hOY ATARDECÍ PENSANDO...

hOY ATARDECÍ PENSANDO... el cacique SABINO ROMERO es el niño que grita "el rey está desnudo...el rey está desnudo..."

sábado, 13 de junio de 2009

EL TÍTULO: UN FIN O UN MEDIO

Llama a la reflexión, la manera en que se están escogiendo los facilitadores, dentro de la Universidad Bolivariana de Venezuela en el estado Nueva Esparta, los cuales deben servir de guías en el proceso de transformación educativa, planteado en nuestro país.
En un extremo, nos encontramos en presencia de sujetos que se consideran “profesores” (dueños de toda la sabiduría) que asisten ante un auditorio de alumnos (sin luces), los cuales han de aprender todos los conocimientos que ellos les transmiten.
Estos “profesores” califican la asistencia como un vector de gran importancia para la aprobación de la materia; es decir, un alumno por pasar ocho (8) horas sentado,sin participación en los temas tratados, es merecedor de una calificación mejor que aquel que participa, pero que no puede asistir regularmente todos los días.
En el otro lado, tenemos a los “alumnos” quienes provenientes de la educación tradicional, aceptan sumisamente la situación, pues así es más cómodo, y solo tienen que preocuparse por “complacer al profesor” en sus requerimientos, para poder aprobar la materia.
La universidad plantea en la idea original que el proceso de evaluación debe realizarse a través de la co-evaluación y la auto-evaluación, privilegiando la honestidad de los participantes en las consideraciones sobre sus aprendizajes; sin embargo, se ha llegado al exabrupto de retroceder al sistema de calificaciones cuantitativas, el cual por ser represivo, ya está casi en desuso en la educación tradicional.
El objetivo del estudiantado sigue siendo obtener un título, el cual se convierte en un fin en si mismo, y no en un medio para contribuir a las transformaciones necesarias que necesita nuestramérica, para ser libre de las cadenas opresoras que nos condenan por mas de cinco (5) siglos.
Se aprecia que si un participante mantiene una actitud de crítica permanente, a esta forma de entender el proceso enseñanza-aprendizaje, es señalado como saboteador y contrarrevolucionario, y amenazado con reprobar la materia, como si lo importante fuera obtener un titulo de licenciado y no uno de ser humano libertario, crítico, transformador y humanista.
Es necesario enfrentar esta situación, pues la universidad es un recién nacido, al que debemos dar todos nuestros cuidados y no permitir que comience con malformaciones y desvíos, los cuales más adelante serán difíciles de combatir.
Se debe llamar a la reflexión a todos los que de una u otra forma participan en la lucha por una patria mejor, para que uniendo esfuerzos se logre enfrentar la reacción, la cual solo quiere cambiar para que nada cambie, y arropada en una fraseología seudo revolucionaria, trata de frenar este hermoso proceso, el cual es el espejo de todos los que en el mundo luchan por un mundo donde los sueños de ayer, sean las realidades del mañana.
Porlamar, 17 de marzo de 2007

SÓLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO