hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 14 de septiembre de 2009

Vuelta a clases con nueva ley

Jesús Chucho García
Para el nuevo año escolar 2009-2010, se prevén muchos beneficios en el sistema educativo, como la inclusión de los Consejos Comunales, sembradío de valores locales, democratización de la instrucción, entre otros.
El próximo miércoles comenzarán las clases. No obstante, al finalizar el año escolar que pasó, durante el mes de julio y los días de vacaciones se produjeron varias acciones de calle en diferentes estados como Nueva Esparta, Carabobo, Miranda, cerrando en Táchira, donde los síntomas de la violencia brotaron de una parte de la sociedad, motivado por la aprobación, en la Asamblea Nacional, de la nueva Ley de Educación que regirá el Sistema Educativo Bolivariano, tanto para el sector privado como el público. Ninguna Ley de Educación, desde el decreto de instrucción pública de Antonio Guzmán Blanco, a finales del siglo XIX, hasta la ley de Educación de 1980, había generado tanta discusión, lo cual demuestra que sólo en un proceso de Democracia participativa la gente puede decir lo que le dé la gana aunque sea por necedad, es decir, “el porque sí”… porque sí me da la gana y punto.

Revisando los argumentos para oponerse a la nueva ley

En primer lugar, los distintos sectores opuestos a la Ley de Educación dicen que es un proyecto ideológico, que van a convertir en comunistas a los niños. Esto moldearía, según los opositores, a niños y niñas en el desamor, es decir, no tener sentimientos, que no les gustará jugar más nunca en su vida, que odiarían en vez de amar, que defenderían a la patria en vez de seguir diluyéndose en modelos de países donde la deshumanización y la falta de solidaridad se impuso como antivalor.
Repetimos una vez mas que todo proyecto educativo desde la época de Platón hasta nuestros días es ideológico, pues aspira que el educando se forme en el tipo de ciudadano que el proyecto de país exige, donde los valores de la libertad, la diversidad, la pluralidad ideológica prevalezca. Nuestro proyecto de país, plasmado en el plan estratégico Simon Bolívar aspira a la mayor felicidad posible del venezolano, y eso no es una ideología ortodoxa… ¿Quién no quiere ser solidario? ¿Quién no quiere ser humano? ¿Quién no quiere compartir con su vecino? ¿Quién no quiere amar, compartir una sonrisa y al mismo tiempo sentirse soberano? ¿Quién no quiere reafirmar su identidad cultural en la escuela? ¿Quién no quiere comprender el mundo desde lo local? El otro argumento es el tema de la patria potestad y de la familia. En primer lugar, la patria potestad y la familia es irrenunciable a la familia y el Estado asume como existe en otros países la responsabilidad de la Educación como un derecho para todos los ciudadanos. Que se involucre la comunidad es algo muy importante, el hecho es que ahora se democratiza más, es decir, no puede seguir siendo una aislada sociedad de padres y representantes que recuerdo poco funcionaba y hasta las finanzas se esfumaban. Ahora se le da apertura a los Consejos Comunales, las organizaciones sociales que deben velar por el buen funcionamiento de la escuela, evitar el vandalismo que siempre se comete contra la institución escolar, que es un patrimonio de todos.
Por su parte, la comunidad debe aportar a la escuela con sus conocimientos, para que el niño conozca más su medio y se arraigue a éste, quiera su entorno y lo aprecie a profundidad e incida en su transformación positiva.
El otro argumento dado infelizmente es el de la Iglesia Católica: supuestamente, Dios sería expulsado de la escuela… A Dios, sea católico, apostólico y romano, sea Musulmán, o Orula, o Zambi o Maria Lionza, jamás lo podrán expulsar de las aulas de clase. Lo que ahora existe es una apertura hacia todos los dioses y no será la dictadura católica, apostólica y romana, cada quien podrá rezar a sus dioses con sus oraciones, con sus mitos, con su diversidad de fe, cumpliendo con lo establecido en nuestra Constitución.
El otro tema, la violencia, el racismo en los medios de comunicación. Eso ya había sido establecido en la Ley de 1980, pero ahora se hace más evidente porque los medios de comunicación social emiten más mensajes racistas, más violencia y más xenofobia.
El otro argumento es relacionado a la presencia indígena y afrodescendiente en varios artículos de la Ley. Dicen que será en detrimento de los aportes europeos. Eso es otra falsedad pues lo que se quiere y aspira es colocar en igualdad de condiciones a los componentes etnoculturales de nuestra sociedad, complementándose para avanzar hacia la prevención en el sistema escolar de prejuicios raciales en los futuros ciudadanos de este país. Hasta los indígenas y los afrodescendientes habían sido excluidos a lo largo de la historia; es justicia para el bien de toda la sociedad plural y diversa venezolana su reafirmación e inclusión es más de siete articulos de esta Ley.
¿A quién beneficiará esta nueva ley?

La nueva Ley beneficiará a todo el pueblo venezolano, sea del color que sea, es la Ley de todas y todos los venezolanos. Hoy con el proyecto educativo Nacional se ha logrado erradicar al deserción escolar, se avanzó aceleradamente hacia la educación inclusiva y se abrieron las escuelas públicas para que todo el mundo pueda estudiar, no sólo las y los niños sino los adultos también. Sólo el pueblo menos favorecido a partir del día 16 de septiembre defenderá sus derechos conquistados en una lucha contra la pedagogía de la desesperanza. ¿Qué pasaba en el sistema educativo antes del año 1999 cuando se inicia el proyecto educativo nacional? En primer lugar, los diseños curriculares eran elaborados desde las propuestas modernizadoras del Banco Mundial. Esa situación estaba en combinación con los ajustes económicos estructurales y los catorce mandamientos del Fondo Monetario Internacional en el marco del Consenso de Washington. Allí el Consejo Nacional de Educación, que presidía Leonardo Carvajal, hacía y deshacía como le daba la gana, sin consultar a nadie. La tendencia era cada vez más marcada hacia la privatización de la educación. La deserción, la no prosecución y la exclusión escolar rondaba casi en el 30 por ciento de la población escolar.

Independientemente del nombre que tenga Dios, “nadie lo podrá sacar de la escuela”

0 comentarios: