo e gallinero con eso de la guerra de tu comandante, Douglas; me dijo Énder el cabezón, quien es mi vecino y obrero estibador de aquí de nuestro tambien vecino Puerto de Maracaibo. Nada más pienso que de ese container en cualquier momento salga un gringo cara pintá, gritando y echando plomo, no ves que la mayoría de esos cajones los traen de EE.UU.
Así terminó el cabezón sus cavilaciones temblorosas; y no deja de tener razón, porque según el propio gobierno antiimperialista y Bolivariano las importaciones desde ese país en el año 2008 aumentaron en un 23.65% y en lo que va del 2009 los que compran y venden les ha ido de maravilla.
Con el perdón del Presidente, a mí de estadísticas, matemáticas y cuadraturas de círculos no me hablen, porque desde que en cuarto grado me rasparon con los números romanos, muy poco es lo que he avanzado en esta materia; pero resulta que a propósito de las angustias de mi vecino y la reafirmación de lo que dijo que había dicho que no dijo, pero que a raíz de que los de la canalla mediática dijeron de lo que dijo el primer soldado; me puse no como un guerrero sino como el mismisimo Malba Than, aquel que fríamente lo calculaba todo; y he descubierto que según las cuentas del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, el total del volumen de exportaciones venezolanas a Estados Unidos durante el período enero-diciembre 2008, reflejó un aumento de US$ 11,504.50 millones, pasando de US$ 39,896.70 millones durante el mismo periodo del año 2007 a US$ 51,401.20 millones para el año 2008, representando un crecimiento del 28.84% del total de las exportaciones para el 2008 con respecto a los volúmenes del año anterior.
Este negocito que tenemos montado con la puta madre de todos los imperios que los parió, me ha puesto mas quisquilloso que panchito el matemático y de allí que gracias al jefe del “mafioso imperio” de la cibernética, el “imperialista” Bill Gate, volví a indagar desde mi concha; que según fuentes no castrense sino del propio Ministerio citado; con este “mardito imperio” las importaciones venezolanas para diciembre de 2008, experimentaron un crecimiento del 23.65%, reflejado en el incremento del volumen del 2007, por US$ 10.199,30 millones a US$ 12,611.10 millones para el periodo enero – diciembre de 2008.
Aunque estos numeritos me tienen más mareado que reservista saltando la rana, tambien he descubierto que a punta de gritos “antiimperialistas” nuestro gobierno revolucionario ha logrado clavar otra bandera en estas agrias relaciones, cuando finalmente evaluando el periodo de enero – diciembre de 2008, donde el flujo comercial de mercancías entre Venezuela y Estados Unidos, producto de la diferencia entre el total de las exportaciones venezolanas a Estados Unidos, menos el total de las importaciones procedentes de Estados Unidos hacia Venezuela, registró un monto de US$ 38,790.10 millones a favor de Venezuela, y que mostró un aumento del 30.62% en el intercambio comercial para ese periodo en comparación a los registros para el 2007, equivalente a US$ 29,697.40 millones, existiendo un crecimiento en el intercambio comercial por US$ 9,092.70 millones.
Entonces me pregunto yo, que de estas cosas enredadas saben más Merentes y Giordani, pero de tácticas y estrategias guerrilleras se un poquito, por mis andanzas en la Jota C, el PRV y la Tendencia Revolucionaria de Ali, el Cabito y el Chino Daza: ¿Porque no hacemos como el Che Y Fidel?, ¿vamos a estar gastando pólvora en el zamuro de Uribe, cuando muy bien de un sólo decreto y sin echar un tiro podemos aplicarles otras medidas antiimperialistas? ¡Vamos camarada Comandante! cerrémosles el chorro de petróleo, no invirtamos ni tres lochas negras en más importaciones gringas y confisquémosles todas las empresas que están instaladas aquí, empezando por el McDonald’s que queda cerca de mi casa, que por culpa de mi hijo Luciano me tienen arruinao. Vamos, vamos a darles duro donde más les duela, porque guerra es guerra, camarada Chávez. ¿O no?

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

jueves, 19 de noviembre de 2009

Maquillaje indígena, realidad autoritaria

Una triste metáfora

Días previos al 12 de octubre, el alcalde chavista Jorge Rodríguez colgó una serie de pendones en el centro de Caracas haciendo alusión a lo que desde el poder llaman “Dia de la resistencia indígena”, 24 horas en donde se acuerdan que existen pueblos originarios, realizando toda clase de verbenas y espectáculos, bajo la mirada atenta de los medios de comunicación bajo su control. Porque para el poder de turno todas las luchas son eso, un onomástico publicitario del cual se puede sacar partido. Un día después, en lo que es la degradación de un conflicto cuyo origen es la demarcación de territorios, un incidente resulta en dos yukpa muertos y varios heridos, como se puede leer en posts anteriores.
El cacique Sabino Romero es detenido e incomunicado en un recinto militar, cuya denuncia pueden leer en el siguiente párrafo. De las tres fotografías usadas en la comparsa del alcalde Rodríguez, una de ellas es precisamente la de Sabino, como se puede ver en la foto.
Mientras su rostro sirve para maquillar de indígena a un ejecutivo populista y autoritario, el Sabino de carne y hueso se le violan todas las garantías al debido proceso, como por ejemplo ser juzgado por la justicia civil y no por la militar. Para los chavistas los de abajo somos eso, fotografías épicas para carteles publicitarios.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

El Estado como molino de viento

Raúl Zibechi// Analista y responsable del área deInternacional en el semanario uruguayo Brecha
Si hay algún fantasma recorriendo América Latina, por recuperar la célebre frase que encabeza el Manifiesto Comunista, es el de la resistencia india comunitaria, en sierras y selvas, y ahora muy especialmente en la Amazonia sudamericana. En los últimos años, naciones enteras resisten la expansión de la minería y la explotación de los hidrocarburos, así como los monocultivos que devoran las tierras nativas. Esa resistencia ha sido tan potente en el Perú neoliberal de Alan García como en la Venezuela bolivariana de Hugo Chávez y en el Ecuador de la revolución ciudadana de Rafael Correa.
Todos recordamos la masacre de Baguá (Perú), donde miles de indígenas resistieron en nombre de la vida, eso que nosotros llamamos naturaleza, hace ya cuatro meses, la política oficial de promover la explotación de la Amazonia. La masacre perpetrada el Día Mundial del Medio Ambiente, 5 de junio, forma parte de una larga guerra por la apropiación de los bienes comunes, apoyada en la firma del TLC entre Perú y los Estados Unidos. Los hechos del 5 de junio dejaron un centenar de heridos de bala y entre 20 y 25 muertos por el empeño en parcelar 63 millones de hectáreas en grandes propiedades para facilitar en ingreso de los negocios multinacionales.
A fines de septiembre se registró un nuevo levantamiento indígena en Ecuador, esta vez en defensa del agua, amenazada por la minería a cielo abierto. Las organizaciones indias se enfrentaron ahora a un gobierno que se proclama antineoliberal, partidario del “socialismo del siglo XXI” y que impulsa una “revolución ciudadana”, que ha hecho aprobar la Constitución más avanzada en materia ambiental, a tal punto que declara a la naturaleza como sujeto de derecho. Pese a que hubo un muerto, el conflicto se desactivó al abrirse una diálogo entre el gobierno y la CONAIE, con la promesa de Correa de modificar las leyes de aguas y de minería.
El 13 de octubre, el conflicto que involucra a comunidades indígenas yukpa en la cuenca del Río Yaza, estado de Zulia, se saldó con dos muertos. Ganaderos y mineros vienen despojando a los indígenas de sus tierras y forzando su desplazamiento, avalados por el manejo irresponsable de funcionarios con competencias en materia de ambiente, tierra y pueblos indígenas, según denuncian organizaciones venezolanas. Según un comunicado, estos “se han encargado de fragmentar a las comunidades mediante el manejo clientelar de los programas de vivienda, compra de camiones, y otorgamiento de créditos para los Consejos Comunales que son parte del Plan Yukpa, con la finalidad de lograr su apoyo incondicional para la firma de unas propuestas de demarcación” de las tierras que “constituyen una manera de mantener la presencia y privilegios de hacendados y parceleros condenando a los indígenas a la exclusión”.
En el fondo de estos conflictos laten dos modos de estar en el mundo. El concepto de ‘desarrollo’, tan apreciado por las izquierdas, no pertenece al universo conceptual de los pueblos originarios del continente. Se trata de una propuesta neocolonial que busca atrapar los bienes comunes para convertirlos en mercancías. En efecto, el modelo extractivista les resulta ajeno, entre otras razones porque sólo reciben los perjuicios materializados en la destrucción del medio donde viven.
Pero hay algo más, sumamente importante. El Estado-nación es una construcción de Occidente que nada tiene que ver con las tradiciones indígenas. ¿Existe alguna relación entre el extractivismo y los estados? Creo que un país, un Estado-nación, tiene una lógica por la cual no puede carecer de un modelo de producción que le garantice estabilidad, previsibilidad, garantías de poder cumplir con su objetivo central que es la reproducción del Estado, o sea de las relaciones sociales que podemos llamar estatalidad. Los estados, como toda institución, son relaciones, modos de hacer; no cosas u objetos. De modo que el objetivo de cualquier Estado es seguir siendo Estado, reproducir las relaciones sociales que hacen a la estatalidad. Son profundamente conservadores, y eso es intrínseco al Estado.
En las tradiciones indias no hay Estado –salvo el impuesto por los conquistadores, muchas veces asumido por los conquistados- sino comunidad, que funciona en base a una lógica totalmente opuesta. No es ni mejor ni peor, sencillamente diferente. Desde el punto de vista de la emancipación, la comunidad puede ser tan opresiva como el Estado. En todo caso, vale preguntarle a las mujeres y los jóvenes. Una diferencia clave es que el Estado-nación es una relación social capitalista; la comunidad no es capitalista, es comunidad. El Estado existe para la acumulación de capital; la comunidad para la comunidad, o sea para perpetuar el tipo de relación entre sus miembros y, por tanto, con el llamado entorno. El Estado sobrevive depredando el entorno; la comunidad sólo sigue siendo si lo conserva.
Desde el momento en que el socialismo del siglo XXI es un socialismo estatal, o como se quiera denominar a un régimen de Estado, es naturalmente opuesto y antagónico a la lógica comunitaria, o sea india. Esto es algo que todos los partidarios del socialismo deberían reflexionar, desde los bolivarianos hasta las FARC. La lógica estatal, en su formato partido, sindicato o el que sea, es incompatible no sólo con los modos de vida indígenas, sino también con el medio ambiente y con la vida humana medianamente libre. En ese sentido, las comunidades indias no necesitan la minería ni la explotación de hidrocarburos; sólo necesitan controlar que los depredadores del medio ambiente y de los seres humanos, no se pasen de la raya. Pierre Clastres, el antropólogo que vivió con los guayakis, fue muy claro cuando comprendió que toda la energía de la tribu estaba destinada a impedir que los jefes -que siempre los hay- tengan poder. Cuando los jefes adquieren poder, se instala una lógica de separación en la cuál los seres se convierten en medios en vez de seguir siendo fines.
En buen romance, quiero trasmitir la idea que socialismo y Estado son antagónicos. La comunidad es socialismo-comunismo; el capitalismo sólo sobrevive gracias al pulmón Estado. Los partidarios del socialismo deberíamos reflexionar que no se trata de mayor o menor radicalidad de los procesos; que no se trata de más reformas, de más nacionalizaciones, etc. Sino de alfombrar el camino del socialismo con otros tapices que no estén tejidos con las hebras estatales. Esto, sí, sería una revolución, cultural, social, política, paradigmática….estética. Ah: no es un debate teórico; por lo menos en América Latina es parte de nuestras realidades.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Venezuela: Comunidad yukpa de Shaktapa no es un caso aislado (II)

Por Diego Sequera
Kaos en la Red, 12 de noviembre.- El desempeño del gobierno es intraducible, torpe, burocrático. Se hace incomunicable a punta de categorías desvencijadas del capitalismo, falencias ideológicas, argumentos flojos, irregularidades…
Esta segunda parte se propone plantear algunas claves para no perder de vista elementos fundamentales que urgen ser analizados y tomados en cuenta en la práctica. Como se ha podido ver, tienen más un carácter descriptivo, cronístico, sin embargo, los hechos aquí afirmados, tienen sus pruebas.
Sabino es constantemente acusado de “radical” y “purista” por negarse a asumir modos de organización social ajenos a lo que dicta la tradición cultural yukpa. Pero así como en los restantes Centros Pilotos de la zona decidieron asumir esa forma, con todo derecho, Sabino y la comunidad de Shaktapa tienen el de organizarse de acuerdo a su historia e identidad.
Pero a todas luces, contrario a lo que piensa la vocería gubernamental en sostener el caso Shaktapa este no es un caso aislado. Y pertenece al profuso, prolongado, sostenido e indetenible transcurso histórico. Para concluir con el relato de la semana pasada, desde la comunidad de Shaktapa denuncian constantes reuniones de Olegario Romero con militares en Fuerte Macoa, así como con otros factores de las inmediaciones.
Matriz que se fortalece con la clásica actuación de las mafias locales. Lo que tiene más sentido ante la matriz “conciliadora” desarrollada por el periodista César Bátiz para su nota en Últimas Noticias del 19-10-09.
»»Mientras tanto, la madeja de discursos.- El discurso asumido por un nutrido grupo de la izquierda -al obviar a los ganaderos, a las mafias y el gobierno zuliano, todo el historial regional, y por otro lado declarando la total culpabilidad del gobierno, de Chávez, que terrorismo de Estado, cuando la gran mayoría, salvo un par de grupos que más bien fallan en las otras reivindicaciones del campo en general, han operado con el mismo coyunturalismo dialéctico de los demás sectores del panorama política nacional, apelando al análisis sesgado producto de la indignación, sí, pero incompletos.
La derecha zuliana, los ganaderos asesinos, callan. Nadie está enjuiciado ni se ha hecho nada cercano a la justicia en el caso de José Manuel Romero Izarra, y Sabino se le imputa con dudosísima celeridad, siendo el único imputado por los acontecimientos del 13 de octubre. Pero el marasmo es grande y las claves se pierden, se disuelven, se liquidan.
Esta lucha nunca fue acompañada como es: la ambigüedad de la Sociedad Homo et Natura dispersa, los chamos de Ojos Rojos Percepción Colectiva acompañaron duro en la medida de sus muy escasas posibilidades y errores tácticos, y era inevitable que las fuerzas activas en la situación los superara por completo.
Pero el desempeño del gobierno es intraducible, torpe, burocrático. Se hace incomunicable a punta de categorías desvencijadas del capitalismo, falencias ideológicas, argumentos flojos, irregularidades (la presencia de Mauro Carrero de Bandera Roja en la Comisión de Demarcación, por ejemplo).
Porque no solo operan las contradicciones tradicionales de un Estado que padece los frenos de su superestructura ante el adelanto de la situación social, sino que en este muy particular caso los códigos organizacionales del Estado occidental y el socialismo, herencia del iluminismo y las revoluciones burguesas europeas y eurocéntricas del siglo XIX son lamentablemente incompatibles con los códigos y modos tradicionales yukpa.
Lo que viene a presentar el nervio de todo este conflicto, y el punto central de la lucha de Sabino y la comunidad de Shaktapa.
»»¿Cómo puede ser un caso asilado?.- No es un caso aislado por más que la dioptría política de los políticos que integraron la fracasada comisión se empecinen en desmarcarse en su propio desmedro, además, de los acontecimientos del 13 de octubre, producto del malestar de los resultados. La matriz del caso aislado se limita a la gestión de la Comisión de Demarcación, con todo lo que implica de dioptría política, de burocratismo, de intereses velados.
Cosa que malogra al mismo gobierno y establece contrasentidos a lo interno del tejido social, y por encima de todo, confirma el poco éxito alcanzado por la Comisión; una de las partes involucradas sigue afectada. Pero no es un caso aislado. Existe una clara y abierta guerra silenciosa contra cualquier expresión consistente del movimiento popular.
No es un caso aislado lo de Shaktapa y se entronca con el resto del paisaje de complicaciones, puntos muertos, burocratismo, lisa ignorancia, impunidad y relativización de derechos humanos. Y no todo corre por cuenta del gobierno por más que quieran vender la idea tirios y troyanos. No es un caso aislado el de Shaktapa del de Mairim Delgado, militante del PSUV y estudiante de educación que denuncia –y ratifica la denuncia– de haber sido detenida y torturada por la Disip.
No es un caso aislado como tampoco son los casos de los dirigentes agrarios Nelson López de Yaracuy y de José Pimentel (dos en lo que va de año, actualmente en coma), como tampoco lo es el más reciente en el campo: el de Javier Martínez, de un tiro en a cabeza en el Municipio Veroes en Yaracuy, los tres enmarcados en el proceso de rescates de tierra.
No es un caso aislado de los estudiantes de izquierda asesinados -como el de Yuban Ortega, del Técnico de Ejido-, porque de la derecha, ni uno (¿por qué?). No es un caso aislado del asesinato del jefe del Plan Caracas Segura, mayor Delio Hernández o del más reciente asesinato del Secretario General del Consejo Legislativo del estado Miranda (CLEM), Gustavo González, opositor del partido UNT.
Todos estos asesinatos tienen el perfil del sicariato paramilitarizado, a pesar de las pretensiones generalizadas de reflejar al gobierno en su conjunto como culpable. Culpable de negligencias y tibiezas sí, responsable, difícilmente. Y esto puede tomarse como especulación, u opinión personal, si prefieren. Lo mismo los agentes del DAS capturados recientemente.
»»Sabino continental.- Y, mientras tanto, los ganaderos callan mientras todos gritan y hacen suya su parte de la historia dejando mudo a Sabino. La pugna de matrices es lamentable. Ninguna se para sola, ni la de la izquierda, de la derecha ni la del gobierno.
Es un hecho desnudo: la lucha por la tierra ancestrales, las luchas más claras contra el capital en todo el continente que, pensando con Theotonio Dos Santos, superan en consistencia a los discursos proletarios industriales, devaluados desde los años 80 del siglo pasado. El caso Shaktapa es expresión local de lo que ocurre en Colombia con la Minga Indígena,con los Mapuches chilenos, los Lenca hondureños, la amazonía peruana, los Aymara y Quechua en Bolivia y Ecuador.
El funcionamiento tradicional del estado llega a su límite, y las transformaciones son obligatorias y sobreviene el miedo. El terror de clase, el “hasta aquí llegamos”, la adjetivación exacerbada. La necesaria transformación para superar la situación o el genocidio para preservar los privilegios.
Se dispara un dispositivo en los resortes y estructuras del estado burgués y ocurre lo que claramente ilustra el pensador palacio Zygmunt Bauman: Uno de los primeros servicios que la clase marginada brinda a la opulenta sociedad actual es la posibilidad de absorber los temores que ya no apuntan hacia un temible enemigo externo.
La clase marginada es el enemigo en casa, que ocupa el lugar de la amenaza externa como el fármaco que restablecerá la cordura colectiva; válvula de seguridad para aliviar las tensiones originadas de la inseguridad industrial. (tomado de Trabajo, consumismo y nuevos pobres). Un reflejo todavía no superado en la gestión la estructura estatal, y que torna la balanza a las inconsistencias de la clase media.
»»Conclusión abrupta.- ¿Cuáles son las principales amenazas para la patria y el proceso revolucionario?: el burocratismo y la corrupción enquistada, erigiendo las mafias de la cuarta república; violación a nuestra soberanía por un país vecino, los gobiernos regionales pro oligarquía, pro privatización, pro secesión; racismo, sicariato, narcotráfico, violencia estructural de cuerpos represivos descompuestos y viciados, la coacción poblacional, el paramilitarismo, el miedo, y finalmente el imperialismo y sus intereses.
Todos confluyen con la misma intensidad en el Zulia, Sabino es la primera piedra de tranca real y simbólica, y hay que eliminarlo. Tal es el grado de intensificación de la lucha, en especial en las periferias del poder donde la correlación de fuerza favorece a las mafias regionales y la influencia del centro disminuye: ahí se ve con mayor claridad la lucha de clases, la situación revolucionaria: ahí también mayor es el peligro.
Marx, citando a Hegel, en el 18 Brumario de Luis Bonaparte, sostiene que “los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen, como si dijéramos dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa”.
A las puertas del Bicentenario, de la pugna entre el encubrimiento del principal agente propulsora del cambio –el mismo pueblo descalzo de siempre- o la oligarquía criolla, debemos plantearnos la pregunta de cuál será nuestro rumbo. Existen soluciones, comienza con escuchar con humildad las demandas ancestrales de Shaktapa. Y actuar, humildemente, en consecuencia. Indefectiblemente, no es un caso aislado.

Si te interesa el artículo...Pincha aquí