hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

sábado, 20 de junio de 2009

¿JUSTIFICA EL FIN LOS MEDIOS?


A lo largo de la historia han existido personajes que la literatura burguesa se ha encargado de ocultar o, en el mejor de los casos, de tergiversar su obra, haciéndolos aparecer como personajes siniestros o enmarcándolos en algunas frases sacadas de su contexto original; uno de estos personajes es Nicolás Maquiavelo, el primer pensador político de la era moderna, a quien sólo oímos nombrar para acompañar la frase: “el fin justifica los medios”, haciéndolo aparecer como seguidor de la definición aristotélica del carácter contradictorio entre ética y política. Es sobre esta frase y no sobre Maquiavelo a lo que queremos referirnos en este ensayo, dejando como recomendación al lector interesado en la obra de este personaje, no solamente leer ´ El Príncipe ´ sino también ´ Discursos sobre la primera época de Tito Livio ´, obra ésta donde nos muestra su condición de republicano.
El fin justifica los medios escuchamos decir a cada momento, con la mayor despreocupación, a compañer@s que al mismo tiempo nos hablan de la importancia del Tercer Motor Moral y Luces para lograr el definitivo impulso de la Revolución Bolivariana hacia su consolidación y permanencia. Tamaña incoherencia no nos llamaría tanto la atención si sólo se mantuviese en el plano teórico pero el caso es que observamos con mayor frecuencia de la deseada como se lanzan los más variados argumentos para explicar hechos y actitudes ilegales e inmorales, siempre que estos provengan de parte de “l@s nuestr@s”.
Todo esto viene a cuento por la manifestación de voluntades para la solicitud de referendos revocatorios a alcaldes, diputados y gobernadores, los cuales están consagrados en el extraordinario artículo incluido en nuestra Constitución bajo el N.- 72, pero que como siempre ha pasado en nuestros países, los manipulador@s de todos los tiempos se encargan de tergiversar maniobrando para restarle importancia y quitarle su carácter de instrumento contralor del pueblo hacia los funcionari@s electos. La poca participación del pueblo en estas manifestaciones de voluntad obliga a realizar un análisis al respecto, claro que básicamente en la región insular que es donde tenemos mayores elementos de juicio.
Para nosotros la casi nula receptividad por parte de la ciudadanía a la convocatoria viene dada por dos aspectos fundamentales: Primero, la unión antitética de la llamada dirigencia chavista en el estado con los representantes de la derecha insular y en segundo lugar por una labor sistemáticamente realizada por parte del Consejo Nacional Electoral para dificultar en grado máximo la realización del acto constitucional.
Acerca del primer aspecto es casi redundante la crítica a esta seudo dirigencia que evidentemente antepone sus intereses personales a cualquier interés colectivo, y se convierten en miopes políticos y tont@s útiles al servicio de los grandes enemig@s del proceso, quienes estando en minusvalía después de la derrota que el pueblo les infligió el pasado diciembre, andan a la caza de cualquier espacio para instalar una cabeza de playa desde la cual seguir frenando el desarrollo insular.
En lo que se refiere a la actuación del Consejo Nacional Electoral habrá que averiguar si fue a nivel nacional, pues de ser así se le estaría coartando al pueblo un derecho adquirido y como ya expresamos consagrado en nuestra Constitución, tal vez con el pretexto de que la mayoría de los funcionarios cuestionados son de ´ los nuestr@s ´, esperamos que no haya sido así, pero si fuese el caso debemos hacer las respectivas denuncias ya que con ´ solidaridades automáticas ´ no se construye revolución.
Sería largo explicar la forma como en el municipio Mariño se distribuyeron los elector@s para manifestar sus voluntades, de manera que les daremos sólo dos ejemplos, pero como ya señalamos que fue sistemáticamente preparado, éstos son fiel reflejo de la totalidad.
Ejemplo 1.- A los elector@s del Centro de Votación Cándido Sánchez ubicado en el barrio Bella Vista con una población electoral cercana a las 3.000 personas se les asignó el Centro de Votación Luisa Cáceres de Arismendi en Los Cocos, el cual es el más lejano de los 7 centros escogidos; mientras que gran parte de los elector@s del barrio Los Cocos se les asignó el Centro de Votación Santiago Salazar Fermín que es el más cercano a Bella Vista.
Ejemplo 2.- A los elector@s de las Urbanizaciones Sabana Mar y La Arboleda cercanas al Centro de Votación Arco Iris se les asignó el Centro de Votación Antonio María Martínez, debiendo atravesar toda la ciudad para realizar su manifestación de voluntad.
A nuestras manos llegó un plano de la ciudad elaborado por la derecha, pero facilitado por los chavistas promotores de la actividad, con este cruce de elector@s y realmente pensamos que si nos pusiésemos a tratar de hacer combinaciones con el sólo objetivo de entorpecer la actividad no lo podríamos hacer mejor; esto debe llamarnos a la reflexión pues no se trata de revocar un(a) funcionari@ u otr@, sino de los derechos establecidos en la carta magna, los cuales sin percatarnos son muchas veces vulnerados y nosotros lo avalamos con nuestro silencio.
Así vemos que seguimos hablando de referendo cuando la figura que se está usando es la del plebiscito, o por lo menos así nos lo hace percibir nuestro poco conocimiento de la normativa legal, pero ubicamos la definición de éste como: “votación realizada por el electorado de una nación, de una región o de una localidad sobre alguna cuestión específica”, en cambio que el referendo revocatorio está claramente establecido en nuestra norma suprema, en su Art. 72: ” [...] Cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores y electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores y electoras inscritos, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y la ley”. Es decir, el plebiscito es un si o un no a favor o en contra de un determinado funcionario, mientras que el referendo revocatorio se consolida con un no a la gestión por un determinado número de electores. Ahora, como llegamos a este cambio de procedimiento jurídico, eso no lo sabemos pues no fuimos consultados.

¡Cualquier sumisión será nuestra derrota!
¡Todo el poder para el pueblo! ¡Volvemos por todos los caminos!

19 de junio de 2007

0 comentarios: