hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

lunes, 17 de agosto de 2009

Afrodescendientes en la Ley de Educación

Jesús “Chucho” García
Desde el año 1830 los afro e indígenas estaban marginados del currículo escolar
Tras una lucha de más de tres décadas que venían librando las distintas organizaciones afrovenezolanas, por fin se logró que se incorporara en el sistema educativo venezolano los aportes morales, políticos y sociales de las y los “afros”
Un paso importante para cubrir el déficit de identidad en el Sistema Educativo Bolivariano, fue incluir el reconocimiento de los aportes morales, políticos y sociales de las y los afrodescendientes en la nueva Ley de Educación. Pero eso no fue un regalo del cielo sino una lucha -que por más de tres décadas venían librando las distintas organizaciones afrovenezolanas, que lograron su articulación en el año 2000 en la Red de Organizaciones Afrovenozalanas-, que se aceleró a partir del 26 de junio con una contundente presencia afro en la Asamblea Nacional, y el Ministerio de Educación exigiendo inclusión en el anteproyecto de la polémica ley. El currículo es la sociedad toda, plural, diversa y compleja, pero quienes la tradujeron al sistema educativo dejaron por fuera los sectores históricamente sometidos al racismo y a la discriminación. Es así cuando los distintos currículos del sistema educativo desde que se fundó la República, en 1830, marginó y excluyó a las y los afrodescendientes e indígenas. Para ese viejo sistema educativo decir afro e indígenas era hablar de salvajismo e incivilizados. Todo esa condición de marginalización fue generando una actitud en el dominado y otra actitud en el dominante, a través de sus órganos reproductores de la ideología dominante como lo es el aparato educativo. La actitud del dominado fue la vergüenza étnica, el endoracismo, el negarse así mismo, ya que decir indígena y afro era lo peor en la sociedad venezolana. Para el dominado y el docente reproductor y su currículo era reproducir la condición del racista.
Sin embargo, tanto los afro como los indígenas no dejaron de luchar y hacer valer su cultura, revalorizarla y convertirla en un instrumento de lucha, en un arma pedagógica por la liberación de las cadenas mentales vergonzosamente impuesta en el sistema educativo dominante.
Hoy decir ideología, como se está satinando, es asumir con valentía que el sistema educativo reproduce la ideología de los dominantes, eso así desde los tiempos de Platón hasta la ideología del modelo de sociedad dominante que impuso el Fondo monetario Internacional y el Banco Mundial en la década de los ochenta y noventa del siglo XIX.
Año 2000: proceso bolivariano y la discusión por un nuevo currículo
Si en la década de los setenta, ochenta y noventa las cultura afrovenezolanas tomaron conciencia de su valoración, mas allá de la visión folclórica, es en el Alba del siglo XXI que toma conciencia política de su rol en desmontar las bases educativas ideológicamente dominantes. “No” más racismo, no más discriminación. Se inicia el proceso de la constituyente educativa, lanzada por el Ministerio de Educación, en la cual la ROA se inserta entendiendo que desde ese espacio era un camino para luchar contra la discriminación y la reafirmación de la diversidad cultural.
Se hicieron análisis de los textos escolares, tanto con lo que se forman los docentes como con los que aprenden los alumnos, teniendo como resultado que solo el 0,5 de los textos de historia tiene algunas referencias vagas de la presencia africana en nuestro proceso histórico, apenas aparecía de una manera cobarde, Negro Primero, luego José Leonardo Chirino, a quien se le dedicó tres líneas, a la negra Matea se le redujo a ser un adorno del Libertador y no una filósofa de la vida del genio de América.
En las llamadas cultura tradicionales despectivamente llamado “folclore”, se llega casi al 1%; en Educación estética 0%, no se habla del esplendor de las civilizaciones africanas y muy pocos las indígenas. La Red afro con todo su equipo a nivel nacional develó la historia del currículo racista.
Fueron muchas la experiencias como en Aragua con los Ceicos; en Sucre con el Día de La Etnicidad; en Yaracuy con Andresote -hoy orgullosamente una autopista lleva su nombre allá en Yaracuy-, en Falcón la experiencia de la gesta de José Leonardo Chirino; en Carabobo con la Interculturalidad y el Barco Negrero; en Barlovento con Guillermo Rivas, Guacamaya y así; en Vargas, Zulia, Guárico, Mérida, Caracas, Nueva Esparta, en casi toda la geografía las comunidades afro despertaron de ese letargo que denegaba su historia. En el año 2007 se logró incorporar al diseño curricular gran parte de ese trabajo, así como reinterpretar la interculturalidad más allá de lo bilingüe, y ser incluyente de lo afro y de las distintas corrientes humanas que han poblado este país.
Ahora la inclusión en la ley
La Red Afrovenezolana previamente había logrado un decreto presidencial “Contra la Discriminación Racial” en el Sistema Educativo, que creó la Comisión Presidencial contra el Racismo (2005), cuando Aristóbulo Istúriz era Ministro de Educación, también se logró un acuerdo de la Asamblea Nacional sobre el día de la Afrovenezolanidad (2005), lograr la inclusión de la Interculturalidad como un subsistema en su sentido más amplio, como aparece en la Gaceta oficial la dirección de la Interculturalidad (2008). Pero todo eso necesitaba un sustento jurídico, y hoy se incluye en algunos artículos de la Ley la dimensión de la afrovenezolanidad, a pesar de los ataques racistas, quienes diseñaron el sistema educativo excluyente, por quienes durante medio 500 años ocultaron las civilizaciones indígenas y africanas en nuestros componentes étnicos. Hoy la Afrovenezolanidad es ley, gracias a ese gran colectivo llamado Red de Organizaciones Afrovenezolanas. Ahora vamos por la Ley de Cultura y la Ley contra el racismo.
Contra la exclusión
Desde que se fundó la República, en 1830, se marginó y excluyó a las y los afrodescendientes e indígenas en el currículo escolar. Para el viejo sistema educativo, decir afro e indígenas era hablar de salvajismo e incivilizados. Todo esa condición de marginalización fue generando una actitud en el dominado y otra actitud en el dominante, a través de sus órganos reproductores de la ideología dominante, como lo es el aparato educativo.


0 comentarios: