hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 28 de septiembre de 2009

Gadhafi y 30 más

Luego de la pantomima de Santo Domingo y el Sin Tetas no Hay Bariloche de Argentina, perdí el poco interés que mantenía por eso que llaman Cumbres, inclusive por esta que se celebra en nuestra Isla de Margarita. Más aún después de leer algunas declaraciones de opositores que critican que a la isla se traigan plantas eléctricas para que no sucedan los acostumbrados apagones o condenan la presencia en nuestro terruño de gobernantes cuestionados por organizaciones de derechos humanos. Mentes estólidas diría el panita Alí, que no entienden que aunque hubiesen venido Pinochet e Idi Amín, lo importante es que cualquier pasito adelante en los acuerdos de esta reunión, es un gran salto en la necesaria integración de nuestros pueblos unidos por una misma raíz. Bueno, pero no es de estos personajes ni de este tema que quiero hablar.
Confieso que sólo estuve pendiente de los momentos cuando Muammar El Gadhafi tomaba la palabra (por eso me salvé de escuchar el lloriqueo de Correa explicando que llegó tarde por culpa de la izquierda infantil de su país). Una vez más, el creador de esa joya de producción filosófica llamada El Libro Verde volvía a cautivarme con su hablar sereno, sin casi mover los labios, sin estridencias, con la tranquilidad de quien no está mercadeando propuestas ni negociando argumentos. La misma figura que recordaba haber visto hace como 20 años. El mismo rostro de edad indefinida.
Pero Gadhafi es mucho más que una figura atrayente por su serenidad. Este hombre trasciende fronteras por el ejercicio de la ética revolucionaria. Por la total correspondencia entre lo que dice y lo que hace. Llegó al poder por un Golpe de Estado siendo coronel y lo sigue siendo, porque sólo cuando va acompañada con el nombre de Muammar El Gadhafi esa palabra tiene sentido. No ha necesitado engalanarse con rangos y uniformes. Ni alzar la voz, ni expresarse en forma grosera. Pronto comprendió que su pueblo no necesitaba un líder, ni un gobernante fuerte por muchos años, sino un guía espiritual. Algo que Fidel entendió sólo ahora cuando vive sus últimos años.
Tal vez, por esta razón muchos de los que consideran una aberración permanecer 40 años en el poder, critican a Fidel pero no a Gadhafi, quien se mantiene con total tranquilidad al frente de su pueblo. El mismo Fidel reconoció su error hace algunos años. La diferencia está en que Gadhafi entendió temprano que sólo colocando en las manos de su pueblo la toma de decisiones, la revolución libia se blindaba y protegía sus recursos naturales. En Libia no se obliga a la gente a participar en “puntos verdes” so pena de ser despedidos de su trabajo, sino que el pueblo actúa según los dictámenes de su conciencia revolucionaria. Un pueblo protagonizando su revolución y no sirviendo de comparsa en actos protocolares.
Libia no ha necesitado millonarias compras armamentistas como Hussein, ni tanques que aciertan a sopotocientos kilómetros de distancia. No tuvo necesidad de venderse a los rusos, ni caer en la trampa china. Entendió que la formación política y económica le daba a su pueblo las herramientas necesarias para ser libres. Llamó a las cosas por su nombre, la solución del problema económico: El socialismo. La solución del problema de la democracia: El poder del pueblo.
Así, Gadhafi se convirtió en ejemplo viviente de lo que debe ser un revolucionario, viviendo en su carpa, durmiendo en el desierto, vistiendo los atuendos típicos de su pueblo. En síntesis enseñando día a día desde su cotidianidad de hombre integral.
Ciertamente, si me hubiese tocado titular la foto de la cumbre no tengo dudas que el título sería:
Gadhafi y 30 más.