hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

jueves, 13 de agosto de 2009

Esta Tierra es Nuestra (Desde las Mujeres)

Amalia Velásquez Pérez
Desde el territorio multicultural del Ixcán, rodeado por valles y montañas, que fueron testigos del derramamiento de sangre, del dolor y del sufrimiento de mujeres, hombres, jóvenes, ancianas, ancianos, niños y niñas, de las comunidades del Ixcán, ocasionado por el Estado guatemalteco, como parte de la lucha contrainsurgente, escribo estas reflexiones, que no corresponden a las conclusiones generales del Encuentro Municipal Por El 9 De Agosto Día Mundial De Las Poblaciones Indigenas, realizado el 6 y 7 de agosto, sino a las apreciaciones que hicimos como mujeres en resistencia y lucha para la defensa de nuestra tierra y nuestro territorio.
En la mesa de trabajo relacionado a la participación y derecho de las mujeres indígenas; como mujeres analizamos que la guerra aun no ha terminado en nuestro territorio, porque si antes nos acusaron de guerrilleras, ahora nos acusan de terroristas por seguir defendiendo la tierra que históricamente nos pertenece. Hoy nuestra tierra y territorio están siendo invadidos por los poderosos, por los que quieren seguir enriqueciéndose robándose nuestros recursos, como son las multinacionales y el narcotráfico, apoyados por el mismo Estado.
Nosotras y nosotros, consumimos todo enlatado como gaseosas, agua pura, tortrix, ricitos, etc, gastando el dinero que nos cuesta ganar. Principalmente los hombres se lo gastan en bebidas alcohólicas y que enriqueciendo más a los ricos dueños de las empresas licoreras no solo de Guatemala sino de América Latina, que también tienen acciones en las empresas multinacionales, que siembran palma africana, construyen hidroeléctricas o explotan petróleo y minas.
Las mujeres trabajamos más de 24 horas y eso no es catalogado como trabajo. En las oficinas las mujeres trabajan como asistentes y llegan antes de la hora y se va después, dejando todo arreglado lo que el jefe le ordena. Los salarios son desiguales, somos objetos de abusos, acoso y de violencia, esto tiene su origen, porque tenemos un sistema patriarcal, conservador y tradicionalista.
Pero juntas hemos decidido, que no vamos a esperar que el Estado y el gobierno respeten y cumplan las leyes, porque ellos mismos las violan. Nosotros tenemos que defender lo que es nuestro, lo que políticamente nos corresponde, creando alianzas entre nosotras y nosotros. Si pedimos reparación de daños pero que se lleven a los responsables a juicio para que paguen por lo que hicieron.
De nada nos ha servido el resarcimiento porque el dinero se acaba y quien mandó a masacrarnos sigue vivo y nosotras y nosotros seguimos siendo pobres. Durante el conflicto quienes nos masacraron se quedaron con nuestras tierras y ahora los están vendiendo a las multinacionales y si esta situación sigue cada vez estaremos en la miseria.
En la mesa llegamos a la conclusión que el tema de los derechos de la mujer no se puede separar de los derechos a toda la comunidad, es decir, si la lucha es por la tierra y el territorio como la fuente principal de vida, porque sin ella no hay vida plena, entonces cuando declaremos a un territorio libre de minería, también debemos de declararla libre de violencia contra la mujer o de violencia intrafamiliar.
Mientras haya violencia en nuestras familias, mientras los hombres siguen imponiendo su poder sobre las mujeres no habrá liberación de la tierra y de las mujeres. Nosotras, somos seres humanos y merecemos respeto.
La cosmovisión maya no se reduce solo a la ceremonia maya; es la vida; la relación; el trato con todos los seres vivientes, tanto animales, plantas, montañas cerros, hombre y mujer. Es cuidarnos entre nosotros, defender nuestras tierras y territorios y no lo podemos hacer mientras haya alguno de estos seres vivientes, que traicionan estos principios o que violentan la humanidad de los otros o de las otras. Por eso desde nuestras realidad hay que buscar el equilibrio entre todo lo que nos rodea, así estaremos viviendo nuestra cosmovisión. Si decimos que tenemos una cosmovisión con los principios de equilibrio y armonía, entonces, también el hombre debe promover la armonía y equilibrio en su hogar, con su compañera y sus hijos.
Debemos de seguir organizadas y solidarias entre nosotras, para defender la tierra y el territorio. Nuestra tierra no es para la venta, así como nuestros derechos como mujeres no se negocian, se respetan y se defiende.
Si nuestro voto vale cuando elegimos alcaldes municipales diputados presidentes, por qué cuando decimos no a las hidroeléctricas, no a las minerías, no se reconoce ni se respetan nuestras decisiones, cuando esta decisión es por la defensa de nuestra vida de todas y todos. Por eso debemos de seguir unidas para defendernos y defender nuestro territorio y acabar con la violencia. Porque el apoyo y la solidaridad debe de empezar desde las familia en la comunidad y entre nosotras mismas. Conocer nuestros derechos implica defenderla.
Tenemos que romper el silencio los obstáculos que nos impiden ser nosotras mismas. Para que los niños, niñas, jóvenes y señoritas, no pierdan el hilo de la historia y puedan asumir juntos con toda la comunidad el reto de la lucha porque esta tierra es nuestra y tenemos que defenderla.

MUJER EN PIE DE LUCHA POR DONDE CAMINAS DEJAS HUELLAS QUE NUNCA SE BORRAN
(Rosa Martha Zarate)


*Maya Kiche, canta-autora, politóloga.

0 comentarios: